Los lingo-maníacos tiene su terminología propia, que intenta dar carta de naturaleza a su particular perversión. De su jerga, los dos elementos más importantes son (lengua) “propia”, y (lengua) minorizada”. Del primero ya hemos hablado. Hoy toca el otro. Pero ambos comparten una característica muy notable. Son eminentemente celtibéricos, como de Celtiberia Show.

lengua-propia-wikipedia

lengua-minorizada-wikipedia

No quiere decir que en otros idiomas no se pueda expresar el concepto, pero sí da una idea bastante razonable de lo que les preocupa. Nada.

Lengua “minorizada” tiene una utilidad. Para no liarnos con las definiciones de los sociolingüistas, con sus manías de dominación, digamos que lengua minorizada es aquella que está puteada de alguna forma a nivel oficial, y que no debería estarlo. Lo de *debería* es importante. Por ejemplo, el castellano está puteadísimo en Cataluña desde el poder público. Pero nunca, jamás, como en verboten, se podrá considerar el español una lengua minorizada en Cataluña.

La idea es que toda lengua minorizada (o que lo fue en el pasado) está en peligro de disminución. Y por tanto hay que protegerla; por ejemplo puteando a la gente. La entrada va de considerar esa idea. Por ver si no será otra extravagancia de los etno-maníacos. Aprovechando un gráfico del US Census Bureau, que veo publicado en Twitter, en su cuenta: @uscensusbureau. Clic para fuente.

lenguas-minorizadas-en-usa-relativo

Un gráfico donde se pueden ver datos interesantes, como la relativa sustitución en USA de lenguas europeas por lenguas asiáticas. Pero está hecho desde el punto de vista de la posición relativa entre sí de las “otras lenguas”, por supuesto todas ellas “minorizadas”.

Sin embargo, nos sirve para juzgar la tontería de que toda lengua “minorizada” ha de estar en proceso de declive en el número de hablantes. Tranformamos el gráfico, aprovechando que el tamaño de los cuadraditos es función del número de hablantes, Y nos fijamos, no en si sube o baja la posición respecto de las demás, sino en si aumenta o disminuye su población.

lenguas-minorizadas-en-usa-absoluto

Se ve perfectamente que la “minorización” (igual para todas) no nos permite predecir su estado de declive o ganancia de practicantes. Unas disminuyen, y otras aumentan, sin que la “minorización” sea un predictor muy acusado.

Habrá que decirlo: Menos lobos con la “minorización”. En USA no le dan por saco a nadie con el chino o con el español, y ya se ve. Si tienen miedo de que el catalán o el vascuence desaparezcan si no nos los meten por el flai, que se busquen otra disculpa. O directamente que dejen de dar la lata.

 

Normalmente, por competencia lingüística se entiende la capacidad de comunicarse hablando. Por ejemplo, para Chomsky, según Wikipedia:

Para Chomsky, la competencia lingüística es la capacidad que tiene todo ser humano de manera innata de poder hablar y crear mensajes que nunca antes había oído. [-->]

Una definición inteligente, como era de esperar. Por una parte destaca que la competencia lingüística es universal. Al contrario que, por ejemplo, la competencia matemática. Por otra parte da a antender que, dentro de su universalidad, puede haber diferentes grados. La capacidad de unos ser mayor que la de otros. Lo que justificaría la conveniencia de ocuparse de aumentar esa capacidad en la educación.

Basquiland is different. Es lo que se desprende del último “Mapa Sociolingüístico” [2011 -->] del Gobierno Vasco.

vasquicompetencia-linguisticaEn Vasquilandia, tener “competencia lingüística” es hablar y entender “bastante bien” una lengua marginal. Y “bastante bien” se mide por la opinión que tenga uno mismo del asunto. Y así, la competencia lingüística es francamente no universal, y francamente subjetiva, en nuesto pequeño País de las Maravillas. Habría que traer a Chomsky, para que se entere. En plena Europa Atlántica, y entre gente que se pretende de la raza o cultura más antigua del continente, el 44,3% de la población carece de competencia lingüística. A juzgar por ellos mismos.

Y eso, si aceptamos la idea de la “competencia lingüística pasiva” como dentro de la competencia lingüística a secas. Extraña idea. Si no lo aceptamos, entonces solo tiene competencia lingüística poco más de una tercera parte de la gente, en nuestro paraíso étnico. El 36%. Nos da una idea del precio del parque etno-temático vascopiteco que estamos organizando. Porque si no fuéramos vasqui-maníacos, y no midiéramos la competencia lingüística de una forma tan extravagante, seríamos normales. Esto es, el 100% de la población tendría competencia lingüística, como ocurre en el resto de la galaxia.

Por provincias es peor. En Vizcaya no llega a un tercio de la población con competencia lingüística. En Álava, ni la cuarta parte. Debe de ser ese el motivo por el que no son todavía Bildulandia. Lo que podría hacer pensar a algunos que tal vez sea muy conveniente no alcanzar nunca el estado de competencia lingüística.

vasquicompetencia-linguistica

El organismo que produce estos estudios es la Consejería de Educación … y otras cosas. Y, como se ve, lo que le importa son sobre todo las otras cosas.

vasqui-educacion

Lo que le importa es cambiarle a la gente lo que habla por natural, como todos sabemos.

vasquilandia-primera-lenguavasquilandia-primera-lengua-por-provincia

Pero, al parecer, conocerte no es amarte, baby.

El uso del euskera en el hogar apenas ha variado en los últimos 20 años. En  1991, el 21,8% de la población de la CAE utilizaba el euskera en el hogar, y en 2011  lo utiliza el 20,8%, lo cual supone un descenso de un punto.

Una vez más es una cifra engañosa. Bildulandia sesga el resultado (hay hay que fiarse de la respuesta en una encuesta por parte de los bildupitecos).

vasquilandia-lengua-hogar

 

Pero ese descenso de la competencia lingüística en el hogar no se debe a una disminición del número total de hogares “competentes”, sino a la inmigración de lenguas extrañas.

 

vasquilandia-lengua-hogar-provincias-evolucion

Esto es lo que hay. Una población de perfectos incompetentes lingüísticos, por obra y gracia del maldito vascuence por saco.

Sabemos -porque nos cuentan- que en Ucrania hay gente que quiere acercarse / integrarse en la UE, y gente que prefiere participar en esa especie de lo mismo que está intentando crear Rusia. Y que están muy divididos, por zonas del país, y por tramos de edad. Y por lenguas. Una sociedad muy dividida en torno a una disyuntiva que se da.

Y también sabemos que la UE y Rusia están ayudando e incitando a sus respectivos partidarios. Nada que alegar sobre Rusia. Crimea, y no poca parte de Ucrania, siempre han sido Rusia. Cualquier gobernante que piense en términos de “Rusia”, actuaría como Putin respecto a Ucrania y Crimea. Y las encuestas parecen indicar que la peña está muy de acuerdo, con un 65% de aprobación.

Lo que no se entiende muy bien es lo de la UE. Que yo sepa, en la muy democrática Europa nadie se ha molestado en investigar la opinión de la gente. Con la excepción del siempre extravagante Reino Unido. Si buscas en Google algo como [europe poll on ukraine], lo que encuentras son resultados de encuestas varias en Ucrania y en USA. Pero no en la UE, con esa excepción de una encuesta británica. Las Ucranianas, sobre la convergencia hacia la UE, o no. Las USA, sobre la crisis en Ucrania y la política exterior de Obama.

Europa va de otro rollo. Aparentemente, todo el mundo está de acuerdo en que hay que integrar Ucrania. Sin más pensar ni discutir. Incluso cuando se trata de algo tan diferente como Turquía, aquí lo que cuenta es la opinión de los gobiernos, y no la de los ciudadanos. Y la idea general es que toda ampliación de la Unión Europea es buena, por definición. Sin pararse a pensar que lo que causa efectos no son las definiciones, sino las consecuencias. Pero, ¿de dónde ha salido el axioma?

