No es por molestar, pero entre los grupos políticos organizados, se puede medir perfectamente su grado de afición a la libertad, a través de su relación de mayor o menor entusiasmo con el #15M y las acampadas de psicoterapia colectiva.

En primera posición, y por orden, FE de las JONS [–>], los grupúsculos de ultraizquierda,  ETA, e Izquierda Unida.

En posición desconocida, como siempre, el Partido de Rosa Díez, de nombre oficial UPyD. Por una parte Dominatrix dice que ellos estaban antes, pero Gorrigorri habla con su chispa habitual de “chicos ricos jugando a egipcios”.

En segunda posición, el gran PSOE.

En tercera posición, los nacionalismos menos colectivistas, haciendo el mudo. Eso de que sea en toda España y al mismo tiempo, sin diferencias locales, pica un huevo.

En cuarta posición, el gran PP, que hace como muecas, pero con disimulo. En los países normales …

En quinta posición, el PP-Esperanza, directamente en plan de reto callejero.

Y fuera de categoría, puesto que son los únicos en coger el toro por los cuernos de la tesis, algunos liberales y García Trevijano.

Nada nuevo. Sector totalitarismo y sector sectarismo, de izquierda y de derecha; y los  liberales comiendo aparte.

También hay otro tipo de reflexión, ya que estamos en jornada de reflexión. Mirar a otros países, y comparar aquellos en los que predominan las filosofías de los abajoacampantes, con los que se alejan de las mismas. En plata, ¿cuáles tienen más paro y miseria ?

Actualización:

Como lo que ve García Abadillo coincide con lo que he visto yo, y no muchos lo dicen, lo pongo: