Recomendamos mucho este [–>] artículo reciente de Don J. Easterbrook , Dept. of Geology, Western Washington University, Bellingham, WA 98225.

Evidencia Geológica de la causa del cambio climático global y el calentamiento global.

Muestra algunas gruesas mentiras al-goreras, como que el presente calentamiento global sea algo desconocido hasta ahora, y por tanto necesariamente antinatural, dando datos sobre diez recientes cambios climaticos muchísimo más bruscos que todo lo que se haya visto en el siglo pasado. Todos en lo últimos 15.000 años, y sin necesidad de intervención del CO2. Y muestra, a través del movimiento de vaivén de los glaciares, como los cambios climáticos han ocurrido en los últimos siglos en perídos calentamiento / enfriamiento de unos 25 – 30 años, que tampoco tienen la menor relación con el CO2, y sí parecen apuntar a los ciclos de manchas solares como responsables.

Y finaliza con una especie de apuesta: predice el cambio de temperatura de continuar las mismas tendencias que se pueden observar en los siglos precedentes (sin intervención del CO2 humano) y lo compara con las predicciones IPCC. Y señala dos hitos. Los años 2012 y 2038, en que según su proyección de Easterbrook la temperatura global debería ser algo más baja que la de la media de los últimos años del siglo, y las predicciones de IPCC, según las que debería haber un aumento de 0,6ºC y 1,1ºC respectivamente. De momento la realidad medible juega a su favor, pero ocho años son pocos.

Como muestra, ponemos este gráfico de su artículo, donde señala en color rojo y azul esos diez cambios climáticos mucho más bruscos que lo de ahora, en el último interglaciar, según se miden en los extractos de hielo de Groenlandia Central.

easterbrook cambios climaticos abruptos

Para hacerse una idea, el último gran enfriamiento del Younger Dryas representa una caída de la temperatura media de 7ºC en una solo década. Sí, diez añitos. [Paul A. Mayewski, Glacier Research Group, Institute for the Study of Earth, Oceans and Space, University of New Hampshire, Durham, con datos de- Alley et al., 1993– sobre los mismos extractos de hielo de Groenlandia] [–>]. Pero Al Gore insiste en que jamás se ha visto nada tan terrorífico como lo de ahora, a pesar de que la velocidad de variación de temperatura del Younger Dryas se conocía desde 1993.

Pue eso, echadle un ojo al artículo de Easterbrook (es en inglés). Está muy bien escrito, y se sigue fácil. [–>]