Supongo que se trata de la misma estrategia que se suele describir con la metáfora de llevar a una rana viva al hervor.

rana-hirviendo

Supone la metáfora que si metes la rana en agua hirviendo, pegará un salto y se escapará. Pero que si la metes en agua fría, y la vas calentando con la suficiente parsimonia, la rana no se dará cuenta del cambio … hasta que la palma. Lo que no explica el cuento, porque no hace falta, es que hay que partir de que la rana sea subnormal. Y la gran discusión científica versa sobre esa alegada subnormalidad de las ranas. ¿Lo son?

El primero en intentar averiguarlo fue el fisiólogo alemán Friedrich Goltz, en 1869. Descubrió que si no descerebras previamente a la rana, esta salta de la piscina cuando el agua llega a unos 25ºC. Pero que si le estropeas suficientemente el cerebro, no hay ningún reflejo que le salve del hervor [–>].

rana-hirviendo-2

Como los nacionalismos españoles son poco posteriores a Goltz, y nada aficionados a la actualización científica, se quedaron con esta idea. Descerebrar, calentar, hervir; y funciona. Y se pusieron manos a la obra.

Las ranas que piensan, y tienen los ojos abiertos, lo saben de sobra. Pero como la mayor parte no piensan, porque han sido previamente descerebradas, hay que repetirles los hechos con mucha mayor frecuencia de lo que lo hacemos. Y esta semana tenemos la suerte de dos articulistas / blogueros que se han puesto a la labor. Conviene difundir.

Clemente Polo tira de lógica.

Los políticos nacionalistas, especialmente los que se consideran a sí mismos ‘progresistas’ –y entrecomillo la palabra porque no lo son–, argumentan que el sistema de inmersión lingüística en catalán favorece, además, la cohesión social. Lo curioso es que ninguno explica por qué. Fíjense que si se concede que la inmersión lingüística en catalán favorece la cohesión social, también se tiene que admitir que la inmersión lingüística en castellano impuesta en la dictadura (de Franco) favorecía la cohesión social.

Elentir tira de historia. O de memoria más bien; y bastante reciente. 1977.

“Hoy, nuestros hijos desconocen su idioma, porque en nuestras escuelas sólo se enseña el castellano. Esto constituye un crimen: lo primero es la infracción cometida con nuestros derechos como ciudadanos. Se nos arrebata el derecho a conocer nuestro idioma, se nos niega el derecho a aprender con él (…). Pero hay aún un segundo crimen, que resulta peor por inhumano: se tortura a nuestros niños durante los primeros años de escuela aprendiendo en una lengua que no es la materna.”

Lo que podéis leer sobre estas líneas lo escribió el nacionalista catalán Josep Benet i Morell en su libro “Combat per Catalunya autónoma” (1977).

Josep Benet no era precisamente un nacionata marginal. Desde 1984 hasta el año 2000 fue el director del centro de Historia Contemporánea de Cataluña. Y cualquiera que tire de hemeroteca puede comprobar que la “lengua materna” en la educación era el ideal educativo generalmente proclamado por los nacionatas. Pongamos otro ejemplo:

Ramón Trías Fargas (CiU). Nada menos que durante el debate constitucional, 24 de mayo de 1978 [–>].

“Además de un derecho humano, me parece claro que el idioma, la lengua materna, es un requisito pedagógico importante. Los primeros pasos intelectuales, los primeros intentos de pensar, los primeros contactos con el ambiente cultural, los hace el niño en su idioma materno; y sólo a través de ese idioma materno es capaz de darse cuenta del medio cultural en que vive. Por eso es tan difícil que cierta ideas que se formulan en un idioma puedan luego expresarse en otro; por esta razón hay bastantes niños que no pueden superar esta dificultad y se encuentran con su capacidad de expresión mermada y, sobre todo, disminuidas sus capacidades de aprender. Pero, además, y sigo en el tema pedagógico, a mi me parece claro que el trauma que siempre entraña el paso de la familia a la escuela aumenta extraordinariamente cuando se complica con el paso de un idioma a otro. Esto ha frustrado distintas vocaciones intelectuales y creo, pues, que es un aspecto a tener muy en cuenta.” ….
 …” Lo que nosotros proponemos es precisamente la enseñanza en la lengua materna, bien sea catalán o castellano, y la enseñanza del catalán y del castellano  obligatoria para todos los que viven en Cataluña.”