Y tiene su guasa. Porque estamos pensando al mismo tiempo que Europa puede desintegrarse debido a la crisis económica y a la deuda insoportable de los países “periféricos”, o “del sur”, y que hay que seguir aumentando su tamaño con cualquier país que se muestre interesado. Parece como si estuviéramos hablando de una especie de “derecho”, por el que cualquier país entre al Ártico y el Mediterráneo, el Atlántico y ¿los Urales? ¿el Dnieper?, tiene derecho a la integración, sin mirar las consecuencias para el conjunto. Y sin ninguna convergencia previa, salvo un par de brochazos macroeconómicos que se superan con poco de contabilidad creativa.

Parece una copia de la formación y crecimiento de los USA. Pero una copia muy mala, porque se han olvidado de los elementos de argamasa que hicieron de USA una Unión – aparte de su guerra civil. Y olvidando que en USA se unieron territorios, circunstancias, pero no naciones. Parece una locura fabricar o promover un nacionalismo Ucraniano … ¡para unirse a la UE! La misma locura, por cierto, que la Europa de las Regiones y las lenguecitas, que solo puede conducir a la Europa de las nacioncitas y la estúpida identititis de galgos o podencos. Discutir si somos catalufis, en lugar de si somos europeos, y cómo debe de ser Europa.

Sí, venga; Ucrania, vale. ¿Por qué van a tener menos derechos que nosotros? Pero, ¿cuánto cuesta y quién lo paga? ¿Y cómo se converge más allá de la contabilidad creativa? ¿Cómo se hace para que la unión Europea sea realmente una Unión, y no un gallinero de cizaña entre diferentes catalufis … o peor, svobodas ucranianos?

Veo un “tuit”:

juan-carlos-moreno-cabrera-cabalgaY no puedo evitar pensar que solo puede ser el amigo Moreno Cabrera.

¡Bingo!

juan-carlos-moreno-cabrera-catalan-a-tutiplenClic para original. Pero no puedo evitar extraer.

Juan Carlos Moreno Cabrera, catedrático de Lingüística general de la Universidad Autónoma de Madrid, cree que “el catalán es más útil que el inglés para encontrar trabajo”, y ha llegado a afirmar que los españoles podríamos entendernos perfectamente hablando la lengua catalana: “En teoría, no de facto, es posible entendernos en toda España en catalán”, considera Moreno Cabrera.

Fijo. En teoría podemos entendernos todos malamente en catalán. Y en gallego. Y en asturianu. Y en portugués. Siempre que sea una teoría que no cuente con la realidad. Por ejemplo, las pocas ganas que tiene la chiquillería, por natural, de complicarse la vida.

En una entrevista en La 2 de TVE, el catedrático ha asegurado que castellano y catalán son “lenguas próximas que han estado conviviendo durante mucho tiempo y se han influido mutuamente de una manera bastante intensa”, lo que le lleva a concluir que “es tan posible para un castellanohablante entender catalán como para un catalanohablante entender castellano”.

Sigue olvidando el gallego, el asturianu, el portugués, y lo que yo mismo olvide. Fablas varias.

El catedrático Juan Carlos Moreno ha lamentado que el sistema educativo siempre haya dado la espalda al multilingüismo de España, impidiendo entender otras lenguas: “No nos han enseñado cómo son, a oírlas, a sentirlas, a escucharlas en ámbitos nacionales. Esto ha hecho que seamos sordos a estas lenguas hermanas, cuando no deberíamos serlo porque podemos entender estas lenguas”.

Lo mismo que les pasa a los británicos, a los italianos, a los franceses, a los alemanes. Y a los ucranianos, según acabamos de saber. O sea, más o menos a todo Dios. Pero “no debería” de ser así. Porque al Moreno no le gusta. De preguntar lo que nos gusta a los demás, ni hablemos. Y preguntarse por qué hacemos lo que hacemos -cuando Moreno nos deja en paz- está fuera del alcance de un catedrático de lingüística.

Asimismo, Moreno Cabrera está convencido de que “el tiempo invertido para entender inglés es muchísimo mayor que el tiempo necesario para entender catalán. Una persona con unas mínimas capacidades puede entender catalán en pocos meses”, ha asegurado el catedrático de Lingüística de la Universidad Autónoma de Madrid.

Clase de primero de los Forestales Juveniles para Juan Carlos.

Rendimiento = ventaja – esfuerzo

  1. Catalán. Rendimiento = 0 (personas más)  – 1 (esfuerzo pequeño) = -1
  2. Inglés. Rendimiento = 500 millones – 100 (esfuerzo grande) = +500.000.000

¿Lo ponemos en escrito? ¿Por ejemplo, internet?

  • Catalán. Rendimiento = 0,1% (páginas web) – 1 (esfuerzo pequeño) = -0,9
  • Inglés. Rendimiento = 55% (páginas web) – 10 (esfuerzo grande) = +45

Vale, de acuerdo. Las unidades no son homogéneas. Pero de cualquier forma que crees el índice de rendimiento, el resultado será en la misma línea. O si eso, lo ponemos en dibujito, para lingüistas:

lenguas-internetPero tal vez podemos aplicar el esquema Moreno de otra forma.

Apredender a pensar es más útil que no hacerlo

Donde se ve que hasta a los tontos se les puede sacar partido.

Nota para las florecillas del campo. Aunque he puesto “maldito vernáculo” en el título, no tengo nada contra ninguno de ellos. Solo lo tengo contra el coñazo que dan los Morenos.

Saco más de la entrevista en le tele [-->]

Esto de la lengua común está muy bien, pero hay que tener en cuenta que se ha hecho a costa de la minorización de otras lenguas de América y España.

¡Pues claro, idiota! Por ejemplo, en Nueva Guinea Papúa no se ha hecho, y tienen más de 600 lenguas para siete millones de habitantes. Ninguno de ellos aprende las otras lenguas papúas; aprenden el Tok Pisin. Bueno, algunos aprenden el Hiri Motu, que es otro pidgin. Pero los más listoos, aprenden inglés, que es oficial junto a los otros dos.

Pregunta:

- Ser multilingüe, por ejemplo, en guaraní, en aimara, en quechua y en español, de qué sirve?

Respuesta (es literal):

- Sirve para entender otras culturas, otras formas de ver el mundo, otras formas de relacionarse con la realidad, que son tan válidas, tan ricas, y que tienen tanto que aposrtar copmo la nuestra. La idea de que mi cultura es superior a las demás, y que por tanto no merece la pena aprender guaraní, porque la cultura guaraní va a ser al fin y al cabo inferior, que es una idea que predominó durante mucho tiempo, se puede solucionar fácilmente estudiando estas culturas, y dándose cuenta de que tienen mucho que aportar al mubdo global actual. Y nos damos cuenta de ello si las estudiamos y las conocemos. Normalmente, lo que desconocemos no lo valoramos. Para mi es tan importante saber guaraní en Paraguay, como saber inglés en Estados Unidos o en otro sitio.

Me puede. La subnormalidad de este tío me puede. No diré nada de las veinte cosas que tendría que decir de este párrafo. Salvo señalar la idea de que si no puedes valorar lo que no conoces, y por eso tienes que conocerlo primero, sencillamente te acabas de crear el pequeño problema de la necesidad de aprender el infinito. Y esa mezcla ridícula entre lengua y cultura. Podemos entender de sobra la forma de ver el mundo de la Grecia clásica, sin saber griego. Se llama traducción, y puede no ser ideal, pero sí ser suficiente. Depende del cuelgue. Que los elementos de una cultura se adopten y se usen por otras, o no, no depende del conocimiento de una lengua. Depende de la utilidad que otras culturas le vean, por ejemplo a los spaghetti, o a la chalaparta.  Hay millones y millones que comen spaghetti sin saber italiano; la chalaparta no la usa ni los que saben vascuence. Las lenguas no son superiores unas a otras. La utilidad de los elementos de una cultura sí son superiores a la utilidad de los elementos de otra, visto desde fuera. Y por descontado, también la utilidad de las lenguas difiere. La utilidad de entenderse; no la utilidad de una imaginaria “visión del mundo” que no le interesa a nadie. Pero al parecer, los lingüístas catedráticos no son capaces de entender algo que entiende perfectamente todo el resto de la galaxia. Incluso los niños.

