Hoy es la “asamblea informativa” que organiza la dirección de UPyD para explicar a los afilados y simpatizantes del País Vasco el funcionamiento del congreso. Afortunadamente, El Correo también informa:

  • La «crisis» interna que azota a Unión Progreso y Democracia en diferentes comunidades ha llegado también a Euskadi
  • militantes críticos con la dirección del partido, entre los que figuran las dos cabezas de lista de UPyD por Vizcaya y Guipúzcoa en las pasadas elecciones autonómicas, Lydia Brancas y Maleni San Vicente, han puesto por escrito sus discrepancias respecto a la manera en que actúa el equipo de Rosa Díez.
  • Estos dirigentes han presentado dos enmiendas a la totalidad al proyecto que defenderá la Ejecutiva en el próximo congreso de la formación, que se celebrará el 20 de noviembre, y han suscrito una tercera en apoyo al sector crítico de Madrid, en la que se exige la anulación de todos los expedientes abiertos «injustamente» contra distintos compañeros del partido.
  • según denuncian desde el sector crítico vasco, la dirección empezó a variar su rumbo, trastocando «cosas demasiado sustanciales» del manifiesto fundacional de UPyD.
  • Quienes discrepan en Euskadi aseguran no cuestionar el liderazgo de Rosa Díez, pero reprochan a la dirección política de la formación que «tome decisiones sin ningún tipo de debate participativo» y que las únicas salidas que se encuentren aquellos con una opinión contraria a la línea oficial sean «dejar el partido o ser expedientados», denuncia Rodolfo Laiz, uno de los fundadores de la formación en el País Vasco.
  • Maleni San Vicente advierte que muchas personas «nos sentimos engañadas y defraudadas» al ver que, tras los buenos resultados obtenidos en las urnas, «lo que se pretende hacer es cambiar la filosofía del partido». La que fuera cabeza de lista por Guipúzcoa en los comicios autonómicos asegura que seguirán luchando «al menos hasta el congreso» de noviembre. «Nuestro objetivo es ser constructivos», afirma.
  • Los críticos acudirán al Palacio de Congresos de Madrid con dos enmiendas a la totalidad del proyecto abanderado por la dirección. La primera hace referencia a los estatutos y la organización del partido, y la segunda a la ponencia política. «Unión Progreso y Democracia nació con vocación de no ser un partido como los demás, donde unos pocos mandan y muchos otros obedecen», recuerdan. De no ver satisfechas hasta cierto punto sus demandas, no descartan abandonar la formación.
  • Además, el sector crítico vasco se ha sumado, asimismo, a la propuesta remitida por los ‘disidentes’ de Madrid, en la que se exige anular los expedientes disciplinarios en curso y a establecer un plazo de un mes desde la aprobación de los estatutos para que los militantes que dejaron el partido puedan reintegrarse.

Enlace al artículo completo en El Correo –>

Foto El Correo / Mitxel Atrio

Foto El Correo / Mitxel Atrio