Parece claro que las ranas tienen que estar muy descerebradas, y muy desinformadas, para no darse cuenta de que el agua no es la misma, y se está calentando camino del hervor. La idea de “lengua materna” ya no existe en el lenguaje de los nacionalistas catalanes. Usan “lengua propia”, que es algo muy distinto, y por ejemplo no tiene traducción al inglés. Ni al alemán, ni al ruso, ni a ningún idioma que no tenga la peculiaridad de convivir con el catalán. Una “dificultad” para Trías, y un “crimen inhumano” para Josep Benet.

También le llaman inmersión, pero quieren decir ahogamiento.

inmersion-linguistica

Y la pregunta del morbo sería sobre la culpa. Cuando te descerebran, ¿de quién es la culpa? ¿Del descerebrador, o del descerebrado?

Es curioso. Aunque entre las características inherentes a cualquier nacionalismo, una de las más claras, señeras, y universales, sea la pelmada, esta rara vez figura en el hit parade de agravios producidos por la sociopatía nacionalista. Cabe imaginar que las demás características llaman más la atención.

La payasada -los cantos, disfraces, identitismos- sin duda se hace notar desde lejos. Y sería hasta tierna … si no fuera tan pelma. Pero lo que vemos es la payasada.

La violencia no hace falta mencionarla. Siempre es lo más visible. Y que no se me pongan lacrimógenos los nacionatas que se quieren imaginar moderados. No existe tal cosa. Aunque haya nacionalismos que no asesinen, todos ejercen una violencia social y moral formidables. Es inevitable cuando algo se basa en un cuento de buenos y malos. Y todos los nacionalismos son cuentos de ese tipo.

Podemos dar por condiciones necesarias todas las características universales. Seguro que ningún nacionalismo puede funcionar sin payasada y sin violencia. Pero sí se observan grados muy distintos. No siempre ocurren a un nivel completamente insoportable; aunque suelen. Pero, a lo que iba. El nivel de la pelmada nacionata nunca es moderado. Ni de lejos. Siempre es desbordante; obsesiva, implacable; infatigable. Como la tortura china del gota a gota.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b8/SingSing_torture_1860.png

La imagen es de Wikimedia [–>]

Es fácil de entender. ¿Quién puede aceptar, sin la gota china, que cuando queremos introducir el catalán en la educación resulta un derecho humano básico e imprescindible poder estudiar en la lengua materna; pero que cuando queremos erradicar el castellano, la lengua materna se convierte en lengua familiar, que ya no es ni imprescindible, ni derecho, ni leches? Sin pelmada es imposible. Y la pelmada lo hace posible no porque te lo creas, sino por agotamiento. Como el chino de la foto de arriba. La gota no le va a entrar en el cerebro, ni en mil años. Pero aun así estára de acuerdo con todo lo que le sugieras. Al 100%. Ni media duda.

¿Y quién se puede tragar, sin la gota china, que todos los organismos y estudios científicos internacionales avalan el ahogamiento lingüístico (aka “inmersión”) de la educación en Cataluña, cuando exactamente ninguno lo ha hecho? Pues eso: la pelmada. Una pelmada que empieza y no para; que ahoga tanto como la inmersión. Que es como una losa permanente que aplasta a las almas cándidas, sin dejarles respirar.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2009/01/dolmen-pedra-gentil2.jpg?w=400&h=300

Losa nacionalista

Sirva para presentar este artículo de Sonia Sierra en Crónica Global. Explica muy bien lo de la pelmada, en su versión de pelmada lingüística.

