Y pide tu ayuda:

Si piensas que cualquier aspecto de la “ciencia del calentamiento global” contiene un elemento de fraude, según se define e ilustra aquí, entonces, ponte por favor en contacto y dame tantos detalles como puedas – en la más estricta confidencia. Sé específico. Pon los nombres. Da los detalles. Si puedes, proporciona o señala pruebas de respaldo.

Se trata de una estrategia legal presentada ayer por Monckton, de la que nos avisa Cathlyn Schizo [–>]. Le hacemos caso, y seguimos la historia, que parece brillante. Nuestro Lord favorito explica en primer lugar el concepto jurídico de fraude, que se aplica de forma similar en casi todas las legislaciones de nuestro entorno. Básicamente un engaño consciente que tiene como consecuencia la ganancia de un bien para el defraudador, o la pérdida de un bien para el defraudado. Y se ha propuesto mostrar el fraude que supone la vaina del calentamiento global antropogénico. Pero hacerlo legalmente, mediante denuncias concretas.

Tiene una tesis bastante aceptable de por qué no ha ocurrido nada hasta ahora:

Entonces, por qué la policía no ha cogido del cuello de los defraudadores, en vez de dedicarse al intachable  “Tallbloke”? En buena medida, porque la policía no tiene los conocimientos que nosotros tenemos para apreciar los detalles científicos y económicos. Simplemente, no entienden el significado de los emails porque nadie se lo ha explicado.

El verdadero significado de “hide the decline”, por ejemplo, no es evidente en absoluto en una lectura superficial de los emails.  La policía no lee, por tanto, los emails con nuestros ojos, si no les ayudamos a entender su espeluznante sentido.

Y eso es exactamente lo que se propone. Abrir los ojos de la policía, y de los fiscales, con denuncias. Denuncias a científicos y burócratas concretos, que están cada uno sujetos a las leyes de su país, y no al IPCC o la ONU, que viven en una especie de limbo jurídico.

También señala la enorme importancia del contexto, que muestran los emails del Climategate más allá de cualquier duda. Porque mientras el acto de engaño aislado se puede interpretar de varias formas, por ejemplo como incompetencia, o cabezonería, la repetición constante de actos del mismo tenor por miembros del mismo grupo hacen imposible esas interpretaciones benévolas.

La idea, en la que ya se ha puesto a trabajar, es la elaboración de un dossier que sirva para presentar las denuncias.

He comenzado el borrador de un memorándum para las autoridades judiciales, unido a toda la evidencia necesaria para establecer, no sólo la existencia de numerosas instancias específicas de fraude científico y económico en relación al relato oficial del “calentamiento global”, sino también la conexión entre esas instancias, y el esquema general de engaño que cada artífice individual parece haber ayudado a reforzar. En cada instancia serán nombrados los perpetradores del fraude, y se describirán los roles que han tenido.

Una vez que el informe esté acabado, será revisado cuidadosamente por expertos abogados criminalistas en cada una de las jurisdicciones en las que residan perpetradores. Después se enviará el informe a las autoridades judiciales, con una denuncia formulada por abogados en nombre de ciudadanos de esa jurisdicción, contra los perpetradores locales.

Por supuesto que lo que pretende evitar a toda costa es un ataque a la actividad científica que, acertada o equivocada, no  muestre prima-facie un claro intento de engañar, y de aprovecharse del engaño. Pero también ha decidido que ha llegado el momento de impedir que puedan dedicarse a, por ejemplo,  “ocultar el declive”, forrarse con ello, e irse de rositas.

He de decir que este Monckton me gusta mucho más que el de los estudios y presentaciones científicas. Y, ¿quien sabe?

La historia que nos ha traído C. Schizo, contada por Christopher mismo, en inglés:

Por cierto, ¿empezamos a estudiar las majaderías que salen de AEMET o la Oficina Española del Cambio Climático? ¿Y las comisiones parlamentarias sobre el cambio climático? Algún Marod, Octavio,  Zuga, u otro, que quiera intervenir?

Añadido: Como en los comentarios he puesto el ejemplo del timo de AEMET con su “período de referencia”, pongo un gráfico. La cosa es que así pueden decir que la temperatura en el País Vasco es medio grado superior que en el período de referencia, que parece que es medio grado por encima de lo “normal”, y no decir que es menos de una décima por encima de hace 70 años. Las dos cosas son verdad, pero el período de referencia produce una idea engañosa. Y lo saben muy bien.