Sefuela

Asumo que es mi tema. Y que Plaza me va a llamar vago otra vez, pero la economía consiste en administrar recursos escasos. Así que si alguien escribe bien sobre algo, respeto su opinión y me consta que está perfectamente fundamentada, pues os lo traigo y prefiero quedarme en la reserva para comentarios o dudas.

Juan Luis García Alejo es un profesional de prestigio de los mercados financieros. Tengo constancia más que suficiente de sus conocimientos y profesionalidad. Ha escrito un artículo valiente y brillante sobre el informe que presentó Elvira Rodriguez en el Congreso explicando sus actuaciones en el tema de las preferentes.

Os copio tres párrafos para abrir boca y os enlazo:

¡Señores! Que son productos complejos que en el caso de las labores de asesoramiento personal hubieran requerido medir la idoneidad para el cliente de los mismos (objetivos de inversión y situación financiera del inversor) y no quedarse en la conveniencia. Pero, es que incluso en el caso de la conveniencia se requiere medir conocimientos y experiencia del cliente.  ¿Y qué dice el Informe?

…llama la atención que… el número de clientes que contrató el producto después de ser advertido de que la operación era “no conveniente” fue muy elevado.

¿”Llama la atención”? Pues si al supervisor le llama la atención, ¿qué tipo de supervisión ha estado realizando? A ver recapacitemos: un elevado número de inversores, después de que se les dice que una inversión es “no conveniente”, ¿la contratan?

El artículo completo aquí 

Para dudas y aclaraciones ya os contesto yo.