Una entrada de tipo práctico. Hay un periodista que debe se conocido en la  tele y en alguna prensa (El Correo), que ejerce de “escéptico”, así, en general. Admirable caso. Normalmente uno es escéptico de esto, o de aquello, en lo que más o menos ha profundizado. Pero lo de “escéptico todólogo” debe ser para nota. Creo que hay clubs, y todo. En su caso, algo llamado “Círculo Escéptico”. El problema es que como el todólogo no puede profundizar en todo, tiene que basar su escepticismo en algo diferente de lo que haya estudiado por sí mismo. Esto es, tendrá que basar su escepticismo en la fe en lo que le dicen otros. Que viene siendo algo así como el más formidable anti-escepticismo que se pueda imaginar. Credulerismo, por así decir.

Esta sería la primera pregunta que tengo para Luis Alfonso Gómez.

– ¿No ves alguna incompatibilidad entre el escepticismo, y los “clubs de escépticos”?

Bueno, la segunda, porque la primera ya se la había hecho:

1– Dices que los “negacionistas” (del cambio climático) niegan las pruebas científicas. Podríamos saber a qué pruebas en concreto te refieres, y a qué negacionistas?

luis-alfonso-gamez-pregunto

Por si acaso, pongo las preguntas aquí. Para facilitar. Y le paso el enlace por Twitter.

Vienen a cuenta de un artículo suyo, convenientemente desmontado por Elípticus en DEE:

Lo de Luis Alfonso Gámez es:

Y me queda alguna otra pregunta.

Normalmente, se considera que la financiación puede sesgar las preguntas (lo que se investiga), pero no los resultados. Para eso está el método científico, precisamente. Si se pueden reproducir los resultados, y no hay trampa, el resultado es bueno. No hay más cojones. La interpretación y blablabla será muy interesante, pero no es una “prueba”. Por eso, el único problema que puede tener la financiación de la ciencia es si está sesgada, de forma que solo se hagan preguntas hacia una de las posibilidades, y nos quedemos sin investigar muchas preguntas necesarias.

Por ejemplo, el IPCC ha preguntado a los gobiernos sobre su opinión de mejoras en el futuro. El Instituto Meteorológico Holandes (KNMI) ha enviado su respuesta por parte del gobierno holandés [–>]. En ella se incluye este problema:

The IPCC needs to adjust its principles. We believe that limiting the scope of the IPCC to human induced climate change is undesirable, especially because natural climate change is a crucial part of the total understanding of the climate system, including human-induced climate change.

Esto es, el KNMI (y su gobierno) opinan que no se está estudiando suficientemente el cambio climático natural. Y eso es exactamente lo que enfocan en sus estudios los científicos que nuestro amigo Gámez llama “negacionistas”.

Pregunta:

3– ¿Cuál es el problema de financiar ciencia “negacionista”, mientras sea ciencia?

Y a esa sigue otra inevitable:

4– ¿Por qué es un problema que una parte de la dicusión reciba digamos un 0,1% de la finaciación, si la parte que te gusta recibe el resto (99,9%)?

Porque no sé si Gámez, el “escéptico”, se ha dado cuenta de que ha entrado en una campaña de presión y de agitación pública, para evitar ese (digamos) 0,1% de financiación a los que están interesados en la investigación que el KNMI dice que falta. A mi me suena a impedir investigación imprescindible, basándose en un prejuicio. ¿Se puede esgrimir el título de escéptico en ese plan? ¿Qué diablos entendemos por “escéptico”?

Por no prolongar, solo otra. Cita:

los mal llamados escépticos del clima, “está realizando un acto malévolo, ayudando a aquéllos que se dedican a engañar al público sobre asuntos en los que existe consenso científico”.

Pregunta:

5– ¿Puede un “escéptico” basarse en el consenso, y no en pruebas?

Y ya lanzados, este clásico no se puede dejar atrás:

6– ¿Favor de señalar las “pruebas” de que hay un problema con las emisiones de CO2? Y digo hay, no digo “es especulable”.

Me permito señalar que, a pesar de los aspavientos de doncella asustada de Gámez, porque alguien sostenga que las emisiones de CO2 son buenas para el medio ambiente, resulta que de eso sí hay pruebas sobradas. Y las tengo a su disposición.

Nota: Preguntaré a Gámez, por Twitter, todos los días. Hasta que (a) me señale un sitio donde vaya a contestar a las preguntas, (b) lo haga aquí, ó (c) me bloquee y demuestre así la calidad de su escepticismo.

luis-alfonso-gamez-pregunto2luis-alfonso-gamez-3