El presidente fracasado ha estado este fin de semana en Durango, celebrando la fiesta socialista de la rosa. Y ha lanzado un mensaje especialmente canalla.  Que hay que atacar a los que no ayudan a quienes “trabajan por la paz”. Que los buenos son los que “trabajan por la paz”, y los malos son los que ponen trabas a ese trabajo.

¿Estará nervioso Zapatero porque el tiempo ha demostrado tan sobradamente su incapacidad, y el fracaso de todo lo que ha emprendido? Porque resulta increíble que incluso alguien tan poco inteligente como él sea incapaz de comprender las consecuencias de lo que está diciendo.

–  ETA lleva muchas décadas trabajando por la paz. Trabaja tanto que hasta asesina por ello.

– El GAL estuvo también unos años trabajando por la paz, y asesinando. ¿O acaso piensa el fracasado que los gobiernos de Felipe González tenían un objetivo diferente de la paz?

– Franco también luchó por la paz, y tuvo un gran éxito. Una bien larga y gorda, de más de 40 años.

Y podríamos seguir infinitamente con ejemplos de trabajadores por la paz, cuyo elemento común que la cárcel resulta el mejor lugar para guardarlos. Hay imbecilidades, o canalladas, que da demasiada pereza desmenuzar.

Además de ideas-fuerza copiadas a Franco, la fiesta de la rosa de Durango ha producido una imagen icono.

Es curioso; Franco también era un entusiasta de los “coros y danzas”. Cuanto más son lo mismo, más se parecen entre sí.