Se lee mejor en el original de

Octavio

Nota (pm): Perdón por el formato (imagen), pero es que Octavio me ha mandado una cosa muy ruara.

Entrada original en ca’n Octavio:

Viejecita

Aunque yo soy partidaria de que los políticos tengan sueldos altos de verdad, y compensaciones cuando se marchan de sus puestos, al menos durante un par de años, hasta rehacerse, porque con lo de las incompatibilidades sería una maldición salir elegido para un cargo público, pero eso sí con dos condiciones fundamentales:
1- Que hubiera un control independiente de su trabajo, para que no fueran solamente peleles que votasen SÍ a las propuestas de su partido.
2- Y esto me parece fundamental:
Que también sus sueldos , dietas, y ganancias de todo tipo, como parlamentarios, como ministros, o en el puesto público que tuvieran, estuviesen sometidos a Hacienda. Como las ganancias de todos los demás.
Un abrazo.
V.

Notas (pm):

Del artículo 72 CE:

1. Las Cámaras establecen sus propios Reglamentos, aprueban autónomamente sus presupuestos y, de común acuerdo, regulan el Estatuto del Personal de las Cortes Generales. Los Reglamentos y su reforma serán sometidos a una votación final sobre su totalidad, que requerirá la mayoría absoluta.

Artículo 87 CE:

1. La iniciativa legislativa corresponde al Gobierno, al Congreso y al Senado, de acuerdo con la Constitución y los Reglamentos de las Cámaras.

2. Las Asambleas de las Comunidades Autónomas podrán solicitar del Gobierno la adopción de un proyecto de ley o remitir a la Mesa del Congreso una proposición de ley, delegando ante dicha Cámara un máximo de tres miembros de la Asamblea encargados de su defensa.

3. Una ley orgánica regulará las formas de ejercicio y requisitos de la iniciativa popular para la presentación de proposiciones de ley. En todo caso se exigirán no menos de 500.000 firmas acreditadas. No procederá dicha iniciativa en materias propias de ley orgánica, tributarias o de carácter internacional, ni en lo relativo a la prerrogativa de gracia.

Respuesta a la iniciativa encabezada por Maleni, V y Octavio:

Viejecita

Este enlace no pega en ningún sitio, pero me ha gustado.

Es sobre un blogger ruso  Alexei Navalny, que en dos años se ha convertido en el principal obstáculo para Putin, y para sus “alcaldadas” y las de su partido.

Se dedicó para empezar a hacer denuncias de cosas concretas y probadas en su blog, pero se le han agregado gentes de todo el espectro político, que quieren regenerar el gobierno. Lo han mandado 15 días a la cárcel con una excusa, y ha salido con más pegada todavía…

Time World

 

Avisa LDu92 de que la alegre muchachada del 15-M tiene preparada una votación electrónica durante los próximos 8 días. En el siguiente enlace:

http://15m.virtualpol.com/votacion/1364

Son 30 opciones, a elegir 8, por orden de preferencia. Supongo que las propuestas han salido de sus asambleas, o lo que sean. Según iba leyendo, me han venido tres ideas a la cabeza simultáneamente. Bueno, una idea y dos recuerdos. Primero, un suicidio colectivo. Después los “debates” de la telebasura. Y finalmente la conocida frase de Winston Churchill:

El mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio.

Las tres cosas son la misma, claro. Son numerosos los autores que han señalado que el talón de Aquiles de la democracia es su tendencia al igualitarismo, cortando por abajo. Para la gran masa no hay nada más gratificante que pasar de la igualdad de todos ante la ley y la igualdad de oportunidades, a la igualdad de calidad. Se suprime de inmediato todo premio, incluso respeto, al esfuerzo por mejorar, por el conocimiento – en definitiva, por la excelencia. Y como cuesta mucho menos ser asno soez que sabio educado, y empleado que empleador, pero vale lo mismo, las opciones de esfuerzo dejan de tener sentido.

Pero no desespero, y aplaudo la iniciativa. Esta parte de la iniciativa del 15M. Es más, si me pongo el capote liberal radical, me tendrá que parecer estupendo que una sociedad se suicide, siempre que sea voluntaria y conscientemente. Y que sea sustituida por vándalos menos amariconados. El no fin de la historia, por meterle el dedo en el ojo a Fukuyama [-->].

El caso es que he visto funcionar una mezcla operativa de democracia y meritocracia, y por eso creo que es posible. ¿Si unos pocos miles de hackers y entusiastas pueden juntarse para llevar adelante proyectos que compiten, en su propio campo, por ejemplo contra la empresa más grande del planeta, por qué no van a poder unos ciudadanos buscar solución a  “lo público” por su cuenta, y ofrecerlo en competencia a los demás? ¿Acaso no están derribando entre un puñado de blogueros, y unos pocos miles de comentaristas, el cuento chino del “calentamiento global”, luchando nada menos que contra la ONU, los gobiernos del mundo, y casi toda la prensa y las academias científicas y universidades del mundo entero? Pero la frase clave, la que define la meritocracia y nos aleja definitivamente de la telebasura, es la que se oye repetidamente entra la tropa del software libre: Show me your code. Que trasladado a un mundo más general viene a ser como: muestra lo que has traído, y te diré lo que vales. Porque todos somos iguales … hasta que se ve lo que cada uno ha hecho.

Durante las décadas pasadas uno de los esquemas de negocio que mejor han funcionado ha sido sustituir a lo público. Hacer bien lo que el estado hace mal. Desde sustituir a Correos, hasta las compañías aéreas de bandera. ¿Qué impediría ahondar en ese camino? ¿Y qué nos impide hacerlo a la gente, en vez de que lo hagan las grandes corporaciones? Otras plazas han caído. Y a mi es el único tipo de salida que se me ocurre para evitar el suicidio colectivo. Si el estado, o los recursos del estado, es algo que en parte has hech tú, y si puedes elegir entre varias soluciones a lo público, en lugar de venirte por cojones y por obligación, tal vez te des cuenta de lo que vale un peine.

En fin, toda esta diarrea me ha producido la animosa chiquillería. A su referéndum os invito, con LDu92. Y como no tengo inconveniente en que mi voto no sea secreto, lo pongo. No he sido capaz de encontrar ocho respuestas positivas entre 30. Clicando en la imagen, se llega a la votación. Hay que registrarse, pero no duele. Las propuestas tienen algo de explicación al pasar el ratón por encima, una vez allí.

Yo aquí lo que veo es, sobre todo, envidia, intervencionismo, y sacar de donde no hay. Suicidio y tele basura.

 

Plataforma Tercera Urna

España atraviesa una profunda crisis económica y política. En el origen de nuestros problemas subyacen razones de hondo calado institucional.

Nuestro sistema político adolece de una serie de vicios arrastrados desde el comienzo de la Transición que han terminado de agravarse con la coyuntura actual. Comienza a extenderse la opinión de que existe la urgente necesidad de acometer reformas constitucionales en el Estado que intenten paliar los efectos de una situación límite que, engendrada por el descontrol de la clase dirigente y su connivencia con el capital financiero, y por prácticas carentes del más elemental sentido ético, nos ha colocado a los españoles en el ojo del huracán económico, social y político.

Los distintos gobiernos de España, debido a una pésima política en la administración del gasto público que no ha generado mayores cotas de profundización en el Estado del bienestar, a la pérdida de la productividad sostenible y, fundamentalmente, a haber dedicado el tiempo a girar egocéntricamente en torno a sus particulares intereses y a las políticas clientelistas de las mayorías parlamentarias en vez de buscar el interés general, han cosechado unos resultados desalentadores: el desempleo es sangrante, especialmente para los jóvenes; nuestros mayores han visto cómo se ha alargado su edad de jubilación y reducido sus pensiones; la renta de las familias ha caído drásticamente; casi el 50% de la población es mileurista y diez millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza.

Los que suscribimos estas palabras, somos conscientes de que un simple cambio de gobierno no modificará sustancialmente la trayectoria actual hacia mayores cotas de pobreza nacional, ni mucho menos será capaz de enmendar los muchos vicios que arrastra nuestro sistema político.

Parte de los problemas que afronta España no dejarán de existir mientras no se revise el actual régimen político en favor de otro más democrático en el que el ciudadano esté verdaderamente representado, existan mecanismos legales que garanticen el control al poder político y económico, y se articulen auténticos cauces de participación ciudadana, tal y como debe exigirse en una democracia del siglo XXI. Constituye un axioma lógico que, si los dirigentes no dependen de la ciudadanía porque ésta, en realidad, no les elige y controla, y porque al mismo tiempo está impedida legal y materialmente para participar en las cuestiones públicas excepto para votar cada cuatro años, no se debe esperar que dichos dirigentes acaben trabajando eficazmente para el conjunto de la sociedad.

Transcurridos más de 30 años de vigencia constitucional, parece obvio que la Constitución española de 1978 necesita una revisión que recoja, sin renunciar a las distintas conquistas políticas y sociales, una recomposición de las estructuras de gobierno y una profundización hacia una democracia más participativa, de acuerdo a criterios democráticos aquí observados. Y también resulta obvio que para dar solución a la situación política descrita no es suficiente la creación de un estado de opinión.