Y paro, que me va a dar algo.

Más prodigios de Moreno:

Un artículo de Mercé Vilarrubias señala lo obvio, pero olvida también lo obvio.

Luego comento lo que olvida.

Marod

En mi tozuda pretensión de “juridificaos” (tan tozuda como pretenciosa, por cierto) en los asuntos polémicos y de actualidad, hoy me voy a introducir en el proceloso mar de la lengua.

Esta somera aproximación no tiene otro interés que acercaros el marco legal, la naturaleza de los derechos y obligaciones y alguna que otra conclusión que os permita enjuiciar por vosotros mismos que grado de acuerdo tenéis con las leyes y con la manera de aplicarlas. Ni pretendo ni estoy en posición de sentar cátedra o doctrina, dicho sea en mi propio descargo.

La primera parada (y única, que no estoy para mucho esfuerzo) es obligada realizarla en el pináculo de nuestro Ordenamiento, que al respecto somete a los poderes públicos en su artículo 3:

1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.

2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.

3. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Así pues tenemos una lengua única oficial para todo el Estado, y el resto co-oficiales en cada CCAA, según sus Estatutos.

Y, a consecuencia de esta declaración, a los españoles (a todos) se nos configura un derecho-deber de emplearla y conocerla. Ojo, tanto de la oficial – el castellano – en todo el territorio, como en igualdad de régimen de las co-oficiales en sus respectivas CCAA.

De este modo todos los españoles tenemos el deber de conocer el castellano y el derecho a emplearlo, y –aunque parezca un contrasentido- el deber de conocer el catalán, vasco o gallego y el derecho a utilizarlo en Cataluña, País Vasco y Galicia.

Y añade un tercer punto considerando esta pluralidad lingüística como patrimonio cultural, y enviando un mandato directo al legislador para adoptar lo necesario en su respeto y protección. Sobre este punto disertaremos al final.

¿Qué implicaciones tiene el artículo 3 a nivel jurídico? Varias, que esquematizo, para mejor comprensión:

- El empleo de la lengua oficial y co-oficial es un derecho individual. Eso implica que el Estado debe disponer las necesarias medidas para que los individuos podamos ejercerlo “erga omnes” (frente a todos).

- Al establecer el castellano como lengua oficial, se configura como el idioma de comunicación entre la Administración y los ciudadanos, y entre las Administraciones del Estado. De igual modo, en cada CCAA puede sostenerse lo mismo con respecto a cada idioma co-oficial.

- Se establece también un deber ciudadano de conocer la lengua, sin embargo, el Constituyente fue excesivamente ambiguo al configurar el uso del idioma como derecho pero no como deber.

No hay un mandato expreso acerca del uso del idioma para el ciudadano, al contrario que para el Estado al que sí se le ordena expresamente ser la lengua del mismo.

A la vista de este breve análisis parece claro que la Constitución no previó ninguna jerarquía en la necesaria convivencia de distintas lenguas oficiales en una CCAA. Por tanto, ninguna ley que establezca el uso exclusivo o preferente de un idioma sobre otro será constitucional, ni tampoco ninguna que disponga algún tipo de prohibición o sumisión del uso de alguna de ellas.

La pijada no es baladí. El Estatut tuvo que sustituir el término preferente – hablando de la lengua vehicular de Cataluña – por el normal. Para poder dar entender “a sensu contrario” que tan “normal” era el uso del castellano. A pesar de que en la práctica se reduzca a un puñetera trampa dialéctica para salvar el trámite.

La ley de educación catalana está recurrida por el PP ante el TC, y veremos qué decide el garante de la Constitución acerca de la constitucionalidad de la norma. Me temo que simplemente dirá que el texto de la ley se ajusta a la Norma precisamente por esa “engañosa” redacción.

Al final, el mandato constitucional parece claro hacia un necesario bilingüismo en las CCAA que Estatutariamente decidan ocupar una segunda lengua oficial. Tanto en el lenguaje vehicular de la Administración, como en la educación o el común uso del mismo (carteles, publicidad, TV, prensa, etc). Claro, esto conlleva un considerable “aumento de la factura” que ocasiona ponerse a todo el mundo a “silbar de perfil” para ver de dónde sacamos tanta pasta.

Pero la pasta no debe ser el mayor problema, a fin de cuentas, sólo es cuestión de “sangrar” un poco más al contribuyente y listo.

Hay un problema subyacente, que no es otro que la presunción que hacemos del uso de la lengua como arma política, como justificación de la razón de la “patria chica” con sus consabidos derechos de autodeterminación de los pueblos. No deja de ser una chorrada porque una lengua característica no determina un Estado (USA habla inglés, y ya ves tú). Sin embargo, eso – aunque sea difícil demostrarlo en Derecho – es una instrumentalización del idioma en un sentido que jamás hallaría amparo en la constitución.

Más extraño, por último, es la consideración jurídica del idioma como patrimonio cultural de especial reconocimiento y protección. Ignoro si es algo especial de nuestro Ordenamiento, o si alguna otra Constitución lo reconoce así. Pero, independientemente del concepto subjetivo que cada cual tenga del idioma, en España jurídicamente es patrimonio cultural.

Artículo 46

Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.

Esta especial consideración del idioma obliga a los poderes públicos a conservar y promover su enriquecimiento, que a su vez sirve para encalomar cosas como:

- Subvenciones a proyectos “culturales”
- Uso del catalán, vasco o gallego en cosas como cine, literatura, teatro, etc.
- Tonterías varias como ordenación urbanística con arreglo a un criterio lingüístico
Consideraciones finales que se me vienen a la cabeza:

Si se pretendía proteger las lenguas propias de cada región como patrimonio cultural, ¿a qué carajo viene incluirlas en el uso administrativo del título preliminar? ¿A caso no se protegen más que suficientemente otros patrimonios culturales sin necesidad de convertirlos en una herramienta administrativa? No sé, no me imagino tener que convertir la iglesia prerrománica de San Julián en una oficina de turismo para protegerla.

Si se pretendía dar cumplimiento a la necesidad de comunicación en las relaciones administrativas y sociales con el derecho-deber de usar y conocer un idioma, ¿No resulta más lógico adoptar el criterio del TC y hacer del idioma de uso común entre la gente el idóneo para ese fin?

Este despropósito de regulación no sirve ni para lo uno (facilitar a los ciudadanos sus comunicaciones personales y administrativas), ni para lo otro (proteger y conservar un patrimonio cultural. El latín pervive como lengua muerta, el castellano antiguo también)
Una deseable mejora de este marco jurídico sería dejar definitivamente claro qué función desea darle la soberanía popular al idioma. ¿Administrativa, cultural, política?

De ello depende saber qué es licito proteger, obligar y utilizar. Así, no hay quien se aclare.

contemptus-mundi-cathalan

El amigo Gaizka Fernández tiene un artículo donde lo explica.

Sí, se le puede llamar peculiar. También se le puede llamar caradura, ventajista, ladrón, y así. Y los nacionatas catalanes se enfadan, claro. Tienen complejo de la más guapa del baile, y resulta que el puesto lo tiene ocupado Vasquilandia Ladrona. Por el morro. ¡Queremos ser vascos! -dicen los catalanes. ¡Hasta los gatos quieren zapatos! -responden desde Madrid. Y es que siempre han sido muy de los vascos en Madrid.

España eterna.

Pero vamos a usar el gráfico que presenta Gaizka, y otro más. Para que quede claro, claro. He añadido las cifras en colorines. Representa PIB y renta familiar disponible, ambos en porcentajes sobre la media nacional. No tengo ni idea, pero supongo que la idea es que si -por ejemplo- Vasquilandia tiene un PIB del 132,5% de la media española, y un 133,9 % de su renta disponible, ahí hay un exceso de renta del 1,4% que tiene que venir de algún sitio. Donde “algún sitio” es una forma de no señalar a los demás. Para que los nacionatas catalanes no digan … ¡Vasquilandia ens roba! Todos nos damos cuenta de que eso sonaría muy mal.

pufo-vascoPero tal vez haya otra forma mejor de representar esos datos. Porque las cifras de arriba dan a entender que lo “justo” sería que una región con un 130% del PIB debiera tener un 130% de la renta disponible. Y la del 70% del PIB, el 70% de la renta disponible. Cosa que no debería aceptar ningún progre ni persona de bien.

¿Cuál sería la medida justa de “solidaridad”? No tengo conocimientos. Y parece que esa debería de ser una de las discusiones políticas por excelencia; con la derecha tratando de reducirla, y la izquierda de aumentarla. En un mundo normal, quiero decir. Por ejemplo, el PP diciendo -¡Espanya ens roba!-, y el PSOE diciendo -¡Fa falta més solidaritat!-. No entiendo mucho de política, pero me da que ocurre justo al revés. El PSOE pide asimetrías – y UPyD (la extrema derecha, dicen) pidiendo igualdad.

Lo que sí es fácil es ver cuál es la “línea de solidaridad” realmente aplicada en España, y los que se salen claramente de la misma. A mejor, y a peor. Por ejemplo, si la solidaridad fuera igual para todos (la línea negra de regresión) a un PIB de 130% (como Madrid) le tocaría una renta disponible de 127% (en vez del 120% que tiene).

pufo-vasco-2He puesto en gris los que tocan la línea. Que quiere decir que no están muy lejos. En rojo los que se arovechan del sistema más que la media. Tienen más renta disponible de lo que les corresponde con el sistema medio de solidaridad que se aplica. Y en verde los perjudicados, con menos renta disponible de lo que tendrían si el sistema se aplicara igual para todos.

Como era de esperar, la más alejada de la línea es Madrit. Pero por la parte mala. Y Vasquilandia y Navarra parecen estar en un esquema colonial de robo interterritorial. Solo que serían la metrópoli. Cataluña, en gris, no se entiende por qué grita tanto. Y lo que debería de decir es que -¡Vasquilandia y Navarra ens roban!-, y hacer panda con Madrit ( y La Rioja y Baleares) para corregirlo. Pero con humildat, porque son los últimos de esa panda. Con diferencia.

Ah, y hablando del pufo vasco y sus prodigios, ahora quieren usar la puta lengua para “ordenar el territorio”.

etnicidad-en-el-mundo

Es un mapa hecho por Max Fisher para el Washington Post, A revealing map of the world’s most and least ethnically diverse countries, a partir de los datos de un estudio de Harvard de 2002, supuestamente lo más completo que existe a nivel mundial.

Que acaba así:

We concluded that ethnic and linguistic fractionalization variables, but not religious ones, are likely to be important determinants of economic success, both in terms of output (GDP growth), the quality of policies (such as the literacy rate, infant mortality etc.) and the quality of institutions (measured by the extent of corruption, political freedom, etc.). However, it is di¢cult to evaluate precisely the size of these e¤ects because of the strong correlation of ethnolinguistic fractionalization variables with other potential explanatory variables, especially geographical ones. In the end one has to use theory and priors to evaluate our results.

Y queda claro, a la vista del mapa, que de una forma muy general se espera mayor homogeneidad si un país es más europeo o extremo-oriental, y también más rico. Y tenderá a ser más “diverso” si es más subsahariano, y más pobre. Se hace uno una buena idea de la “riqueza” que representa tener muchos vascuences. Los dos continentes americanos, con sociedades más jóvenes, ocupan un lugar intermedio – y relativamente aparte.

Que nadie se asuste al primer vistazo del mapa. ¿Más homogénea étnicamente China que España? ¿O al mismo nivel España y USA? ¿Acaso se trata de una broma? No, se trata de etnicidad sujetiva, que es justamente en la que España destaca. Y eso que los datos que usaron en “el concepto geográfico” son de 1991. Si los hacen ahora, nos salimos del mapa.

Los datos funcionan así. Si a dos personas, aleatoriamente, se les pregunta por su etnicidad, ¿cuáles son las probabilidades de que den una respuesta diferente? ¡Yo soy del Aleti, yo del Madri! Y se jodió la marrana.

Visto así, podría parecer que tiene sentido la propuesta de los nacionatas separatistas. Salirse del “concepto geográfico”, y usar una apisonadora homogeneizadora para hacer nacioncitas con cero diversidad. El problema es que eso conllevaría hacer sistemas muy autoritarios, que a su vez volverían a ser nada europeos y muy subsaharianos. O sea, pobres.

Y eso en caso de que la apisonadora tuviera éxito. La propia teoría de los nacionatas dice que no lo tendrá. Según ellos, España es un récord mundial de identicidio. De etnicidio. 300 años de España contra Cataluña, y como unos 1.000 de Castilla contra la pobre Vasquilandia. Según los separatas. Y a la vista del mapa está el fracaso. España no tenía más etnias en origen que otros países europeos, y ya vemos cómo ha funcionado de mal todo ese atropello étnico. ¿Alguna garantía de que, reduciendo el campo de juego, lo iban a conseguir? ¿De que en las taifitas el identicidio iba a ser más eficaz de lo (poco) que lo fue en el “concepto geográfico”? ¿Por ser “vascos” o “catalanes” en lugar de “españoles” se iban a acabar las seculares pendencias que nos caracterizan? Como no sea en sueños … Porque a la vista de los grupos que forman los que se quieren separar, mucha pinta no tiene.

Lo de “diversidad” probablemente es un término mal elegido. Parece mejor “fraccionamiento”, como emplea de título el estudio del que salen estos números. Se pueden tener muchas ideas diferentes (y que triunfe la mejor) sin “ser” cosas diferentes.

Una pareja de viandantes fue abordada hace unos días en La Coruña por un equipo de Tele Gaita. Para una encuesta / entrevista callejera sobre el apasionante tema de los platos que prepara cada cual el día de Nochevieja. O Navidad, no recuerdo. Y ante la terquedad de los atónitos ciudadanos en responder en castellano -alegaban que les resultaba más cómodo-, la periodista optó por suspender la grabación, y buscarse otros paisas más amoldables.

Tenemos la orden grabar solo en gallego -explicó-.

A los díscolos les pareció mal, y enviaron una queja por escrito a TVG. Y de paso se pusieron en contacto con Galicia Bilingüe, para reducir las posibilidades de ser ignorados.

Recibieron respuesta. En gallego. Y volvieron a protestar, que ya es afición. Querían que les contestaran en castellano. La dirección de comunicación de TVG hizo una excepción, y les tradujo la respuesta.

Ola de novo, A verdade é que desde este departamento respostamos centos de comunicacións do público e esta é a primeira vez que alguén pide repetir a nosa mensaxe en castelán ou español.

O galego é a nosa lingua e así o sinala a lei que rexe a CRTVG aprobada polo Parlamento hai dous anos e que substituiu á lei de creación. Nós obviamente aplicámola a todas as comunicacións que facemos en Galicia e coa diáspora galega por todo o mundo. Sen prexuízo disto e tendo en conta as circunstancias non temos inconveniente en atender a súa petición. Hoxe hai ferramentas sinxelas, como a galega Opentrad, que fan decontado esta conversión. Velaquí vai, daquela, a nosa resposta:

Nota previa. El mencionado Opentrad [-->], muy gallego,  ignora el significado en gallego de “respostamos” y de “substituiu”.  Y el traductor de la Junta [-->], esas dos, y además “decontado”.

Y tampoco es que en la dirección de Tele Gaita manejen el castellano mucho mejor. Porponemos como juego navideño encontrar las diez faltas -de ortografía y gramaticales- que los analfabetos de TVG han perpetrado en estas veinte líneas de traducción:

Agradecemos antes que nada su interés por la Televisión de Galicia y especialmente la buena disposición mostrada por usted para atender nuestros micrófonos.

En cuanto al motivo de su comunicación, queríamos comentarle que la TVG tiene entre sus objetivos fundacionales a promoción del gallego. De este modo sucede a veces que al hablármelos con la grande parte de los gallegos que son *bilingües se haga una simple sugerencia para que se expresen en esta lengua, respetando siempre la voluntad final del interlocutor. Así sucede desde la creación de la CRTVG en 1985 y el cierto es que delante de nuestras cámaras todo el mundo puede expresarse en cualquiera de nuestras lenguas oficiales, como se puede ver fácilmente nos nuestros espacios informativos, programas de entretenimiento, tertulias, concursos, etcétera.

ES obvio que las circunstancias que usted relata, sin embargo, no encajan en esta forma de actuar. Una vez recibida su comunicación fijemos la correspondiente indagación y pudimos saber que el equipo que lo entrevistó, que trabajaba para un programa especial que se va a emitir esta Navidad, pertenece a una empresa externa y cayó en un defecto de interpretación de la línea de trabajo establecida en este aspecto, lo cual debemos atribuir a la inexperiencia en trabajar para Televisión de Galicia. Esta misma mañana a Dirección de TVG se puso en contacto con la dicha productora para advertirle del error cometido y solicitarle que no se produzca de nuevo.

Le rogamos por tanto disculpas por las molestias ocasionadas y deseamos que mantenga su buena disposición y el interés por nuestras canales, desde las que en cada jornada nos esforzamos por mejorar la calidad de los contenidos y nuestra labor como servicio público.

Atentamente,

Original en PDF

Tengo que decir que por una vez estoy de acuerdo con los lingo-maníacos. Por supuesto no en que “el gallego sea nuestra lengua”. Lo será de quien lo sea, y “nosotros” no se puede establecer por decreto, en plan Franco. Nosotros va a ser su puta madre. Pero es un poco pasote que ahora queramos tener unos “derechos televisivos”, que es lo que parece subyacer en la protesta de los paseantes de La Coruña. Si una gente -pongamos los gallegos- quieren tener una televisión -pongamos Tele Gaita- analfabeta en una sola lengua, ¿por qué va a tener que serlo en dos? Lo único importante es que se lo paguen ellos, y que sepan lo que cuesta. Podemos pensar que es estúpido ponerse a “salvar” lenguas. Pero mientras a ti no te obliguen a usarla (ni a aprenderla), allá cada cual con sus manías. O jugamos a libertad, o jugamos a imposición. Y libertad quiere decir que podemos llegar a no entendernos. Pero si jugamos a imposición, por ejemplo la imposición del bilingüismo en Tele Gaita, entonces tienes que acabar aceptando la imposición que no te gusta – si resulta mayoritaria. La de Franco, la de Carpetovetonio, la que sea.

tele-gaita tele-gaita-2

Ayer fue el Día Internacional del Vascuence. Lo peor de soportar probablemente sea la cursilada.

ser-cursi-en-euskera

Tal vez no sea mala idea. Puede hasta ser un plan. Imagina que todos los cursis y todos los etarroides hablen en vascuence, y solo en vascuence. E imagina que todos los demás se caigan de una vez del guindo, y comprendan que un “patrimonio” no puede ser una imposición. Y, consecuentemente, decidan: la imposición te la metes por do te quepa, y al vascuence que le den. Sería perfecto. Cursis y etarroides hablarían en su cosa, que los demás -felizmente- no entenderíamos. Es la esencia de la civilización. Pones una valla, y los salvajes e ineducados quedan del lado de fuera.

Por ejemplo, ese cartel de arriba, que viene de EITB [-->] (debe de ser la tele de los cursis), quedaría más o menos así, y exclusivamente así:

ser-cursi-en-euskera-de-verdad

Mucho mejor. No te enteras. De la telebasura te defiendes tirando el televisor a la basura. De los lingomaníacos … ¿por qué no con el vascuence?

¿No se trata de “vivir, sentir y disfrutar en vascuence“? ¿Y por qué no lo hacen? ¿Por qué nos tienen que dar la pelmada en un idioma en el que les entendemos, en vez de hacerlo en en el que quieren vivir?

Fácil. Porque lo de vive y deja vivir nunca ha ido con esta gente. Son tan poca cosa, que su vivir siempre es en función de los demás. En función de lo que consiguen imponer a los demás. Si es la muerte, la muerte; y si no, el vascuence. Y si lo consiguieran -que no se lo creen ni ellos- inventarían otra cosa que imponer. Para los borregos, todo es manada.

pnv-responsabilidad-vascuence

Es estupendo que haya gente que sienta responsbilidad hacia una lengua. Mu bodito. Y muy loable. Otros sienten responsabilidad por los coches de caballos, y quedan preciosos cuando salen a pasear. La diferencia es que no nos “instan” a usarlos.

El liberalismo tiene un fallo gordo. Al igual que la educación, solo funciona entre pares. Supón que -por educación- hablas en un tono moderado. Salvo que te metas en un club donde todos sean educados, no funciona. Basta con que haya unos pocos gritones para que solo se pueda uno hacer oír a gritos. Como en España. (Sí, Vasquilandia va incluida). Así que con estos cafres de manada no tienen ningún sentido la opción liberal. Por ejemplo, proponer que cada cual use las lenguas (o la lengua) como le salga de las narices. Mi opción, normalmente. Porque acabas sosteniendo que el cafre haga lo que quiera, mientras que el cafre dirá que o haces lo él que quiere, o se jode la convivencia.

jjgg-se-metan-el-vascuence-porsaco

Tiene guasa. Vasquilandia es el país de los doctores sobre la convivencia, la paz, y las maravillas. Y el grueso las recetas se basan en que los asesinos no son realmente asesinos, y en el vascuence. ¿No se les ha ocurrido a los doctores caer en la observación de que los demás sitios, en general, no necesitan de doctores para la convivencia? No, porque el siguiente paso sería contemplar la posibilidad de que sea precisamente la existencia de asesinos y de vascuencistas la que provoque la necesidad de tanto doctor.

Tal vez haya llegado el momento de pensar que hay “convivencias” que no merecen la pena. ¿Por qué vas a tener mayor relación que -hola- y -adiós- con un vecino insoportable? No hace falta entenderse para eso. Incluso basta un gesto. O podemos pactar un -sayonara-, y se acabó. Así que si tienen una responsabilidad con la lengua que sea (estupendo), exijamos que solo se dirijan a nosotros en esa lengua.

solo-en-vascuence

Por la responsabilidad. Y por la pelmada.

Sale de una chorrada demasiado obvia.

Donde se resalta la diferencia entre ver y descubrir. Un australopiteco puede ver una rama perfectamente derecha, de un tamaño muy adecuado, sin descubrir en ella una lanza.

Ane protesta []:

y acaso Cristóbal Colón y todas las personas que lo acompañaron sí eran conscientes de haber encontrado un nuevo continente? Porque si llamaron indios a los habitantes de aquellas tierras es simple y llanamente porque creyeron haber llegado a la India. En aquel final del siglo XV se creía que nuestro planeta era más pequeño que lo que en realidad es. Y si el continente americano no hubiese estado en medio del viaje hacia la India que querían hacer Colón y todos sus acompañantes, muy probablemente hubiesen muerto porque sólo hubiese habido un océano entre Europa e India. Un tremendo océano de una anchura igual a la mitad de la circunferencia terrestre como mínimo

Hola, Ane.

Colón creía que nuestro planeta era más pequeño que la realidad. No lo creía ninguno de los sabios de Salamanca que consultaron los reyes. Ni ninguno del resto de Europa, por supuesto. Desde Eratóstenes, y después Marco Polo, tenían la medida bastante bien tomada.

Y Colón nunca confesó ser consciente de que se trataba de un nuevo continente. Por terquedad. Pero los que le acompañaron se dieron cuenta bastante rápido. Por eso uno es descubrimiento, y el otro una anécdota de remoto interés académico. Salvo para “etno maníacos”.

Te contaré un secreto. Lo que distingue lo “etnico” (por ejemplo un arrantzale), de lo no étnico (por ejemplo un marino o aventurero vasco entre los descubridores españoles), es que lo del primero ni es parte ni  pasa a la corriente general de la cultura, y lo del segundo, sí. Más fácil: el violín no tiene nada de “etnico”; la chalaparta, lo tiene todo. Marginalidad, localidad, identitismo, rareza, y nula utilidad o interés para los demás.

Por ejemplo, la espatadantza o la sardana son completamente étnicas. El flamenco, o la rumba, ni de broma:

Yo creo que esta escena de la película Zindagi Na Milegi Dobara te puede dar una idea del asunto. Si el flamenco fuera un baile / música muy identitario, o sea propio y exclusivo de una “”etnia” apartada de la corriente general de la cultura, difícilmente se integraría con tanta suavidad en una producción de Bollywood.  Ni les interesaría a tantos musicólogos japoneses, o USA.  Ni a tantos colgados del jazz. Etc.

También te puede dar otra pista. En la escena tienes gente que proviene de mundos diferentes, que tienen idiomas diferentes (español, hindi), y un idioma común llamado música y baile. ¿Cuál de los dos sistemas de comunicación crees que es el más relevante, y en el que se fija y nota el espectador? ¿El que los distingue, o el que los une? ¿Crees que a alguien le importa, o siquiera se fija, en qué coño de idioma habla el instrumento musical llamado voz?

Pues ese es justamente el problema para entenderse con etno maníacos. Que hablamos idiomas diferentes. Pero idiomas mentales diferentes. Al etno maníaco, la cualidad “étnica” de, por ejemplo, la espatadantza, la sardana, o un idioma que no entiende ni Dios, le produce un subidón. A los que no tenemos esa manía, nos produce entre desinterés, pereza, y depresión.

Eso no debería de convertirse necesariamente en un “conflicto”. Y los asesinatos, mejor dejar aparte. No debería pasar de ser uno más entre los innumerables incordios que tiene la vida en sociedad. Un desacuerdo, y cada loco con su tablón. Pero si el etno maníaco cree que puede imponer su manía a los demás, entonces sí es un conflicto. Incluso antes de que empieze a asesinar.

Confieso que como vuestra manía me produce depre, no espero que lo entiendas. Solo  espero -o intento conseguir- que dejes de dar por saco. Que se traduce así: tus manías, te las quedas para ti.

JN es lector y amigo de la plaza, aparte de bloguero.  Y acaba de hacer una entrada muy ilustrativa sobre un país siempre cercano, con cuya gente solemos entendemos como si estuviéramos en casa. Más sorprendente es que ellos nos entiendan a nosotros. O tal vez sea un arte suyo lo de entender al subnormal.

Os dejo con JN:

Catalonia y Padania

Para aquellos que consideran que España es un Estado artificial superpuesto a una serie de nacionalidades históricas cuyos hechos diferenciales, antecedentes soberanos y singularidades políticas, culturales o lingüísticas justifican sentimientos independentistas y legitiman el siempre incierto derecho a la autodeterminación, convendría echar un vistazo a otros lugares, lo suficientemente apartados para desapasionar la visión de los hechos históricos, sus implicaciones y consecuencias y, desde esa cordura, volver a autoexaminarnos.

Italia es un buen candidato. Pese a que la ancestral tradición romana constituye el núcleo de toda la Historia común europea y, en general, de la civilización occidental, apenas existe como Estado desde 1861, fecha de la Unificación Italiana en torno a la monarquía de Victor Manuel II. Hasta entonces su territorio no era  sino un mosaico de Estados, Reinos, Repúblicas y colonias, con sinuosas fronteras deslizadas, solapadas o desmanteladas durante mil años. Desde la Lombardía y el Véneto hasta Nápoles y Sicilia, los orígenes étnicos y culturales pendulan entre galos, germánicos, eslavos hasta griegos y otomanos. En consecuencia, no es de extrañar que la diversidad lingüística del país sea incomparable. El idioma oficial, el italiano estándar, deriva de la lengua romance toscana, en particular del dialecto florentino en el que Dante escribió su Divina Comedia. Es llamativo que en el momento de la Unificación, cuando se adoptó como lengua oficial del Estado, su uso era absolutamente minoritario. Fue su imposición en la educación obligatoria y en el lenguaje administrativo lo que propició su extensión paulatina. Si algo consolidó y popularizó definitivamente el italiano, aunque en la actualidad sea solo la lengua materna de menos de la mitad de la población, fue la llegada de la televisión.

A su lado conviven más de veinte idiomas (sin contar sus dialectos), todos ellos de raigambre más antigua y profunda que el oficial. Cinco de ellos son hablados por más de un millón de personas: Napolitano (11 millones),siciliano (8), lombardo (7 ), véneto (3,3) y sardo (1,3). Otros cinco cuentan con entre cien mil y seiscientos mil hablantes (friulano, tirolés, occitano, sassarés y gallurés). Y, en menor medida, se hablan francoprovenzal, albanés, ladino, esloveno, alguerés, francese, grecocalabrés, bávaro, croata, carintio y alemán.

Todas estas lenguas están debidamente protegidas, sin que exista especial conflicto lingüístico. El italiano oficial es generalmente apreciado como instrumento que ha permitido la vertebración del país y los intercambios migratorios y sociales. A ello han contribuido en buena medida los sindicatos, correctamente inscritos en la izquierda, que hicieron una exitosa campaña contra el uso de los idiomas regionales y de los dialectos, en aras de alcanzar cierta unidad de la clase trabajadora.

Sigue en el blog de Juan Nadie –>

La Viceconsejera de Educación del Gobierno vasco le respondió a Marcela por carta animándoles a empezar a estudiar euskera. Literalmente les ha dicho que “los profesores, los adolescentes y sus padres se impliquen a fondo para que superen SUS CARENCIAS”.

No solo tenemos tendencia a chorizos en España. También llevamos el fanatismo en la sangre. Y si a un fanático le pones una burocracia, consigues un infierno que ni Kafka.

La historia la cuenta Gloria Lago, heroína gallega a la que empiezan a acudir desde toda España. Para que intente desfacerles los entuertos que organizan los fanáticos y los pusilánimes. En este caso, una familia que tiene que sacar a sus dos hijos de un sistema escolar -el del País vasco- cuya función principal es un experimento aberrante de ingeniería lingüística. Hacer que el pequeño país cambie de lengua, por la que se les ha metido en sus caprichos.

gloria-lago

Son de fuera. Grave pecado para todo nacionalista. Y tenían una exención de que los chavales estudiaran vascuence, debido a su situación de provisionalidad. Pero les ha durado cuatro años, y ya no más.

… en diciembre pasado se eliminaron las prórrogas de este tipo y en una carta le dijeron a Marcela que sus hijos no lograrán tener el título de Bachillerato si no demuestran que tienen el mismo nivel de euskera que sus compañeros. Le explicaron que durante estos 4 años deberían haberse puesto al día en el aprendizaje de esa lengua. Como comprenderéis, tanto el muchacho que estudia 2º de Bachillerato, como su hermano que va a cursar 1º, contemplan este requisito como una barrera infranqueable. Su situación se resume así: o se  ponen a estudiar euskera casi a tiempo total, o se olvidan de seguir estudiando cualquier carrera o ciclo superior porque, aunque aprueben todas las asignaturas de Bachillerato, sin euskera no hay título. [-->]

Como añadido, tienen circunstancias personales bastante sangrantes. Y su única solución, dado que los fanáticos de las lenguas no están dispuestos a nada, es escolarizarlos en Miranda de Ebro, a 35 Km. Pero no pueden. Mejor leerlo en lo de Gloria:

Ya que todavía tenemos un estado español, y una España, me atrevería  a sugerir que se intente que sirva para algo. Para cuando no esté Rajoy, quiero decir. Ni Ruby. Algo así como cuando hayamos crecido, y seamos adultos. Por ejemplo, una red de institutos y / o colegios concertados nacionales españoles, con su propio currículo y su propia titulación homologada para toda España. Y, el que quiera, que se pueda librar de las garras de los fanáticos.  Pedirles que, además, fueran de mucha calidad en vez de igualdad a la baja, supongo que sería demasiado pedir.

También es demasiado pedir que Marcela no tenga que adaptar su coche a su situación de pierna recién perdida, ni sacar de un milagro gasolina para 70 kilómetros de todos los días lectivos del año. Demasiado pedir si tenemos en cuenta la importancia vital de que el vascopiteco pueda dirigirse en el futuro en vascuence a los hijos de Marcela. Tal vez en Cádiz.  O en cualquier sitio lejano. Porque supongo que los chavales huirán de este maldito infierno a la que puedan. La cuestión es que tendrán más facilidades para huir si pueden estudiar. Y es de imaginar que el vascopiteco prefiere que se vayan fuera. Son apestados, con “carencias”. ¿Entonces, por qué les impiden estudiar? No hay quien entienda a los fanáticos.

Vascuence por saco

Sigo con mis discusiones con los nacionatas catalanes [-->].

JJGD

¿Bajo que premisa no pueden coexistir el castellano y el catalán en el espacio geográfico llamado Cataluña?

Yo no veo que oficialmente ninguno de los dos grupos en cuestión sostenga esa premisa. Y cambiaría la pregunta. ¿Bajo que premisa deben de coexistir, obligatoriamente, y en igualdad de condiciones? Porque unos están defendiendo una discriminación positiva, para “salvar” (o respetar, o el cuento que sea) el catalán, y otros defienden esa no discriminación, por ser discriminación y por motivos fundamentalmente prácticos.

Para mi el problema de los que no quieren discriminación positiva e imposición es aceptar la mayor. Que se debe “salvar” el catalán. Bilingüismo y coexistencia como bienes supremos. Porque una vez aceptado ese mandato divino, está a huevo concluir que “salvar el catalán” consiste en evitar que se reduzca a un ámbito privado cada vez más reducido. Y de ahí se llega necesariamente a que la única forma de conseguirlo es con inmersión e imposición, por tierra mar y aire.

Pero la “salvación” de una lengua es que tenga hablantes. Y solo tendrá hablantes a largo plazo si tiene una función. Si todo el mundo en Cataluña sabe castellano, y pongamos la mitad sabe, además, el catalán, el catalán no tiene una función de comunicación. Puede tener una función de costumbre, cariño y comodidad para esa mitad. Pero por la dinámica normal de matrimonios mixtos, esa mitad se va reduciendo inevitablemente.

Así que realmente no estamos discutiendo si deben coexistir, si el bilingüismo es guay, si todos los ámbitos deben ser bilingües y equilibrados, ni vainas. Estamos discutiendo si es aceptable, y razonable, “salvar el catalán”, en vez de que sea lo que sus hablantes quieran. Con lo que implica: Obligación para todos, esfuerzo evitable, inmersion, discriminación, mala educación, pérdida de mercados (mercancías, servicios y laboral), ciudadanos de segunda (no “originales”, etc), xenofobia, dinero a espuertas, y sociedad aborregada por mil campañas de aleccionamiento.

Pero los que se resisten a la imposición lo hacen acomplejados, y sin la menor posibilidad de éxito. Precisamente por no discutir la clave. La salvación del catalán. No se atreven ni por asomo a decir la realidad: Señores, el catalán es una lengua muy bonita, al tiempo que manifiestamente innecesaria, y no es nuestro porblema que se salve o no se salve. Como el de ninguna lengua. El problema es suyo, de aquellos de sus hablantes que la quieran “salvar”. Y nos parecen muy bien todas sus actividades en pro de su afición, y hasta cierto nivel de gasto público para ayudarles. Siempre que no nos afecten demasiado a los demás. A mi me gustan las castañuelas, instrumento musical en franco declive. Quisiera “salvar las castañuelas”. Pero no se me ocurre ponerme a obligarles a los demás a tocarlas. Porque es mi problema, no el suyo.

Los salvadores del catalán van a pasitos. No les queda más remedio. Son los pasos que tienen que dar para conseguir su objetivo, y los dan. Pero nunca avisan del siguiente paso (aunque hay que ser bien torpe para no verlo).

1. Introducir el vernáculo en la educación, con la disculpa (razonable) de la enseñanza en lengua materna.
2. Introducirlo en la administración, con la disculpa (no tan razonable, pero algo) de no discriminar al vernáculo-parlante.
3. Hacerlo idioma exclusivo en esos dos ámbitos, con la disculpa (inaceptable) de corregir desequilibrios.

¿Y cuando no haya “desequilibrios”, y todo el mundo hable por igual las dos lenguas, pararán? ¡De ningún modo! No le habrán buscado todavía una función al catalán. Ninguna sociedad necesita dos lenguas, y el español da más oportunidades. Así que quedan más pasos.

4. Conseguir que una parte creciente de la población no aprenda español.
5. Crear un ambiente social en contra del uso del español, con la disculpa (directamente fascista) de que “nos agrede”, y usarlo en Cataluña es “atacar al catalán”.

Así, por fin, el catalán estará salvado. Porque tendrá una función no artificial, en la medida en que haya un número suficiente que no lo hable.

Y volvemos al principio. La pregunta de … ¿bajo que premisa no pueden coexistir el castellano y el catalán en el espacio geográfico llamado Cataluña? … no es la pregunta adecuada. La pregunta correcta es: ¿Bajo qué premisa voy a aceptar y a participar en esa puta locura?

Creo que ya lo he puesto antes, pero nunca está de más. Manuel I Cabezas quiere argumentos, y otros interlocutores. Por qué no editar esto, y repartirlo por todas las calles de Cataluña (Y Galicia y Vasquilandia)? Y tres meses después de que se hayan gastado, volverlo a hacer. Hasta que la gente empiece a perder el temor reverencial por el linguo-fascio.

Nota: Los nacionalistas vascos estudiaron mucho el caso del hebreo en Israel. Y decidieron que sería posible implantar (o reimplantar si se quiere) el vascuence. No se dieron cuenta de que el hebreo (o la lengua común que decidieran) ya tenía una función antes de empezar. No se entendían si una lengua común.  Pero ese no es nuestro caso. Y una función artificial (con mucho esfuerzo e imposición – violencia) debería mantenerse siempre que no haya una función natural. Si no, todo es para nada. ¿Me quieren contar como se puede conseguir esa función sin erradicar sustancialmente el español? Y en su caso, ¿me pueden contar cual sería la ventaja de hacer una majadería como esa?

