Empecemos por la oferta. Le ofrezco mi voto y mi apoyo crítico a Ciudadanos, si mantiene la propuesta de contar los votos en blanco en las elecciones, y dejar vacíos los escaños que les correspondan. Y si, además, hacen un poco de pedagogía del asunto – no vale que lo tengan escondido en el programa.

Y sigamos por la tesis. Se puede defender que lo racional es votar al PP para salir de la merdé en que estamos. Y se puede defender que es más sensata una crítica al sistema completo, ya que es lo que nos ha traído hasta aquí. Pero la segunda opción es delicada, puesto el sistema no tiene un mecanismo valido anti mamandurria, o de control de la misma.  ¿Como se podría instaurar, a través de la mamadurria ? ¡Venga ya! ¿Con un partido político ad hoc? ¡Sí, como UPyD!

La alegre muchachada del 15M nos ha enseñado muchas cosas. Entre otras, cómo no hacerlo. Ha sido un perfecto despropósito desde el principio hasta el caos actual. #No les votes, decían. ¿Y a quién? ¡A los de la ley Sinde! Al PSOE, PP y CiU, que los demás son fetén, al parecer. Bildu, mismamente.

Jóe, con España desparramándose por las alcantarillas, los millones de parados, y lo que mola en preocupación y protesta es la ley Sinde. Y luego, los de “democracia real ya”. Probablemente no saben ni la mitad de los distintos intríngulis del asunto, pero lo quieren “real”, y “ya”. ¡Ea!, conocerte es amarte, baby. Y a tomar las plazas y dar mucho por saco, para pedir …  – bueno, no sé, ¡democracia real ya! Pues ya tenemos “democracia real ya”.

¿Y ahora, qué vamos a hacer con tan real e inmediata democracia?

Infinitamente mejor los escaños vacíos. Es la perfecta válvula de escape del sistema, sin joder a nadie. Es incluso la perfecta medición del estado del sistema; la forma de saber si funciona medio bien, o no funciona. Y si lo atascas, porque hay demasiados escaños vacíos, ya saben los partidos que tienen que espabilar para convencer a la gente de que les vote a ellos, en vez de dejar los parlamentos semivacíos. Entonces sí no les quedaría más remedio que escuchar, y hacer su labor en condiciones. Pero claro, no es divertido, no es espectacular, y encima hay que pensar. Y mientras no seamos capaces, tendremos a los cafres gozándola con el escupitajo al diputado, y consiguiendo cualquier cosa entre la nada y un gorila Chávez. Sin darse cuenta de que a la mamandurria le duele más un escaño desaprovechado que todos los escupitajos del mundo.

Así que ahí queda mi oferta a @Albert_Rivera. Pero solo  si mantiene la propuesta de contar los votos en blanco en las elecciones, y dejar vacíos los escaños que les correspondan. Y si, además, hacen un poco de pedagogía del asunto. Y si no, a CenB. Es puro civismo, y debería pedirlo incluso el que no piensa usarlo. Mucho mejor los escaños vacíos por los votos, que porque los cafres impiden entrar a los diputados. Y quitas razón a la protesta salvaje, puesto que habría soluciones elegantes para protestar. – ¿Elegantes? ¡La hemos jorobado, jamás funcionará! -.