Actualización: Maleni cegata ha metido la pata, y ha habido un error de adjudicación de personalidad. Pedimos muy sinceras disculpas a Luis I. Gordillo por el error.

Maleni

Hoy es uno de esos días en que los puntos se unen y crees haber dado con la línea. Me explico. Hace unos meses acudía a un curso sobre jurisdicción europea impartido por dos licenciados en Derecho. Uno de ellos figura en la foto, tiene el título de doctor en Derecho Constitucional. Como no soy de señalar, nunca me gustó apuntar con el dedo sino con la palabra, y no a las personas sino a las ideas, vamos allá. En un debate auspiciado por él mismo alegaba las ventajas de que los miembros del Tribunal Constitucional fuesen elegidos por los partidos políticos. Su argumento era el habitualmente utilizado, representan la voluntad popular. Cuando alguno de los allí presentes  mencionamos la partitocracia y  la “distorsión” que sufre la voluntad popular en esas maquinarias mediáticas, de poder omnímodo y absoluto llamadas partidos políticos, el profesor quedó pensativo y circunspecto. No tuvo otra respuesta más allá de decir que en el Tribunal Supremo de los EE UU un magistrado con mandato vitalicio fue diagnosticado de Alzheimer y había dictado sentencias padeciendo dicha enfermedad. Al escucharlo me quedé pasmada ante tan ilustre respuesta. Pues aquí tienen a su ilustrísima defendiendo la voluntad popular. Defendiendo a Sortu. Ignoramos si en ese proceso de irregular renovación del TC algún miembro padezca alguna otra enfermedad. Por ejemplo, el síndrome de Estocolmo.  No estaría mal empezar a diagnosticar a los magistrados del Tribunal Constitucional.

Actualización. El personaje de la foto no es el que pensaba la autora.

Nota (pm): Enviado por Twitter al mencionado, por indicación de la autora:

Añado foto enviada por Fresita Magenta:

Actualización: Repetimos, en esta foto no aparece el aludido Gordillo.