Maleni

Os dejo un debate apasionante que nos llevaba horas en la facultad de políticas.

En la Fundación Civil:

Añado [pm]:

No sé si me parece apasionante, o desesperante. Para mi parte de unas dicotomías perfectamente falsas. Por ejemplo contrapone la “ayuda mutua” a la lucha dentro de la especie, como si no estuviéramos viendo todos los días ambos fenómenos actuar simultáneamente. Y también contrapone el darwinismo con la antropología, y el egoísmo con espíritu de equipo, como si el hombre no fuera un animal social.

Pero no hay ninguna de las contradicciones que señala. El humano, como cualquier animal, lucha sobre todo contra los de su propia especie. Pero como animal muy social, no lucha solo, sino en compañía de otros. En cuadrilla. Así que se puede ayudar a otros por puro egoísmo. Lo hacemos todo el rato. Es sencillamente lo natural en los humanos. Y no es específicamente humano; también lo hacen los chimpancés o los perros, por citar solo dos casos muy a mano y muy conocidos.  Lo curioso es que nos sigamos sorprendiendo por nuestra capacidad para matar a otros con toda frialdad, y al mismo tiempo arriesgar la vida por salvar otras vidas. No hay misterio; unos son parte del “yo”, de “la banda”, y los otros son los enemigos y competidores naturales de dentro de la especie. Solo falta añadir, en las sociedades complejas, un montón de grados intermedios.

Pero sí señala algo interesante el enlace de Maleni. Un “run run” que nos suena a muchos. Las nuevas tecnología, que permiten comunicarse más, y de forma diferente, puede suponer un cambio, precisamente porque cambien la forma de estructurarse esas cuadrillas. Podrían, tal vez, surgir cuadrillas de tamaño y fuerza suficiente para enfrentarse a los estados, si se ven como abusivos. Tal vez.