Las mentiras que están saliendo en el periódico Público a cuenta del Manifiesto por la Lengua Común empiezan a entrar en lo grotesco. Por ejemplo:

“Sólo con pensar que alguien en España cree que el castellano está en peligro de extinción me asombro, lo encuentro una locura. No perderé mi tiempo en leer el Manifiesto”. Así de tajante se muestra Ferran Torrent.

(Manifiesto: nuestro idioma goza de una pujanza envidiable y creciente en el mundo entero, sólo superada por el chino y el inglés)

No, no se te ocurra leer el manifiesto, Ferran; no vaya a ser que te enteres de lo que dice. Y el caso es que es una actitud muy frecuente. El otro día pude verlo cuando me tropecé con un reparto del manifiesto en Vizcaya. Me quedé en los alrededores, con curiosidad:

Transeunte: – ¿Y esto quien lo reparte?

Repartidor: – Bueno, eso no importa. Nació de una serie de intelectuales, y lo que importa es lo que dice.

Transeunte: -Ya, pero ¿de quien sois, quien lo está repartiendo?

Repartidor: – Lo reparte quien quiere y quien está de acuerdo. En este caso somos gente que estamos en Unión Progreso y Democracia.

Transeunte: – ¡Ah!, pues en ese caso no me interesa.

Repartidor: – ¿Entonces no quieres leerlo y pensar por ti misma?

Y la transeunte le miró con cara de odio y se llevó la papela. Por cierto, no era nacionalista vasca, sino puritito PZOE. Con Z.

¿No habrá algún periodista valiente que le pregunte a ZP y compañía donde dice el manifiesto las cosas que están diciendo que dice? ¿Algún valiente de, por ejemplo, Público, cuando entrevista, por ejemplo, a cualquier Ferran Torrent?