El gran Obama tiene una idea, de la que está muy convencido. Pero la gente no lo está tanto. O no el número suficiente de gente. Eso fastidia la capacidad política del gran líder de la izquierda mundial. Necesita, según dice, “cambiar la conversación”. Lo normal cuando no tienes argumentos.

La cuestión es cómo. Y parece estarse convirtiendo en un clásico de la izquierda. ¡El acoso! Que para disimular, llaman “escrache”. Un caso curioso, porque antes solo era propio de esa neo-izquierda identitaria cuyo más depurado exponente tal vez sea ETA. Además de los asesinatos, llevaba y lleva a cabo una minuciosa labor de señalar y amenazar al discrepante, procurándole una especie de ostracismo interior – en el caso más suave. Una demonización por todo lo alto.

Obama, tan moderno, ha empezado por un acoso (escrache) en las redes sociales virtuales. Si vas a su web: http://www.barackobama.com/climate-deniers/ y pinchas en el dibujito de Twitter del primer demonizado, lanzas este tuit. Saldrán miles y miles, ya que viene de la web de la que viene.

obama-acosa

¿El pecado del senador Robert Aderholt? Lo explica el angelical izquierdista Obama con una cita del acosado:

I fall into the second group of people who believe, as do many very credible scientists, that the earth is currently in a natural warming cycle rather than a man-made climate change. Many scientists believe that natural cycles of warming and cooling have existed since the beginning of Earth. If we take the current models of climate prediction and apply those same models to what actually happened in the last thirty years, the models are shown to be very flawed. In addition, what knowledge we do have of a warming period in the Middle Ages cannot be explained by current models which are focused on greenhouse gas reductions.

El problema es que el augusto líder de la moral imperante no puede salir a la palestra a desmentir ni una sola de las afirmaciones de Aderholt. No puede debatir. Entre otras cosas, porque en USA suele haber comparecencias de científicos para hablar sobre lo que quiera inquirir una cámara, y hay numerosos ejemplos de científicos del clima que han declarado exactamente lo que afirma el  senador republicano. Todo un problemón para un debate.

Y así, no es extraño que Obama haya copiado una técnica que aunque no es sólo etarra, ni inventada por ETA, sí ha sido extraordinariamente depurada por nuestr0s asesinos políticos locales. Si no funciona el debate, acosamos.

Lo tiene fácil. Son los gobiernos los que pagan básicamente la investigación científica. Con lo que no hay ningún problema para fabricar de vez en cuando una mamarrachada de “estudio científico”, de los que dan rubor a cualquier científico con sentido de la vergüenza, que “demuestra” que el 97% de los científicos dicen lo que dice Obama. Y ya no hay discusión.

De la misma web del líder moral del mundo, Savonarola moderno con el que debe soñar Ada Colau todas las noches.

Climate change is real, it’s caused largely by human activities, and it poses significant risks for our health. Some members of Congress disagree with this simple, scientifically proven fact. We need to work to curb climate change, and a big step is to raise our voices to change the conversation in Washington. Call these deniers out. Hold them accountable. Ask them if they will admit climate change is a problem.

We will continue updating the list below as supporters get answers to the basic question of whether their representatives in Congress accept the science on climate change. We hope that this list will shrink as members clarify what they truly believe about climate change.

Si estuviera científicamente probado, se puede suponer que Obama sería capaz de señalar las pruebas. Pero para eso haría falta la palestra, el debate; para exigírselo. Justo, justo, lo que se cuida muy mucho de que no haya.

Bien, seremos “negacionistas” para el Savonarlola del siglo XXI. Aunque él nunca sabría decir qué diablos es lo que “negamos”, ni se va a molestar en pensarlo. Ni mucho menos en preguntar por la prueba de lo que dice que está  “científicamente probado”. Y por estos dos últimos motivos, espero que Obama, y Ada Colau, y los etarras, me permitan opinar que aunque no sean negacionistas (expresión imbécil donde las haya), lo que si son ellos es una perfecta mierda. Y el camino a un mundo irracional, salvaje, y medievalizante.

O, como dice Borja Montoro en La Razón [–>]:

montoro-calentamiento-global