Aunque parezca un chiste, no es más que la enésima pirueta de ZP y su ZProceso de ZPaz.

¿Acaso ha sorprendido a alguien el anuncio de que ETA sigue en sus trece? ¿Acaso alguien -salvo este siniestro personaje- toma el final formal del alto el fuego como algo distinto de un nuevo “empujoncito” al Gobierno? Nadie, ni siquiera la Bolsa, se ha inmutado … porque a nadie extrañan ya los cambios de estrategia de los etarras.

Y tampoco extrañan los pasos de baile de este imbécil, que se cree infalible y que, como una brújula, siempre acaba señalando el mismo rumbo. ETA ha cometido un “error”, una “nueva equivocación”; estuvieron bien los que hicieron la ola al imbécil, pero son los los que no le apoyaron los que tienen que rectificar. Al pedir unidad, vuelve a exigir la sumisión de todos a sus designios.

¿Qué ha cambiado con el fin del alto el fuego?

No ha cambiado nada, salvo quizá que puede ser un buen momento para hacer balance de lo logrado por unos y otros hasta llegar a este día.

¿Alguien quiere opinar?