Es el tema estrella de hoy. Un trabajo publicado por el PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences), la revista oficial de la Academia de Ciencias USA. Pretende demostrar que los creyentes del alarmismo son más, y con más publicaciones. Todos lo sabíamos. Y de paso los lista, de una forma un tanto particular. Adjudica el sanbenito de creyente o de negacionista (tal cual), según quien haya firmado alguna declaración que a los autores les parecen encajar en ese esquema.

Resulta curioso. Según ellos el 97% de los científicos del clima son creyentes. Pero cuando vas a las listas,  tienen controlados a los 3.023 más citados [–>], de los que 2.400 han firmado declaraciones en un sentido o en otro. Esas firmas es en lo que se basan para separar a los buenos de los malos. De los 2.400 abajofirmantes,  500 [–>] son de los apestados y 1.900 son creyentes fetén. El resto (600) no ha firmado declaraciones como para marcarles. No me cuadra el porcentaje.

También tienen otro sistema muy científico de medición de algo importante. La “pericia” de cada grupo (expertise). Los buenos tienen el doble que los malos. Resulta que la media de publicaciones de los buenos es de 119, y la de los malos solo es de 60. Yo creía que el problema era que no había literatura científica en contra de las extravagantes proclamas alarmistas. Y eso parece deducirse de la ausencia de tal literatura en los informes del IPCC. Pero a una media de 60 publicaciones por autor apestado, parece difícil que ese sea el caso.

También parace bastante poco científico no tener en cuenta el efecto que produce el demostrado esfuerzo de los capos de la climatología, en connivencia con los editores de las revistas, por impedir en la medida posible la publicación por parte de los escépticos del fin del mundo. O no comparar la cantidad de pasta que se dedica finaciar estudios alarmistas respecto a la que se dedica a finaciar explicaciones naturales, sin culpa del hombre.

Yo diría que se han cubierto de gloria. Desde aquí mismo quisiera mostrar mi agradecimiento y admiración por los 496 héroes que figuran el el listado de los herejes. Se puede ver pinchando en …

Los 500 héroes de la ciencia

El ambiente inquisitorial no es nuevo. Desde Greenpeace diciendo que “sabemos donde vives” [–>], hasta las listas de “negacionistas” de las diversas organizaciones ecologistas. Pero hasta ahora las academias se habían abstenido de mostrar el aspecto medieval de la nueva religión. Probablemente sea una de las horas más bajas alcanzadas jamás por una academia de ciencias y por una publicación científica. Y por una rama entera de la ciencia, si la corriente mayoritaria de la misma no reacciona a la salvajada.

Por poner un ejemplo de lo ridículo (y bestia) de ese cuento de buenos y malos, tan digno de nuestros alegres chicos de la ceja, unas palabras de Mike Hulme. IPCC puro y duro, sale el segundo en la lista de los científicos del clima más citados, y por supuesto no está en la lista de los apestados. Aún así, lo que piensa del consenso del IPCC es …

Son poco honradas afirmaciones tales como que “2.500 de los principales científicos del mundo han llegado a un consenso de que las actividades humanas estan teniendo un efecto significativo en el clima”. Este juicio consensuado en particular  se alcanzó, como muchos otros en el IPCC, por solo unas pocas docenas de expertos en el campo específico de los estudios de detección y atribución; otros autores del IPCC son expertos en otros campos.

Así que esta salvajada de estudio publicado por el PNAS, aparte de ser una solemne melonada, nos deja sin resolver la gran cuestión. ¿Por que necesitan mentir los buenos para convencernos de su “verdad”? Debe ser el signo de los tiempos. Si eres de los buenos, todo te está permitido, porque es para bien. Lo malo es que todos pueden creer que son de los buenos. Sin ir más lejos, los etarras y sus amigos.

Actualización:

Judith Curry, como se podía esperar, sí ha reaccionado.

Judith Curry Says:
June 22nd, 2010 at 7:24 am
[…]
But the most worrisome thing is the whole idea of the paper, trying to further enforce groupthink on this topic and its appeal of the IPCC group to it own authority. Isn’t this what got this group in such hot water in the first place?

Well thank goodness my name wasn’t included in either list, some combination of my not being sufficiently important or not easily categorized. I certainly haven’t signed any of those petitions. Which group do I belong with? Well, neither, but I have much more in common with Roger Pielke Sr. who is actively challenging the science (misclassified in the skeptics group), than I do with this particular IPCC group that is busy signing petitions with policy prescriptions.

Actualización II:

Lubos Motl, siempre imprescindible:

The authors have reached an incredibly surprising conclusion: the climate heretics are less enthusiastically worshiped by the AGW cult than the AGW cultists! What a surprise.

For example, the average number of papers accepted for publication that were written by the AGW cultists exceeds the analogous number for the “climate deniers”, which is the #2 keyword of the article, by a factor of two. (Naomi Oreskes has claimed that the ratio was infinity rather than two.)

This observation confirms a confidential paper written by Dr Phil Jones:

From: Phil Jones (p.jones@uxxxxx.uk)
To: “Michael E. Mann” (mann@vxxxxxx.edu)
Subject: HIGHLY CONFIDENTIAL
Date: Thu Jul 8 16:30:16 2004

[…] I can’t see either of these papers being in the next IPCC report. Kevin and I will keep them out somehow – even if we have to redefine what the peer-review literature is !

Cheers, PhilSchneider et al. bring us additional evidence that Dr Phil Jones’ ingenious strategy is working very well. Congratulations, Phil and his pals. If you keep papers written by the heretics out of the press, it surely settles all the questions and the Earth starts to boil as a result!

Actualización III:

Me corrijo. Alguna reacción de la corriente principal de la ciencia climática sí que hay, y conviene decirlo, en su honor. Eric Steig, en lo de Pielke hijo:

Wow. Roger, you know I disagree with you on many things, but not on this.
What the heck where they thinking? Even if the analysis had some validity — and from a first glance, I’m definitely not convinced it does — it’s not helpful, to put it mildly. I’m totally appalled. [–>]

Enlaces:

Los 500 héroes:

Los 3023 más citados:

La vergonzosa publicación del PNAS:

El comentario de Roy Spencer al respecto:

Lubos Motl:

Y el comentario de Pielke (hijo):

Del que destaco:

APHS10, co-authored by a leading climate scientist (Steve Schneider) and appearing in the premier journal of the National Academy of Sciences (PNAS) may very well mark a new low point in the pathological politicization of climate science. But hey, at least now we have a list. A black list.

Y:

So what does this new paper measure exactly? Hell if I know. But it is clear that in the climate debate there are good guys and there are bad guys, and to tell them apart, it is important to have a list. A black list.

Y para rematar, una discusión a todas las bandas, con participantes relevantes, incluido alguno de los autores:

http://www.collide-a-scape.com/2010/06/21/the-climate-experts/