diciembre 2012


La gente sigue examinando el borrador filtrado del próximo informe del IPCC. Y se mantienen las primeras impresiones. Tienen un problema muy serio con los gráficos. Lo que quiere decir que tienen un problema con la realidad. Y dos soluciones. Mantener o no mantener el cuento como era hasta ahora.

Desde el gran informe anterior (2007) hay nuevos estudios, y sobre todo nuevos datos. De los que se deduce incuestionablemente que hasta ahora han exagerado mucho la confianza que mostraban en su ciencia y en sus predicciones. Y se deduce que muy, muy probablemente los modelos van de culo. ¿Qué van a hacer con ese problema? ¿Mantener el cuento como estaba, y recibir palos por todas partes porque se ve que la realidad lo desmiente; o dar un paso atrás, y confesar que en realidad “la ciencia” no estaba tan establecida como presumían, y que hay muchas más incertidumbres de las que decían?

Delicado. Con la primera opción (ocultar) pueden esperar que se entere relativamente poca gente. Lo malo es que se quedan con el culo al aire con cada uno que lo sepa. Y con la segunda (confesar) pierden prestigio ante todos, aunque no tanto como en el primer caso ante pocos. ¿Qué van a pensar que es menos malo?

Otra ilustración del problema, de una entrada de EM Smith (Chiefio) En WUWT:

Lo que hace es señalar un nuevo “hiding the decline”  (ocultar el declive) en un gráfico del borrador del IPCC.

ipcc-ar5-modelos-realidad-1

En efecto, en el panel de abajo paran los datos en 2006 ó 2007, en vez de llagar a 2011 como arriba, para no tener que mostrar la realidad fuera del rango del 95% de confianza de los modelos. En la siguiente figura los pongo. Y juegan con unas medias de diez años, de una forma que parece chusca, para poder mostrar una raya que sigue subiendo, sin “parón” ninguno.

Pero a mi me parece muy interesante la figura por otros motivos que dibujo sobre ella a continuación. Como los dos paneles están a la misma escala, es muy fácil trasladar elementos de uno a otro, por métodos gráficos, con exactitud.

ipcc-ar5-modelos-realidad-2

Lo que me parece que destaca en la figura es que la realidad se mantiene consistentemente en la parte más baja del desparrame de los modelos. Puede que sea poco tiempo. Son 12 años, toda la parte “predictiva” del asunto. Puede que después cambie, pero cambiar es en los dos sentidos. Puede meterse en los modelos, o salirse más. De momento, lo que vemos en los 12 años de predicción, es que parece que los modelos pudieran estar bien si marcan de más, y la parte buena es la parte de abajo.

Nota: hay que tener en cuenta que están usando las mediciones de termómetros de superficie. Si usaran las de satélites, tanto del aire a más altura como de la superficie del mar -presumiblemente de mayor calidad y más informativas-, el resultado sería bastante peor para los modelos.

Si usamos los modelos con esa “corrección”, a la vista de la realidad -que parece más sensato que corregir la realidad, a la vista de los modelos, como hacen los calentólogos-, apostaríamos a que la temperatura pasará justo rozando la parte baja de lo que marcan como “rango más probable (2.016 – 2.035)”, y que para 2050 habría subido a un ritmo de 1,1ºC por siglo. A final del siglo XXI llegaría a 2,1ºC más de lo que llaman “temperatura preindustrial (como si solo hubiera una). Y la “sensibilidad climática”  estaría como en 1,5ºC por doblar la cantidad de CO2. Todo ello dentro de la categoría de: Houston, NO tenemos un problema. Y eso si uno se cree que los modelos están bien, y solo falta hacerles esa corrección a la vista de la realidad. Lo que pasa es que tampoco parece haber muchos motivos para pensar eso; todo sea por seguirles el juego.

También se ve otra cosa en el gráfico, que he dibujado, y que ilustra los problemas que tiene el IPCC. Marcan el rango más probable (para ellos) de temperatura en 2.035. 35 años después de la predicción, y 30 años dicen que  son “clima” y que ahí no hay “variabilidad” natural que valga ni que pueda estropear una predicción. Y lo que ocurre es que si llegamos a la parte baja de ese rango, no hay problema; mientras que para llegar a la parte media, la temperatura tendría que empezar a subir ya a un ritmo de 0,35ºC / década durante los próximos 13 años. No se lo cree ni el más optimista de los alarmistas. y de la parte alta del “rango más probable” ya ni hablamos, porque nos da la risa. Es literalmente imposible. Pero, ¿por qué ponen un imposible dentro del “rango más probable”.

Y eso es lo que pasa. Que algo huele muy podrido en el reino del IPCC. Intríngulis. ¿Se tirarán por la solución de ocultar, o por la de confesar? La filtración que ha ocurrido del borrador es una faena para la primera solución. Pero por otra parte eso es algo con lo que tenían que contar.

Solo nos falta una cosa. Usar este método por la brava para marcar el rango “mas probable” para 2035, una vez corregidos los modelos por la realidad.

Mucho más realista:

ipcc-ar5-modelos-realidad-3

Repito: Todo esto, a base de pensar que los modelos son algo más que fantasía especulativa. Mucho pensar.

Por cierto, Lucía tiene una entrada nueva sobre los modelos, la realidad, y el AR5. Mucho mejor, por supuesto:

 

Son más o menos “repes”, pero la efeméride manda. Se acaba 2012. ¿Un mal año? Depende. Es un mal año para los alarmistas del cambio climático. Recordemos esta carta de 134 científicos del clima, y de otras ramas interesados en el clima:

Financial Post:

“La NOAA, en su informe “State of the Climate in 2008”, aseguraba que 15 años sin calentamiento estadísticamente significativo indicarían una discrepancia entre las observaciones y las predicciones. Por tanto, 15 años sin calentamiento son la prueba de que los modelos están mal, según el criterio de sus propios creadores.”

La cita concreta a la que hacen referencia es:

The simulations rule out (at the 95% level) zero trends for intervals of 15 yr or more, suggesting that an observed absence of warming of this duration is needed to create a discrepancy with the expected present-day warming rate.

Recordemos que esos modelos son la supuesta “prueba” del achicharramiento del mundo por culpa del hombre pecador.

Los dibujitos, usando la temperatura de superficie del mar – la madre del cordero del clima.

16 años sin calentamiento, definiendo “no calentamiento” como una tasa inferior a una décima de grado por siglo. Se le añade una curva polinómica que no tiene la menor capacidad predictiva (tampoco la línea recta de tendencia), pero resulta ilustrativa.

temperatura-mar-fin-de-ano-2012-16-anos-sin-calentamiento

La serie completa, desde noviembre de 1981. Con la línea de tendencia de los modelos, para comparar, y para visualizar el problema de los alarmistas del IPCC:

temperatura-mar-fin-de-ano-2012

De 31 años de datos, en la primera mitad ha habido calentamiento, y en la segunda no. Y de ahí que el calentamiento de la serie entera sea como la mitad (un poco más) que el calentamiento predicho. Con el pequeño detalle de que cuando hicieron la predicción ya conocían el calentamiento de la primera mitad. Así que se han equivocado en toda la parte que es realmente predicción. Y con el añadido glorioso que todavía en 2008, hace cuatro años, pensaban que era imposible llegar a 15 años sin calentamiento. Pues van 16, y el año que viene serán 17.

¿Y la temperatura medida en medias anuales en vez de mensuales?  Los puntos rojos representan los años redondos (acabados en 31 de diciembre). Los datos son hasta 19 de diciembre, que dan una media de +0,19ºC. El puntito rojo de 2012 está puesto un pelín más arriba. La polinómica tiene 14 puntos por encima de la curva, 14 por debajo, y tres tocando la línea.

temperatura-mar-fin-de-ano-2012-med-mov-12

¿Alguien prefiere las típicas barras?

temperatura-mar-fin-de-ano-2012-barras

Empatados por el décimo puesto con 2001.

¿Y qué dirán los alarmistas? Dos cosas. Que corrigiendo las temperaturas reales, como se han de corregir con toda propiedad para que sean temperaturas más reales que la realidad, el no calentamiento sale sí calentamiento. Justo como el de los modelos. Y respecto a 2012, ya están diciendo que es el año más calentamiento de la historia, para ser un año de la Niña. Lo que no está nada mal como marketing, incluyendo la particularidad de ser falso:

wz_nino34_monthly-fin-2012

Vaya en honor / recuerdo de Santiago. Y como riña a nuestros compañeros “cacharrines”, que tienen abandonada la sección de La Cacharrería de Santiago. Digamos Jazmín, Luis Bouza y Sefuela.