Lo que no sé es por qué le llama “hipocresía” al insuperable coñazo. Se supone que el fingimiento necesita cierta verosimilitud. Y este mecanismo opera de forma muy distinta. No cuela por verosímil, sino por plasta.

Vascuence por saco

Ya tenemos nueva parida. La sentencia del Tribunal Supremo, ratificando una sentencia anterior del TSJC sobre el porcentaje (25%) de clases en castellano, en Cataluña. [–>]

Discute y rechaza dos recursos. Uno de la Generalidad, sin interés. Alegaba que la potestad de establecer el porcentaje es suya — y no de un tribunal. Y la respuesta es de cajón. La potestad es tuya … mientras no te saltes las sentencias del Tribunal Constitucional al respecto.

El otro recurso era de particulares. Pretendían que la “normalización” ya está alcanzada, y entonces no hay lugar a una discriminación o mayor peso a favor del catalán. El problema, según la sentencia, es que sacan esa idea de que la normalización ya está alcanzada de una frase de la sentencia anterior que se recurre: Frase que señala “la cierta y evidente implantación de la lengua catalana en la sociedad de Cataluña”. Y eso no demuestra que la “normalización” esté alcanzada.

Lo dramático del asunto es que todas las partes aceptan el mismo axioma. Que el porcentaje de ambas lenguas que ha de usarse en la educación no depende, ni del deseo de los que las van a sufrir, ni mucho menos del efecto que ese porcentaje pueda tener en la calidad y los resultados de la educación.

Lo único relevante es la “normalización”. Si hay un “déficit de normalización”, está justificada una desproporción en las lenguas que se usen en la educación. Y si no, deberían de estar equilibradas.

La decisión del grado de “déficit de normalización” corresponde a la Generalidad. Con el único límite de que el español también debe se vehicular. Y por eso le encaloman un 25%. Pero nadie le pide a la Generalidad que establezca el baremo por el que se mide la “normalización”. Ni siquiera parece existir algo que remotamente recuerde a una definición de la “normalización alcanzada”. ¿Cómo se reconoce la “normalidad” cuando está en su casa? Ni idea.

¿Depende de lo que se use la lengua enfermita? ¿Depende de lo que se conozca? Para lo primero no basta un porcentaje en la educación. Habría que intervenir en la voluntad de la peña. Lo segundo, por las medidas que se conocen, está más que logrado.

Conocimiento del catalán / castellano
15 – 19 años Entiende Habla Lee Escribe
Catalán 100 95,6 95 93,1
Castellano 100 100 99,1 97,5
Uso del catalán / castellano 15 -19 años
Catalán 36,4
Castellano 48,8
Ambos 7,3
Suma 92,5

Fuente de los datos, Idescat (2013):

Hay otro dato, tal vez aun más evidente, que demuestra que el objetivo de la Generalidad no es la “normalización”. El catalán se habla en muy diferente porcentaje en las distintas comarcas de Cataluña. Pero la inmersión es la misma en todas. Luego la inmersión no depende de un imaginario “déficit de normalización”. Es una herramienta para otra cosa.

Y por si hiciera falta más, en esta nueva sentencia del TS hay otra perla exquisita. En el circo de los payasos todo el mundo repite que “los derechos no son de las lenguas, sino de las personas”. Tirios y troyanos se pasan el día repitiéndolo, como loros. Y sin embargo, en esta sentencia …

derechos-lenguas

Payasada en su máximo esplendor. Hablamos como si los derechos no fueran de las lenguas (y los montes), pero lo que aplicamos son, exactamente, derechos de las lenguas. Y claro, a veces se nos escapa. Incluso al TS, que se supone que hila fino. Que el castellano “disfrute” el derecho, al igual que el catalán, etc.

Votad, malditos. Las lenguas “disfrutarán”. Seguro que sí. Tú, no. Y de tu educación, mejor que ni hablemos.

