Unas palabras antes sobre qué gente estamos hablando. No se trata de “unos” científicos. Se trata de “The Team”, un pequeño grupo de científicos, no más de una docena, sobre los que descansa prácticamente toda la ciencia alarmista.

Prácticamente no hay trabajo alarmista, de esos que concluyen que las temperaturas actuales no tienen precedente, o de que estramos peor de lo que pensábamos, en el que no intervenga alguno de estos pájaros de “El Equipo”. Son los que nos dicen, desde el campo alarmista, las temperaturas del presente y del pasado, y nos dicen que nos vamos a achicharrar. Pero no nos dicen las temperaturas porque ellos las midan. No tienen termómetros, y no son ellos los que recogen las catas de los árboles o los glaciares, o los sedimentos de los lagos. No, se trata de los estadísticos; los que usan los datos, los “tratan”, y con los tratamientos prodigiosos producen unos resultados no menos prodigiosos.

Y dirigen los trabajos del IPCC -y sus conclusiones, e influyen en las revistas científicas, de las que también son los principales revisores (árbitros) en su tema. Cuando la gente piensa que “los científicos dicen …”, lo que en realidad ocurre es que la mayor parte de los científicos pagados con dinero público aceptan sin más crítica lo que salga de “El Equipo”. Por la cuenta que les tiene, si quieren que les vaya bien la carrera. Y cuando Nature dice que la Antártida también se calienta, o que las temeraturas actuales son las mayores de los últimos 2.000 años, lo que ocurre es que una parte de “El Equipo” ha hecho unas virguerías estadísticas bastante inaceptables, y otra parte de “El Equipo” les ha dado su visto bueno en el proceso de revisión del trabajo. Y que todos juntos, más los editores de la revista, se han esforzado después para que no se entreguen los datos y/o el código empleado en el estudio a quien quiera replicarlo independientemente. Al contrario, acabarán diciendo: no hace ninguna falta puesto que hay otros estudios “independientes” que llega a las mismas conclusiones. Solo que son otros estudios también de “El Equipo”, donde lo único que cambia es el papel de autores y árbitros, pero todo siempre dentro de casa.

¿Y qué se ve en esa filtración que te puedes descargar de aquí [FOI2009.zip –>]? Lo pillo de The Air Vent [–>], el blog del ingeniero Jeff Id que fue el primero en publicarlo:

Collusion, Corruption, Manipulation and Obstruction

  • Discusión de los procedimiemtos del IPCC para bloquear trabajos razonables publicados que dan poco calentamiento.
  • Discusión de la expulsión de revisores (árbitros) en el tema del clima que estaban abiertos a considerar trabajos de los que resulta poco calentamiento. Tienen un problema con el hecho de que esa expulsión ocurriera en GRL (Geophysical Research Letters)..
  • Discusión con el gobierno sobre la denegación de una reclamación FOIA (Freedom of Information Act) de entrega de datos. El FOIA no está pensado para las materias no controvertidas (que era la disculpa para la no entrega de datos), sino específicamente para los asuntos controvertidos.
  • Discusión de manipuación de datos. Son insinuaciones en la mayor parte de los casos, excepto en unos pocos. Pero son reales y dirigidas solo a mostrar un mayor calentamiento.

Mi impresión (PM) es que se trata de la demostración de algo que sabíamos de sobra, y que a partir de ahora ya no pueden ocultar. En realidad dos cosas. Que no se trata de científicos que pretenden averiguar lo que pasa con las temperaturas presentes y pasadas, sino tan solo demostrar una idea preconcebida que encaja con su agenda. Esta mentalidad no es inusual, aunque parezca poco científica, o poco “pura”. Y no debería suponer más problema, siempre que se pueda mantener una discusión transparente donde las diferentes opiniones tengan una razonable oportunidad de ser expuestas. Pero deja de ser razonable, absolutamente, cuando uno de los bandos en liza se dedica a silenciar al otro, en vez de contraargumentarlo. Y si lo consigue, como muestra esta filtración escandalosa, entonces se acabó la ciencia.

¿Entendéis la obsesión de las cantinelas del los alarmistas sobre que “la ciencia ya está establecida”, “ya no hay más discusión”, etc, etc? Pues preguntaros por qué iban a necesitar silenciar a los escépticos, si la ciencia estuviera concluida.

Pongamos un ejemplo, bien elocuente. Michael Mann discutiendo como desacreditar a una revista porque publica cosas que no le gustan:

“It is pretty clear that thee skeptics here have staged a bit of a coup, even in the presence of a number of reasonable folks on the editorial board (Whetton, Goodess, …). My guess is that Von Storch is actually with them (frankly, he’s an odd individual, and I’m not sure he isn’t himself somewhat of a skeptic himself), and without Von Storch on their side, they would have a very forceful personality promoting their new vision. There have been several papers by Pat Michaels, as well as the Soon & Baliunas paper, that couldn’t get published in a reputable journal.

This was the danger of always criticising the skeptics for not publishing in the “peer-reviewed literature”. Obviously, they found a solution to that–take over a journal!

So what do we do about this? I think we have to stop considering “Climate Research” as a legitimate peer-reviewed journal. Perhaps we should encourage our colleagues in the climate research community to no longer submit to, or cite papers in, this journal. We would also need to consider what we tell or request of our more reasonable colleagues who currently sit on the editorial board…

What do others think?

mike”

Documentación:

En The Air Vent:

Lubos Motl (de quien pillo también el montaje de la foto carcelaria de Michael Mann).

Un buen resumen (más completo) de las cosas que salen en los emails:

En WUWT:

Esta es una historia de hace unos meses, pero viene muy a cuento. Además, Michaels es muy citado (atacado) en los emails.

Otros sitios de descarga del paquete de documentos:

fastest (Sweden), current site, slow (US), Finland, Netherlands, Poland, Tonga, Europe, SSL, Tor