No lo entiendo. Para Ruby, todo lo más, habría que pedir el procesamiento con vistas a la cárcel. Pero la dimisión sólo se le puede pedir a Zapatero.

Pues no. Marianín no sabe / no contesta;  está ocupado viendo Teledeporte. Y Soraya Ñiñiñi pide la dimisión de Rubalcaba, por un motivo tan alucinógeno que no soy capaz de recordar. Algo referente a la confianza, o credibilidad, o  algo así. A ver, Sorayita; ¿si ZP pone de ministro del interior a Ruby, para dar gusto y consuelo a la ETA, tú pides la dimisión de Ruby? ¿Si tu marido se va de meretrices, tú pides la dimisión de las fulanas? Y González Pons, el fantasma del cambio climático, tras la estela de Soraya. Esto es el PP. Teledeporte, y niñas ñiñiñi.

Está la teoría de que ahora el PSOE tiene una política más antiterrorista que proterrorista, lo hace bien, y pelillos a la mar. Pero para aceptar eso hay que tragar con la especie de que “el fin de ETA”, firmado por ETA (muchas gracias), es algo maravilloso. Que viene a ser como si Eliott Ness, en vez da agarrar a Capone (Alfonso, no Alfredo) por los centavos, hubiera negociado un pacto para reconvertir su actividad mafiosa en un negocio bendecido por la ley. Y de vez en cuando detuviera a algún miembro de la banda, para convencerles de la bondad del pacto y firma. ¿Sería maravilloso? Hay quien sostiene que si. Según Guerrita, hay gente pa tó.

Añadido: Santiago González en El Mundo.

Que acaba así:

Confieso que estas intimidades resultan algo más obscenas, incluso, de lo que uno podía imaginar. Este lenguaje de germanías compartido, el código del hampa. Joder, qué tropa.