Vascuence por saco

Añadido para la discusión / Marod:

objetivo-de-normalizacion

No nos confundamos. No hay nada anormal en que el PP acabe defendiendo a los totalitarios de las lenguas marginales. Está en sus genes. Los grandes estudiosos y defensores y divulgadores del vascuence, hasta  la época de Franco, fueron carlistas de gran pureza de carquismo. A los que los progres hubieran llamado “ultra derecha”, de haber vivido en aquella época. Es de donde viene la palabra “carca” (carcunda), que entonces hacía la función que hoy hace “facha”. Sólo que con bastante mayor precisión.

La cosa tiene más morbo en Galicia, que es la única “Comunidad Vernácula”, o “Comunidad por Normalizar”, en la que el PP todavía no lleva camino de extraparlamentario. Y Gloria Lago nos cuenta [–>] la última movida.

Como el IGE publicó hace poco que en Galicia cada vez más gente habla español, día sí y día también, los nacionalistas y demás miembros del lobby de la lengua, le reclaman a Feijóo que haga algo para remediarlo.

…/…

El caso es que Feijóo debió de pedirles a sus colaboradores que hicieran algo para tener entretenidos a los talibanciños pero sin cambiar nada en la educación, que sólo le falta al PP remover ese asunto ahora que hay elecciones a la vista y encima posibilidad de que la cúpula del PP necesite un recambio a nivel nacional dentro de no mucho tiempo. Dicho y hecho, le redactaron un proyecto de Plan de Dinamización de la Lengua en el tejido socioeconómico,

¿Manderrr? ¿En serio? ¿Un Plan de Dinamización de la Lengua en el tejido socioeconómico? ¿Se han vuelto majaretas estos romanos?

se-han-vuelto-majaretas-estos-romanos

Pues sí. Europa Press describe un plan quinquenal:

El Plan de dinamización de la lengua gallega en el tejido económico (2015-2020), en el que está trabajando la Xunta, incluye 71 medidas iniciales para fomentar el uso del gallego en el sector socioeconómico de la Comunidad, iniciativas que Política Lingüística prevé enriquecer con las aportaciones de distintas instituciones y organismos de cara a aprobar y poner en marcha el plan antes de fin de año.

Entre estas medidas, está el apoyo a la creación de una red de empresas para el fomento del gallego, el incremento de la colaboración con entidades y organismos públicos, la promoción y puesta en valor del gallego como lengua que abre puertas en el exterior para las empresas -en mercados como el portugués o el brasileño– y actividades informativas para visibilizar las potencialidades del gallego como lengua internacional de negocios.

Cada vernáculo con su tablón. Aquí se trata del deber moral de dejar violar nuestro cerebro con una lengua, por una imaginaria -y muy probablemente falsa [–>]- ancestralidad de la misma. Volkgeist y monadas similares. En Galicia es por su internacionalidad. Que reconozco que sería un argumento bastante menos payaso que el vasco … si no fuera por el inglés. Y si no fuera porque con un poco de viajes y ganas, hablar portugués -en cualquiera de sus dos versiones- es bastante fácil para un español. ¿Y los catalancistas a qué tablón se agarran? Porque ni es (falso) prerromano, ni internacional. Sí es “diferencial”, ciertamente. Pero eso les pasa exactamente a todos los idiomas marginales. Diferencial sólo quiere decir “rarito”. Como cheyenne o así. Normalmente sólo quiere ser arapahoe el que no puede evitarlo. Si alguien les entiende al los catalancistas, que lo diga.

Según cuenta Lago, la discusión está que arde. Los talibanciños dicen que el plan quinquenal está muy bien, pero quieren el hincapié en la educación. Como si hubiera poco, y no hubiera fracasado ya. Pero sus huestes maman de ahí. Como las del PP maman del tejido socioeconómico, y el capitalismo de amiguetes. Conflicto. La pera. Están de acuerdo en el totalitarismo del vernáculo, pero aun así tienen conflicto. ¿Será por las pelas y las ansias de ampliar la corrupción? Como sea, todos carcas. Además de ladrones.

