Perdón por el título, pero si queremos jugar a las referencias impropias, y a las sugestiones basadas en humo, todos podemos jugar.

Si mi time line en Twitter puede ser razonablemente representativo de la opinión de ese espectro político que oscila entre la derecha civilizada y el liberalismo no dogmático, el mejor artículo en contra de la famosa “web de Carmena” sería este de Carlota Bustelo en Voz Pópuli:

Ha sido el más repetidamente “retuiteado” y ensalzado por gente de criterio inteligente y sensato. Y como estamos pidiendo argumentos -siquiera medianamente presentables- de crítica a esa “web de Carmena” llamada Madrid VO, podemos pensar que el artículo de Bustelo es de lo mejor que hay en el mercado. A menos, para esa opinión especialmente digna de ser atendida.

Mi propuesta es que en el artículo de Bustelo no hay ni un sólo argumento. Donde argumento es la expresión oral o escrita de un razonamiento; y razonamiento es un proceso lógico que partiendo de juicios (tomados por verdaderos) deriva la validez o falsedad de otro juicio distinto. También propongo la urgente necesidad de distinguir entre argumento y sugestión. Siendo sugestión el proceso de conducir los pensamientos, emociones y sentimientos de otras personas, hacia algún punto. La diferencia funcional es que el razonamiento lleva a distinguir la certeza o la falsedad de un juicio, mientras que la sugestión lleva a donde te salga de las narices.

Y finalmente propongo que en toda la crítica a la web de Carmena subyace una crítica al sectarismo de banderiza, pero lo hace mediante una sugestión que no es otra cosa que … ¡sectarismo de banderiza!

Si el artículo de Bustelo fuera un argumento –como sostiene-, los juicios de los que parte serían …

Está pasando. Lo estamos viendo. Manuela Carmena ha montado, con el escaso dinero que queda en las arcas del Ayuntamiento de Madrid, una Web de la Verdad, a la que ha llamado –¿estrechando lazos con la farándula?– Versión Original.

…/…

En España, sin embargo, estamos viviendo una distopía digna de una novela de ciencia-ficción de Orwell. Casi un siglo después de nuestra Guerra Civil, un partido político se ha identificado con el bando perdedor hasta el punto de tomarse la revancha, pretendiendo anular al otro bando.

…/…

La vocación totalitaria de Podemos asoma por minutos, manifestando esa cateta paranoia que lo filtra todo por el tamiz del “Nosotros” o “Ellos”. La Web de la Verdad de la rancia alcaldesa comunista –¿V.O. por Versión Orwelliana?– forma parte de una mentalidad mezquina, pequeña, siempre a la defensiva frente a las supuestas maquinaciones de “Los Otros”.

Y el juicio al que llega, sería …

Un talante (¿recuerdan?) que no contempla la convivencia, sino la prolongación ad eternum de una guerra civil repetida una y mil veces.

Que no tiene ninguna diferencia con los juicios de los que parte. ¡Es lo mismo! Es un argumento (ejem) circular.

Veamos. Premisas:

1. Montan una “Web de la Verdad”.  Que dicho así suena muy “orwelliano”, pero no lo es. Porque si presentan documentación pertinente a una información, ni están cambiando la historia, ni están haciendo nada diferente de lo que hacen todos los gabinetes de comunicación, de todos los organismos -públicos y no públicos- de todo el mundo mundial. Sólo es “Web de la Verdad” porque lo hace Podemos — o alternativamente porque a Bustelo le da la gana. No hay nada en el artículo que establezca una conexión lógica entre la estrafalaria -pero muy sugerente- denominación “Web de la Verdad”, y Madrid VO.

2. Podemos está rehaciendo la guerra civil por otros medios.

3. Se ve que Podemos está rehaciendo la guerra civil por otros medios en su creación de la “Web de la Verdad”.

Conclusión:

– ¡Podemos está rehaciendo la guerra civil por otros medios!

Problema: Un argumento no es la repetición del mismo juicio con distintas palabras. Eso normalmente tiene otro nombre: afirmación repetitiva. Una sugestión, en cambio, sí puede perfectamente ser la repetición machacona de la misma idea vestida con ropas diferentes.

Además de que el juicio del que se parte es el mismo que el juicio al que se llega, hay otro problema. Se trata de un juicio bastante problemático. Se asume, pero no ha sido demostrado. Uno puede optar por creerlo o no creerlo. Pero afirmar que “un partido político se ha identificado con el bando perdedor hasta el punto de tomarse la revancha, pretendiendo anular al otro bando”, es una afirmación; no una demostración. Pero es una afirmación que, de creerla, crea una realidad. Dos bandos. Todo el que crea que Podemos busca anular al otro bando, está creyendo que hay un grave conflicto civil de supervivencia entre dos bandos. Es lo mismo. Puedes buscarte la disculpa de decirle al otro: empezaste tú. Pero no puedes decirle al otro que es banderiza, y que tú no. Porque tú creencia (falsa o real) crea dos banderizas. Eres banderiza, si atendemos a tus propias palabras.

En resumen. Hemos propuesto:

  • 1. No hay argumentos.
  • 2. Sí hay sugestión.
  • 3. Acusa a otros de banderiza, ¡creando banderizas!

