Lo pregunto para que los que lo sepan, o imaginen, lo expongan. Por mi parte, avanzo la composición que me he hecho siguiéndoles un rato en Twitter [#15mani], y mirando las fotos de las pancartas. Pero vaya de antemano que me parece un éxito la gente que han sacado a la calle, aparentemente al margen del sistema – aunque de eso no estoy tan seguro.

Mi respuesta a la pregunta: Democracia-real-ya me parece, resumiendo, el estallido de descontento de la LOGSE ante el fracaso de la filosofía LOGSE.

Las pancartas que he visto, y he visto muchas, tienen básicamente un tema común. Los derechos económicos que les han sido robados por banqueros y políticos. Y su negativa rotunda a tener ninguna obligación que acompañe a esos derechos. Ellos no son de este mundo (“vuestra crisis”), ni tienen intención de arreglarlo (“no la pagaremos”). Tienen derechos – al trabajo, al pan, al techo – y los malos se los han quitado. Pero no he visto ninguna preocupación por averiguar de dónde salen ese trabajo, y pan, y el techo.  Parece que piensan que crecen de los árboles, y que algún pervertido les está impìdiendo cogerlos. El mundo es un cuento de hadas, y si no funciona solo puede ser porque están ganando los malos. Bastará con señalarlos para que todo se arregle. Los cuentos, y la LOGSE, son así.

Su web es un batiburrillo de ideas contradictorias, pero eso puede tener explicación en que hayan amalgamado gente demasiado diversa. Se entiende. Pero las pancartas, sobre todo las indivuales, expresan todas la misma idea. La economía por decreto. No parece mucha novedad. En Cuba y en Venezuela siguen en ello. Y el lema tampoco tiene desperdicio. Se ve muy bien en esta foto de El País:

Pobres criaturas. La generación más preparada de la historia de España, dicen, y todavía no han comprendido lo más elemental. ¿Si no eres ni siquiera mercancía, quien te va a comprar, y para qué? Ya, el estado. Lo tenemos claro.

¿Tiene futuro la movida? “Revolución ética” le llaman. Busca “la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas”. No me imagino a los políticos preocupados. El descerebramiento ha funcionado, y les van a dar lo que quieren. Llevan mucho tiempo en ello, y por algo los “revolucionarios” están pidiendo exactamente lo que los políticos quieren que les pidan. Protección.