ACABAR CON LA DEMOCRACIA DESDE DENTRO DEL ESTADO

Artículo de Estigma en “Voto en Blanco” del 30 de julio de 2011

Con un breve comentario al final:

GOLPISMO INSTITUCIONAL

Luis Bouza-Brey (31-7-11)

En la obra de Maurice Joly “Dialogos en el infierno entre Maquiavello y Montesquieu”, se nos habla de algo peor que el anarquismo que se incrusta en la sociedad sin apenas darnos cuenta, de como un poder autoritario se instala en una sociedad aparentemente democrática. Mientras Montesquieu piensa que la democracia sigue avanzando y que es imposible un retroceso, Maquiavello piensa que un poder despótico que no es posible concebir se introduce en nuestra sociedad y lo hace de manera tan sutil que confisca el poder de forma que todos lo toleramos, un nuevo poder que pasa inadvertido a los ciudadanos de las democracias.
Un poder que utiliza el engaño y las estrategias tales como el miedo al terror anarquista, el miedo al desorden y las técnicas para la manipulación de la opinión pública para afianzar el camino hacía el poder. Incluso se utiliza a la prensa mas próxima como artimaña para hacer ver que se es criticado por la prensa y por tanto hay libertad de expresión, dejando claro que uno de los pilares del despotismo es la subinformación.
Se trata de destruir a los partidos políticos, de quitar al Parlamento la iniciativa en la producción de las leyes, de politizar el papel económico del Estado a través de la Banca, crear jurisdicciones especiales (Estado de alarma), guerras con algún pretexto, acabar con la independencia de la Magistratura, crear diputados incondicionales etc…. ¿Os suena?

Es un manual del despotismo moderno para transformar un régimen democrático en una dictadura o régimen autoritario por el arte de desgastar las instituciones sin necesidad del golpe de Estado. Es la usurpación de la democracia mediante la subinformación que hará que los ciudadanos aceptemos la realidad tal y como nos venga impuesta.

Sin duda, los cambios se están produciendo como si de una agenda se tratara, se nos fabrica la crisis, se crea el desempleo, los desahucios, embargos, comienzan las guerras con cualquier pretexto, se empieza a perder soberanía en algunos países, las manifestaciones son síntoma de desorden y anarquía y se va creando el campo abonado para que el sistema se blinde mientras la subinformación que le llega al ciudadano lo tiene entretenido y preocupado, psicológicamente aterrado.
En pocos días hemos visto como se ha reformado el Código Penal en lo que se refiere a la acusación popular que desaparece para hacerse cargo el Fiscal de la instrucción de los sumarios, es decir, asuntos importantes no podrán, como hasta ahora, salir adelante gracias a la intervención de asociaciones ciudadanas que interponen la denuncia ni al juez imparcial que la instruye, la primera desaparece y será el Fiscal subordinado jerárquicamente y dependiente del Gobierno el que se haga con el trámite.

Otra de las leyes que se modifican es la que hace referencia a la responsabilidad civil de los políticos, partidos y sindicatos que quedan exentos con la impunidad que les ofrece este regalo del régimen. Y por último, la reforma de la LOREG que expulsa del sistema electoral y de su participación a los partidos políticos que no sean los que hoy se alternan el poder.
Nada ocurre por casualidad y como decían Maquiavello y Montesquieu en sus diálogos en el infierno, estas cosas ocurren cada vez mas sutilmente en las sociedades más avanzadas donde la psicología del terror o la doctrina del shock son de más efectividad que las guerras, transforman sin destruir. Todo un avance.

Breve comentario final:

GOLPISMO INSTITUCIONAL

Luis Bouza-Brey (31-7-11)

Estas dos últimas legislaturas, a consecuencia de la inepcia, el sectarismo y la falta de principios de la mayoría gobernante, se ha producido un auténtico Golpe de Estado Institucional, facilitado por el control de la función jurisdiccional por el Gobierno apoyado en la dominación parlamentaria de la coalición mayoritaria, y a veces incluso con la ayuda de la oposición, como es el caso de la reforma de la LOREG.

Se comenzó con el otorgamiento de grupo parlamentario a los aliados del PSOE aunque no reunieran los requisitos legales para ello, se continuó con las leyes de paridad, con el Pacto del Tinell, con el Estatuto de Cataluña, con la negociación oculta con ETA, y se finaliza con las tres últimas normas de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, de la irresponsabilidad de las  organizaciones políticas y del ataque descarado al pluralismo político ajeno a la casta gobernante mediante la reforma de la LOREG.

Esta última decisión ha sido apoyada incluso  por el PP, que no se da cuenta de la gravedad de esta decisión, que puede afectar a la validez de las próximas elecciones si alguno o varios de los grupos excluidos plantean un recurso de amparo contra la reforma de dicha ley.

El blindaje de la casta gobernante es total, y aunque de momento somos una minoría los que percibimos el golpe, el sistema va perdiendo legitimidad a chorros, y no podrá continuar funcionando normalmente durante mucho tiempo.

Si a ello se añade que, en el caso de ganar el PP, se puede encontrar con un frente nacionalsocialista contrario a su Gobierno, si no cede en las pretensiones soberanistas políticoeconómicas de los carconacionalismos, el futuro de la democracia en España es negrísimo, pues el sistema hace aguas por todas partes, debido a la crisis económica,  política e institucional.