Álvaro Ballesteros

Que el mundo de la política en España necesita ser reformado profundamente es algo que pocos puedan negar a estas alturas. Mucho se lleva hablando de ello pero muy poco se ha hecho hasta ahora. En España han surgido muchos partidos nuevos cada año, pero las dificultades del sistema han impedido siempre que llegasen a levantar cabeza o que pudiesen aspirar a ser oponentes reales para los partidos tradicionales.  El caso de UPyD es ciertamente especial: un partido alzado contra el reinado de los “políticos profesionales”, pero concebido y liderado por “políticos profesionales”. Un partido que al margen de eslóganes y posados populistas mejor o peor recibidos por una sociedad en general cansada del “más de lo mismo”, se permite errores de calado que dan miedo si en verdad son ellos la alternativa a los de siempre.

El coordinador de política internacional del partido de Rosa Díez, Fernando Maura (ex-PP), organizó recientemente una charla coloquio en la sede de UPyD en Madrid para elogiar la “consolidación de la democracia” en el Kurdistán iraquí. Maura había invitado a un político de dicha región para que explicase la “realidad” de la zona y para “agradecerle” el trabajo de su partido por la “consolidación de la democracia” en “su país”. La web de UPyD da cuenta de la charla coloquio con Fakhir H. Sadiq, representante en España del Partido Democrático del Kurdistán de Irak, mostrando incluso una foto de Maura posando sonriente junto al representante del PDK. Según declaró Fernando Maura, anfitrión de la charla coloquio, «resulta muy enriquecedor conocer el testimonio de primera mano sobre la realidad de un país tan desconocido para muchos como es el Kurdistán de Irak; agradezco sinceramente la visita de Fakhir y le animo a seguir en la lucha por consolidar la democracia en una región tan convulsa de la tierra como es la suya».

Llama la atención la absoluta desfachatez del partido de Rosa Díez, que se permite criticar a todo el arco parlamentario acusando a diestra y siniestra de hacerle la jugada a Amaiur y a Bildu, o que se permite dar lecciones de transparencia y solidez democrática a todos los que acusa de ser “políticos tradicionales”. Parece que en la sede de Rosa Díez se han olvidado (o ignoran, que es peor) que el partido político kurdo-iraquí al que representa Fakhir H. Sadiq, con el que se fotografiaba sonriente Maura, hace años que instauró en la región de Irak bajo su control un régimen de terror, corrupción, nepotismo, violencia política y autoritarismo que hace que los parlamentarios de Bildu parezcan ángeles a su lado.

El gobierno regional del Partido Democrático del Kurdistán de Irak ha sido reiteradamente criticado por Amnistía Internacional, Human Rights Watch y el Comitee para la Proteccion a los Periodistas, entre otros, pero parece que para UPyD eso no es importante. Se olvidó también Maura, al alabar la “acción democrática” del Partido Democrático del Kurdistán de Irak, del hecho de que la jefatura del partido se transmite de padre a hijo (como en la Siria de Assad); o de que el líder del PDK, Massoud Barzani (en la actualidad, Presidente del Kurdistán iraquí) se crió políticamente en el Irán de los Ayatolas; o de que medios internacionales y locales han acusado al PDK y a sus líderes de apropiarse ilegalmente de miles de millones de dólares de los fondos nacionales del petróleo iraquí; o de que cientos de estudiantes se manifestasen en 2011 contra el gobierno del PDK en la capital del Kurdistán iraquí pese a sufrir una dura represión. Datos todos ellos aparentemente irrelevantes para el coordinador de política internacional del partido de Rosa Díez y para la propia Rosa Díez.

Si Fernando Maura (miembro además del patronato de la fundación Progreso y Democracia de UPyD) tuviese cargo público, lo lógico sería pedir su dimisión y/o destitución.  Pero lo de predicar con el ejemplo no parece ser el fuerte del partido auto-erigido en salvador de las esencias democráticas de la Patria. En fin, con alternativas como esta: ¿quién dijo miedo?

Han tenido suerte los “políticos tradicionales”, tan criticados desde el partido de Rosa Díez. Los que se autodenominan como la alternativa democrática que España necesita no son más que otros “políticos profesionales” de semejante calibre.

Vínculo a la nota de prensa de UPyD sobre la funesta charla coloquio:

Álvaro Ballesteros

Experto en Seguridad Internacional y Política Exterior