Nunca he encontrado una disculpa razonable para comprarme una tableta. Y me gustan, cuando he usado o configurado las de otros. “El” juguete defintivo (de momento). Estaba en la duda de regalar una. Duda por dos cosas. Por si sería fácil de usar para alguien de no especial destreza con los ordenadores, y por si se pueden leer libros durante horas sin cansarse la vista.

Mi propio juicio sobre fácil / difícil no vale, claro. Pero ya sospechaba que, por algún motivo que no entiendo, resulta mucho más fácil que un ordenador. A pesar de ser lo mismo. Pero impresiona ver usando con soltura una tableta a cachorros humanos que aun no hablan y apenas andan. Respecto a la lectura de libros, me la jugué. Calculando que con lo configurables que son, malo sería no dar con una combinación de luz, brillo y fondo adecuada. Y el resultado es que con un lector bueno, ya viene con una configuración perfecta.

tablet3

La foto es mala, y la tableta está justo debajo de una lámpara, pero leer, se lee de cojones. Teniendo en cuenta que puedes elegir y configurar la letra, los párrafos, el fondo, y todo, a mi me parece más cómodo de leer que un libro de verdad. Es posible que los aparatos especiales para leer libros, tipo Kindle, sean más cómodos. Y son más baratos. Pero no hay duda de que en la tableta lees a gusto y sin cansancio.

Con la ventaja de que tiene todo tipo de programas interesantes.

tablet2

Y si Bob Tisdale edita su libro solo en PDF, porque en Kindle le cobran mucho (por las gráficos), y le obligan a subir el precio, con la tableta no tienes ningún problema para abrir y leer con comodidad un PDF de más de 500 páginas, lleno de santos:

tablet4

Con lo que llegamos a Arcadi, Espada defensora de los derechos de autor.

Tisdale es un tipo de pocas pelas que ha hecho un trabajo formidable de varios años, estudiando el fenómeno de El Niño a través de todos los datos disponibles de temperaturas de la tierra. Del aire, del mar, y por cuencas oceánicas. Y te vende toda esa información necesaria por el precio de seis euros y medio. Carillo, pero comprensible. Y le compras el libro a pesar de que crees que no lo vas a leer, porque ya lo ha ido explicando todo de antemano en su blog. En principio, el libro es una recopilación de lo que ha ido poniendo en el blog durante unos años. Aunque luego resulta ser más, los dibujitos explicativos que ha hecho para esta edición son una gozada que facilita las cosas, y al final lo acabas leyendo. Pero el caso es que lo habías comprado por pura simpatía, más que por leerlo, y por pensar que Tisdale hace falta y merece un premio. Vaya, que estás nada menos que colaborando modestamente con el conocimiento. Y te quedas más contento que qué.

Si en cambio vas a un autor arcadiano, por comparar, la primera sorpresa es que en su web no apunta a una versión electrónica de su último libro. Solo menciona papel, Alfaguara, 21 euros. Clic.

perez-reverte-tango-vieja-guardia

Extrañado, buscas una edición digital, y sí existe. Aunque el autor la desprecie en su web. Por 10,44 euros en Amazon [–>].

Y por supuesto que también lo encuentras con toda facilidad en las webs dedicadas a los libros gratis. El de Tisdale no.

¿Cuánto cuesta y cuánto vale un libro? ¿Contempla Arcadi la diferecia entre el precio, el coste, y el valor de los libros de los autores que defiende? Porque el valor, me temo, es un asunto subjetivo. Para mi el valor de una novela de Pérez Reverte es cero, puesto que he intentado leer dos y no las he acabado. (Hago excepción de Territorio comanche). Y ni siquiera me la descargo cuando la encuentro gratis. A pesar de la simpatía personal por el tipo. Sencillamente, no me necesita. Pero seguro que hay mucha gente que pagaría un euro y medio por una versión “legal” del Tango de la Guardia Vieja, pero no veintiuno, ni diez. Y se lo busca “pirata”. Para alguien que lea cuatro libros al mes, que tampoco es tanto, a este precio hablamos de ochenta y cuatro euros. O de cuarenta y dos por lo digital. Todos los meses. Una pasta.

Así que, Arcadi, tenemos un problema. Podemos convertir la internet en un estado policial para que … ¿cuántos artistas privilegiados vivan de sus libros mata-ratos en España? O la otra alternativa; que ese puñado de artistas de la pista cambien su esquema de hacer dinero. Y empiecen a tratar a sus clientes … como si fueran clientes, y no ganado cautivo. Porque el caso es que no está nada cautivo. Hay demasiadas buenas formas de matar el rato. Y mucho autor intruso, o amateur, no necesariamente de menor calidad.

Los Arcadis parten de un error de concepto garrafal. Que todo aquel que se descarga un libro “pirata”, pagaría por él el precio que le pidan – si la policía hubiera acabado antes con los distribuidores espontáneos. Pero no es así. Puede que eligiera un libro diez veces más barato. O que dedique ese tiempo a participar en blogs, o cualquier otra internetada. Incluso puede jugar al parchís con la chorba y su hermana. Los hay que se dedican a piratear libros por entretenimiento, y con gran arte. He visto epubs que son una maravilla. La gente hace cosas bonitas o interesantes por el puro gusto de hacerlas. Por ejemplo, escribir.

Mi apuesta es que entre la internet y las tabletas se van a leer muchos más libros. A algunos les joderá. Los que lo hagan mal. Pero en general va a ser una gozada. Hasta puede que los autores de blogs pelmas bajen el pistón.

Por cierto, Julio Alonso ganó hace poco el caso “SGAE=Ladrones” contra la SGAE. El Mundo:

Octavio

En Cataluña se forma un gobierno cuyo fin último declarado es la secesión de España.

En el País Vasco, merced al TC, los pro etarras gobiernan ayuntamientos, diputaciones y son el segundo grupo en el parlamento regional. Y el PSE facilitando presupuestos a Bildu.

En Andalucía, la corrupción institucional campa por sus fueros y a su gobierno socialista lo sostienen los comunistas… los mismos comunistas que sustentan “contra natura” (según ellos) un gobierno del PP en Extremadura y los mismos peperos que gobiernan en Valencia donde campa por sus fueros la corrupción institucional.

En Asturias , un diputado de un partido testimonial es quien decide el gobierno y en Madrid, ni la alcaldesa ni el presidente de la Comunidad, no es que  no fueran elegidos directamente por los electores, a ninguno los elegimos directamente, es que estos ni tan siquiera fueron cabezas de lista.

El presidente de Gobierno no ha cumplido, mejor dicha ha incumplido todas y cada una de sus promesas electorales salvo la de presentarse.

En el mensaje de navidad, según me cuentan,  el rey en Belén con los pastores (o como dicen los agnósticos…en Bostwana con los elefantes).

Algunos piensan que solo necesitamos algunos retoques en la Constitución…  en resumen, un zurullo.

Hay una actualización, al final.

Es una continuación de la noticia del lunes.

Su facultad no está de acuerdo.

El profesor Richar Parncutt, musicólogo de la Universidad de Graz, proponía en la web de la universidad ciertas penas escalonadas para los críticos con la tesis científica del IPCC. Solo los influyentes.  En un primer lugar, el encarcelamiento. Si se produjera un arrepentimiento del culpable, bastaría con eso. Si no lo hay, pena de muerte.

Un proceso mágicamente simple:

Si un jurado de científicos cualificados estiman que cierto negacionista del calentamiento global ha causado ya con alta probabilidad (>95%) la muerte de más de un millón de futuras personas, entonces se le sentencia a muerte. La sentencia será conmutada por prisión de por vida si el/la acusado/a admite su error, demuestra un arrepentimiento genuino, y participa significativa y positivamente durante un largo período en programas para reducir los efectos del calentamiento global (desde la cárcel) – usando medios comparables que había usado anteriormente para propalar el mensaje negacionista. Tal vez esta sea la única forma de parar al resto de ellos. La pena de muerte estaría justificada en términos de los enormes números de vidas futuras salvadas.

A David M Hoffer, conocido merecedor de la pena de muerte -según Parncutt-, se le ocurrió escribir a la misma a la Universidad de Graz preguntando por el asunto. Para su sorpresa, recibió respuesta:

La Universidad de Graz está asombrada y asustada por el artículo, y rechaza por completo sus argumentos. La universidad da mucha importancia al respeto de los derechos humanos y no acepta pronunciamientos inhumanos. Más aun, la Universidad de Graz señala con claridad que una opinión individual y personal que no está relacionada con el trabajo científico no puede ser tolerada en la web de la universidad.

Helmut Konrad
Decano, facultad de Humanidades y Artes.

Un poco sorprendente, porque el etarroide Parncutt ha recreado la página -que tras el escándalo había retirado-. Con el texto cambiado, como buscando excusas, pero igualmente inadmisible, e igualmente opinión personal ajena a su trabajo científico (la música). [Ver nota /actualización abajo]

Enlace:

La original (archivada en Webcite) era:.

