Iba a poneros al día de un trabajo sobre “sensibilidad climática”, recién publicado, que está dando mucho que hablar. Y cada periódico lo pone como le da la gana. Generalmente en modo alarmista. En este caso, diciendo: -No pasa nada, este estudio no cancela la alarma. ¡Circulen!-.

Pero no es simplemente un nuevo estudio. Tiene 14 autores, que representan buena parte de  la flor y nata de los autores del IPCC dedicados a la materia de la sensibilidad. Y han hecho lo mejor que pueden hacer hoy día con los modelos y la teoría del IPCC, constreñidos por los datos de temperatura recientes.

Desde el punto de vista de la ciencia tiene la importancia que tengan esos modelos y teoría. Cada cual tiene su opinión al respecto. Peor desde el punto de vista de la discusión pública tiene una importancia grandísima, precisamente por ser el cogollo de autores especialistas del IPCC.

Estaba tratando de buscar una forma de resumir lo que implica, cuando se me ha ocurrido acercarme al blog de James Anan. Otro autor especialista en la materia, y citado y usado por el IPCC, pero que no participa en este estudio. Y creo que no hay nada mejor que reflejar su entrada, que traduzco. Un poco cabreado ya parece. Pero antes, un super-resumem:

El estudio de la flor y nata del IPCC baja el valor más probable para el calentamiento por doblar el CO2, cuando se alcance el equilibrio, de 3º C a 2ºC. Y el rango más probable, desde 2ºC – 4,5ºC  a 1,5ºC – 2,8ºC, o bien a 1,3ºC – 3ºC (dependiendode los años de datos que usen para constreñir la sensibilidad de los modelos. O sea, le han quitado un tercio al calentamieto que se puede esperar según sus propios modelos (a los que tampoco hay motivo para hacer ningún caso). Todo ello debido a estos 15 años sin calentamiento. Va a tener gracia si seguimos otros 15 igual.

Dejamos a James Anan:

Estoy un poco avergonzado por mi ingenuidad … está toda claro como el día. La historia va así:

Atrás, en la niebla del tiempo (vale, hacia 2011 o así) los autores del IPCC acordaron que el valor “probable” para la “sensibilidad climática” de equilibrio era 2 – 4,5. Entonces escribieron el primer borrador del próximo informe del IPCC (para 2013), que resultaba muy fácil ya que parecían desconocer la mayor parte de la literatura reciente en la materia, y podían barrer los pocos trabajos que sí conocían (como el nuestro), por extravagantes.

Para su desgracia, las observaciones del balance energético planetario son de hecho incompatibles con su elección preferida, y mientras algunos revisores les hablaban de los trabajos que ya habían salido, se iban publicando todavía más estudios – demasiados esta vez para limitarse a ignorarlos. Eso les dejaba con un problema de credibilidad.

La brillante solución que han encontrado es escribir un paper on the planetary energy balance, que en términos cuantitativos por supuesto confirma básicamente lo que dicen todas esas publicaciones nuevas. Pero lo describen como que su resultado “está de acuerdo con las estimaciones previas, contando con las incertidumbres”.  (Aquí, “previas” se refiere a los que no usan los datos de la última década, esto es, los que se hicieron alrededor del informe de 2007).  ¡Así que el estudio se puede citar como apoyo de su rango “probable” de 2-4.5ºC! ¡Incluso han conseguido que uno de sus grandes críticos, Nic Lewis, esté de acuerdo!

Quienquiera que haya conseguido esa forma de presentarlo merece un premio Nobel … al desparpajo.  Sospecho que Nic Lewis podría argumentar -con alguna justificación- que el resultado cuantitativo es más relevante que la gimnasia verbal.

Por cierto, no se trata solo de que la última década apunte a una sensibilidad climática moderada. Por ejemplo, en 2000, Forest et al presentaron un rango de 1,3 – 4,2ºC usando una probabilidad a priori informativa – pero en aquella época los expertos del IPCC  habían decidido que una probablilidad a priori uniforme era lo correcto.

Afortunadamente podemos saber la respuesta de Nic Lewis, La da en WUWT, a una pregunta diferente, pero en la línea.

Nic Lewis says:

nvw, Thanks!

Te refieres al artículo de la BBC [–>] y preguntas, a la luz de la cita del autor principal (Otto) “¿Por que no se reduce el calentamiento de largo plazo correspondientemente”?

Deberías hacerle la pregunta a Alex Otto. Tal vez se ha confundido. Tal vez la BBC le ha interpretado mal.

Me mantengo en lo que he dicho en mi conclusión. Si en vez de un rango de incertidumbre del 5-95%, uno elije un rango del 17-83% (el “probable” del IPCC) que les da 2-4.5 ºC para la sensibilidad de equilibrio (largo plazo), tanto en el AR4 de 2007 como en el primer borrador para AR5 de 2013, entonces la comparación correcta es con la incertidumbre de 17-83% del estudio nuestro de Nature Geosciene. En mis propios cálculos, el valor es  1.5-2.8 ºC [en vez de 2-4,5C] usando datos de 2000-2009 (defendiblemente la estimación má fiable y mejor constreñida) , o de 1.3-3.0 ºC, usando datos 1970-2009 (menos constreñidos, pero de período más largo. Para mi, cualquiera de estos dos rangos suponen una buena bajada  desde 2.0-4.5 ºC.

Enlaces:

James Anan (Especialista):

Nick Lewis (coautor):

Relacionado:

Actualización. The Guardian estaba callado, y sonaba raro. Hasta que ha dejado de estarlo .

the-guardian-lier

Some of the most extreme predictions of global warming are unlikely to materialise, new scientific research has suggested, but the world is still likely to be in for a temperature rise of double that regarded as safe.

Tiene guasa.