También podría subtitularse …

La extraña relación de UPyD con el papel.

Tranquilos, que ya se acaba el plazo y dejaremos de hablar de las enmiendas. Pero es que este proyecto de Matrix más parece una película de los hermanos Marx, y no paran de dar que hablar. me han contado esto, y como me lo han contado lo pongo:

Supon que lees las ponencias y te mosqueas (solo) con una cosa. Que ya es suponer. Por ejemplo con la coña esa de la crème de la crème de aparato incrustada como “consejeros natos” en el Consejo Político, que debería ser quien controlara al aparato. Así que te planteas hacer una enmienda, por ver si el resto de la tropa opina como tú. ¿Normal, no? ¿No dice Aparatrix que aquí participa todo el mundo, y que UPyD es ejemplo y espejo de democracia? Pues sí, pero … ya verás.

Ves en seguida que tu enmienda tiene que ser a la totalidad. En primer lugar porque corres el riesgo de que el Consejo Político, autor de la ponencia que quieres corregir (y juez y parte), decida que no es consistente con el resto de la ponencia, y el reglamento te obliga en ese caso a hacer una enmienda a la totalidad. ¡Bah! -dirás, copio la ponencia, y cambio lo de los “consejeros natos”. Buena idea.

Sigues leyendo los reglamentos y sistemas, y te enteras de que recomiendan que las enmiendas se envíen en formato electrónico.

Pueden presentarse cuatro tipos diferentes de enmiendas:

A) A la totalidad: Pretende cambiar el documento entero, con aportación de un texto alternativo.

B) De modificación: Altera la redacción de un artículo determinado del texto.

C) De supresión: Se suprime un artículo sin ser sustituido.

D) De adición: Insertan uno o varios artículos nuevos.

En el caso de formularse una enmienda parcial que suponga alterar el sentido general de una Ponencia deberá de aportarse un texto alternativo completo de la misma.

¿Dónde se dirigen las enmiendas?

Las enmiendas deberán remitirse al Consejo de Dirección dentro del plazo establecido, por escrito, preferentemente en formato electrónico, utilizando los modelos facilitados al efecto.

Perfecto. Muy cómodo muy limpio, y muy bien. Civilizado. Pero …

enmiendas_imposibles

– ¿Como? ¿No hay opción de enmienda a la totalidad? ¿Y ahora?

Pues ahora se la mandas por email en un lindo PDF (Las enmiendas deberán remitirse al Consejo de Dirección dentro del plazo establecido, por escrito, preferentemente en formato electrónico), y les dices que no encuentras manera de hacerlo en la intranet:

Pues nein. Te contestan:

Le rogaríamos que insertase estas enmiendas a través de la web dispuesta a tal efecto. Hemos habilitado un área reservada en la web para el I Congreso de UPyD. En cualquier caso, La dirección postal para remitir las enmiendas es Apdo XXXXX, 28080 Madrid, y tiene de plazo hasta el día 21 para marcar el sello de correos.

Así que hemos pasado del “preferentemente en formato electrónico”, al imposiblemente en formato electrónico. Y ahora solo tienes que imprimir unas treinta páginas (más de 20.000 palabras), porque se te ha ocurrido la estupidez de que es  inconveniente que en el Consejo Político los 110 consejeros elegidos por los afiliados estén acompañados por 40 conejeros “natos”.

¿Tal vez no pensaban que nadie fuera a hacer una enmienda a la totalidad, y se les ha despistado?

Procusto sentenció que si se tocaba ese tema había que hacer una enmienda a la totalidad que era bastante trabajoso y complicado………en fín que me dió la impresión de que desde su pedestal despreciaba al pueblo llano asistente (sonrisita en boca) descalificándolo como para que se hiciese una enmienda a la totalidad. [–>]

Si el pueblo está incapacitado para hacer enmiendas que vayan a ir en contra del sentido de la ponencia, porque son obligatoriamente a la totalidad, y los tontos no pueden; y si a nadie se le ocurre que el aparato vaya a hacer enmmiendas a la totalidad, porque para eso ha hecho las ponencias … Pues sí, tal vez se hayan olvidado del detalle de que se puedan mandar en formato electrónico. ¿Total, para qué? Si al final son los que han hecho las ponencias los que deciden qué enmiendas pasan. Y qué es lo que tienes derecho a votar, y qué no.

Eso sí, para mandar enmiendas, mucho papel. pero mucho. Pero para votar en el Congreso, urnas electrónicas, que así nadie puede contar los papelitos, y todo queda en el secreto de un código informático que ya veremos quien controla. Así que cuando lo electrónico es mucho mejor que el papel, perfieren el papel. Pero en una de las pocas ocasiones en que el papel le da mil vueltas a lo electrónico, prefieren lo electrónico. ¿Se puede entender? Hmmm … tal vez sí.