Luis H Les

Empezaré por decir que yo sí soy: JOSÉ LUÍS HERNÁNDEZ LES ; -NO-,el que tras una cuenta de correo De: José Luís Hernández Les [mailto:15mlibertadexpresion@gmail.com se disfraza de mi, para difundir un pensamiento que no es el mío y con la libertad que me confiere mi dignidad humana; pretenderé aclarar cada día que tenga unos minutos, para relatar las no pocas razones por las que rechazo un proyecto político que desde una teórica ambición democrática, pretenden exigir a los demás, lo que no tienen, lo que no creen desde una astucia política que se apropia de un verbo que son incapaces de llevar a la práctica por razones que no voy a analizar por el momento.

Para los que no me conocen empezaré por decir que soy uno de los que aquel “septiembre en la casa de Campo firmamos un compromiso con la sociedad y la democracia.” Una persona con ese perfil que tanto ha presumido Rosa Díez. “Personas maduras, con la vida resuelta, de formación moral e intelectual de cuya media carecían otros partidos, y con el entusiasmo propio de quienes luchan por una sociedad mejor, sin expectativas de proyecto personal – muchos como yo estábamos jubilados –, pero con ideas, valores, lealtad y experiencia. Yo fui la persona que propuso al partido que si no teníamos medios, lanzásemos el mensaje en la calle del que hoy, tanto presume Rosa Díez. La verdad es qué, inicialmente formamos un elenco tan capaz como que sin medios , hicimos posible abrir paso en el Parlamento a Rosa Díez que además, aprendió tan bien “nuestro mensaje”, que hasta queda bien cuando le permiten hacerlo aunque luego, tristemente demuestra su equipaje intelectual porque parece un disco rayado, a pesar de sus tablas, aunque todavía ha de aprender a gritar menos, porque si os dais cuenta, siempre termina con el volumen de voz, de quien no tiene razones.

Tristemente C.M. Gorriaran con la bendición de Rosa Díez, se encargó de limpiar del partido a los entusiastas fundadores CON LAS NUEVAS PURGAS – QUE DICEN FORMAS – DE HACER POLÍTICA que algún día comentaré.

Gorriaran, desde una arrogancia intolerante y antidemocrática; desde un totalitarismo rancio y contrario a lo que dicen defender; desde la prohibición del debate; desde la elección a dedo de los menos capaces; desde las expulsiones a dedo conculcando la dignidad de los afiliados, y sus derechos más elementales establecidos estatutariamente; desde los insultos y la prohibición a participar en el Congreso, sus blogs o en otros, asoló la democracia en el partido y el partido mismo.El Sr. Gorriaran es el ejemplo de quien habiendo estudiado mucho, posee mucha información pero – por los hechos – no ha sabido – en mi opinión – digerir y es, como Rosa Díez, ejemplo de quienes haciendo lo contrario de lo que dicen, matan la semilla que presumen querer sembrar.

Retomando los motivos, “el impostor/a” – ¿¿?¿?¿ – que utiliza mi nombre, ha enviado hasta la fecha tres correos con distancia en el tiempo suficiente, para poder haber recibido disculpas, rectificación o rechazo de UPYD por tales hechos, cuyo silencio habla por si solo. Quien quiera que sea su autor/a, ganará las simpatías del creador de las “nuevas formas de hacer política” y hasta podrá contar con su apoyo en el pueblo de turno para profesionalizarse en política, en una demostración que para algunos el fin, justifica los medios, de que todo vale en política, de que la política es cosa de listos, astutos y desnutridos de valores.

La reflexión de todo esto se dirige a quienes siendo aún afiliados de UPYD, todavía defensores de la democracia, luchen en el partido para que se abra el debate, para que se reconquisten en el partido las razones regeneradoras para las que nació. Se puede ser cómplice por acción u omisión, pero la política solo tiene sentido cuando se defienden los valores, las libertades, los derechos humanos, la cultura; cuando los fines no justifican los medios, cuando somos capaces de discernir entre “SER Y NO SER”

Fdo. J.Luís Hernández Les