Vascuence por saco

Se ha hablado bastante de la niñería. Había un partido de fútbol en Almería. Entre un equipo local y uno -creo que- guipuchi. Se conoce que es costumbre que al final los entrenadores contesten preguntas de los periodistas. Y en el turno del entrenador del equipo vascongado, le hacen las dos primeras preguntas en vascuence. Y las contesta de la misma guisa. Total, que los periodistas que no padecen vascuence se enfadaron y se fueron. O muchos de ellos, o lo que sea. Bronca tonta, sin más.

Pero el asunto no se queda en el club de fútbol, salta a las noticias y las redes, y todo el mundo apasionado. A favor, y en contra. Diciento todas las chorradas que se pueden saber antes aun de que sean pronunciadas. Son como loros.

Vale, es una moda. Pero lo interesante es saber de dónde viene. Y no viene del etno-nacionalismo. Este la usa a su favor, pero la moda viene de un ambiente mucho más general. El muy infantil ambiente del “como-si”. El niño es medio tonto, pero hacemos como si no lo fuera. Igual un buen día despierta. Pero lo que está muy bien para los niños, no es lo mismo para adultos, y para grupos.

Por ejemplo, ahora “normalizamos” lenguas. Que es hacer como si las lenguas a “normalizar” fueran normales. Problema: no lo son. No necesitarían pensar en “normalizarlas” si lo fueran. Y el caso es que ellos mismos, los entusiastas de “normalizar” lenguas, definen muy bien la anomalía. Son lenguas “minorizadas”. Dicen. Concepto que se puede examinar desde la culpa, o desde la dinámica. Desde la culpa, la lengua minorizada es una lengua de los buenos, a la que han puteado los malos. Desde la dinámica, una lengua minorizada es simplemente una lengua innecesaria. Y en el infantil mundo del “como-si”, hacemos como si no fuera innecesaria. Eso es “normalizar una lengua”. Hacer como si no fuera innecesaria.

Hay que entender al futbolista del Bildustán. Vive en un mundo a “normalizar”. Todo a su alrededor es normalización. Como si … por ejemplo … el vascuence fuera una lengua igual que la otra lengua. ¿Por qué tiene que saber, el pobre, que hay muchas partes del mundo en las que no se dedican al “como-si” lingüístico? Después de todo, sólo es un futbolista. Lo mismo pasa con los periodistas enfadados. ¿Por qué tienen que saber las cuitas “como-si”, de cada zona de cada equipo que les visite? Sólo son periodistas deportivos. Total, conflicto.

¿Tiene arreglo la cosa? No mucho más allá de asumir el conflicto. Aceptar, unos, que hay gente que vive en “como-si”. Y otros, aceptar que cada “como-si” no puede ser universal, porque las anormalidades son muy particulares. Por definición de normal, vaya. Pero se podría intentar un acuerdo. Nosotros hacemos como si nos creyéramos que la lengua a normalizar os resulta necesaria; y vosotros hacéis como si creyérais que no todo el mundo tiene por qué tragar vuestro “como-si”. Y en este caso futbolero podría funcionar tal que …

– Bueno, ¿vais a dejar de hablar en jerga?

– Vale. Pero no seáis tan así. Sólo una pregunta más, de forma que quede claro que para nosotros es “como-si” el vascuence fuera una lengua galáctica, pero que comprendemos que vosotros no tenéis que tragaros necesariamente ese “como-si”.

Ningún problema. Conflicto asumido. Todos jodidos, pero poquito. Salvo que lo que se trate es de que sí haya problema.

Vascuence por saco

A los que les interesa la historia del vascuence, sea por localismo o sea por política, les puede apetecer este trabajo recién publicado que acabo de conocer.

Es un excelente resumen sobre el estado de la cuestión de la “vasconización tardía”. Los argumentos a favor, en contra; los autores. Me ha sorprendido, porque con el ambiente que hay en Vasquilandia, esperaba que fuera una tesis francamente minoritaria. Y, si no desacreditada, al menos francamente apestada. Este trabajo no da esa impresión.

