En general, soy un entusiasta de GMail. También de Google, aunque me da miedo tanta acumulación.  Pero hoy tienen una noticia divertida. ¡La tecnología latina, incorporada a GMail!

Han descubierto, con estupor, que los españoles, italianos, etc, nos comunicamos mucho mejor. Porque hablamos (también) con las manos. Parece que ya no mola el hieratismo nordeuropeo, y se han puesto a “enseñar” a la aplicación de correo electrónico a interpretar gestos, para poder comunicarse con ella más eficientemente.

¿Más eficientemente? Lo dudo mucho. Su idea es que el teclado y el ratón son “obsoletos”, aunque no alegan mayor razón que el tiempo que llevan con nosotros. Y proponen una especie de lenguaje de sordos para computadoras. Queda espectacular, pero va a haber que aumentar la ingesta de calorías, porque parece que estás en un gimnasio en vez de escribiendo un email: