Eso aseguran. Es más se enfadan y te anuncian acciones legales si opinas en público que son una mafia. Como acabamos de comprobar porque el otro día mandaron una carta que no hemos visto hasta hoy, con una semana de retraso. Por lo tanto dejas de opinar inmediatamente tan horrible cosa, de opinarlo en público, queremos decir. Objetivo cumplido. Honor salvado, que uno no es honorable por lo que de verdad opinen de él, sino por lo que uno consiga que los demás no se atrevan a decir. Gran honor debe de ser ese honor. Nuestros respetos por ello, SGAE.

Me dirijo a uds, en mi calidad de asesor jurídico de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) para ponerles de manifiesto lo siguiente.

Hemos podido comprobar que en el seno del blog “http:plazamoyua.wordpress.com”, se publica el martes 11 de septiembre un artículo titulado “La mafia SGAE sigue cabalgando”..

Entendemos, que al margen del contenido de dicho artículo con el que obviamente discrepamos, el título reproducido resulta injuriante para el buen nombre de la SGAE y puede ser constitutivo de un ilícito perseguible en sede civil y/o penal.

Es por ello por lo que le instamos a que en el plazo de 24 horas, desde la recepción de este correo electrónico, proceda a la eliminación del citado título de su página web. De lo contrario procederemos a iniciar acciones legales contra ustedes, acciones que en todo caso expresamente nos reservamos.

Pues tenemos dos problemas, Srs. de la SGAE. Porque tenemos una muy mala opinión de la actitud de la SGAE ante internet, de su filosofía sobre la propiedad intelectual, y por su aparente convencimiento de que le pueden cobrar a todo quisque, sin su consentimiento, y sin necesidad de darles nada cambio. Y de hacer pagar a la gente “por si acaso”. Por si acaso graban o copian no se qué material. Un escándalo. Y también ante su aparente creencia de que el honor y el buen nombre se ganan mejor en los tribunales que en la opinión que uno genera entre el personal, con sus actos.

Estamos convencidos de que tenemos derecho a tener estas opiniones, y a sostenerlas en público. Y no somos capaces de ver por qué interpretan ustedes en nuestro comentario del día 11 ningún ánimo de injuriar.

¿Por la palabra “mafia”? Teniendo en cuenta que en ese comentario queda claro que su sistema de conseguir cobrar a la gente por lo que no le han dado, consiste en hacerlo a través de los partidos políticos, de su influencia en ellos, y por tanto a través de las leyes, no podemos creer que piensen que usábamos “mafia” en el sentido de grupo u organización criminal, porque el crimen suele usar armas, no leyes. Ley es definición de no crimen, de no ilegalidad. Así que si no estábamos relacionándoles con nada ilegal, no cabe duda de que estabamos usando mafia en el otro sentido, más popular, de … dejemos que nos lo diga la RAE, 22ª edición:

mafia.

(Del it. mafia).

1. f. Organización criminal de origen siciliano.

2. f. Cualquier organización clandestina de criminales.

3. f. Grupo organizado que trata de defender sus intereses. “La mafia del teatro”

4. f. P. Rico. Engaño, trampa, ardid.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Bien, supongo que han visto el problema: ¿En que medida atenta contra su honor el que alguien les llame grupo organizado para defender sus intereses? O sea, el significado habitual cuando uno habla de mafia pero no se refiere a delincuentes. Porque damos por sentado en que no tienen ningún inconveniente en aceptar que SGAE es un grupo organizado, no para jugar al los bolos, ni para preocuparse por el hambre del tercer mundo, sino para defender los intereses de sus miembros. Entendemos que no hay mayor problema ni injuria aquí. Y ya ven qué ejemplo se le ocurre a la RAE: “la mafia del teatro“. Tal vez tendría más sentido que comenzaran por anunciarle sus medidas legales a la Real Academia Española, que parece una entidad un poco más interesante que esta pequeña web perdida en el laberinto virtual.

Pero. Pero muy al contrario que la SGAE no tenemos ni costumbre de pleitos, ni tan siquiera abogados. En todo caso no cabe duda de que se sienten ofendidos por el término mafia. Así que, aún creyendo que no hay motivo de ofensa, y basicamente por si acaso, autocensuramos el término mafia de ese título al que se refieren.

En realidad para cuando hemos leído hoy su comunicado (con retraso, es culpa nuestra), ya habíamos borrado tanto el título como el comentario completo, porque vamos quitando los antiguos según avanzan los días y ponemos nuevos, salvo aquellos que queremos conservar en la sección propiamente de blog. Pero visto su interés en el asunto, visto su increíble preocupación por lo que se escriba en un blog perdido con una audiencia que oscila entre 30 y 80 lectores al día, siempre los mismos, prácticamente, y vista toda esta locura, hemos decidido recuperarlo y volverlo a poner, y esta vez en la sección en la que quedará para siempre. Con el título autocensurado, eso sí, por unos asteriscos que cada cual podrá rellenar en su intimidad como quiera, y así no ofenderá a nadie.

Si queda alguna otra cosa que en su opinion ponga su honra o su lo que sea en cuestión, no duden en volver a comunicárnoslo. Intentaremos entrarnos más rápido.

Lo que no entendemos es lo que esperan con tanto pleito, aparte de algún dinerillo mientras consiguen que todo el mundo tema a la SGAE. Porque lo que no van a cambiar persiguiendo hasta la más irrelevante de las webs es mejorar la opinión del personal sobre la SGAE, sino lo contrario. Y tampoco van a conseguir que dejemos de hablar de ustedes y de opinar sobre sus logros y prácticas. Solamente nos veremos obligados a hacer más virguerías, como el periodismo que se hacía cuando Franco.

¿En vez de simplificar con “mafia”, y sin entrar en detalles, prefieren que digamos que la SGAE se dedica con gran ahínco a cobrar un dinero, dando a cambio literalmente nada? ¿Que han conseguido pervertir a tal punto la legislación, que cobran por una infracción antes de que el futuro infractor tenga siquiera la oportunidad de pensar en cometer maldad alguna? (decimos infracción sin conocimiento, sin saber si es delito, falta, o qué) ¿Que cobran un canon por el folio en blanco digital, por si acaso el que lo compra escribe en él lo que no debe? ¿Y que a juzgar por lo que se lee en la prensa, cerrar bocas es una de las principales actividades de la SGAE? Pues lo diremos. Una y otra vez, y cuantas veces hagan falta. Porque ustedes con todos sus abogados han coseguido que quitemos lo de mafia del título, cuando no había ninguna intención de llamarles delincuentes. No tiene sentido, no pueden ir juntos ley y delito. Pero nosotros sí nos quedamos con la sensación de que ustedes han arramplado con nuestra libertad de expresión. Sin embargo no iremos a los tribunales a discutirlo, no tenemos ni el dinero ni el ánimo litigioso que ustedes muestran. Nos motivan en cambio a seguir escribiendo sobre las aventuras de SGAE, y tratar de que la gente se entere de lo que pasa. Y ya que estamos en un blog, que es una herramienta de comunicación, ¿por que no lo usan como está previsto, y ponen lo que tengan que decir en la caja a ello dedicada, en abierto y a la vista de todos?

Por cierto, si uno se pone a pensar en ánimo de injuriar a la SGAE, lo primero que apostaría que se va a usar más es “ladrones”, o “puta”. Y se puede comprobar: si se pone en el buscador de Google la expresión [“ladrones sgae”] -comillas incuídas- que es una orden para que busque páginas web donde aparece la palabra sgae directamente a continuación de la palabra ladrones, salen 12.600 páginas web donde ocurre esa circunstancia. Si se busca la cadena [“ladrones de la sgae”] salen 14.300. Y [“puta sgae”] da 13.800. Así que si están ustedes muy preocupados por su honor, pueden efectivamente actuar contra esas 12.600 + 14.300 + 13.800 + … + páginas, y las que vengan después. Una locura. Pero con eso nadie va a cambiar de manera de pensar. Si les preocupara lo que piensa la gente podrían tratar de averiguar por qué a tantos se les ocurre poner esas palabras justo inmediatamente delante del nombre de SGAE. Pero eso es cosa suya, por supuesto. Lo nuestro es afirmar que NO, ¡por Dios!, que la SGAE no es mafia, ni siquiera en el sentido de “grupo organizado que trata de defender sus intereses”. Amén.

