Anoche aparecieron unos comentarios en algún blog alarmista, avisando de …

We feel that climate science is, in the current situation, too important to
be kept under wraps.

We hereby release a random selection of correspondence, code, and documents. Hopefully it will give some insight into the science and the people behind it.

Creemos que la ciencia del clima es, en la presente situación, demasiado importante para mantenerla oculta.

Por ello liberamos una selección aleatoria de correspondencia, código y documentos. Esperemos que proporcione algunas claves sobre la ciencia y la gente que hay tras ella.

Y llevaba un enlace a un fichero en un FTP ruso con 64 Mb (enorme) de lo que dice: emails, código y documentos.

Aparentemente el primero en darse cuenta fue Jeff Id, de The Air Vent, que descargó el archivo y posteó un comentario de inmediato:

Leaked FOIA files 62 mb of gold

Y poco después corrió como un reguero de pólvora. El archivo ya ha desaparecido del FTP ruso, pero está a buen recaudo entre los principales blogueros escéticos, que lo están examinando con lupa -y con gran asombro. Es difícil, o imposible, probar que los documetos sean genuinos. Pero todos los que los han examinado diden que parece imposible falsificar eso, salvo con un esfuerzo verdaderamente gigantesco, dada la cantidad de material con apariencia de completamente genuino que aparece. Incluso McIntyre dice que ahí hay emails suyos cruzados con autores alarmistas, auténticos. Y al parecer el centro Hadley reconoce su autenticidad [–>]

Pasarán unos días hasta que se pueda examinar todo lo que contiene el paquete, pero tras los primeros vistazos la blogosfera está estallando. Los científicos alarmistas al desnudo, y tan perros como podíamos imaginar. Básicamente la tropa de las virguerías estadísticas, y del “tratamiento”-tanto de los datos paleoclimáticos como de las temperaturas actuales, porque de donde viene la documentación es del CRU (Cliamte Research Unit) del Hadley Center, Universidad de East Anglia, que son los que llevan los datos británicos.

No se sabe si ha sido un “hacher” externo, o alguien que lo ha lanzado desde dentro. Pero el escándalo está servido.

Algunos de los más embarazosos emails son de  Philip Jones, el director del CRU; Keith Briffa, su asistente; Michael E. Mann de la Universidad de Virginia (el del “palo de hockey”); Malcolm Hughes de la Universidad de Arizona; y otros. Uno de los emails hace referencia al “palo de hockey” de Mann, publicado en la revista Nature:

I’ve just completed Mike’s Nature trick of adding in the real temps to each series for the last 20 years (ie from 1981 onwards) amd from 1961 for Keith’s to hide the decline. Mike’s series got the annual land and marine values while the other two got April-Sept for NH land N of 20N. The latter two are real for 1999, while the estimate for 1999 for NH combined is +0.44C wrt 61-90. The Global estimate for 1999 with data through Oct is +0.35C cf. 0.57 for 1998.

El énfasis ha sido añadido.

Un resumen pillado en un comantario en uno de los blogs:

Puedes ver a alguien de nombre Phil Jones diciendo que antes destruiría los datos que dejaárselos a McIntyre. Y mucho más, incluyendo como obstruir o evadir el requerimiento de datos. E imagina quien pagó la recolección de catas de Yamal … y transirió dinero a una cuenta en Rusia.Y deberías ver lo que dicen detrás de las cortinas. Como ajustan las noticias, como luchan entre decir la verdad y hacer felices a los políticos. Lo que dicen de Idso y Pat Michaels. Como nos quieren llevar a un callejón oscuro. Es asombroso, verdaderamente asombroso. Puedes ver a un Phil Jones decir que la noticia de la muerte de John Daly es una buena noticia, o palabras similares. No sé si es real, pero el código del CRU parece real.


Continuará. Estad atentos.

 

Actualización: El archivo se puede descargar de aquí: Tiene 1073 emails y la otia de documentación:

http://www.megaupload.com/?d=75J4XO4T