Gracias, gracias, Joan. Si seguimos un poco más, voy a hacer un compendio de melonadas nacionalsitas. Si me traes vídeos de 12 minutos, como este, es un sistema perfecto.

Que te gusta Moreno Cabrera es evidente. Lo que también es evidente es que todavía no has llegado has comprender la superioridad -moral, y de eficacia- de un mundo basado en razones y patrones, a un mundo basado en gustos. Dada tu edad, y tu falta de vergüenza al plantear ciudadanos de segunda, no creo que llegues a comprenderlo nunca. Ni tampoco que comprendas que unos de los motivos que hacen rechazable el nacionalismo es, precisamente, que propone mundos al estilo que lo haces tú (irracional, por cojones, etc).

Lo de Moreno Cabrera se las trae. Para ser lingüista, parece que le gusta más escribir de divulgación y enseñanza (para vender a sus alumnos, supongo [ver nota 1]), que la investigación. Ni una sola obra de investigación [ver nota 2]. Aunque yo no estoy de acuerdo con el sistema, ser catedrático hoy sin una sola obra científica es un mérito notable en España. Casi magia.

Argumentos. Quita el blablabla, y mira los argumentos. Combate un nacionalismo español a base de traer, falseándolos, los argumentos de ¡dos publicaciones! de dos autores. El arquitecto Santiago Lamela, y la periodista Irene Lozano. ¡Ah!, y los supuestos argumentos del nacionalismo español los refuta con la ciencia lingüística. Eso dice. Veamos.

  • Titubeantes.

EL fenómeno coge una obra de una ¡periodista!, y critica una frase “lenguas titubeantes”, porque según él es una carcajada pensar en hablantes titubeantes. Sin darse cuenta que la carcajada es un lingüista que confunda lenguas (con diferencias por ejemplo entre valles contiguos), con hablantes.

  • La lengua en la que todos los ciudadanos del estado español pueden entenderse.

Aquí el nota ya lo borda. Según él, “parece ser” que desde Maricastaña, los gallego parlantes y catalano parlantes entendían con facilidad al que hablaba el castellano, lenguas análogas al fin, pero no ocurría al revés. ¿Y por qué al revés no? Según el artista, ¡¡¡porque los castellano parlantes eran nacionalistas!!!, y no se esforzaban.

Enternecedor. Asevera que pensar que era porque los castellano parlantes eran más torpes sería caer en racismo. Risas del público. No explica en qué se basa para pensar que sean razas diferentes. ¿No querrá decir xenofobia, el lingüista? Pero no se da cuenta que afirmar que los castellano parlantes eran nacionalistas, al contrario que los otros, y durante siglos y siglos, es exactamente lo mismo de racista (ejem) o xenófobo, que pensar que fueran torpes. Hay que fastidiarse, porque además es doctor en filosofía. Aunque yo creo que debe ser en ideología, y que regalan los doctorados por cuadras de ganado. Porque lo que ha hecho es una operación puramente ideológica. Como las lenguas deberían ser iguales en todo (de prácticas, usables, etc), según mi ideología de Justicia Universal Lacrimógena, entonces deduzco que en realidad lo son. Y que si la observación me contradice, es porque ocurre una injusticia que hay que corregir. ¡Ya lo tengo, eran malditos nacionalistas! Genial. ¿Y no podría ser por que gallego parlantes y catalano parlantes tuvieran mayor estímulo en aprender al menos algo de castellano, por ser una lengua mucho más extensa, y usada como lengua franca en la península? No. Si el prejuicio ideológico te impide pensar eso, eso no puede ser. Lo que no es óbice para un doctorado de filosofía.

  • Lengua de convivencia

Aquí pilla una afirmación de Lamela, en el sentido de que el español es la lengua oficial constitucional “por ser la lengua común de convivencia desde la Edad Media”. Y ya se desmadra Moreno Cabrera.  Un insulto a las demás lenguas de España, blablabla. ¡Claro, las demás debían de ser lenguas de guerra, en lugar de convivencia! Hombre, lo de lengua de convivencia es una cursilada, pero eso no se combate con una estupidez.

  • Que el español sea obligatorio (¡hasta en Brasil!) les parece muy bien, pero que el catalán sea obligatorio les parece muy mal.

Obviamante ridículo … si entre lenguas no hubiera diferencias. ¿Propone Moreno Cabrera hacer obligatorio el romaní, que también se habla? Pues no lo propone porque hay diferencias, aunque su prejuicio se las impida ver. Y además es falso. Nadie propone que el catalán no sea obligatorio y el español sí. La mayoría propone que ambos sean obligatorios como asignatura, e igualmente vehiculares en la enseñanza y la administración – a elegir. ¿No es lo mismo, no? Otros, muy pocos, proponemos que no sean obligatorios ninguno de los dos, y el asunto quede enteramente al albur de las decisiones libres de cada ciudadano. O sea, el nacionalista español al que ataca este estrafalario doctor llamado Juan Carlos Moreno Cabrera solo existe en el mundo de su colosal prejuicio. La figura en la que cae se llama “falacia del hombre de paja”.

  • El número de hablantes

Según el tipo, un argumento del nacionalismo español es que hay que aprenderlo, pero catalán no, porque el español los hablan 440 millones de personas. Y lo refuta así. Agárrate:

He calculado que para hablar con cada uno de los 440 millones diez minutos, una persona necesitaría 36.000 años. Ja ja ja.

¿Es posible que sea realmente subnormal? ¿Por qué diablos aprenderemos entonces inglés, si no disponemos de 100.000 años?

  • La obligación de conocer esas lenguas es intrínsicamente reprobable, y constituye un atropello intolerable.

Esto, según Moreno Cabrera, lo defiende aquel famoso Manifiesto por la Lengua Común de Savater et al. Y “en estos términos“. El único problema es que es mentira que defienda eso. Dice que es encomiable aspirar a que todos lleguen a conocer bien el vernáculo de la comunidad en cuestión, pero que tal aspiración debería ser estimulada, no obligada.

  • Persecución del español.

La guinda. Lamela ha protestado por la persecución (obvia) del español en partes de España, y debe de haber dicho que “ha llegado el momento de exigir una solución, pero nadie se atreve”. De lo que nuestro doctor en filosofía favorito concluye que estará pensando en la solución de prohibir y eliminar estas lenguas del mapa. ¡¡¡Un pensamiento etnocida!!!

Parece que estamos ante el prefecto ejemplo de imbecilidad ideológica. No en vano este Moreno Cabrera es autor de un libro llamado La dignidad e igualdad de las lenguas (Alianza, 2000). Si por dignidad quiere decir que todaspueden usarse sin desdoro, ha descubierto la pólvora mojada. Si quiere decir que todas pueden imponerse, sin que sea absurdo en ningún caso, ha descubierto una majadería. No defiende que el romaní sea obligatorio en España, ni el cheyenne en Montana. Y respecto a la igualdad, exactamente lo mismo. . Pero el payaso pervierte los argumentos de un arquitecto y una periodista, y ya tiene la refutación del nacionalismo español. ¡Olé, doctor!

Por cierto, ninguno de los “argumentos” del nota está hecho desde la lingüística. Titubeantes es desde la confusión.  Lengua de entenderse es desde el prejuicio (y la ignorancia), como lo de lengua de convivencia. Número de hablantes, desde la imbecilidad. Obligación, desde la mentira más burda. Y persecución, desde la canallada.

Argumentos, Joan. Lo que te duele tanto.

La payasada en vídeo (12 min):

Añadido / correcciones.

(1) El comentarista Disidente nos explica [-->] que Moreno Cabrera no vende sus libros a sus alumnos. Gracias por la información.

(2) El comentarista Disidente nos dice que  [-->]  Moreno Cabrera sí tiene obras de investigación. No salen en su web de la facultad, pero puede tener razón.  Gracias por la información.

Más prodigios de Moreno:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 456 seguidores