Nota: Para que se hagan una idea del significado de estos números, comparemos. Por ejemplo, ¿un mundo donde la gente está especialment ligera de palabra? La polítia, ¿de acuerdo?. Ustedes lo saben, porque lo suyo también es política. ¿El partido más odiado? Probablemente el PP, ¿no? Y que insultos podemos apostar como probables hacia el PP, y qué resultado dan en Google?

[“PP mentiroso”] ……………. 361

[“cabrones del PP “] ……….. 368

[“fachas del PP”] …………….. 561

Otro ejemplo:

[“PP ladrones”] … 152

[“PSOE” ladrones”] … 146

[“SGAE ladrones”] … 61.200

¿Mande? ¡61.200! O sea, que en la red esa opinión está 400 veces más extendida sobre la SGAE que sobre cualquiera de los grandes partidos políticos, que no son instituciones que gocen de mucho prestigio. 400 veces. Un prestigio 400 veces menor.

Una forma de hacerse una idea de lo que las cifras significan, por si acaso los números no fueran su fuerte. Imaginen 20 litros de leche. 20 tetrabricks. Compárenlos ahora con medio vaso de vino. El medio vaso de vino representa las veces que los internautas ponen la palabra ladrones inmediatamente detrás del nombre PSOE, o PP, y los 20 tetrabrikcs representan lo mismo, pero con SGAE.

Como estas cifras pueden variar, y a base de muchos pleitos y demandas es probable que varíen, tenemos capturas de pantalla con esos resultados por si a alguien les interesa comprobarlos.

google-ladrones+sgae

Pero queremos que quede bien claro que esto es estadística, y si acaso sociología internáutica; jamás nuestra opinión. No pensamos que SGAE sea nada de todo eso.

Lo que sí opinamos es que:

puto canon por aqui

El artículo (recuperado) por el que la SGAE se siente injuriada, pero no preocupada por la libertad de expresión es este. Los asteriscos están para que el lector sepa que no podemos decir lo que opinamos, a modo de simbólicos esparadrapos sobre la boca, o de las rejas de la cárcel.

La #### SGAE sigue cabalgando.

Los teléfonos móviles se van a encarecer (también) entre un 2% y un 5% para pagar a los autores de la SGAE.

Si la SGAE va a donde un votante del PSOE y le dice: dame pelas, tío, que queremos subvención y buen vivir, la respuesta más probable es que le manden a paseo. Pero el votante del PSOE vota PSOE, porque es votante del PSOE (soy progre, tío), y el PSOE le pasa esas pelas a la SGAE, vía canon indiscriminado. El asunto no sería muy distinto con el PP.

En contraste con el ciudadano, el término griegο ἰδιώτης (idiotes) designaba a la persona “privada” o “particular” que solía prestar sólo atención a sus propios asuntos particulares, generalmente una persona de escasa formación o profano en asuntos de la polis.

Y hablando de subvenciones artísticas, hay algo en lo que no nos solemos fijar. Una cosa es que, por ejemplo, Finlandia decida proteger a sus autores, porque no tienen un mercado en el que sobrevivir, y para evitar la extinción del arte finés se toma la decisión de subvencionarlo. Tiene una lógica. Pero nuestros “artistas” luchan en un mercado tricontinental, de cientos de millones de potenciales clientes. Y tienen la internet a su disposición para llegar a ellos. Si dicen que necesitan subvención, entonces lo que de verdad necesitan es una buena patada en el culo para espabilar.

Sí, ya sabemos que también estamos en desacuerdo por el contenido, pero auto censurarnos más de lo que ya lo hemos hecho, nos parecería una abdicación de nuestro deber político de defensa de la más elemental libertad. Nuestra opinión, con perdón. Nosotros no queremos ofender (¿para qué?), sino solo contar lo que hay, tal y como lo vemos.

°¿°