PM, yo ando descolgado, pero no del todo, así que hoy acabo de ver este artículo de Pablo Sebastián que me parece conveniente comentar y criticar. Por eso te lo mando, por si consideras que conviene hacer algo con él.

http://www.republica.es/2010/08/12/esperando-a-rosa-diez/

Yo no haré nada pues no deseo abandonar mis prioridades vacacionales por UPyD.

Un saludo

Luis Bouza

Gracias, Luis. Lo pongo, por si se animan. El artículo me ha sorprendido. Casi un drama. Lleva dentro la respuesta a las preguntas, pero el coro no puede verlas.

Aunque a veces sea difícil definir el “centro” político, pensar que este partido -que no es más que una persona y media, pueda ser imaginado como “centro” de nada, produce estupor. Ellos mismo se sentirían ofendidos por la idea, y así lo han expresado a menudo.

Con cifras marginales siempre es fácil ver, o al menos soñar, crecimientos espectaculares. Lo que cabe preguntarse es por qué un partido supuestamente de centro, no contaminado por el desprestigio de la clase política, y con una aura de novedad y modernidad (cuyo fundamento se me escapa por completo), no ha despegado ya lo suficiente como para dejar de ser marginal. Nunca se ha visto una situación más propicia para un invento como el de Rosa Díez. A babor, ya estribor.

Tampoco se pregunta Sebastián por qué se detectan apoyos exactamente en los sitios donde UPyD no tiene el menor sentido. Pero sí; vamos a ver como se comporta -no la inexistente UPyD sino Rosa Díez- en el otoño caliente. Porque a mi me da que pedirle un discurso “técnicamente más completo y políticamente más claro” es pedir lo imposible. Hay cosas que son incompatibles con la demagogia. Pero como dice PS, veremos.

Esperando a Rosa Díez

Pablo Sebastián

A este país le vendría muy bien una tercera fuerza política que reciba los votos que huyen del PSOEy los desencantados del quietismo misterioso del Partido Popular. Y puede que esa tercera fuerza política, que en su día intentó IU con Anguita por la izquierda y Adolfo Suárez con el CDS por el centro derecha, sea si las cosas siguen como van el partido que lidera la diputada Rosa Díez, UPyD, si es que los poderes fácticos de este país, la banca y los medios de comunicación públicos y privados, le prestan la atención que se merece en vez de discriminarla con el discurso lánguido del voto útil. Los de la derecha para decir que hay que echar a Zapatero y no que se puede desperdiciar ningún voto, y los de la izquierda para intentar que no se les hunda el partido socialista en las próximas citas electorales. Y estaría muy bien que Rosa y su partido entraran en liza en la batalla de Madrid donde se podría convertir en la bisagra definitiva.

Para empezar conviene destacar que en la última encuesta del CIS el partido que más sube electoralmente en términos relativos y porcentuales con respecto a los comicios generales de 2008 es el de Rosa Díez con un 3,8 por 100 de intención de voto, lo que la sitúa en el quinto lugar nacional de la encuesta tras el PP (41,2,) el PSOE (34,4), IU (5,1) y CiU (4,1). Pero a sabiendas que CiU sacó en las generales sólo el 3 por 100 y que si ahora está en el 4,1 es porque tiene a la vista las elecciones catalanas, pero pasada esa cita UPyD será sin lugar a dudas el cuarto partido nacional, a tan sólo 1,3 puntos de IU. Una diferencia que no será difícil de superar de aquí a las elecciones de 2011 donde los de Díez podrían acercarse y superar el 5 por 100 de los votos españoles.

Sobre todo porque la decadencia de Zapatero es imparable y las clases medias lo van a sacar del gobierno, a pesar del inmovilismo del PP, y también porque Rajoy no logra levantar el menor entusiasmo y vive de sus expectativas como mal menor frente al caos que adorna al PSOE. De manera que la orfandad del voto de calidad español del centro político y social tendrá en Rosa Díez y su partido, si hacen las cosas bien y si se les deja sacar la cabeza, una buena oportunidad. Y no sólo en las elecciones generales sino también en las municipales y las autonómicas que se acercan porque se están detectando importantes apoyos a UPyD no sólo en Madrid sino en otras comunidades autónomas como Andalucía o en Castilla La Mancha. Y pena da que no se haya logrado un acuerdo entre lo que queda de Ciudadanos en Cataluña y Rosa Díez porque si UPyD consiguiera algún escaño en el parlamento catalán el despegue de esta formación de centro sería mucho más rápido.

Vamos a ver cómo actúa UPyD ante el otoño caliente que se presenta, porque estos meses serán una prueba de fuego para todos, y si este pequeño partido que no cesa de crecer en apoyos y simpatías sabe estar a la altura de las circunstancias. Pero sería bueno que su discurso fuera técnicamente más completo y políticamente más claro y directo. Y no sólo frente a Zapatero sino también frente a CiU y al PP. Si en UPyD no se enteran de que sus adversarios no son sólo el PSOE sino también el resto de las fuerzas de la oposición que disputan el centro político se equivocarán. Ese suele ser un mal endémico del parlamento español, e incluso de casi todos los partidos de la oposición que sólo debaten frente o contra el gobierno y el partido mayoritario. El PP, CiU, ERC, y UPyD deben debatir también entre ellos, y Rosa Díez debe de ponerle las peras al cuarto no sólo a Zapatero sino también a Puigcercos, a Mas y a Rajoy, porque el centro político es el centro equidistante de entre estas cuatro formaciones políticas y, además, todos ellos tienen por acción u omisión una gran responsabilidad en la crisis económica, social e institucional por la que atraviesa España y UPyD lo debe denunciar.