Es por ello que los ciudadanos entendemos que en este momento tan transcendental para el futuro de nuestro país se hace necesario unirse para abordar con un máximo de generosidad una serie de acciones conjuntas que nos permitan concretar los mecanismos viables para realizar de manera democrática y con la participación de todos los ciudadanos, una revisión constitucional que exprese un nuevo sentimiento social de pacto y que consistiría en cuestionar lo existente, deliberar en libertad sobre las distintas soluciones que desde la sociedad se vayan proponiendo y tomar las decisiones que determine la voluntad mayoritaria, de manera que, una vez conseguido el objetivo, los gobiernos que surjan de la voluntad popular, ya sean de una ideología u otra, representen fielmente a la mayoría de los ciudadanos y estén sujetos a ellos a través del control y la participación popular.

Dado que las vías participativas instituidas para la reforma constitucional están cerradas a los ciudadanos, quienes suscribimos este documento, personas de las más diversas ideologías políticas, hemos decidido constituir la plataforma ciudadana TERCERA URNA, pretendiendo que en próximas consultas populares que al efecto convocará la plataforma y en las próximas Elecciones al Parlamento Europeo, se exprese de manera libre e independiente la voluntad del pueblo reclamando y exigiendo la apertura de un proceso constituyente en el que participe toda la ciudadanía y que termine en la convocatoria de una Asamblea constituyente que tenga como expreso mandato la revisión de la Constitución del 78.

Esta plataforma de acción y pensamiento está abierta a todas aquellas personas, movimientos y organizaciones políticas y sociales que compartan este reclamo. Les invitamos a unirse suscribiendo el presente texto y a apoyarlo con su participación en las acciones y consultas que se irán convocando y en respaldo la candidatura que, a los efectos de obtener un recuento oficial de los apoyos recibidos hasta entonces en las consultas anteriores, presentaremos en las próximas Elecciones al Parlamento Europeo.

Plataforma Tercera Urna

Añadido (llega posteriormente, lo anterior había sido colgado en el lugar destinado a ello):

Estimados amigos:

Nos complace presentaros #terceraurna, un proyecto abierto y plural que necesita a toda la sociedad y, especialmente en esta primera fase, al asociacionismo civil y online. Es una iniciativa en la que cada persona o colectivo formará parte activa desde el momento en que decida comprometerse. El objetivo es muy claro y simple: convocar a la ciudadanía el 6 de diciembre (día de la Constitución) de 2012 a participar en una consulta popular a través de cuyo éxito se pueda exigir a las instituciones públicas una revisión de la Constitución de 1978 con la que dotar a nuestro sistema político de una mejor representación de nuestros dirigentes, un mayor control de los mismos por parte de la sociedad y una verdadera participación ciudadana en un proceso constituyente donde quede garantizada la libertad para proponer públicamente los distintos modelos que respecto a los principios mencionados (representación, control, participación) puedan existir.

Este proyecto tiene vocación transversal y necesita de toda la sociedad, progresistas y conservadores, centralistas y federalistas, monárquicos y republicanos, trabajadores y empresarios, estudiantes y profesores, ecologistas y desarrollistas para llevarlo a cabo. La única condición es el respeto a los derechos universales del ser humano. La iniciativa, por su propia naturaleza, no tiene vocación de poder ni permanencia. Una vez logrado el objetivo la plataforma creada se disolverá.

Por la importancia que le concedemos a vuestro site en Internet nos gustaría mantener una conversación con vosotros, si es posible.

Gracias por la atención prestada.

Recibid un saludo cordial.

Lorenzo Abadía

Como no es lo más frecuente, y como no es en lo que solemos participar, solemos olvidar que internet también sirve para hacer cosas. Sirvió, por ejemplo, para hacerse a ella misma. Los primeros pasos condujeron a los siguientes, pero estos segundos se dieron usando las herramientas que proporcionaban los primeros.

Pero hablamos de hacer cosas de una forma muy especial. Por de pronto sin necesidad de los intermediarios centralizadores hasta ahora inevitables. Y no menos importante, sin estar pendientes, de ser “comercial”, de “gustar”, de “vender”. Porque la gracia está en poder hacer lo que quisieras para ti, y no hay. No te importa un rábano si se vende cuando lo haces para ti. Y nunca haces algo con tanto mimo, ni tan bueno, como cuando lo vas a usar.

Todos los casos que he visto responden al mismo esquema. Una comunidad reunida en torno a un proyecto de hacer algo que quieren y la industria al uso no les da. Unos hacen la parte técnica, otros distribuyen, o traducen, o colaboran de otras formas, y todos lo gozan. Y suelen ser comunidades muy rotatorias, en las que van cambiando con frecuencia los que tiran del carro, que sigue avanzando con miembros renovados. Siempre para estupor y cabreo de “la industria”, la que sea en ese caso, a la que se le va poniendo cara de dinosaurio según la comunidad improvisada va teniendo éxito.

No conozco todos los casos que hay – seguro que son cientos. Solo sé de  aquellos en los que he participado. Dos éxitos rotundos y un robo. Linux, UPyD, y el derribo del cuento del IPCC. No tengo que explicar cuál es el robo. Pero hoy me ha llegado al alma la noticia de un caso muy espectacular. Como no sé nada del asunto, lo dejo en las palabras de su fundador, Hernán Casciari.

Sí, aun son excepciones. Y son muy difíciles. De cada muchas posibles, saldrán muy pocas. Pero apuesto a que cada vez habrá más, y en los campos menos imaginables. ¿Por qué no soñar que podremos ir aplicando esquemas así a todas las estructuras que nos joden porque tenemos que tragar con sus abusones?

Actualización. Una respuesta a Sefuela que ha quedado demasiado larga, y la planto aquí:

Hmmm, Sefuela no tengo el dato, pero apostaría a que la empresas (normales) que funcionan también son excepciones. Quiero decir que ha habido muchas más ideas e intentos de empresas que éxitos empresariales (en el más generoso sentido de “éxito”). También los gametos que acaban resultando en un organismo son una “excepción”, pero nadie desprecia por ello a los animales, las plantas, o los hongos. No suponen la mayor parte de la vida, pero sí la parte más interesante. Al menos desde nuestro punto de vista.

Y yo diría que lo estás mirando con los ojos de lo que he llamado “la industria”. No entiendo que sea “no éxito” el “hacerlo de pago”. Que sea gratis o de pago es completamente irrelevante para que sea éxito o no éxito. Lo que se trata es de que exista o que no exista, y de que sea la gente organizándose para hacer por sí misma algo complejo, que no se puede hacer individualmente, en vez de una corporación empresarial solucionando (o creando) los problemas de la gente. Y se trata también de que sea “libre”, pero no de que sea gratis. O sea, libre como en persona libre, no como en barra libre.

El ejemplo clásico es internet, surgido completamente al margen de la industria. Primero los milicos necesitaban un sistema descentralizado de transmisión de información, de forma que no les pudieran parar el flujo por atacar unos pocos centros clave. Y los universitarios que se lo crearon a los milicos se dieron cuenta de que tenían en sus manos el juguete más increíble que haya inventado la humanidad. La red de redes, sin límites. Así que empezaron a desarrollar funcionalidades para sacarle partido al prodigio. Para sacarle partido ellos mismos, para sí, quiero decir. Luego, pero muy luego, se apuntaron al carro los que le vieron posibilidades de sacarle partido económico al nuevo mundo.

El ejemplo que pones me recuerda a un momento determinado de la internet, cuando el mundo comercial empezaba a asomar la patita. El primer paso había sido el porno, que por supuesto no le molestaba a nadie. No recuerdo que nadie se mosqueara porque hubiera quien quería cobrar por proporcionar fotos de macizas y orgías, en vez de darlas gratis. Era un nicho muy marginal que no interfería ni estorbaba con la documentación y la comunicación “normal”. No había confusión, vaya. Pero de repente empezaron a entrar los “empresarios”, y podía ocurrir que estuvieras buscando documentación sobre el funcionamiento de una tarjeta gráfica en Linux, o sobre el comienzo de la caza de brujas en la edad media, y te tropezaras con el montaje de un gilipollas que quería vender cualquier chuminada. O peor, te podías encontrar en medio de la publicidad de una maldita marca de automóviles.

Fue un momento clave, en que muchos pensaron que la solución era dividir internet, desterrando al mundo comercial a su propio nicho. O creando un nicho no comercial, para “la gente”, protegido de la invasión. Hubo muchas propuestas muy serias al respecto. Yo creo que en buena medida el éxito de Google vino de ahí. Hacer un buscador no sólo bueno, sino no engañoso. <i>Don’t be evil>/i>. Fueron muy listos, y se acabó el problema. Ahora podían convivir el mundo del dinero y el mundo de la gente.

Volviendo a tu ejemplo, podríamos imaginar un lema. La información es (o debe ser) libre, pero casi nada es gratis. Si tú quieres pillar la información, digerirla y organizarla (sin eso no es información), sé libre de hacerlo. Pero no es gratis, porque te costará el esfuerzo de aprender a hacerlo, y el tiempo de llevarlo a cabo. También puede que haya alguien que te la de predigerida y preorganizada, a cambio por ejemplo de prestigio. Es muy raro que te la den digerida y organizada del todo, porque normalmente el esfuerzo que alguien está dispuesto a hacer a cambio del puro prestigio tiene sus límites, y además hay que ganarse los garbanzos. Así que ese sistema te costará menos esfuerzo, pero algún esfuerzo. Y aun así hay alguna excepción. Y finalmente puede que un empresario te venda la información suficientemente trillada como para que solo te cueste dinero.

Lo que existe ahora, y antes no había, es la herramienta para que una comunidad dispersa cree, mantenga y distribuya por ejemplo un servidor web (Apache) al que ni siquiera Microsoft le puede ganar.

O un sistema operativo para PCs (Linux) del que acaba naciendo el gran dominador (de momento) del mercado de “smartphones” (Android), también libre.

O una estructura científica y de comunicación paralela que desmonta el tinglado organizado por la unión de los principales gobiernos, empresas, y medios de comunicación del mundo.

A eso iba. A que si hay comunidades que se han podido quitar de encima monopolios como los de Microsoft, Apple, o el IPCC, da la impresión de que no hay nada que no se pueda conseguir.

––

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/

Octavio

En este gráfico (por un fallo hay que pinchar para verlo) he reflejado los porcentajes que en cada legislatura han tenido gobierno, partido mayoritario de la oposición, resto de la oposición a nivel nacional (desde el PCE de 1977 a UPyd   e IU de esta legislatura, pasando por CDS, etc.) y por último, los partidos nacionalistas, regionalistas y demás cosas raras.

A la vista de él, es evidente  o al menos a mí me lo resulta, que a efectos de los problemas de la nación, la falta de proporcionalidad no es el principal problema sino la gobernabilidad y a menor distancia entre primero y segundo, de puro cajón   y Perogrullo, mayor dependencia del resto, sea este nacionalista o nacional.  Solo las mayorías absolutas o muy amplias han proporcionado estabilidad.

Pero es evidente que también que los resultados derivados de la falta de proporcionalidad son escándalos si tenemos en cuenta que tomando cualquier legislatura, la última por ejemplo … la suma de IU, UPyD y FAC , son 2.920.000 votos que representa el   5% del Congreso, mientras que la suma de nacionalistas es 2.420.000 votos   representando al  11%.

No queda más remedio que estar de acuerdo con Luis Bouza en que el ideal es un sistema mixto, mayoritario y proporcional, que permita  gobiernos fuertes y que en su parte proporcional refleje la pluralidad más estricta.

Pero el poder corrompe y el poder absoluto, corrompe absolutamente… o si no corrompe endiosa.

Sin las medidas correctoras que tanto hemos defendido  el sistema se hace inviable o insoportable, la separación de poderes es la máxima garantía, junto la democratización de los partidos, las listas abiertas o semibloqueadas, etc.

Pero entre ellas, perdonad que insista en el Referéndum o la ILP como factor corrector ultimo del sistema electoral.  Cuando la labor de un gobierno resulta positiva en la mayor parte de los aspectos pero existe un claro divorcio en un punto determinado de la acción legislativa y ejecutiva del partido mayoritario y la opinión mayoritaria de la ciudadanía,  cuando la cuestión es de vital trascendencia  no se puede obligar al pueblo a tener que cambiar de opción política para variar el rumbo.

El caso más dramático lo tenemos en el 11M… (Ojo que yo no soy crítico con Aznar en este punto),  la mayoría aprobaba su gestión, pero a su vez la mayoría rechazaba la implicación en la política sobre IRAQ…un referéndum negándole a D. José María la libertad de acción en este tema tal vez nos hubiera ahorrado 8 años de D. José Luis.

Fresita Magenta

“que todos tenemos derecho a ser escuchados y a escuchar a otros para aprender de ellos, que tienen su espacio para que así sea y que la comunicación es un juego maravilloso y enriquecedor”.(N. L. G.)

Por su magnífico contenido, os adjunto el llamamiento que acabo de recibir de La Fundación…

En este caso lo del “Lee y difunde” me parece más que acertado.

LLAMAMIENTO:

A LA SOCIEDAD Y A LOS PARTIDOS

El Gobierno pudo ser llamado en otros tiempos un sacerdocio. No afectamos nosotros elevarle a tanta categoría. Lo que no podemos consentir es que no sea más que una gerencia. Lo que tenemos derecho a pedir es que sea una Magistratura.

NICOMEDES-PASTOR DIAZ, A la Corte y a los partidos

INTRODUCCION

La FUNDACION PARA LA LIBERTAD tiene como principal objetivo el fortalecimiento de valores cimentadores de nuestro sistema democrático: la libertad, la tolerancia, el pluralismo, la defensa de un País Vasco integrado en la nación española. Todos ellos pueden quedar sintetizados en la expresión “valores constitucionales”.

Desde su alumbramiento, la Fundación ha participado en el debate público vasco, en el nacional y en ámbitos internacionales orientando su actividad hacia la defensa de los valores antedichos. En consecuencia, ha sostenido disputas recurrentes con discursos antagónicos y, muy singularmente, con el que sustenta en el País Vasco la actividad terrorista de ETA y aquellas políticas del nacionalismo institucional que, criticando el terrorismo sin combatirlo, han coadyuvado a su permanencia y a la comprensión de su proyecto antidemocrático.

En nuestro Patronato se dan cita personas de muy distinta trayectoria ideológica. Hemos creído siempre que la defensa de la libertad y la democracia en el País Vasco y España reclamaba ese terreno común e imponía la subordinación de legítimas aspiraciones partidistas a la consolidación de un firme compromiso entre distintos en torno a los valores constitucionales que garantizan una convivencia en libertad.

Por eso nos sentimos legitimados para realizar este emplazamiento. Lo formulamos ante la proximidad de una convocatoria electoral de consecuencias trascendentales. Lo dirigimos a la sociedad en su conjunto y, más en particular, a los partidos políticos, a quienes la Constitución encomienda su representación como configuradores de la opinión pública. En última instancia, queremos dirigirnos al Gobierno que resulte de los comicios de noviembre. Con independencia de cuál sea su color político, no podrá desmentir la necesidad de nuestra petición prioritaria: la subordinación de todo cálculo partidista al interés general; tampoco podrá dejar de acompañarnos en nuestras principales aspiraciones: la continuidad nacional, la viabilidad del Estado y el fortalecimiento de las instituciones.

Creemos conveniente elaborar este llamamiento persuadidos de la necesidad de restañar los grandes consensos nacionales en materias que afectan al desenvolvimiento político de España como Estado nacional, identificando los aspectos en los que, más allá del legítimo debate partidario, inherente a una democracia pluralista, se sostiene la continuidad del proyecto común que es garantía de la libertad de todos.

Que la asunción de los contenidos que desgranamos más adelante requiera del Gobierno que pueda materializarlos la obtención de una mayoría muy amplia no nos merece recelo alguno. Puede gobernarse con mayorías dilatadísimas y hacerlo con sentido de Estado, respetando y fortaleciendo los consensos básicos. La ciudadanía tiene memoria de ello.

LA EXPERIENCIA DEL CONSENSO

Es implícito a la esencia de la democracia que todos los grupos, individuos e intereses, puedan crear un marco común de entendimiento y organización.

R. ARON, Introducción a la filosofía política

Nuestra experiencia de tres décadas de andadura democrática avala esta convicción: se hace urgente reparar los desperfectos que hayan podido dañar los grandes consensos nacionales entre las dos formaciones políticas llamadas a gobernar.

Los grandes acuerdos históricos sobre políticas esenciales han hecho posible nuestra democracia. La Transición fue un período fértil en consensos: en el impulso y apoyo al texto constitucional, en el discurso de la reconciliación nacional, en las líneas maestras de política económica y social, en política exterior, de defensa y seguridad.

Con posterioridad, los Pactos Autonómicos (1992), el Pacto de Toledo sobre el sistema de pensiones (1994) y el Pacto por las Libertades y contra el terrorismo (2000) han sido hitos que jalonan un itinerario de convivencia pacífica y de consolidación de nuestro sistema de libertades.

Esta provechosa dinámica se ha visto alterada en los últimos años: valgan como ejemplo la aprobación de una reforma estatutaria sin el apoyo de uno de los dos grandes partidos o la no renovación de los órganos constitucionales que exige el concurso de mayorías absolutas reforzadas.

Para facilitar los consensos es ineludible el abandono de la creencia en las posibilidades mágicas de la política, que incentiva posturas radicales, y el retorno a la consideración de ésta como “arte de lo posible”, que fomenta prácticas democráticas sustanciadas en el sometimiento a las reglas del juego.

El ejercicio de una acción responsable de gobierno implica procurar en las grandes cuestiones de Estado la complicidad de la formación política que mañana puede gobernar. La deliberada exclusión de formaciones que por su alta representatividad tienen naturaleza de “partidos gubernamentales” supone una grave frivolidad y compromete el rumbo del Estado. Por otro lado, dichas políticas de Estado sosiegan la práctica política a la vez que consolidan el sistema.

Las materias en las que el consenso es, no solo practicable, sino exigible, serían las siguientes:

POLÍTICA ANTITERRORISTA: HACIA LA DERROTA DE ETA.