Hace un tiempo comentamos el libro de Villar y Prósper. En la entrada llamada:

Donde, además del libro de Villar y Prósper, comentábamos la refutación que conocíamos, de Gorrochategui. Y Jlponce nos traía a Almagro Gorbea, a favor de la tesis del vascuence como lengua relativamente reciente en Vascongadas. Vaya, no tan “de aquí”. Ni más “de aquí” que el romance. Pero hasta ahí llegaba nuestra actualización de culturilla local.

La sorpresa es que no hay mucho más entre lo relevante y nuevo. Eso sí, me ha gustado como lo ordenan y contextualizan Abaitua y Unzueta. Unas citas para “hacer boca”:

Nuestro trabajo ha consistido fundamentalmente en la revisión de las fuentes, la confrontación de visiones e interpretaciones y la ponderación de las conclusiones. Desde el principio nos ha llamado la atención el marcado contraste que divide a las fuentes por su procedencia. Así, los expertos que podemos denominar “externos” (o alógenos) apoyan sin ambages y de manera unánime la teoría de que los territorios actuales de Álava (con Treviño), Vizcaya y Guipúzcoa fueron vasconizados en época tardoantigua. Contrariamente, los autores que denominamos “internos” (o locales) se dividen entre quienes optan por una matizada discrepancia y quienes se refugian en la ambigüedad o el silencio.

Por su amplia difusión, utilizaremos el término “vasconización” para describir este fenómeno de desplazamiento de la lengua vasca –desde su lugar de procedencia en el Pirineo occidental hacia el suroeste–, aunque con rigor habría que hablar de aquitanización o euskerización (o también vasquización). Porque entendemos que, de manera segura, el etnónimo “vascón” solo comenzó a asociarse con la lengua vasca en época altomedieval (siglos VI-VIII). Durante los siglos precedentes, los vascones –de quienes informan las fuentes grecorromanas exhibían de manera predominante rasgos lingüísticos de tipo celtibérico (y solo exiguos indicios de vasquidad).

Yo le llamaría “vasquilandización pre-moderna”. Para distinguirla de la moderna, en curso — si no la paramos.

Un mapa oportuno. La flecha de origen empieza como hacia el siglo V.

abaitua-unzueta-vasconizacion-tardia

Lo que hacen:

Abrimos una rápida recensión de los principales autores que han abordado la cuestión. Comenzamos con Manuel Gómez Moreno (1925), quien en una obra de homenaje a Ramón Menéndez Pidal sentencia “en las modernas provincias vascongadas […] vivían gentes de raza cantabro-astur” y “tan solo después de la época romana sobrevino un corrimiento de vascones allá, como también para Gascuña, hechos documentados muy bien por las crónicas francas y godas de los siglos VI y VII”. Casi simultáneamente, el historiador alemán Adolf Schulten (1927) aboga asimismo por una conquista vascona (lingüística y política) del territorio várdulo y caristio en época tardorromana. Con diferentes matices, la llegada tardía del euskera al territorio del actual País Vasco es compartida por entre otros Ulrich Schmoll (1959), y su discípulo Jürgen Untermann (1992), así como por Claudio Sánchez Albornoz (1972), Lawrence Trask (1997) o Francisco Villar y Blanca Prósper (2005). Otros especialistas se han limitado a constatar el carácter indoeuropeo de los testimonios lingüísticos y documentales, como han hecho Mª Lourdes Albertos (1970), discípula de Antonio Tovar, o Martín Almagro Gorbea (2005). (Citamos únicamente los autores de mayor renombre – o con mayor índice de Hirsch– y limitamos la bibliografía a los principales títulos en los que se ha tratado la cuestión.)

