No había llegado a ver el vídeo del … ¡escándalo, policía pega a pobrecita chica! Había dado por supuesto que era verdad que a los polis se les había ido la mano. Bastante normal, cuando tienes a una delegada del gobierno tan cafre como para permitir que se junten los participantes de un evento papista con los que quieren reventarles el evento. Pero con la noticia de hoy me ha dado curiosidad.

Dicen cosas muy de cajón. Como que el gobierno les ha dado unas instrucciones sesgadas hacia unos, y en contra del derechos de otros, atándoles las manos a la hora de hacer cumplir la ley. Y que ya que el gobierno ha demostrado que no sabe gestionar el orden público, lo mejor sería darle el control y la dirección de los antidisturbios a los jueces.

A mi me parece una idea excelente, aunque siempre hay algún Garzón entre los jueces. Solo me falta que hubieran pedido, para el caso de que no se acepte la primera idea, un protocolo para encausar a la próxima delegada cafre del gobierno por cuya culpa se monte otro pollo. Y tampoco estoy muy de acuerdo el orden de culpabilidades que establecen:

La plataforma sindical culpabiliza de esta situación en primer lugar a los ‘indignados’ por «no querer aceptar el juego democrático de un Estado de Derecho» y después, a la delegada del Gobierno en Madrid, María Dolores Carrión, y al anterior ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y al actual ministro del ramo, Antonio Camacho, «porque no han salido nunca a defender a su Policía y han hecho oídos sordos a las quejas reiteradas».

Pues no. Las violentas huestes juveniles son lo que son, y siempre van a aprovechar el campo que les dejen libre. Oportunamente azuzados por los inevitables antisistema de toda laya. Es así como está hecho el mundo, y no se puede evitar. Lo que sí se puede evitar es que la delegada del gobierno sea cafre, y de eso la culpa la tienen sus superiores, que la han nombrado y no la han controlado. Y eso si no le han dado las órdenes a ella directamente, que parece lo más probable. Así que en mi opinión las responsabilidades son las que dice el sindicato de policías, pero justo al revés.

Después de la noticia he tenido curiosidad por ver el vídeo. Alucino, vecino. ¡Qué escándalo! La maldita niña se les pone chula a los polis –¿¿¿qué passsa???-, después de insultarles, ¡y sólo le dan un bofetón! Esquivando además la cara.

¿Violencia? La policía es violencia. Por eso llevan pistolas, porras, y sus artilugios. Y los padres de la niña deberían de estar agradecidos porque un poli le haya dado a la chulita la educación que no parece haber recibido hasta el momento. Con suerte hasta deja de ser imbécil.

Lo del fotógrafo es más chungo, pero es que parece que algunos pipiolos son extraterrestres, o algo así. ¿Tanto cuesta comprender que cuando vuelan las hostias conviene guardar alguna distancia? Pues a hostias se aprende. Y tampoco ha sido para tanto. Lección barata.

Para mi que los polis son muy moderados en este vídeo del supuesto escándalo. Y el que le llame a eso violencia policial, lo mismo puede proponer que para antidisturbios saquen a las calles a un coro castrati, cantando gorgoritos. Igual eso es lo que quieren. Miedo dan.