La estrategia político-militar de ETA ha sido superada por la represión del enemigo ante la imposibilidad de acumular fuerzas que posibiliten la negociación en última instancia con el poder central

FRANCISCO MUGICA GARMENDIA, ‘PAKITO’, carta reproducida en ‘El Correo’, 3 de noviembre de 2004

  • SOBRE LA COYUNTURA ACTUAL

Ante la nueva situación creada tras el comunicado de la banda terrorista ETA, en el que declara el “ cese definitivo de su actividad armada “ creemos que el reto que se le plantea ahora a la democracia española reside en la gestión política de esta etapa hasta la definitiva desaparición de la organización terrorista y la derrota de su proyecto político totalitario. Por lo cual, queremos efectuar las siguientes consideraciones:

  1. Partimos de la consideración compartida por todas las fuerzas democráticas de que la situación a la que ETA ha llegado se debe a la resistencia de los demócratas, a la presión policial ejercida sobre ella, y a la colaboración internacional, especialmente de la República francesa

.

  1. Sin embargo, es necesario apreciar que durante el fracasado proceso de negociación de 2006-2007, ETA-Batasuna descubrió una serie de factores favorables a su causa que han sido ejercitados con singular éxito en pos de la conversión de su derrota policial en una victoria política. Tales factores, actualmente puestos en ejercicio, fueron los siguientes: Vulnerabilidad de los interlocutores gubernamentales prisioneros de alcanzar un “ arreglo” con la banda, un discurso político prácticamente monopolizado por parte de ETA-Batasuna sin contestación suficiente desde las fuerzas democráticas, el dominio de su iniciativa y de su lógica y, finalmente, la benevolencia de los “ observadores internacionales “. A estos factores debiera añadirse el apoyo publicitario de sus actos y mensajes que han gozado de un exagerado seguimiento por parte de la mayoría de los medios de comunicación, no siempre responsables en su actitud.

.

  1. En estas condiciones no es de extrañar que determinados hitos del discurso terrorista se hayan afincado en el utilizado por parte de las autoridades políticas, asumiendo de forma precipitada conceptos formulados por el mundo de ETA como “ nuevo tiempo político” “ oportunidad histórica” “ diálogo y acuerdo que deben caracterizar el nuevo ciclo”, cuando todos ellos son falsos y potencialmente destructores de los fundamentos del actual marco democrático. Porque el auténtico nuevo ciclo político se inició en España con la Constitución y los Estatutos de Autonomía y el diálogo y el acuerdo ya están presentes en nuestro sistema desde la Transición. Asumir aquellos planteamientos es compartir el sentido de la declaración de ETA; casi tanto como fingir que hasta el momento de su último comunicado no hubiera existido en España auténtica democracia.

  1. Reclamamos a las fuerzas políticas constitucionales el consenso necesario para liquidar ETA y limitar el proyecto político totalitario y secesionista que defienden sus adláteres. Debe exigirse el respeto al ordenamiento jurídico y el ejercicio de dirección del proceso de liquidación del terrorismo de forma tal que el sistema quede fortalecido y no, como puede entenderse en el momento actual, en entredicho ante la espiral de actuaciones propagandísticas de la banda y sus aliados. En este sentido, es imprescindible que Gobierno Central y Autonómico no concedan la iniciativa política al entorno proetarra que sólo pretende rentabilizar la situación haciendo materializable su proyecto político en un horizonte temporal próximo. Este es el fondo del asunto: la iniciativa que reclamamos no se circunscribe a lo que el discurso terrorista llama “aspectos técnicos”( política penitenciaria, reconocimiento del daño causado y “reconciliación”, etc…), sino, al prestigio del marco Constitucional y Estatutario. Se trata de que de este envite salga fortalecida la España Constitucional de 1978.

  1. La liquidación de ETA no debe realizarse a partir de la impunidad de los criminales, ni sobre la negociación de concesiones políticas. Por el contrario, el respeto a la dignidad de las víctimas debe sustentarse, más que en sentimentales homenajes y discursos, en el respeto al marco de legalidad jurídico- política, en el que éstas han confiado para ser resarcidas en derecho y justicia.

Queremos, en esta materia, partir de una premisa básica: hasta su total y definitiva disolución, la amenaza que ETA representa, subsiste.

España acumula una amplia experiencia en lucha antiterrorista. Esto nos permite conocer las repercusiones negativas de algunas prácticas políticas. Sabemos qué consecuencias reportan las políticas de negociación:

  • dividen a quienes deben combatir juntos el terrorismo.

  • facilitan la manipulación del normal deseo de erradicar la violencia

  • relativizan los marcos negociadores, que acaban siendo superados gracias a discursos ambigüos

  • alientan en quienes practican la violencia las expectativas de una “nueva oportunidad” y

  • siempre, debilitan al Estado.

Por el contrario, las políticas que contemplan un escenario final de derrota del terrorismo acumulan ventajas frente a las estrategias de la banda:

  • dotan de la necesaria credibilidad disuasoria a la acción del Estado

  • desincentivan la práctica del terror

  • privilegian los mecanismos legales existentes sin necesidad de crear instrumentos “ad hoc” que desborden la legalidad

  • evitan que el Estado asuma parte del argumentario terrorista: la que denuncia la imperfección de la democracia recurriendo al “diálogo” como paliativo de ese falso déficit

  • sitúan como ejes de la acción del Estado las ideas de paz y libertad innegociables frente a los discursos que fundamentan en “conflictos seculares” la necesidad de una transacción política final.

El Pacto por las Libertades y contra el terrorismo compromete a sus firmantes a “evitar que el terrorismo extraiga ventaja o rédito político alguno” y recuerda que “el diálogo propio de una sociedad democrática debe producirse entre los representantes legítimos de los ciudadanos en el marco y con las reglas previstas en la Constitución y el Estatuto y sin la presión de la violencia”.

Se conoce el deseo de ETA de someter a la sociedad y al Estado a un último chantaje: posponen su desaparición condicionándola a la obtención de determinadas concesiones. El peligro de someterse a tal coacción reside en que, en la medida en que esas concesiones vayan produciéndose, desaparecen los incentivos que favorecen la disolución, porque los terroristas descubren la rentabilidad de mantenerse “en activo”; aunque su presencia no se concrete en atentados, aceptar esa lógica perversa supone un grave error que retrasa la extinción de la amenaza terrorista.

Es conocido el uso que en el País Vasco se ha hecho de la teoría sobre la “resolución de conflictos” y la posición pública de determinados “grupos de mediación” que se arrogan una facultad arbitral sólo reconocida por la banda, sus adláteres políticos y, preciso es reconocerlo, el nacionalismo en su conjunto. Les sirve a todos ellos para dotar de legitimidad un escenario negociador que contemple explícita o implícitamente el pago de un precio político como coste de la “resolución del conflicto”.

Tales “mediadores” han invocado siempre la existencia de una serie de pautas, de reglas universalmente aplicables a todo “proceso de paz”. Y han pasado por alto, deliberadamente, las realidades que hacen excepcional el terrorismo etarra. Como son:

  • la constatación de que España es una democracia consolidada; no registra déficit democrático alguno que consienta sostener planteamientos de equiparación de la legitimidad política del Estado con la de una banda terrorista o con la de sus tentáculos políticos

  • el hecho cierto de que en España la respuesta de la sociedad al desafío etarra no ha sido nunca violenta, de tal suerte que es disparatado argumentar en términos de “conflicto civil”. Las víctimas del terrorismo han observado históricamente un comportamiento ejemplar, renunciando a la venganza y confiando en la Justicia del Estado. De hecho, de la impostergable atención a sus justas demandas de memoria, dignidad y justicia deriva una importantísima fuente de vigor moral en la sociedad española

  • la experiencia de que la facilitación de procesos que abocan a la total o parcial impunidad de notorios violadores de Derechos Humanos no ha pacificado de forma auténtica ningún conflicto en ninguna parte del mundo.

A la luz de lo anterior, postulamos el más amplio y eficaz consenso entre formaciones políticas, deseable para todas e imprescindible entre las llamadas a gobernar, en materia de política antiterrorista en torno a las siguientes consideraciones:

  • la única violación sistemática de Derechos Humanos en España es la que protagoniza ETA a través de su acción criminal

  • las instituciones democráticas en España son una realidad consolidada: cualquier iniciativa que dude de su legitimidad debe ser rechazada

  • el objeto de la política antiterrorista, en lo que se refiere a ETA, debe procurar la derrota operativa y política de ésta, eludiendo por tanto cualquier planteamiento de negociación política

  • al servicio de este objetivo debe implementarse una política de naturaleza integral que incluya la presión judicial y policial, la social, la política e, incluso, la ideológica y deberá incidir, con especial énfasis, en la construcción de un discurso deslegitimador de la violencia.

  • la democracia española debe saber dotarse de una narrativa que de cuenta del auténtico significado de cincuenta años de terrorismo etarra

  • la derrota política de ETA y sus pretensiones debe suponer la victoria de la democracia española. En caso contrario será la de ETA

  • los objetivos apuntados no son quiméricos; lo quimérico es suponer a ETA imbatible. La experiencia nos confirma que el Estado puede obtener el desistimiento de quienes practican la violencia sin necesidad de embarcarse en negociaciones de contenido político. No sería la primera vez. Las biografías de algunos patronos de esta Fundación avalan que nuestras afirmaciones no son gratuitas.

POLÍTICA TERRITORIAL: LOS RETOS DE LA SOCIEDAD ABIERTA Y LA ATRACCION FATAL DE LA TRIBU

Ha llegado el momento de que, desde el Estado, se aborden algunas modificaciones del Estado Autonómico que contribuyan a superar las ineficiencias, distorsiones y desigualdades que el transcurso de los años ha ido revelando. En este sentido, la instauración de mecanismos de cooperación y coordinación entre las instituciones regionales y centrales es un requisito imprescindible para evitar fuertes distorsiones en el servicio a los ciudadanos que debe dar un Estado complejo o descentralizado

Programa electoral PSOE, elecciones generales 2004

 

Algún día alguien tendrá que fijar las reglas de juego del Estado Autonómico (…) llegará el momento de plantearse hacia dónde se va

MARIANO RAJOY, Conferencia pronunciada en Barcelona el 25 de noviembre de 1997

Es un hecho obvio que la construcción del modelo territorial en España ha registrado en los últimos tiempos una conflictividad superior a lo deseable: hemos asistido a una confrontación política exacerbada, a la puesta en riesgo de la unidad del mercado interior, a un incremento de la litigación institucional y a una pérdida general de cohesión. Todo ello ha dilapidado un considerable capital de energía y no nos ha aproximado a ningún horizonte común.

Si es verdad que “las sociedades cerradas no duran, pero ejercen una atracción fatal sobre quienes no pueden tolerar la libertad” (Dahrendorf), habrá que atribuir a esa insidiosa seducción el hecho de que hasta el mejor ajuste, el diseñado por la Constitución del 78, se haya visto secuenciado por sucesivos desajustes posteriores, propiciados por las demandas irresponsables de los nacionalismos periféricos.

En aspectos concretos, como la política lingüística, determinados proyectos de ingeniería social que anteponen como tarea de los poderes públicos la “construcción nacional” a la garantía de las libertades individuales, han propiciado una artificiosa fragmentación que no se corresponde con entornos de naturaleza plural, bilingüe. Es la consecuencia de atribuir derechos a las lenguas por encima de las personas que las hablan, por considerarlas el “alma” de la nación que hay que “construir” desde el poder.

Hay que subrayar el carácter de modelo de consenso y concordia que tuvo la Constitución del 78. Pudiéramos considerarla híper-legitimada a través de un proceso que supone un pronunciamiento masivo de la soberanía popular y que registra sucesivas manifestaciones, casi consecutivas:

1.- Referéndum sobre la Ley para la Reforma Política (1976)

2.- Elecciones constituyentes (1977)

3.- Referéndum constitucional (1978)

En aquella ocasión, pudieron integrarse tanto la pluralidad constitutiva de la nación como las divergencias históricas subsistentes en una suma final de cesiones y afirmaciones que conocemos como Transición.

Quienes hoy postulan la necesidad de una “segunda transición” han sido, desde aquella fecha, contumaces en su falta de lealtad institucional. Si 1898 puede señalar el momento de irrupción de los nacionalismos en España, con el propósito declarado por algunos de “regenerar” el Estado desde la periferia, un siglo después, en 1998, asistimos tanto a la alianza en Estella del PNV con ETA y su brazo político como a la firma en Barcelona del pacto entre PNV-CiU-BNG. El soberanismo, en estas formaciones, ha ganado la partida al autonomismo asumible por la Constitución. Todo ello en el marco de un Estado renovado y legitimado desde 1978.

Lo anterior nos conduce a las siguientes reflexiones:

  • La necesaria estabilidad constitucional hace imprescindible que cualquier reforma de carácter institucional sea pactada por los dos grandes partidos: PP-PSOE

  • Los acuerdos con las formaciones nacionalistas no pueden dar lugar a fases de constitucionalismo experimental que más parecen profundas mutaciones constitucionales. En este sentido, y con referencia a las próximas elecciones, cualquier tentación que tuviera un partido nacional de alcanzar acuerdos con formaciones nacionalistas minoritarias para impedir formar gobierno al partido que eventualmente obtuviera una mayoría relativa, deberá ser rechazada con la mayor energía. Los efectos desestabilizadores sobre el sistema constitucional serían de tal gravedad que nos sentimos obligados a alertar sobre esa posibilidad y apelamos a la responsabilidad y sentido de estado de las dos principales formaciones políticas.

  • Un consenso muy fuerte, edificado sobre una mayoría electoral amplia podría poner al Gobierno que lo liderase en la tesitura de afrontar los siguientes objetivos:

1.- lograr la culminación estable que circunscribiera con exactitud el modelo territorial

2.- fortalecer las competencias del Estado fijando un núcleo básico intransferible

3.- garantizar el derecho a utilizar, aprender y ser instruido en lengua española en todo el territorio nacional

4.- reforzar la independencia del Tribunal Constitucional y de los órganos de gobierno del poder judicial

En suma, no parece conveniente que el modelo territorial permanezca perpetuamente abierto si se desea evitar una espiral de conflictos distributivos recurrentes por niveles de autogobierno y recursos económicos entre Comunidades Autónomas.

POLÍTICA EXTERIOR: LA POSICIÓN DE ESPAÑA EN EL MUNDO

Yo no creo en los buenones profesionales haciendo política internacional. La política exterior tiene que ser también de seguridad. El que no inspira respeto no hace política exterior

FELIPE GONZÁLEZ, Declaraciones recogidas en ABC, 12 de enero de 2007

Desde una concepción de la política exterior que combine principios e intereses en función de circunstancias variables, entendemos como principio irrenunciable de una política exterior sensata y pragmática la contribución española a un orden internacional estable que aporte certidumbre y que, en la medida de lo posible, no merme la capacidad de influencia del Estado ni de sus nacionales o su libertad de acción.

Como intereses permanentes de España cuentan los derivados de su posición geoestratégica y los que se deducen de su historia, cultura y economía. Por eso deben tenerse en cuenta como prioritarias las relaciones con Europa, Iberoamérica, la cuenca mediterránea y el Norte de África.

Realidades condicionantes de esa política necesariamente habrán de ser: la consideración del papel que debe jugar España en el escenario internacional como país democrático y desarrollado con vocación de protagonismo; la asunción de que la “caída del muro” puso fin a la configuración bipolar del poder político y militar en la Comunidad Internacional; el hecho ineludible de la globalización económica; el necesario replanteamiento del diseño institucional de la UE y la realidad de la irrupción en el escenario mundial de actores emergentes.

Todo ello hará necesario redefinir la presencia española en el orden internacional. Utensilios imprescindibles de esa redefinición, que no consienten descuido, serán:

  • una diplomacia garante de la continuidad de la acción exterior dotada con los medios materiales y humanos suficientes, siendo España un país con intereses globales en un mundo globalizado en el que predominan las dimensiones económicas y de seguridad que se debaten en foros multilaterales

  • unas Fuerzas Armadas modernas con capacidad de intervención en misiones de paz, acciones de interposición y de lucha antiterrorista en el seno de las alianzas estratégicas de las que España es un socio leal

  • un marco conceptual duradero que suscite el mayor consenso posible en el que, con revisiones periódicas, se defina el interés nacional y sus objetivos estratégicos. En aras de ese consenso proponemos un concepto de interés nacional similar al formulado por G. Nye: “los intereses globales pueden ser incorporados en un concepto amplio y de largo alcance del interés nacional”.

Con referencia a la definición del interés nacional habría que partir de un “mínimum” que propiciara el consenso que postulamos. Ese mínimo vendría acotado por los objetivos de política exterior que entendemos de puro sentido común:

  • la consolidación de nuestra renovada situación en el mundo como país democrático y desarrollado

  • la proyección solvente de nuestra influencia

  • el planteamiento eficaz de nuestras iniciativas

  • la continuidad de nuestra acción en el exterior

El consenso entre formaciones mayoritarias se hace imprescindible precisamente en aras del cumplimiento de este último objetivo: una continuidad y una certidumbre en la acción exterior de España puestas a salvo de frívolos vaivenes que puedan mermar nuestro prestigio, credibilidad e influencia.

Toda la amplitud con que cabe dotar al concepto de “interés nacional” no suprime un hecho notorio: la posibilidad misma de su definición implica la prevalencia de la lealtad institucional sobre los efectos deletéreos de los nacionalismos periféricos, que difícilmente aceptarán una visión de conjunto en esta materia.

No podrá producirse ningún debate sobre intereses nacionales que deben preservarse si se desmantela el Estado configurado por el sistema constitucional de 1978 y si en política interior los intereses de los nacionalismos se imponen sobre los del Estado por conveniencias de aritmética parlamentaria.

Tampoco, si se confunde el interés nacional con el puramente ideológico de partidos convertidos en facción en permanente búsqueda del monopolio indefinido del poder.

POLITICA EDUCATIVA: EN BUSCA DE LA CALIDAD

No se trata de una broma: la ignorancia en nuestros días es objeto, o lo era hasta hace bien poco, de un culto cuyas justificaciones teóricas, pedagógicas, políticas y sociológicas se extienden explícitamente en muchos textos y directrices. Según tales directrices, la escuela debe dejar de transmitir conocimientos para convertirse en una especie de falansterio “de convivencia”, de “lugar de vida” donde se despliega la “apertura al prójimo y al mundo”. Se trata de abolir el criterio considerado reaccionario de la competencia. El alumno no debe aprender nada y el profesor puede ignorar lo que enseña.