De entre los expertos “internos” destaca – por el rigor y la especialización de sus obras– Joaquín Gorrochategui, quien de manera recurrente rechaza nuestra teoría (aunque no sin vacilaciones e importantes matizaciones, como veremos enseguida). Creemos que la actitud negacionista de Gorrochategui, que caracteriza también a Mª Teresa Echenique (2006), es en gran medida deudora de la impronta del maestro Koldo Mitxelena, …

Y entre las conclusiones:

En lo relativo al territorio del País Vasco el avance de la lengua vasca en sus diferentes dialectos se ha hecho siguiendo el eje Pamplona – Vitoria, sobre lo que fue la antigua calzada romana Iter XXXIV, para desde allí ascender hacia la costa, como ya se ha comentado. Sigue, por tanto, una trayectoria “urbana” que va por la principal vía de comunicación y desde los principales núcleos de población hacia las entidades menores y más apartadas.

…/…

Para concluir, quisiéramos indicar que consideramos que la negación del
hecho de la vasconización tardía (tardoantigua y altomedieval) deja sin explicación
la existencia de los dialectos vascos.

El mismo Gorrochategui no parece estar tan convencido de la lengua ancestral, “nuestra” desde hace siete mil años por lo menos (Ibarretxe). Según cita proporcionada (Gorrochategui 2009: 546) …

La situación lingüística del extremo occidental del ámbito vascoaquitano, en especial el concerniente al territorio de várdulos y caristios, es controvertida. Aunque tradicionalmente el País Vasco ha sido considerado como parte integrante del ámbito éuscaro, hay argumentos de relieve que apuntan a una vinculación más estrecha con zonas indoeuropeas de la Meseta norte, en especial la mayoría de la toponimia várdula y caristia trasmitida por las fuentes clásicas, así como la antroponimia de Álava y de la merindad de Estella (Navarra). Basándose en estos datos, algunos autores han defendido el carácter originariamente indoeuropeo del País Vasco y, hasta de todo el territorio vascón al sur de los Pirineos. Últimamente, F. Villar (2005) ha analizado la mayor parte de este material indoeuropeo no como celta o similar, sino como indoeuropeo de gran antigüedad, quizá remontable a época mesolítica. En sentido parecido, M. Almagro (2008: 56-ss), cree que la indoeuropeización se dio en el Calcolítico, utilizando de modo propio información hidronímica tomada de Villar.

Entrada relacionada:

Fuente:

Añadido (21/04). Ya que estamos, una cita de la web (archivada) de Larry Trask:

As we shall see, there is good evidence that the Aquitanian language was also spoken in the Pyrenees themselves, at least as far east as the valley of Arán, in territory which is today Catalan-speaking, including Andorra. There is also evidence that Aquitanian was spoken south of the Pyrenees, at least in eastern Navarre. We suspect that Aquitanian was also spoken in at least part of Gipuzkoa, but we have no direct evidence for this, since no Aquitanian texts have ever been found there (in fact, there are hardly any texts at all from Gipuzkoa at this period).

The Aquitanians did not have writing at the time of the Roman conquest, but, after that conquest, they learned to write in Latin. We have a sizeable number of Latin texts written by the speakers of Aquitanian during the Roman period, and, crucially, these texts contain a large number of Aquitanian names: about 400 personal names and about 70 names of divinities, most of them found in votive and funerary inscriptions; these inscriptions typically identify the sex and the parents of the people referred to, a fact which is highly convenient.

Now here’s the crunch: many of those Aquitanian names are unmistakably Basque. Consequently, we are now satisfied that Aquitanian was an ancestral form of Basque: modern Basque is the direct descendant of that Aquitanian language spoken in southwestern Gaul and in most of the Pyrenees, with (so far as we know) only a rather modest extension into Spain, in eastern Navarre and probably Gipuzkoa. Hence, in origin, Basque was primarily a language of Gaul which later spread west and south into Spain, into the remainder of the modern Basque Country. In the early Roman period, in Bizkaia, in Araba, and in western Navarre, we find evidence only for Indo-European speech: not a single Aquitanian name is recorded in this area. We therefore believe that Basque must have spread into these territories (and beyond) only later, probably after the collapse of Roman power in the area.

