DECLARACIÓN DE LA CÁTEDRA ‘PÍO TAMAYO’ DE LA UCV
CONTRA EL SISTEMA DE FRAUDE ELECTORAL

Quienes suscriben, investigadores de la problemática electoral en la Venezuela Actual, reunidos en la Cátedra ‘Pío Tamayo’ de la UCV, consideran indispensable fijar posición sobre el proceso electoral propuesto para el 02D-07, a propósito del referéndum consultivo sobre el proyecto denominado “reforma constitucional”.

Los estudios adelantados, con diversas técnicas y metodologías, determinan la existencia de un fraude adelantado con muy variados y complejos procedimientos.

Ninguna de esas investigaciones ha podido ser refutada ni desmentida. Y eso lo atribuimos a la contundencia del apoyo científico y técnico, matemático, estadístico, informático y electrónico, utilizado para sustentar las correspondientes demostraciones.

Con base a esta realidad, consideramos que la carencia absoluta de limpieza y transparencia del acto electoral está de hecho garantizada para el régimen. Los resultados que se obtengan en estas condiciones, vendrán cargados de alteraciones que desvirtuarán sin lugar a dudas la voluntad expresada en el voto
.
De los temas que evidencian el acto fraudulento exhibimos los siguientes:

1. Registro Electoral-RE, no confiable, al no ser público, tal como lo establece la ley, ya que podría presumirse manipulaciones en el mismo.

2. Creación de centros y mesas electorales atípicas, alimentadas con poblaciones seleccionadas, sin que obedezcan a criterios legalmente establecidos.

3. Ventajismo del gobierno por el uso de recursos oficiales que incluyen la emisión descontrolada de documentos de identidad, así como la participación indebida de milicias armadas y de la Fuerza Armada Nacional.

4. Ejercicio de la violencia como medio de intimidación, amenazas e interesadas exacerbaciones.

5. Utilización y programación de sistemas electrónicos sin control transparente.

6. Inexistencia de condiciones de equilibrio en la información y opinión en los medios de comunicación social administrados por el régimen y presencia creciente de la censura y autocensura en los privados.

7. Utilización de máquinas electrónicas diseñadas para usos distintos a los electorales, con posibilidades múltiples de comunicación, desechadas en muchos países por su incapacidad para impedir algunos tipos de enlaces externos, complementarios a los medios de transmisión, a través de canales a los que tiene acceso el mismo árbitro electoral.

8. Uso de captahuellas que no garantizan el secreto del sufragio y que el e star conectadas o no depende de una maquinaria no confiable.
Los resultados que se obtengan en estas condiciones de ilegalidad, arrojarán alteraciones que desvirtuarían la voluntad expresada en el voto, que no podrán ser detectadas por los testigos o por los especialistas, ni siquiera en las cuestionadas auditorias parciales.

Queremos dejar constancia de nuestro rechazo a las declaraciones de grupos o instituciones que afirman que están dadas las condiciones para participar en este referendo. Hasta la fecha, y salvo algunos cambios más aparentes que reales, con los cuales se pretende encubrir el fraude en todas las instancias del proceso electoral, persisten los elementos que sustentan la vulnerabilidad del sistema.

En esta dirección podemos afirmar que la actual estructura electoral, conformada a lo largo de los últimos años y mediante diversas vías es, sin duda, obra de grupos de expertos, muy acuciosos y preparados en el oficio e integrados con complicidades para la planificación de fraudes. Por esta razón, la propia demostración ha sido una difícil tarea que hemos acometido con rigor científico y responsabilidad ciudadana.

En este sentido, no hay sino una única y forzosa conclusión: en la Venezuela Actual no existen condiciones para elecciones limpias y transparentes. Mientras el CNE esté bajo el control del componente Ejecutivo-Smartmatic-CANTV, será absolutamente imposible concebir una salida por la vía del voto a la profunda crisis que destruye al país.

Y a la vez se hace imperativo plantear un aspecto esencial: en la medida en que el régimen impida las posibilidades pacífico-electorales le abre campo a la violencia como solución, eventualidad para la cual se ha montado un descomunal aparato represivo. Por esto consideramos, en comprometido ejercicio de solidaridad ciudadana, que es necesario avanzar en la conformación de una salida que parta de la concepción democrática que debe imponerse en esta sociedad.

Por ello, no convalidamos con el voto la trampa-fraude que está montada. Y a partir de esa conciencia-accion, convocamos a avanzar hacia la conciencia y la organización necesarias, formadoras de políticas y procedimientos que se afiancen sobre nuevas ideas, una adecuada concepción de lo que se debe y se tiene que hacer en esta Venezuela, hoy sumida en el atraso y con firme propósito de auto destrucción.

Dejamos claro, en este sentido, que quienes sostenemos la validez de las investigaciones realizadas sobre los procesos electorales del país, que hacen patente la dimensión y naturaleza de los fraudes acometidos y los que ya están diseñados para este referendo, rechazamos de la manera más rotunda cualquier solución que implique violencia.

Sostenemos, como lo hemos venido haciendo desde hace un buen tiempo, que la salida de la crisis de este país y la superación de este tiempo de trampas-delitos, sólo se podrá resolver mediante la organización de un colectivo consciente, entendido como una comunidad de individuos, decidido pacíficamente a tomar las acciones conducentes a deslegitimar, invalidar, neutralizar la violenta imposición y destrucción que, desde el proyecto totalitario se adelantan hoy contra todas las esferas y niveles de Venezuela.

Para nosotros hoy el asunto no reside en la escogencia de un bloque llamado Si, otro denominado No y un tercero representado por la perseguida abstención, que se expresó como la mayor fuerza contra el fraude el O4D-05.

Hoy la abstención no sólo cuestiona la trampa que se adelanta. Se lanza también contra los cercos electoreros que obstaculizan la posibilidad de una clara y consciente movilización, por y para la organización que reclama el futuro de Venezuela. Por tanto, el objetivo no consiste en llamar al inmovilismo-sosiego sino a impulsar la lucha capaz de apartarnos de la distracción que contribuye a mantener con vida el supremo propósito del régimen: darle continuación al “proceso” por la vía electoral que controla.

Esto quiere decir que la ‘revolución socialista y bolivariana’, mientras no se encuentre con una nueva política que la enfrente y desmonte, tendrá como principal aliado al voto totalmente intervenido y manipulado. Por ello, no seremos nosotros, en consecuencia y conclusión, quienes nos prestemos a avalar esta práctica del engaño y el más abierto fraude.

Ignacio Benedetti, Rómulo Lares, Freddy Malpica,
Genaro Mosquera, Manuel Rodríguez Mena,
Eduardo Roche Lander, Jorge Tamayo

Responsables de la Cátedra ‘Pío Tamayo’
Agustín Blanco Muñoz y Mery Sananes

Ciudad Universitaria de Caracas, 26 de noviembre del 2007.