La noticia es el comienzo de la IV Conferencia Internacional sobre Cambio Climático, 16-18 de mayo 2010 en Chicago. Conferencia digamos “escéptica” porque los alarmistas se niegan a acudir. No son capaces de jugar en igualdad de condiciones, y si no pueden abusar, no van. ¿A alguien le recuerda a UPyD?

Pajamas Media va a dar las charlas principales a través de internet. Lo malo es que el horario será un poco chungo. Pero seguro que mantienen los vídeos para poderlos disfutar a una hora conveniente. En esta dirección.

El programa de PJTV incluye:

  • Harrison Schmitt, Ph.D., former Apollo 17 moonwalker (Sunday, May 16 at 7:25pm)
  • Steve McIntyre, Ph.D., Climate audit (Sunday, May 16 at 8:05pm)
  • Richard Lindzen, Ph.D., Massachusetts Institute of Technology (Monday, May 17 at 1:30pm)
  • Roy Spencer, Ph.D., University of Alabama – Huntsville (Tuesday, May 18 at 7:50am)

Sabemos, por cotilleos de blogueros, que McIntyre hablará y explicará lo del “hide the decline”, cuyo significado tanto se empeñan en ocultar (también) los alarmistas.

Spencer, lo dijo en su blog, sobre su nuevo “paper” en Journal of Geophysical Research. Su idea de que la realimentación del sistema climático es negativa, según deduce de lo que miden los satélites, y de que la corriente principal de climatólogos ha confundido causa y efecto en la relación entre el calor y las nubes. O sea, que no es el calentaimento lo que produce menos nubes (y más calor añadido), sino una disminución natural (por los ciclos oceánicos) en las nubes lo que produce el calentamiento.

Supongo que Lindzen nos dará una visión general, y sabia como suele. Y habrá otras ponencias interesantes, de las que intentaré poneros al tanto. Y si no, en inglés, seguro que Lucía [–>] y Jeff Id [–>] lo hacen en sus blogs.

Hay que recordar, siempre, qua la discusión del clima sería otra cosa sin los blogs. Probablemente sería una no discusión como pretenden los alarmistas, los ecolojetas, y la algorería en general. Pero los blogs les han jodido el invento. Y merece la pena pararse un poco en ellos, porque es muy difícil de entender cómo tan poca cosa puede tener (a veces) tanto efecto.

Estos blogs del clima, que han cambiado la discusión -y posiblemente el mundo, son fundamentalmente cuatro. Y sus cuatro editores se juntaron en la cena previa a la conferencia ICCC – IV:

De derecha a izquierda:

  • Lucia Liljegren (The Blackboard) [–>]
  • Steve McIntyre (Climate Audit) [–>]
  • Jeff Id (The Air Vent) [–>]
  • Anthony Watts (Watts Up With That) [–>]

Ya lo he comentado muchas veces. En número de lectores, el que más tiene -WUWT- no supera a un periodicucho desconocido de provincias. Es el sitio web nº 6.577 en USA. Ninguno de los cuatro era conocido antes de empezar con los blogs. Ni en el mundillo del clima, ni en el de los medios. Y si todo el asunto fuera que han conseguido un puñado de miles de lectores, seguirían siendo igual de desconocidos e igual de irrelevantes que el hipotético periodicucho menor. ¿Cual es la diferencia? La discusión. El nivel del debate, con la posibilidad de libertad de argumentos y de contrastar lo que dicen unos y otros. Gente que sí tiene influencia entre el público, políticos y periodistas, acaban atendiendo lo que ocurre en tal espacio. Y ocurre el horror para los abusones: un discusión no controlada. Esa es la diferencia.

Hay que fijarse en eso, creo. Porque hay que exigir que pase de ser una novedad más o menos extravagante, a ser poco menos que la norma. ¿Quiere usted convencer al público de algo? Pues atrévase a tener una discusión pública. Todo lo formal que quiera, pero sin las ataduras y trampas de los parlamentos, y sin los intereses y mafias de las publicaciones de la industria de la cosa. Porque si usted no quiere ese debate, se lo van a acabar haciendo, quiera o no quiera. Y entonces nada importa que ni Al Gore, ni James Hansen o Gavin Schmidt rechacen la invitación al ICCC – IV. Están los blogs.