No se han cortado un pelín. No se avergüenzan de lo que han conseguido hasta el momento, e insisten en su pretendido derecho de asustar y callar a los demás. Pero hasta el más rudimentario western te explica las opciones que tienes cuando los matones llegan al pueblo. Te puedes acoquinar y tratar de templar gaitas, pensando que ya pasará. Lo que conseguirás será una tiranía insoportable. O puedes enfrentarte a ellos, y dejar claro que jamás vas a aceptar la tiranía del violento, porque el violento no te da miedo.

Si prefieres la segunda opción, un mundo libre, cuanto antes lo hagas menos costará. Porque mientras esperas, crecen.

Foto Herman Tertsch

Y esta última foto viene del relato de Fernando Lázaro en Orbyt, sobre el ataque de los babuinos en Sol [–>]:

 



Fin
(Si hay algo debajo, es publicidad. A veces ha sido engañosa)