“Tengo que decir que me parece algo rara esta campaña masiva de publicidad, cuando ni siquiera tenemos todavía resultados, y la investigación tampoco es que sea  revolucionaria (solo resumir investigación existente).”- Ari Jokimäki [–>]

Ari Jokimäki debe ser una especie de Bambi en la cueva de los lobos. Y ciertamente despistado. Porque John Cook había estado explicando pormenorizadamente el asunto, sin dejar la menor duda de que los resultados eran perfectamente conocidos antes de empezar la investigación. Y, sobre todo, que los resultados reales eran precisamente la campaña de prensa, no lo que dijeran los datos.

Imagina. Una tropa de animosos delincuentes juveniles, con el objetivo manifiesto de pegar un pelotazo publicitario en favor de la causa que les da de comer. Se ponen a juzgar una montaña de literatura científica. 2.000 cada uno. Por el resumen del trabajo; no por el estudio propiamente dicho. Para establecer qué proporción de la literatura apoya algo que llaman “el consenso”, y distinguir si es apoyo expreso, o implícito, o -Dios no lo quiera- rechazo. Pero, por si acaso, los periodistas que van a dar bombo y platillos al asunto, no tienen derecho de pedir los datos de cómo se ha hecho, ni la definición de ese “consenso” que están cuantificando. Y para redondearlo, las categorías de clasificación se solapan, y son inconsistentes entre sí.

¿Que crees que va a pasar? Es fácil:

  • El estudio va a concluir que el 97% de la literatura es “consenso” (aunque no sepamos bien sobre qué).
  • La prensa va a aplaudir alborozada (sin preguntar nada).

No en vano le llaman, con dos cojones, “El Projecto Consenso”.

el-jeta-de-john-cook

Lamentablemente, el foro en el que se comunicaban y organizaban los animosos delincuentes juveniles, se quedó -por error- unos días sin contraseña. Alguien se coló, y copió parte de las comunicaciones. Por ejemplo:

… pero estoy suponiendo de lo que ya he calificado que encontraremos algo como un 50% de apoyo explícito implícito, y el resto neutral (con una proporción marginal de rechazo). Nota, y esta es una nota importante, este resultado se basa solo en los resúmenes, no en el estudio completo, y por tanto es una subestimación del número verdadero de apoyos (al consenso).

A pesar de todos los condicionamientos -las “ganas” y eso-, cuando lo llevaron a cabo los apoyos solo les salían el 33%.  Los resultados, sacados por Brandon Shollenberger y Marc Crok en el blog de Lucia [–>], dan:

  • Categoría 1 (apoyo cuantificado =>50%): 65
  • Categoría 2 (apoyo expreso sin cuantificar): 934
  • Categoría 3 (apoyo implícito): 2.933
  • Categoría 4 (neutral): 8.261
  • Categoría 5 (rechazo implíticto): 53
  • Categoría 6 (rechazo expreso sin cuantificar): 15
  • Categoría 7 (rechazo cuantificado =>50%): 10
  • Total: 12.271

La idea misma es ridícula, si no fuera delincuente. Ni el 10% de esos estudios tratan sobre la causa del pequeño calentamiento observado al final del siglo pasado. La mayor parte la dan por supuesta -porque lo dicen otros- y examinan consecuencias y cosas así. El apoyo expreso sin cuantificar es absurdo, si el apoyo expreso cuantificado es “más del 50%”. No se puede apoyar “expresamente” algo que depende de una cantidad (relativa), sin dar esa cantidad (relativa). Y el apoyo implícito es directamente de carcajada, si depende del juicio de unos activistas de causa en pleno subidón de entusiasmo.

Obviamente el 33% lo convierten en el 97% que se buscaba. Por el procedimiento de imaginar que los que no definen categoría en el resumen mantendrán la misma proporción que los que sí, una vez leído el trabajo completo.  Y a base  de imaginar que entre los que sí se pueden calificar por el resumen, el 73% en el que ven un “apoyo implícito”, resulta estar bien juzgado por la banda del entusiasmo  – en contra de cualquier expectativa racional.

John-Cook-2

Pero en realidad no es eso. La patochada de trabajo no es más que la disculpa para vender un mensaje perfectamente anti-científico, que saben que la prensa venderá sin mirar, y que las revistas científicas principales y los capos de las academias apoyarán sin fisuras:

Es esencial que el públlico entienda que hay un consenso científico respecto al calentamiento global. Así que Jim Powell, Dana y yo, hemos estado trabajando en algo durante los últimos meses, que esperamos que suponga un impacto radical en la percepción del público sobre el consenso. [–>]

¿Será posible que no se den cuenta de que la parte del público que no está convencida, pasa de “consenso”, y, en una muy razonable actitud científica solo necesita dos cosas? Un calentamiento que sea distinto de los “naturales”, y al menos una sola evidencia dura de que está causado principalmente por nuestras emisiones. Mi impresión es que estos payasos no van a conseguir convencer ni a una sola persona que no lo estuviera, y sí van a conseguir que la idea del consenso empiece a mirarse como lo que merece. Eso sí, sacarán más pelas, y no pocas de ellas serán del contribuyente.

Nota: La patochada la ha publicado una revista científica, que se pretende seria, y la mayor parte de la prensa “mainstream” del mundo.

La llaman el cuento del clima.

Enlaces:

El foro secreto violado.

Brandon Scholemberger no consigue que los autores le digan en qué consiste el consenso, o “apoyar” el consenso.

El dr. Richard Tol, economista especializado en cambio climático, y muy del consenso, concluye después de haber estudiado la patochada:

  • El intento es fallido
  • Su consenso abrumador es el resultado de inundar la encuesta con estudios irrelevantes.
  • Los autores han optado por no proporcionar todos los datos.
  • Los datos que sí proporcionan, sin embargo, muestran fuertes síntomas de clasificación inconsistente, y un sesgo hacia el apoyo de la hipótesis del cambio climático antropogénico.
  • Los trabajos elegidos en el estudio no son representativos del universo de trabajos entero.
  • Las conclusiones no tienen fundamento.

El trabajo anterior de John Cook,antes de profesionalizarse como mamporrero del calentamiento global (clic):

the-real-john-cook