http://www.buber.net/Basque/Euskara/Larry/WebSite/basque.prehistory.html

Cuanto más invierten en el vascuence, y más coñazo dan, más canta lo poco que se habla. El por qué alguien puede desear que los demás hablen una lengua u otra es otra cuestión. No vamos a entrar en las perversiones mentales de esos drogadictos que llaman políticos. El caso es que el plan con el que tanto dan por saco no les funciona, y la única solución que se les ocurre para arreglarlo siempre es la misma. ¡Dar más por saco todavía!

Donde dar por saco consiste en ir de campaña en campaña hasta el fostiazo final. Imposible llevar las cuentas. Cada pocos años, campaña nueva. Que si uses el vascuence, aunque sea un poquito. Pixka bat es mucho [–>]. O atormentar a los bebés con discos de vascuence en la cuna. O “villancicos en vascuence” [–>]. O enseñarles sólo en vascuence, para “enriquecer” la educación [–>]. O “positividad” [–>]. O “dímelo en vascuence” [–>]. Cuando no te asaltan en el autobús [–>]. O en los comercios [–>]. O “porque quiero” (si me das el coñazo suficiente) [–>].

Podríamos seguir así hasta mañana, pero creo que ya se capta la idea en todo su esplendor. Lo malo (o lo bueno) es que como nada de todo eso ha funcionado, ya no saben con qué más desbarrar. Y están empezando a proponer cosas con las que, sorprendentemente, ¡se puede estar de acuerdo! Por ejemplo, la última. Que bien pudiera ser  el comienzo de la solución final. Le falta un pelín.

La gran idea es que los vasquiparlantes usen sin complejos el vascuence con aquellos que no saben vascuence. Lo que resulta directamente estupendo, porque nos ahorra entenderles. Te hablarán, y como si oyes llover. Planazo. Es casi seguro que la lluvia es mucho mejor que lo que tengan que decir.

Y mira que es fácil. Si el vascuence es tu “lengua propia”, sagrada, y que te da tu “identidad” y otros milagros; y si además el español y lo español es la mierda que tanto odias, ¿por qué cojones aprendes y usas el castellano? ¡Sé consecuente! Aprende sólo vascuence, y si acaso algún idioma extranjero para viajar o trabajar — menos el español. Y deja de dar el coñazo a los que no tenemos tu “identidad”, para que la adquiramos. Nos importa una mierda. No la queremos. Y es mucho mejor así, porque lo contrario es conseguir lo que ya habéis conseguido. ¡Que el vascuence suene a castellano torpe con palabras de swahili! Eso no es ni vascuence, ni vainas.

Pero los nazionatas son cobardes de naturaleza. Y se han quedado cortos. No proponen lo anterior. Que sería lo suyo, y con dos cojones. Lo que pretenden es que los vasquiparlantes le hablen a los demás en vascuence … ¡solo cuando son muchos contra uno! O sea, lo de siempre. Pero tal cual:

Grupo contra individuo, que es la esencia de todo su empeño. Valientes cuando son muchos contra uno. Valientes, si son un grupo de borrachos en fiestas. Acojonante que ni siquiera les dé vergüenza dirigirse a los “grupos de euskaldunes”, en vez de a los euskaldunes como personas. Pero aun así, o tal vez porque así, yo les aplaudo la iniciativa. No se podría explicar mejor que hablamos de los Borregos Reunidos, y de la tribu contra el fulano.

Apoyo la moción. Que los grupos de euskaldunes no se corten un pelo, y queden aislados del 87% de la población.

uso-del-euskera-en-la-calle

La vieja idea de una reserva india a modo de parque de atracciones. Y los individuos euskaldunes … supongo que eso es algo con lo que los nazionalistas no quieren ni tratar. Salvo para, probablemente, acabar con ellos.

Vascuence por saco

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores