Que sí, que los esforzados muchachos de la climatología alarmista te mienten, aunque no te lo puedas creer. Ellos insisten en que el calentamiento global es peor de lo que pensábamos, pero la realidad es que son ellos los que mienten “peor de lo que pensábamos.

¿El asunto? Se empeñaron en demostrar que las temperaturas que ten emos es algo sin precedentes en los últimos mil años. Y para ello se pusieron a crear las temperaturas del pasado y a comparar esa creación con el presente. Usando unos proxys (medidas indirectas). Solo que jugaron con las datos tanto como necesitaron, para aparentar que eran algo serio, cuando no lo era.

Lo que sabíamos era que habían borrado lo datos en la parte moderna, en la que los proxys no coincidían con los termómetros. -¿Oiga, y si ahora no coinciden, por qué iban a coincidir antes? Pero es aun peor. También borraron los datos del pasado cuando no coincidían con el cuento que querían vender: una temperatura muy estable durante mil años, y un subidón moderno.

El gráfico, publicado en Science en el año 1999:

La parte rosa de la curva es lo borrado. La raya negra son termómetros, no proxys. Y los proxys no sirven ni como papel de retrete, si te ponen los datos enteros.

La idea es que la trola circule, según piden los blogs de los que lo saco. Climate Audit (el original), WUWT, y Desde El Exilio: