Post de Ceratonia

Algarrobo

O contra la deforestación, butano.

Perdón por -posiblemente- comentar cosas que ya habéis tratado. Me he incorporado tarde a tu foro (apenas hace 3 o 4 meses) y después del escándalo de estos días, esto que escribo ya huele a rancio. Pero me ha parecido interesante porque corrobora un poco toda esta farsa. Voy a dar mi opinión personal, y al final pongo la dirección de un artículo, al que hago un par de referencias.

Buscando cosas por ahí, no me había percatado de la existencia del FBCC (fORO DE BOSQUES Y CAMBIO CLIMÁTICO), que de foro tiene más bien poco, pero bueno. Leyendo un buen rato unas cuantas referencias, bastante mediocres casi todas, me he dado cuenta de la misma realidad. El colectivo de los Ingenieros de Montes se ha arrimado a la movida del cambio climático con los lógicos argumentos de la fijación del CO2, lucha contra la desertización, aumento de los incendios, etc. Es decir, “lógicamente” un colectivo tan “poco significativo”, pero con compentencias en el 50% de la superficie de España, tan desauciado desde que repobló (supuestamente con pinos endemoniados) un cuarto de nuestra geografía en tiempos del dictador Franco, tiene que aprovechar la corriente, porque a poco que se saque a relucir la importancia de la cubierta vegetal, tiene que caer dinero por narices ( o por su propio peso).

Hasta aquí todo normal. Es lógico que se quiera aprovechar la coyuntura económica a favor, sobre todo para un sector tan paupérrimo y desconsiderado, que no digo incompetente, más bien al contrario. Sin embargo el modo de sumarse a esta corriente es lo que denuncio y critico: De la lectura de los enlaces que se incluyen en el citado FBCC (parece que si no tienes siglas que incluyan la CC o algo así no eres nadie) se extrae una clara justificación y direccionamiento hacia el hecho “manifiesto” del cambio climático, aunque se reconoce que las distintas especies -forestales- llevan aquí más años que Matusalén y que por tanto no las va a pasar nada porque esto ya lo han vivido muchas veces y aquí están.

Todos los artículos que he leído parten del hecho cierto del cambio climático, y se hacen verdareras virguerías para justificar que siempre va a afectar negativamente a la vegetación. Aunque bien es cierto que se utiliza generalmente el condicional y el futuro imperfecto en los tiempos verbales. Parecen como encargos que se hayan hecho para rellenar la página web, para ocupar algún nicho en la sociedad de la discusión que debería ser un foro. Y todos con un objetivo claro, y desde un punto de partida todavía más claro.

Lo denuncio, porque esto no es ciencia. Esto no es la ingeniería que nos han enseñado. Y mucho menos en “el libro de la Naturaleza” que nos animó a abrir, leer y aprender nuestro profesor Ruiz de la Torre y algunos otros. Creo en la objetividad, en el excepticismo, en el método científico, y en que en la Naturaleza dos más dos nunca son cuatro. Podría haberse creado un foro al que se añadirían opiniones, artículos, experiencias, observaciones, … Hay un montón de gente haciendo tesis doctorales, haciendo investigación, etc. Pues no, creamos una cosa que llamamos foro para participar de la opinión que nos va a proporcionar trabajo y dinero, en vez de conseguir ese dinero y ese trabajo con un fundamento técnico, científico, demostrado.

No hay que esforzarse mucho para hacer ver la bondad de los bosques para contribuir a nuestra mejora en la calida de vida. No es muy difícil, aunque hasta ahora parece que no hemos sabido mostrarlo. ¡Qué oportunidad perdida para actuar con objetividad, con responsabilidad! y sin embargo, nos hemos vendido a la opinión del que reparte el bacalao. Esto no lo había hecho NUNCA el colectivo del que formo parte desde su creación: Más bien al contrario, casi siempre ha ido a contracorriente: Desamortización de Mendizábal, restauración hidrológica, ambiente ecologeta de finales del siglo XX, etc.

Ahora entiendo, PM, el por qué tanto “científico” se suma a esto que parece imparable.

Pero quiero terminar haciendo referencia a uno de los artículos que me ha parecido que debe salvarse de la quema: En él se analiza la distribución de dos especies genuinas de Iberia, la encina y el alcornoque. Se compara su distribución potencial y actual, con el Mapa Forestal de Ruiz de la Torre (1996-2000) y con el Mapa Forestal de Ceballos (1966). Y además se utilizan unos modelos de distribución aceptados por la comunidad científica. Pues bien, si leéis las conclusiones, la encina, que resiste casi todo en cuanto a suelo y clima, pierde extensión en el periodo entre los dos mapas. Si bien lo achacan a diferencias de precisión en los métodos empleados para la confección de cada uno de los mapas. El alcornoque, sin embargo, que exige unos condicionantes de humedad bastante concretos, y desde luego bastante más que la encina, aumenta su superficie. ¡Chocante!, ¿no?.

¡Pero esto no es posible! Si hay un calentamiento global, un cambio climático a peor, la encina debería aumentar y el alcornoque retroceder ¿no? Pues esta es la realidad. El artículo está bien, desde mi punto de vista. Pero me quedo con la frase, que copio, de la página 22, justificando la colonización de nuevos terrenos por parte de ambas especies:

Estos últimos procesos responden a la generalización del uso de los combustibles fósiles o sus derivados (el butano ha resultado ser el mejor antídoto contra la deforestación).”

Está en http://www.fbycc.org/Documentos.aspx El documento es: EVOLUCIÓN RECIENTE DEL ÁREA DE BOSQUES ESCLERÓFILOS

Muchas gracias

Ceratonia.