Los blogs Desmo Blog y Sketical Science, que Richard Parncutt usaba como referencia, siguen sin desmarcarse de la propuesta de que nos maten.

Noticia original (fusilada), en WUWT:

Actualización: Desde que lo he escrito ha cambiado por tercera vez la página de Parncutt en la U. de Graz sobre el cambio climático. Ahora son unas disculpas. Por lo de la pena de muerte para el delito de opinión, aparentemente, no por criminalizar al discrepante.

Supongo que se puede decir que, de momento, no prospera la idea de matarnos.

Se le podría confundir con un ángel. Sin duda hay que estar muy en el cielo, muy por encima del perro mundo, para ser profesor de musicología sistemática en la Universidad de Graz.

richard-parncutt-pena-de-muerte

También se le podría tomar por un fanático peligroso, en la versión fina e intelectual de ese fenómeno. Solo un fanático peligroso puede estar en contra de la pena de muerte, en todos los casos, porque -“es bárbara, racista, cara, y a menudo se aplica por error”-, y sin embargo …

En este artículo voy a sugerir que la pena de muerte es un castigo adecuado para los negacionistas influyentes del calentamiento global. [–>]

Vuestro humilde servidor, si somos un poco laxos con lo de “influyente”.

Los etarras, así mismo angelicales y como fuera de este mundo, también tenían argumentos objetivos y conservadores para asesinar. A pesar de estar en contra de la pena de muerte en cualquier circunstancia. Y, modestamente, también vuestro humilde servidor encajaba objetivamente en la categoría de asesinable. Ahora parece que hay motivos prácticos por los que esta teoría nacionalista ya no es de aplicación. O eso dicen, de momento. Así que, con suerte, ya solo hay un motivo para darme matarile. Lo malo es que estoy seguro de que los angelicales etarras comparten plenamente ese segundo motivo esgrimido por el no menos angelical Richard Parncutt [–>], musicólogo sistemático.

He de decir que los argumentos de Parncutt son, como dice, objetivos e impecables. Como los de nuestros nazis locales. También son una imbecilidad en la que solo puede caer un perfecto transtornado, pero es que imbecilidad y objetividad no son incompatibles. Basta partir de unos axiomas, digamos cahondos, y encerrarlos en una burbuja en la que no entra nada que pueda darle cierta perspectiva a los axiomas.

Para un resumen reputado de argumentos a favor y en contra del calentamiento global, ver skepticalscience.

Y para un resumen reputado de los problemas del pobre pueblo esclavizado durante siete mil años, escucha a la indudablemente angelical  Laura Mintegi. Y no escuches a nadie más, ni en un caso ni en el otro. Así llegas al prodigio por el que los máximos campeones en contra de la pena de muerte, se convierten en defensores del asesinato de opinión. Siempre que no sea su opinión, por supuesto. Y eso debe ser un gran progreso, puesto que lo proponen progresistas.

¿Que nuestra tesis contiene exageraciones? No nos importa; mira:

Algunas propuestas están claramente exageradas (more). Pero debido a la inherente incertidumbre que rodea las predicciones climáticas, incluso las afirmaciones exageradas se deben de considerar posibles, aunque con baja probabilidad. Considera esto: Si diez millones de personas van a morir con un 10% de probablilidad, es lo mismo que un millón de personas muriendo con un 100% de probabilidad. [Parncutt –>]

Matemáticas nada menos. ¿Se puede ser más objetivo? El problema es que si el CO2 que emitimos, en vez de tener la capacidad de subir la temperatura 3ºC (mayor probabilidad según IPCC), la tiene de subirla 0,3ºC (o incluso sólo 2ºC), en vez de tener que imaginar una cifra de muertes, tienes que imaginar una cifra de no muertes. O una cifra de aumento de la longitud media de vida, si queremos ser un poco más precisos. Ni siquiera puede nadie poner sensatamente la mano en el fuego porque 3ºC de aumento de la temperatura global media supongan ni una sola muerte. Pero sería una discusión larga y sin conclusión, porque simplemente no tenemos conocimientos para resolverla. Y discusión es lo que Richard Parncutt no quiere tener. El tiene una solución más fácil y expeditiva, como la que tenían (dicen) los nazis locales, y como la que los nazis de verdad llamaron solución final. Motivos angelicales para asesinar.

