Poco le queda, y con pinta de como el otro baasista, Sadam Hussein.