J.F. REVEL, El conocimiento inútil

En esta materia, capital a nuestro juicio, el consenso político no puede hacerse esperar. En la sociedad ya existe suficiente acuerdo; la preocupación es unánime en la comunidad educativa: padres, alumnos y profesores coinciden en la denuncia de las deficiencias del sistema al tiempo que los indicadores tanto externos (informes PISA) como internos (evaluaciones de diagnóstico del MEC) apuntan en la misma dirección deficitaria.

Consideramos estéril embarcar a la sociedad en un debate sobre la responsabilidad de esta situación. Lo acuciante es asumir la necesidad de una profunda reorientación con la brújula puesta en el norte de la calidad.

La importancia que España está obligada a conceder a su capital humano en un escenario de competencia global debe ser una prioridad compartida. Avanzamos hacia una “sociedad del conocimiento”: rezagarse en la marcha puede tener consecuencias desastrosas en un futuro muy próximo.

En esta materia, conscientes de la histórica incapacidad para el consenso que hemos padecido, nos atrevemos a sugerir indicaciones de carácter general que propicien puntos de encuentro entre visiones que legítimamente aspiran a concretarse en desarrollos divergentes.

Es necesario partir de premisas que privilegien la necesidad de elevar la calidad. Así, destacamos:

  • el protagonismo que debe darse a los padres y familias como titulares del derecho a la orientación de la educación de sus hijos

  • la necesidad de contemplar el proceso de aprendizaje como medio de promoción social a través de la recompensa del talento, el esfuerzo y el mérito

  • la imprescindible relevancia que cabe atribuir al profesorado como transmisor del conocimiento y su correlativo prestigio y protagonismo en el proceso educativo: el informe McKinsey de 2007 incide en el hecho de ser los profesores el factor principal en la consecución de buenos resultados.

Contemplamos como propuestas razonables en este ámbito las que busquen:

  • minimizar la manipulación sectaria, replanteándose la oferta por encima de los prejuicios impuestos

  • potenciar la instrucción (entendida como transmisión del conocimiento)

  • reducir la burocratización

  • rediseñar los baremos de los procesos en que interviene el profesorado potenciando los aspectos más académicos de su desempeño profesional

  • recuperar la realización de exámenes externos universales con resultado público

  • ampliar la libertad de elección de los padres respecto a los centros donde quieren que estudien sus hijos

  • garantizar el respeto del derecho de los padres a optar por que la educación de sus hijos sea en la lengua vehicular de su elección, en el caso de aquellas Comunidades Autónomas en las que otra lengua sea cooficial con la lengua común del conjunto de la ciudadanía española.

POLITICA ECONÓMICA: SENTAR LOS CIMIENTOS DE UNA RECUPERACIÓN ESTABLE

Es imposible, en todo cuanto concierne a la vida práctica, equivocarse de un modo coherente

H. HAZLITT, Economía en una lección

Conscientes de que esta materia focalizará la disputa partidaria en la campaña que se avecina, nos conformamos con avanzar una serie de posiciones que, fija la atención en el interés nacional, y puedan ser asumidas por los dos partidos mayoritarios.

De hecho, la economía debería ser un terreno propicio para avanzar en el consenso porque exige utilizar un lenguaje concreto, susceptible de verificación y, dado el contexto mundial en que nos desenvolvemos, de economía de mercado en sistemas mixtos, no caben antagonismos radicales.

La difícil situación por la que atraviesa España debería comprometer a todos en el esfuerzo por facilitar una salida de la crisis que condujera a un crecimiento fuerte y estable cimentado en la iniciativa de la sociedad y capaz de fortalecer nuestra cohesión social y territorial.

Los objetivos no pueden ser otros que:

  • la recuperación de un sano crecimiento que permita empezar a generar empleo

  • la convergencia en renta real con Europa, incrementando de forma sostenible la productividad

  • la igualdad de oportunidades en el acceso a la información y al empleo y la igualdad de trato en el uso de los servicios públicos básicos

  • la mejora de las políticas públicas de innovación y estímulo a la investigación científica y tecnológica

Son fáciles de detectar los riesgos y amenazas que penden sobre la economía española:

  • una coyuntura internacional desfavorable

  • un elevado déficit que obliga a la austeridad en la gestión del gasto público

  • un altísimo nivel de endeudamiento tanto público como privado

  • grietas en la cohesión territorial que ponen en riesgo la unidad del mercado interior y que hacen imprescindible reforzar los mecanismos institucionales que integran y coordinan el esfuerzo de todos en beneficio del conjunto

  • una pérdida de influencia política de España en los foros internacionales donde se dirimen y coordinan las políticas para afrontar una crisis de dimensiones globales

Si recientemente la sociedad española ha podido ser testigo de cómo ante circunstancias tan graves las dos fuerzas mayoritarias son capaces de consensuar medidas de tanto alcance como una reforma constitucional, tenemos la esperanza de que el consenso en las grandes orientaciones de la política económica pueda también producirse.

Sin duda, los capítulos que hemos abordado no agotan las realidades nacionales en las que el consenso más amplio posible y, especialmente, entre los dos grandes partidos, adquiere visos de urgente necesidad. Desde luego en todo lo relativo al reforzamiento de las instituciones que hacen de España un Estado de Derecho: independencia del poder judicial, respeto al imperio de la ley, protagonismo del parlamento y buenas prácticas en la vida parlamentaria, etc.

No hemos desesperado, ni mucho menos, de nuestro país. Somos conscientes de que todo lo dicho hasta aquí podría muy bien ser suscrito por una amplia mayoría de la sociedad española.

Es nuestro deseo que los comicios de noviembre alumbren una etapa en la que Gobierno y oposición sean conscientes del reto al que se enfrenta el país para afrontarlo con sentido de Estado.

Debe caducar el estilo de hacer política trasladando el debate ordinario y la atención de la opinión pública a terrenos cuasi-existenciales por supuesta conveniencia partidaria. Es hora de recordar todo lo que nos une por encima de nuestras discrepancias, que es precisamente lo que las sustenta y encauza en un terreno común en el que el debate es posible.

Si en esa nueva etapa el consenso en lo fundamental se antepone al disenso razonable, este llamamiento, que lo es en primer término al mero sentido común y a la prudencia política, no habrá sido un ejercicio inútil.

Octavio

La situación es la siguiente, en orden de importancia de los problemas a abordar hemos dado un paso atrás en la pirámide de Maslow, en el momento actual la situación económica es tremenda y todos los esfuerzos de nuestros gobernantes deberían centrarse en intentar solucionar la crisis…ahora bien, la magnitud de esta  en España resulta en buena medida ( y no solo por los últimos ocho años) de la nefasta gestión política y la demencial estructura que se ha dado a nuestro Estado que la hacen inviable e ineficaz .

Hay que  poner orden, control y racionalidad   ante tanto caos, establecer controles y contrapesos y estos, desde mi punto de vista, no pueden surgir a iniciativa de la propia oligopartitocracia que ha originado el desastre, sino de una ciudadanía que cada día deberá estar más movilizada, si no quiere convertirse en meros siervos de la casta dominante.

. Hay que pensar en el día después, el día en que cortada la hemorragia podamos establecer las medidas para que herida no se pueda volver abrir.

Yo propongo ideas, en cuanto a la gestión de ellas si os parecen razonables, os lo dejo a vuestro criterio y vuestro entender, yo para organizar no sirvo… Viejecita, Maleni, Bárbara, Teresa, José María, todos los que han participado de una u otra manera…con tu blog plaza, han servido para impulsar la anterior iniciativa hasta el Congreso de los Diputados,  pero la fruta quedó en árbol…ahora   con la participación de ilustres que por aquí pululan y que tal vez miren esta vez con menos recelos, con el Congreso de la Sociedad Civil, con Daniel Movilla , con Juan Espino… con la participación de miles de personas, con el propio Mario Conde, la cosa podría dar frutos.

 

 

AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Don Cayo Octavio Turino, mayor de edad, con DNI  …..Y domiciliado a efectos de notificación,  en  Travesía del Rubicón S/N , Doña Livia…..haciendo uso de su derecho de petición garantizado en el art. 29.1 CE, exponen:

El preámbulo de la Constitución proclama la voluntad de la Nación española de “establecer una sociedad democrática avanzada”  y en su artículo 23.1 CE se establece como “fundamental” el derecho a participar en los asuntos públicos, bien mediante representante bien“directamente”.

Pues bien, el momento de profundizar en el establecimiento de esa democracia avanzada ha llegado pues nada se ha hecho hasta ahora en materia de participación ciudadana, más bien al contrario. Para dar respuesta a esta necesidad proponemos las siguientes reformas constitucionales:

1.     Reforma constitucional del artículo 87.3 , que reconozca y potencie la Iniciativa legislativa popular, con: Reducción del número de firmas acreditadas necesarias; extensión de la iniciativa a materias propias de ley orgánica y de reforma constitucional; simplificación del procedimiento de presentación y de tramitación parlamentaria de la iniciativa popular

2.      Reforma del artículo 92 introduciendo el Referéndum Popular abrogatorio, estableciendo un determinado número de firmas  (lo suficientemente amplio para que pueda ser considerado representativas), necesarias para su convocatoria.

3.      Reforma del artículo 68.2 para que el Sistema Electoral Español,  consagre el principio democrático de “un hombre, un voto y con el mismo peso político.” Para ello resulta evidente que la circunscripción electoral no puede ser la provincia.

Para ello se insta a la introducción  de  los medios técnicos y digitales que favorezcan el voto no presencial, con todas las garantías.

En su virtud  de todo ello y de conformidad con los arts. 29.1 CE , 3 LO 4/2001, de 12 de noviembre, y 49 del Reglamento del Congreso de los Diputados.

AL CONGRESO SOLICITA: Que por presentado este escrito, se sirva admitirlo, tenga a bien adoptar las medidas legislativas conducentes a dotar de contenido real y efectivo al derecho fundamental de participación del artículo 23.1 de la Constitución para profundizar en la democracia “avanzada” que su preámbulo desea establecer.

En España  a 21 de Noviembre de 2011.

Octavio

Capitulo II (Plazmoyua contraataca)

Dado el resultado de la primera iniciativa, os propongo una nueva aventura, aunque con carácter previo, deberíamos ofrecer esta vía a los organizadores del  Congreso de la Sociedad Civil, entre los cuales se encuentran entre otros, algunos conocidos como… Daniel Movilla , Juan Espino,  (¿Pepo y Bárbara también)?… y por supuesto tito Conde,  y si no lo aceptaran , pues a “liarla parda”… ya me imagino intentar establecer contacto con el próximo portavoz de UPyD en la comisión de Constitucional, Sejano por un suponer…(esa sería una comida a la que no consentiría que faltara Navegante).

AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Don Cayo Octavio Turino, mayor de edad, con DNI  …..Y domiciliado a efectos de notificación,  en  Travesía del Rubicón S/N , Doña Livia…..haciendo uso de su derecho de petición garantizado en el art. 29.1 CE, exponen:

El preámbulo de la Constitución proclama la voluntad de la Nación española de “establecer una sociedad democrática avanzada”  y en su artículo 23.1 CE se establece como “fundamental” el derecho a participar en los asuntos públicos, bien mediante representante bien“directamente”.

Pues bien, el momento de profundizar en el establecimiento de esa democracia avanzada ha llegado pues nada se ha hecho hasta ahora en materia de participación ciudadana, más bien… al contrario.

Tomamos como propias las medidas que el Congreso de la Sociedad Civil propugna para conseguir ese objetivo de participación  y otros tan imprescidinbles como aquel para conseguir una auténtica democracia avanzada en el marco de un Estado viable, por considerarlas perfectamente válidas y consecuentes con los fines propuestos  y que son las siguientes:

http://congresosociedadcivil.org/conclusiones.php   (`pongo el enlace por abreviar)

En su virtud  de todo ello y de conformidad con los arts. 29.1 CE , 3 LO 4/2001, de 12 de noviembre, y 49 del Reglamento del Congreso de los Diputados.

AL CONGRESO SOLICITA: Que por presentado este escrito, se sirva admitirlo, tenga a bien adoptar las medidas legislativas conducentes a dotar de contenido real y efectivo al derecho fundamental de participación del artículo 23.1 de la Constitución para profundizar en la democracia “avanzada” que su preámbulo desea establecer.

En España  a 21 de Noviembre de 2011.

EL PSOE ASUME EN SU CONFERENCIA POLÍTICA LAS PROPUESTAS SOBRE DEMOCRACIA PARTICIPATIVA SUGERIDAS POR COMENTARISTAS DE PLAZA MOYUA.

Un potito cuento de nuestros tiempos”

By:

Bárbara Paraula

I PARTE: Octavio

INTRODUCCIÓN:

Parece ser que el mismo Rubalcaba lo defendió en la conferencia política. A ver si les suena, les reproduzco un copy-paste de las Conclusiones de las Comisiones de la Conferencia Política 2011, las cuales tras ser aprobada por el Comité Federal, servirán de base al programa electoral de dicho partido.

Pero la reforma electoral no es el único elemento para mejorar la participación en las instituciones. La participación ciudadana limitada exclusivamente al momento electoral está en la raíz de la insatisfacción de muchos ciudadanos sobre la política. Por ello, defendemos una reforma general de los instrumentos de participación no electoral, a partir de un amplio proceso de discusión ciudadana, desde los ayuntamientos, de modo que pueda desarrollarse plenamente el derecho a participar en los asuntos públicos a que se refiere el artículo 23 de la Constitución.

Esta no era exactamente la idea de Octavio, pero si la argumentación del artículo 23.1. Es en cambio en el siguiente párrafo donde más claramente podemos inferir la persuasión impulsada desde este blog en el discurso:

En este marco deberán incluirse reformas de facilitación y mejora de la Iniciativa Legislativa Popular, de conversión de la Comisión de Peticiones en una verdadera Comisión de Participación Ciudadana, de obligación de procesos participativos o de consulta en el procedimiento legislativo, de participación ciudadana en la elaboración de los presupuestos públicos, de generalización y fomento de las iniciativas ciudadanas de impulso y control, de seguimiento del cumplimiento de los programas electorales”

Quien no haya sido lector recalcitrante de Plaza Moyua, puede tener dificultades para entender porqué nos atribuimos la capacidad de haber sido utilizados como fuentes en la elaboración de la citada conferencia, así que parece oportuno colocar hoy un resumen de algo que empezó justamente hace un año:

I PARTE: LA GÉNESIS

Cómo se le ocurrió a Octavio:

La idea surgió de dos hechos más o menos coincidentes en el tiempo.

El primero fue un comentario de nuestro amigo Tuci no me acuerdo sobre que hilo pero lo puedo asegurarle la autoría casi al 90% sobre el destino dado a 4 millones de firmas sobre el Estatuto Catalán recogidas por el PP….la papelera de reciclaje.

El segundo, el que Rosa Diez se equivocara de botón y votara en contra de su propia propuesta en la comisión del congreso que debatía la reforma de la ley electoral LOREG, momento cumbre por ser su propuesta estrella, por estar más pendiente de que le enfocaran que del resultado de la propia votación.

Empecé a pensar en lo innecesario de determinadas figurones demagógicos que nada aportan (recordad el título… “No dejes que tu representante….” [-->]) y a volver a dar vueltas a la falta de mecanismos de participación directa ciudadana habida cuenta de que la iniciativa legislativa popular está vedada a las grandes decisiones y aquellos temas que tocan derechos fundamentales… y coño, me acorde de un trabajo que realice en la Universidad sobre un derecho fundamental prácticamente en desuso porque solo podía ser utilizado…”cuando no existiera ningún otro mecanismo”: el Derecho de Petición.

Lo plasme en la entrada sin mas pretensiones que lucirme un poco….

II PARTE: LOS BUROFAXING

Octavio no contaba en ningún momento con que viejecita en su insaciable esperanza y practicidad le propusiera:

“Espero que no fuera una idea teórica, sino un modelo a seguir.
Esta misma tarde me hago una copia, poniendo mis datos, y mañana la mando por burofax, por correo administrativo, o por el método que mejor te parezca”.
[-->]

Una semana después, el 5 de Octubre de 2010, lo que fue un post acababa convertido en un documento enviado por burofax a la Comisión de Peticiones. Muchas otras personas quisieron subscribir aquél documento aunque finalmente fue enviado bajo tres firmas.

Con fecha 28 de Diciembre (día de Los Inocentes), se recibe acuse de recibo y el traslado de la Petición a la Comisión Constitucional. Jose María se encarga de colocarlo en portada en Plaza Moyua [-->].

III PARTE: DIFUSIÓN Y SEGUIMIENTO

En Enero 2011, encontramos una nueva party en nuestro hastío democrático, y decidimos escribirle a los diputados que formaban parte de la Comisión Constitucional. La idea era utilizar emails significativos, estudiando al político y sus intereses para redactar de la forma más personalizada posible. Este era mi propósito por aquel entonces:

“Voy a lamerlos y relamerlos, hasta que de sus propias cabezas reconozcan porqué es una petición razonable también para ellos”. [-->]

Personalmente lo abordaba sin complejos con la inclusión de los destinatarios de uno u otro grupo parlamentario. Era necesario buscarle padrinos a la criatura de suficientes razas y colores como para augurarle una posición equilibrada y digna.

A la iniciativa por la difusión y seguimiento de la petición se une, por ejemplo, Maleni.

Plaza pone a nuestra disposición en el blog una sección permanente y otros muchos comentaristas ayudan compartiendo con frecuencia en sus muros de Facebook nuestros posts.

Los estilos de misiva incluían todo tipo de tretas y argumentos: jurídicos, con fotos de familiares, con sólidas reflexiones políticas, coquetos, humorísticos, acompañados de cuentos metafóricos… Abarcaron finalmente al Presidente y Vicepresidente de la Comisión, y a bastantes portavoces y miembros de dicha comisión (nunca llegamos a actualizar la tabla de seguimiento que habíamos diseñado al efecto). Conseguimos en el mismo mes de Enero respuesta de Duran i Lleida, Miguel Barrachina, y Manuel Pérez Castell.

Quiero hacer una mención especial a Manuel Pérez Castell, Vicepresidente de la Comisión Constitucional, con quien construí en los meses siguientes una relación permitida por su absoluta amabilidad y accesibilidad. Descubrí un político, a mi juicio honesto, valiente, interesado en la democracia participativa y bastante querido en su tierra. Actualmente me declaro su fan, no solo por el ejercicio del lobby-hobbye, sino también por verdadera simpatía y admiración política. Junto a él, indagamos ya en Junio 2011 en este blog sobre otras posibilidades de ensanchar la democracia, colaborando con una entrevista para Plaza Moyua, sobre su idea de creación de LISTAS PARTICIPADAS [-->].

En Marzo, coincidiendo con el sentir en parte afín de las demandas del 15 M, probamos otras vías de difusión, como la publicación de la iniciativa y su discusión en las páginas web de las organizaciones de referencia del movimiento.

IV PARTE: DEFENSA PERSONAL EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS.

Aunque llevávamos todo un año insistiendo en el paradero de la Petición (de hecho visité por primera vez el Congreso en Julio 2011, para interesarme por ella), no fue hasta mediados de Septiembre, y ya anunciado el adelanto electoral, que pudimos defender, en el Congreso, si bien en el ámbito de una conversación informal, nuestra posición frente a (o junto a) dos diputados del PSOE que formaban parte importante de la Comisión Constitucional a la cual había sido remitida la petición de Octavio.

De las conclusiones y sensaciones de aquello podeis dar cuenta en los relatos que escribimos [-->] [-->].

Lo que si podemos asegurar es que artículo 23.1 se desmenuzó entre los caldos del entrante, y la singular utilización del derecho de petición y sus posibilidades como herramienta de participación formaban parte de la pasta italiana.

Para que el derecho de petición, en la práctica, produjera algún tipo de efecto jurídico, debía ser respaldada como una iniciativa legilativa propia por algún Grupo Parlamentario.

V PARTE: APARICIÓN DE 2 PROPUESTAS ESPECÍFICAS EN LA CONFERENCIA POLÍTICA 2011 DEL PSOE.

Tal cual lo escribíamos en la introducción. Directas del anonimato a las manos de Rubalcaba.

CONCLUSIONES:

Eso; ¿y como concluimos?

Luis H. Les

Allí estuvimos compartiendo nuevos momentos con los herejes de de las “nuevas formas de hacer política” que en términos callejeros reconocemos como Gorriaranismo de Rosa Díez . Quede claro que NO herejes de la democracia; esos son los que practican su contrario el totalitarismo rancio, la persiguen , castigan a sus defensores o a quienes reclaman su practica a pesar que, de desde la desfachatez , dicen tener un proyecto que denominan UPyD para regenerarla.

Sutilezas a parte, la pregunta del millón sería ¿ y ahora qué ?. Supongo que ahora hay que analizar todo lo dicho ayer que da para mucho y requiere reflexión aunque una gran mayoría podríamos convenir sin mucha discusión que aceptaríamos una sociedad con un modelo cocinado con esos ingredientes ideológicos, éticos, jurídicos y cuasi fiscales.

Ciertamente lo económico requiere más pausa y mucha más información aunque no me importaría aceptar un modelo liberal en una sociedad en donde el ciudadano es protagonista y dispone de los recursos de una democracia moderna para instrumentar una fiscalidad que proteja derechos y necesidades humanas desde sus posibilidades económicas. De todas maneras, “ los herejes del Gorriaranismo de Rosa Díez”, tenemos al profesor Mikel para que nos explique lo de los números.

Lo de ayer muchos aprovecharan para denunciar una reunión de la extrema derecha en Madrid. Ya quisiera yo que el progresismo que se otorga así misma la izquierda, pusiese en sus programas electorales el 25 %…..de las propuestas de ayer.

Como soy un convencido de que esta sociedad solo podrá reinventarse desde un movimiento ciudadano organizativamente fuerte, opino que debemos fomentar , apoyar, aglutinar y acoger todos los movimientos que defiendan programas con las credenciales que ayer presento la SC.

Todas las ponencias y sus ponentes me parecieron brillantes. No me gustó nada la Reforma de la Ley electoral que me parece muy mejorable. La de economía requiere tiempo e información pero creo que está en una línea de lo posible y necesario. Mikel nos dirá. Las demás me parecieron francamente buenas , esperanzadoras y sus propuestas muy necesarias por no decir imprescindibles en toda democracia moderna.

Seguramente Rosa Diez señale que le han copiado su programa. Como bien recordó ayer Mario Conde, en el año 1992 ya dijo lo mismo – entonces Rosa estaba en el PSOE – pero además nosotros, ya conocemos la devoción democrática de Rosa Díez , la escuela Gorriarana y su practica, enemiga de la democrática. Por otra parte , comparar los concejales de la kosa desde cualquier disciplina cultural, humanística, experimental, ideológica , etc. con los ponentes de ayer, me parece esperpéntico y de mal gusto.

Yo creo que ahora queda animar, difundir, colaborar – cada cual en lo que pueda si siente representado su ideal – a impulsar este movimiento civil desde un escrupuloso control para que las formas organizativas, programáticas o de decisión, emanen de las mayorías desde los estilos democráticos propuestos ayer.

Enlaces:

Y en general en:

Octavio

Si alguno quiere seguir el congreso de la sociedad civil osea lo de tito Conde…  por los interneses pero indirelto…..

Bárbara Paraula

Como ya sabemos la participación ciudadana en política nacional, hoy en día y mientras no caigamos a una reforma constitucional, tiene unas salidas muy estrechas, no obstante particularmente me parece interesante explotarlas  tanto como podemos explotar el mensaje de reforma constitucional.

Creo, que el mensaje que me llevé más claro es el interés del Derecho de Petición para solicitar la revisión de las cuestiones que pudieran interesarnos, como ahora, el referendum.

Siendo que la iniciativa legislativa popular exige un elevado número de firmas, que sus contenidos son meramente anecdóticos y que termina en el mismo cajón en el que se perdió la denuncia que no se perdió (pregúntenle a viejecita), creo que sólo nos queda, desde la vía jurídica, ese mismo Derecho de Petición. También acaba en un cajón, pero al menos, es en el del Señor Competente en la materia.

Si ese intento se acompasa de otras acciones de presión, puede generar algún resultado, como acompañarla de un número elevada de firmas, como organizar congresos de la sociedad civil que den altavoces a los deseos o como intentar colarsela a algún grupo parlamentario o partido.

Hoy, y dado a mi recien adquirido papel de “Loba” (evocando a Shakira, no me termina de parecer mal), quiero resaltar las virtudes y las contradicciónes de la última opción, trabajar con los diputados, con los grupos y los partidos.

Eso se puede hacer desde dentro de un partido (bien complicado como ya sabemos) o bien poniendo en marcha técnicas de Lobby. Entiendo que el lobby político es la persuasión, el diálogo con los actores políticos (ministerios especializados, comisiones parlamentarias específicas, representantes de los partidos, responsables de conferencias políticas, etc ) destinado a que éstos consideren una determinada posición.

Se tiende a cuestionar la moralidad, por ambas partes, de estas técnicas. En cambio a mi, y mientras la posición a defender sea un fin honorable, me parece del todo legítima.

Seguro que alguien le dijo a Octavio, cuando aseguró haber salido moderadamente satisfecho de nuestra visita, ¿no te habrás hecho del PSOE?.

Bueno, a un hombre que disfruta compartiendo conversaciones y divirtiéndose con las mujes no se le pregunta ¿no te habrás hecho mujer?.

Evidentemente no se puede partir de querer que tu interlocutor haga suya la posición que representas a la primera, ni que se lie una capa y haga de superhéroe para liderar tu causa frente al grupo parlamentario. Tampoco convences a un hombre de que se case contigo en la primera cita. Es posible que empiece a considerar tu posición, y de qué manera, sin echar por la borda su carrera política, puede ayudarte. A veces la ayuda consiste en considerar contigo una opción legislativa, o en presentarte a un tercero, o en esbozar una versión local de la política participativa o en llamarle la atención al presidente de la Comisión sobre el tema.

La efectividad es dificil de medir, no obstante, me da la impresión de que el que siembra, recoge.

Esta debe ser la razón por la que se mantienen facturando consultorías estratégicas que desarrollan como un servicio más las relaciones informales con determinados actores políticos.

Un ejemplo de éxito en esta metodología es el de los colectivos con discapacidad. La legislación se ha preocupado por ellos de forma exponencial, y hoy en día, los derechos de las personas con discapacidad y dependencia han sido profusamente protegidos y desarrollados. ¿Casualidad?, ¿superioridad moral del fin frente a otros?. ¿Mayor defensa constitucional que a otros colectivos con necesidades sociales? Mi opinión es que contribuyeron definitivamente a ello sus campañas de comunicación, tanto públicas como privadas.

Así que en tanto en cuanto no nos caiga del cielo una reforma constitucional, o incluso para considerar éstas, yo voy a seguir HABLANDO CON MI DIPUTADO.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 458 seguidores