Ah, pero como en el caso nacionalista regional, los “señaladores” no tienen la menor implicación en las muertes posteriores. Solo se trata de opinar, al fin y al cabo.

Por favor, advierte que no estoy sugiriendo que la amenaza de ejecución sea llevada a cabo. Solo estoy presentando un argumento lógico. Yo no soy ni un político ni un abogado. Solo estoy pensando en alto sobre un problema importante.

Como cuento de Navidad no está nada mal, ¿no? ¿Alguien sabe qué cojones es la “musicología sistemática”? ¿El último grito en moralidad criminal?

Nota: La solución final particular del profesor Parncutt está publicada en la web de la Universidad de Graz. http://www.uni-graz.at/richard.parncutt/climatechange.html. Es posible que les de un poco de vergüenza, y la quiten. Sería un síntoma esperanzador, aunque sería mucho más decente que la mantengan, como ejemplo, y que la critiquen. Pero si la quitan, los enlaces no funcionarían. En ese caso se puede ver una copia de la aberración angelical -guardada por Anthony Watts- en este enlace:

Actualización: En efecto, avisa From the wilderness que ya lo han quitado. A la Universidad de Graz le de vergüenza la propuesta de pena de muerte (por ejemplo para nosotros) de su profesor Parncutt. Pero solo después de que lo señalemos; antes les parecía chupi canela. Con lo que nos da la razón en señalarlo.

Pantallazo, donde se ve que la dirección de la cache apunta a una página que ya no existe.

prancutt-death-penalty-cache

Dejamos también la consabida nota, por si Richard Parncutt quiere debatir nuestras conclusiones:

parncutt-twitter

Fuentes:

Jo Nova:

WUWT:

A veces hago entradas para mi. Para tener a mano. Lo siento por los suscritos. Al menos las quito de que salgan por Twitter. Y no las pongo en la portada.

Por ejemplo, me pregunto, ¿como está últimamente la idea sobre la temperatura en la fase peor de la anterior glaciación? Y me disculpo por decir “lo peor” de la anterior glaciación. No está de moda relacionar frío con malo. Ahora, estúpidamente, es el calor el que se toma por problemático. Como si los jubilatas que pueden eligieran Point Barrow como destino de sus días de holganza y recuerdo.

PointBarrowDEWLRRSAK_recent

Si un sitio se llama “Point”, ya te da una idea de que no es plan.

El caso es que normalmente, si ves temperaturas de la anterior glaciación, antes de doce mil años atrás, suelen ser temperaturas locales. Y tipo de la Antártida o Groenlandia. No interesa mucho. Queremos saber lo que pasaba en sitios normales. No sé, por ejemplo Atuona, donde eligió Paul Gaugin para descansar eternamente, con estas vistas:

atuona-tal-vez-desde-el-cementrio

Me dio envidia, el cabrón, cuando me senté en su tumba. Jacques Brel le copió. El cementerio solo, porque Brel palmó en Paris. Así no tiene gracia. Lo de Gaugin es, digamos, con conocimiento de causa. Vivido.

Sobre la temperatura de la anterior glaciación (y presumiblemente de la próxima) no tenían una idea de temperatura global más que especulativa. Decían (IPCC) que entre cuatro y siete grados más frío. Pero últimamente ha habido un par de trabajos sobre el asunto, donde usan todos los proxys que hay, y cierta gimnasia con modelos climáticos. Y llegan a la conclusión -igualmente especulativa- de que solo tres o cuatro grados más frío. La temperatura global, porque la del cementerio de Atuona, que es la que nos importa (por la eternidad y tal), es solo como un grado más fría, tal vez un pelín más. Una temperatura igualmente perfecta que la de ahora. Según la especulación prodigio de James Annan:

Tiene un par de gráficos muy ilustrativos. Con las temperaturas que imagina de superficie del aire y del mar. Añado unas líneas para marcar los trópicos, y centrarnos en la parte “interesante”. Al frío que le den, aunque les guste a los calentólogos.

annan-last-glacial-maximum-land

annan-last-glacial-maximum-sst

Puede que a estar alturas nos pique la curiosidad de saber (a) cuánto varía la temperatura del mar entre los trópicos -por lo del baño- y (b) cuánto calentamiento global se ve ahí. Pongo un gráfico. Esta vez temperaturas absolutas, no “anomalías”. Es más informativo para bañarse. El dibujo representa todo el mar comprendido entre 25º norte y 25º sur.

temperatura-global-mar-25n-25s

 

Página siguiente »