Por todas partes se puede ver que “la ciencia dice” que los arrecifes de coral están muy amenazados, y sufriendo ya por el cambio climático. Por dos motivos; por el cambio de temperatura del mar, y por la acidificación que produce más CO2 en el agua. Y te citan docenas de estudios que lo “demuestran”. No puedes leerlos todos, pero sí catas unos pocos, y te das cuenta de que no son más que contorsiones intelectuales jugando con unos pocos detalles de un sistema del que hay más factores que se desconocen que los que se conocen.

Y sin embargo, cualquiera ve, navegando por el Pacífico, que hay los mismos corales (en apariencia) en aguas con diferencias de temperaturas de cerca de diez grados. Tanto en el sentido de sur a norte, por ejemplo en la Gran Barrera de Coral de Australia, como en sentido este a oeste, por ejemplo entre Galápagos y Nueva Guinea. Y que en ese rango de unos 20 a 30 grados, donde más coral hay es en las aguas más calientes.

Respecto a la acidificación, también ocurre que la variación natural, estacional o geográfica, es mucho mayor que lo que le quieran achacar e imaginar al CO2. Así que es imposible que el cambio climático está afectando al coral por el calor y la acidificación, y no importa cuántos estudios – gimnasia quieran presentar al respecto. Simplemente, no se sostiene. Pero el gran problema es que si le achacan esa payasada a “la ciencia”, la gente acaba pensando que la ciencia es una broma.

Y luego pasa lo que pasa. Que te encuentras con novedosos estudios, que, ¡oh sorpresa!, encuentran lo que cualquier torero bombero ha sabido desde siempre (clic para llegar):

¡Vaya por Dios! Resulta que los corales sobrevivían tan tranquilamente la transición entre las glaciaciones y los interglaciares (lo que llevan mal es el frío), y ahora “la ciencia” se sorprende y opina que es probable que también sobrevivan al cambio climático que pueda haber en adelante. Acojonante.

Por otra parte no dicen más que lo que cualquiera con dos dedos de frente, de sentido común, y de capacidad de observación, ha dicho todo el rato. Que sí hay mucho coral con problemas en el mundo, y sí tiene que ver con la actividad humana, pero no tiene nada que ver con el CO2. Es por la polución marina, por la sobrepesca, por el malatrato físico, y muchos otros descuidos. Pero si nos dedicamos a mirar el CO2, no haremos nada en favor del coral.

Total, una gran novedad:

  • We chose the iconic Great Barrier Reef because water temperature varies by 8-9 degrees along its full length from summer to winter, and because there are wide local variations in pH. In other words, its natural gradients encompass the sorts of conditions that will apply several decades from now under business-as-usual greenhouse gas emissions.
  • This study has given us a more detailed understanding of the sorts of changes that could take place as the world’s oceans gradually warm and acidify.
  • “And it has increased our optimism about the ability of coral reef systems to respond to the sorts of changes they are likely to experience under foreseeable climate change.”
  • The good news from the research, says Professor Hughes, is that complete reef wipeouts appear unlikely due to temperature and pH alone.
  • “However, in many parts of the world, coral reefs are also threatened by much more local impacts, especially by pollution and over-fishing. We need to address all of the threats, including climate change, to give coral reefs a fighting chance for the future.”

Fuente, LiveScience.com: