Comunicación inaugural del dr. Richard Lindzen en la segunda Conferencia Internacional sobre Cambio Climático, Nueva York 2009. La resumo del original en inglés [—>]

richard_lindzen

Alarma climática: A qué nos enfrentamos y qué hacer.

Lindzen, después de señalar que el calentamiento global siempre ha sido un movimiento político, y que oponerse a él siempre ha sido cuesta arriba, quiso destacar algunas cosas que se suelen olvidar desde  “nuestro lado”.

Primero, ser escéptico acerca del calentamiento global no hace, por sí mismo, que uno sea un buen científico; tampoco el apoyarlo hace de uno, per se, un mal científico. La mayor parte de los científicos atmosféricos que respeto apoyan el calentamiento global. Lo importante, sin embargo, es que la ciencia que de ellos respeto no es la que trata del calentamiento global. Pero resulta que apoyar el calentamiento global hace su vida más fácil.

Y puso a continuación un cuantos ejemplos, muchos bien conocidos. Señalando las frecuentes diferencias entre lo que los trabajos de muchos de ellos realmente dicen, y lo que dicen que dicen.

Segundo, la mayor parte de las discusiones sobre calentamiento global acaban siendo de ciencia contra autoridad. Para gran parte del público, la autoridad generalmente acaba ganando, porque no se quieren enfrentar a la ciencia. Para un movimiento básicamente político, como el asuto del calentamiento global ciertamente es, un objetivo importante es elegir las fuentes de autoridad. Esto lo ha hecho el movimieto del calentamiento global con gran éxito.

Y siguió con los numerosos y muy clarificadores ejemplos de la toma de posesión de las instituciones y academias, donde un grupito al mando habla por todos.

El proceso de cooptar la ciencia a cuenta de un movimiento político tiene una influencia extraordinariamente corruptora –especialmente cuando ha resultado una gran motivación para la financiación. La mayor parte de la financiación para el clima no se hubiera producido sin este esquema. Y habría que añadir que la mayor parte de la ciencia financiada como cimática, no trata de hecho sobre el clima, sino sobre los impactos de un cambio climático arbitrariamente asumido.

¿Qué se puede hacer?

Perserverar y explicar, y hacer énfasis en la lógica. Y hacer ver la diferencia entre las afirmaciones del consenso, generalmente puntos triviales sobre que ha habido cierto calentamiento y que el hombre ha causado alguna parte del mismo, y los anuncios de catástrofe de los activistas. Y explicar la ciencia que, según Lindzen, no es tan difícil.

Hizo hincapié en lo que tanto hemos comentado sobre la realimentación en el sistema climático. Sobre si es negativa o positiva. Y sobre que los datos de los satélites midiendo la emisión de onda larga de la tierra, que aumenta demasiado (para los modelos) al calentarse la tierra, y demuestra una realimentación negativa. La lógica elemental de que el sitema climático no puede estar dominado por realimentaciones positivas -y por lo tanto tendencia al desmadre-, como necesítarían los modelos climáticos para estar en lo cierto.

Recordad, nos enfrentamos a un pequeño aumento de temperatura (concentrado en dos períodos relativamente breves) dentro de un sistema inadecuadamente observado. La auténtica “hipótesis nula” es que no hay necesidad de una factor externo para producir este comportamiento. El irregular, incluso turbulento, movimiento de los océanos y de la atmósfera está llevando constantemente calor de un sitio para otro, en escalas de tiempo desde días hasta centurias, y con ello, dejan el sistema en desequilibrio con el sol, lo que lleva a fluctuaciones de temperatura.

El pensamiento de que esas fluctuaciones turbulentas precisen una causa específica es absurdo –tan absurdo como preguntarse por causas específicas para cada remolino de una burbujeante cascada.

Advirtió que el peligro de sobresimplificación también acecha a los escépticos del calentamiento global, por ejemplo con las teorías que quieren buscar la causa de los cambios del del clima en las fluctuaciones del sol.

Finalmente me gustaría sugerir que por horrible que parezca la situación, acabaremos ganando contra el calentamiento global antropogénico, simplemente porque tenemos la razón y ellos están equivocados.

Hay muchas razones para estar convencido:

  • Las mediciones de satélite muestran que el clima está dominado por realimentaciones negativas, y la respuesta a doblar, incluso cuadruplicar el CO2 sería mínima.
  • El hecho de que la temperatura global media no haya aumentado con significación estadística desde al menos 1995,  no desmiente el calentamiento global antropogénico, pero para el público es probable que sea crucial. (Siendo una cuestión política la percepción del público es importante)
  • La variabilidad natural del clima es suficientemente grande como para obviar la identificación de un calentamiento antropogénico. Como el IPCC AR4 anota, la pretensión de esta atribución, por cuestionable que sea, dependía en la asunción de que los modelos habían reflejado bien esta variabilidad natural interna.
  • La temperatura de los ultimos 14 años muestra claramente que esta asunción era errónea. Cierto, este período constituye un período cálido del registro instrumental, y como resultado, muchos de estos años estarán entre los más calientes del registro. Pero eso no mitiga el fallo de los modelos al predecir un calentamiento contínuo.Pretender lo contrario supone o una gran ignorancia, o una mayor deshonestidad.

La conferencia completa en inglés, en este enlace –>.

Nota (de Wikipedia) y a propósito del argumento de “autoridad”:

El dr. Richard Lindzen, (1940) es un físico atmosférico entrenado en Harvard, y ocupa la cátedra Alfred P. Sloan de meteorología en el MIT. Es conocido por sus investigaciones en meteorología dinámica, especialmente las “ondas planetarias”. Ha publicado más de 200 trabajos y “papers” científicos, sobre la circulación Hadley, inestabiliad hidrodinámica, atmósferas planetarias, meteorología monzónica, meteorología de las latitudes medias. Y el transporte global del calor y el ciclo del agua, y sus roles en el cambio climático, las glaciaciones, y los efectos atmosfñericos estacionales. Fue el autor princial del capítulo 7 (procesos físicos) en el Third Assessment Report of the IPCC on global warming (2001).

Recomendaciones sobre el dr. Lindzen:

Nature of Arguments for Anthropogenic Global Warming

The Iris Effect

De Lubos Motl [—>]: ABC of the iris effect: when the Earth is warming, the rain at places where air flows in the direction up becomes more intense. This reduces the amount of water droplets available for high-altitude cirrus clouds. Warming thus reduces the number of cirrus clouds and because these clouds have a warming effect, the overall impact of this mechanism is a slight cooling which means that the ultimate warming will be smaller than if the iris effect wouldn’t exist.

A lecture by Prof Richard Lindzen of MIT – 51-slide PDF file.