Parece que si aquí el único que se mueve es Alcaraz, habrá que ir con Alcaraz. Y si se trata de que los Faisanes empiezan otra vez con que …

cada “intento” ha sido un “proceso de aproximación al fin” y ha supuesto un fortalecimiento del Estado y un debilitamiento de ETA.

… habrá que explicarles que es exactamente lo contrario. Que el dinero y poder de ETA en los ayuntamientos, permitido por los Faisanes, no debilita a ETA, sino que la mantiene viva. Exactamente igual que cuando la policía faisana avisa a los etarras para que se fuguen, y no los pueda detener la policía no faisana. Y que no es verificando una voluntad inexistente de dejarlo, como se acaba con ETA. O que el último rebuzno etarra no contiene ningún elemento que una policía medio normal, o un ministro de Interior medio normal, puedan si quiera comentar como dignos de atención.

No se trata de ETA. ETA que diga misa, o que baile la danza de la lluvia disfrazada de Ku Klux Klan. Vale con acosarles y detenerles con suficiente intensidad y tesón. Aquí de lo que se trata es del Faisán. De que Ruby los meta otra vez en los ayuntamientos, él sabrá a cambio de qué. O de manifestarse y atacar políticamente a Rubalcaba, para que no lo haga. Por ejemplo, en la próxima mani  de Alcaraz. Porque si estás esperando a que lo haga el PP, o cualquier otra oposición, ya puedes ir buscando un buen asiento, porque te vas a cansar.

La última vez quedó más que claro que no puedes esperar a ver si los mete o no los mete en los ayuntamientos para protestar, porque si esperas ya los tienes dentro, y la protesta no sirve. Y la situación es exactamente igual que la anterior. El Ku Klux Klan haciendo como que dice algo, sin decirlo, y Rubalcaba haciendo como que el Ku Klux Klan hubiera dicho lo que no ha dicho. Y todos haciendo como que olvidan que no se debería tratar de decir, sino de hacer. La ley y la justicia nunca juzgan a alguien en función de que “esté por la paz”, o no esté, sino en función de que haya asesinado, o intentado asesinar, o colaborado con los asesinos. Esa es la cuestión, y no la palabrería de los asesinos … o la del Faisán.

Batasuna está haciendo esfuerzos por volver a la legalidad, pero le falta el esfuerzo máximo de romper con ETA [–>]

¿De verdad? ¡Como la última vez? ¿Y que debe de hacer un ministro del Interior con quien “hace esfuerzos por volver a la legalidad”, o sea, con quien está manifiestamente fuera de ella? ¿Darles palmaditas? ¿Meterlos en los ayuntamientos?

Lo dicho, ayudemos a Ruby a pensar. El día 5 a las 5, con Alcaraz. O con quien sea. Y olvida a los partidos, que están a lo que están.