Vía WUWT y Climate Audit.

Acaba de salir un estudio en una de las más prestigiosas revistas de estadítica (según Steve McIntyre):

A Statistical Analysis of Multiple Temperature Proxies: Are Reconstructions of Surface Temperatures Over the Last 1000 Years Reliable?

Sin molestarse en juzgar la calidad (muy discutble) de los proxys, sino con el puro análisis estadístico, confirman y expanden los análisis realizados por McIntyre y McKitrick, que tanto hacen berrear a los calentólogos. Y confirman lo que decía el informe Wegman. Que los climatólogos usan, y a su manera, una estadística de andar por casa. No se relacionan con los estadísticos académicos, y pasa lo que pasa.

While the literature is large, there has been very little collaboration with universitylevel, professional statisticians (Wegman et al., 2006; Wegman, 2006). Our paper is an effort to apply some modern statistical methods to these problems. While our results agree with the climate scientists findings in somerespects, our methods of estimating model uncertainty and accuracy are in sharp disagreement.

Cosas sueltas:

  • Concluimos inequívocamente que en los datos no hay evidencia de un largo “mango” de palo de hockey que se extiende hasta el año 1.000.
  • Este “mango” largo y plano del palo de hockey se entiende mejor como un rasgo de la regresión (estadística) que como un reflejo de nuestro conocimiento. de lla verdad.
  • Como los datos no se modelan con facilidad por un proceso simple autorregresivo, se sigue que el número de observaciones realmente independientes (el tamaño efectivo de la muestra) puede ser demasiado pequeño para una reconstrucción precisa.
  • Los científicos del clima han subestimado mucho la incertidumbre de las reconstrucciones basadas en proxys, y de ahí han tenido una confianza exagerada en sus modelos.in their models.
  • No somos los primeros en observar este efecto. Se mostró, en McIntyre y McKitrick (2005a,c), que secuencias aleatorias con complejas estructuras de dependencias locales pueden predecir la temperatura. Su método ha sido ampliamente rechazado por la literatura climatológica.
  • Además, incluso modelos basados en proxys con una cantidad aproximadamente igual de habilidad predictiva, producen proyecciones inversas chicantemente diferentes. Algunas parecen palos de hockey, pero lamayor parte no.

El palo de hockey queda así:

Antes (según Mann y los calentólogos).

palo de hockey de mann

Y ahora (corregido por los estadísticos).

Enlaces:

El estudio.

WUWT.

Climate Audit.

Lubos Motl.

¡Vaya semanita que lleva la algorería! La verdad es que es darle el tiro de gracia a un muerto. Nadie, salvo los más mamporreros de los alarmistas defendía ya el palo de hockey. Pero la literatura científica de refutación era escasa. Poco más que M&M, y, parcialmente Von Storch – Zorita. Desde ese punto de vista esa era la patada que faltaba.