Sefuela

Voy a emular a Keynes y voy a dar una opinión sobre la reforma laboral que contradice a la que puse nada más conocerse los primeros detalles https://plazamoyua.com/2012/01/20/hilo-abierto-para-charlas-varias/#comment-62158 En mi descargo diré que es una reforma laboral que hay que observar con lupa para encontrarle utilidad. Lo que claramente pone en evidencia es el inmenso desastre que era la legislación laboral vigente. Porque legaliza numerosas prácticas, habituales desde hace algunos años en empresas de pequeño tamaño con gestores y empleados razonables, como es, entre otras, la no adaptación a los convenios.

No voy a entrar a analizar todos los puntos de la reforma. Hay numerosos análisis de la misma y algunos muy buenos, como el de Burrhus en DEE  http://www.desdeelexilio.com/2012/02/10/esta-agresiva-reforma-laboral-pudo-hacerla-zapatero/ Me ha gustado especialmente  uno también de Burrhus en DEE donde analiza los condicionantes de la misma http://www.desdeelexilio.com/2012/02/10/consejos-para-dummies-sobre-como-no-emprender-una-reforma-laboral/ porque da las claves de lo que realmente ha sido publicado. Prefiero mil veces los análisis realizados desde el sentido común y la experiencia personal, que los emanados desde los gurús, que viven alejados de la realidad en muchos casos.

Así que me voy a centrar en dos aspectos. Uno lo han puesto de manifiesto los sindicatos (los 20 días), pero no he visto referencias al otro. Eliminan el monopolio de sindicatos y asociaciones empresariales en cuanto a formación. Algo que se venía reclamando por los griegos en esta Plaza, con mucha razón. Se hace de forma tímida, pero se hace. Se modifica el Real Decreto 395/2007, de 23 de marzo, por el que se regula el subsistema de formación profesional para el empleo y el artículo 26 de la Ley 56/2003. Se da entrada a centros y entidades de formación debidamente acreditados, en el diseño y planificación del subsistema de formación profesional para el empleo y otros muchos aspectos formativos. No se barre de este área a los sindicatos y organizaciones empresariales, pero es un pasito en la dirección correcta para acabar con esta fuente de pasta gansa (sin contraprestación en muchos casos en los que se registran fraudulentamente asistentes) para la mamandurria.

Nuevas complicaciones y obligaciones legales para las empresas, obligadas por los complejos del PP, que quiere vender nuevos derechos para los trabajadores. No creo que piense que eso va a impedir las protestas. Lo que intenta es desautorizarlas, pero le va a valer de poco. Echo también de menos una legislación diferente para pequeñas y grandes empresas. Especialmente en cuanto a complicaciones administrativas.

En el lado positivo, que han aprendido que pueden dar a las empresas (e incluso al trabajador) parte de lo que se ahorran por pagos de prestaciones. En el decreto está reflejado (pero no le he visto en ningúin análisis) que la empresa se beneficiará de la mitad de lo que quede por pagar al desempleado (hasta unos 6.000 euros) bajo condiciones razonables. Si sumamos esto a las bonificaciones para mayores de 45 años, o menores de 30, los incentivos son bastante buenos para el grupo más mediático (jóvenes) y el que mas sufre (mayores de 45).

Y termino con los famosos 20 días. Creo que lo busca realmente esta modificación no es crear empleo, sino parar la sangría (que una empresa sobreviva echando a dos en lugar de cerrar y envíar a 6 a la calle) e incrementar la competitividad. Esto último se puede conseguir cambiando empleados mediocres acomodados y, hasta ahora, carísimos de echar, por otros nuevos con mejor preparación y mejores aptitudes y actitudes. Hay decenas de miles de estos ahora mismo en las listas del paro.

Sí es cierto que se generaliza el despido con 20 días, como dicen los sindicatos, porque casi todas las empresas llevan tres trimestres de caída de facturación. Pero esta “licencia” se acaba en el momento que la empresa comience a recuperarse, lo que tiene sentido.

Con todo esto, tengo que cambiar mi calificación de basura por un aprobado, quizás un 6, pero tampoco más.