¿Derecho a decidir, por ejemplo, en qué lengua vas a escolarizar a tus hijos? Pues parece ser que no. El asunto es un poco distinto. Es el derecho a prohibirte hacerlo en castellano. Es el derecho que ellos se arrogan a decidir por ti.