Ahora se llevan todos las manos a la cabeza, y Mas el primero. Menos el subni, al que “no le preocupa”. La noticia es conocida. 2.000 cafres (Alicia les llama “indignados”, como si los demás estuviéramos bailando la conga) han cercado y secuestrado el Parlamento de Cataluña. Según Alicia, pacíficamente.

Y debe ser un escándalo porque, ¡oh lá lá!, es una “parlamento democrático”, y bla bla bla. ¿Está claro, no? La mamdurria ni toser, pero la tienda o la empresa del vecino, que se joda. La mafia es intocable, por contra del vil pueblo. Los cafres pueden putear infinitamente al resto de ciudadanos (si los cafres son o parecen “de los nuestros”). A los vecinos, a los tenderos, a los trabajadores, a los empresarios, a quien sea. Menos a los intocables, faltaría más.

Pues no trago. Me parece estupendo que los dioses prueben la vida de los mortales y, sobre todo, que prueben aquello que han sembrado. Mucho mejor en los parlamentos que en Sol. Porque el cafrismo no surge espontáneamente. Requiere una muy cuidadosa, intensa e inagotable educación Alicia. Años y años de convencer a los pequeños bestias de que la violencia no es violencia si la causa es buena. De que todo es relativo en este mundo, y “los nuestros” pueden permitirse lo que nunca se soñaría en permitir a “los otros”. O que el gran ideal, la patria, o su puta madre en el trampolín de la muerte, convierte al cafre en héroe, al asesino en gudari, y al Ché Guevara en Francisco de Asís.

¿No es esa la filosofía? ¡Pues que se traguen ahora su filosofía! Los jóvenes mastuerzos sólo están aplicando lo que con tanto esfuerzo les han inculcado. Nosotros nos saltamos por el forro lo que digan los tribunales, el Constitucional, quien sea, y ellos hacen lo mismo. ¿Qué querían? Y tenía que ser Barcelona, claro. La más progre, más Alicia, más nacionalista. La más de cualquiera que sea la causa sagrada. Si tienen a los angelitos que tienen en el parlamento, ¿qué esperaban tener en el extraparlamento?

¿Y qué hacemos ahora, cuando la bestia ha aprendido a morder, pero no sigue las instruciones del domador? Ni idea, pero atentos a la pantalla. Está muy entretenido. Todo lo más, les darán las alcaldías y diputaciones, y lo que venga. Como en Vasquilandia.

Acojonante.

Última hora: Dicen que López Tena (el gordo de la foto) se ha negado a contestar a los periodistas en español, porque los que le insultaban le insultaban en español. ¿Y para qué le quieren preguntar al gordo?