(1 y 2) Parecen demostrados. (3) Depende de que las banderizas estuvieran ahí antes de que tú las crees (o des por buenas). Pude ser cierto; pero antes de que se demuestre no deja de ser un juicio problemático (que puede ser o no ser). Y si te equivocas -que puede ser- la banderiza la has creado tú.

La serie completa sobre la gresca de la Web de Carmena:

Carmena y Carmona, tal que Hernández y Fernández, nos comunican que hararán unos cambios en la web de Carmena (MadridVO). Lo cuenta El Mundo [–>], donde enlazan al comunicado.

carmena-rectifica

La única rectificación que se menciona en el comunicado es la que sale en el titular:

carmena-rectifica-madridvo

Ahora mismo no se puede comprobar la web Madrdivo, porque está caída. O es que la está mirando todo el mundo y el servidor no da abasto, o es que la están cambiando. En todo caso ayer la repasé, leí con cuidado casi todas las noticias, y en ninguna de las que vi había ninguna mención a periodistas; ningún argumento “ad hominem”; ni ninguna mención específica a profesionales.

Sí daban la obvia y necesaria mención y enlace a la noticia que puntualizan. Porque ya me dirán los alegres periodistas de la derecha cómo diablos se puede desmentir / corregir / puntualizar una noticia, ¡¡¡sin hacer mención a la noticia!!! Acojonante.

Ayer, en la conversación, perguntaba por el esquema de lo que se protesta:

Imaginemos que estás convencido de estar diciendo algo muy razonable. Que hay un problema que si se pudiera evitar le iría mejor al mundo. Hagamos la regla oportuna. Y donde dice regla, me la suda si es ley, principio moral, costumbre socio-política, o las recetas de la abuela. Se trata de un propuesta que establezca de una forma general lo que hay que evitar.

Venga, propón:

– Los ayuntamientos no pueden tener web.

– Los ayuntamientos no pueden desmentir noticias de la prensa.

– Los ayuntamientos no pueden mencionar al medio o al periodista que están desmintiendo. Por no “señalar o perseguir”.

– Los ayuntamientos no pueden poner juntas en un sitio, y ordenadas por fecha, las noticias de prensa que han desmentido. Porque eso es una “lista negra”.

– Potemos no puede hacer nada, porque haga lo que haga es … ¡Venezuela!

Parece que tenemos la respuesta de la mano de Carmona. Casi habíamos acertado en la payasada. La regla es:

– Los ayuntamientos no pueden mencionar al periodista que están desmintiendo. Por no “señalar o perseguir”.

 Pues estupendo, porque no lo estaban haciendo. Si entendemos que en el comunicado, por periodista o profesional se refieren a un fulano, y no a un medio. Han conseguido hacer un gran cambio en la web de Carmena -para que sea presentable y adecuada a la sensibilidad de nuestra clase periodística- ¡sin cambiar absolutamente nada!

Lo gracioso es que acabamos de establecer un curioso precedente. Hemos creado una clase, la clase prensa, con el privilegio de irresponsabilidad social. Digo social por separarla de la jurídica. Que yo sepa es la única clase así. Como bien demuestran los periodistas, cuyas noticias normalmente suelen ser contra una persona con todos sus pelos y señales. Peor; ni siquiera respetan la regla Carmona. Cuando se muerden entre sí, la regla no funciona.

La otra alternativa es que la regla Carmona sea sólo de aplicación a los ayuntamientos. Que tendría guasa, porque no nos han explicado qué tienen de especial los ayuntamientos. ¿O es una regla que sólo vale para los ayuntamientos de Potemos?

Quedamos a la espera de que un ayuntamiento del PSOE (o del PP) desmienta una noticia. Tendrán que pedir la dimisión del portavoz, o al menos un buen coscorrón, si se le ocurre mencionar a algún periodista o profesional. Por la regla Carmona.

Por cierto, no parece que a Carmona le preocupe que la comunicación del Ayuntamiento de Madrid esté en manos de la Niña del suje, que niega en público ser la Niña del suje. Y de los chistes del otro, ni hablemos. Aquí lo que importa es la delicada piel de la prensa.

La serie completa sobre la gresca de la Web de Carmena:

Pues sí parece que avanzamos algo. Pedro J. se sube al carro. Ya no estamos tan solos.

madrid-vo-pedro-j-1

No hacía ninguna falta tirarse varios días viendo lo que hacen. Con las dos o tres primeras noticias sobra. Porque el esquema es clarísimo, y su función evidente. Aparte de plausible (de digna de aplauso).

¿Y por qué diablos iban a sobrar las menciones a los medios? Si estás afirmando que … “se dice qué”, deberiás de proporcionar el ejemplo de lo que se dice.

madrid-vo-pedro-j-2

Pero aún así Pedro J enlaza a un artículo perfecto de Enrique Dans, que dice justo lo que venimos diciendo. Y desde un punto de vista de estudioso de la comunicación por internet. Sin ningún problema con la mención a los medios concretos que alegadamente han metido la pezuña. Clic para llegar al artículo en ca’n Dans.

madrid-vo-pedro-j-3

O clic aquí:

Acaba en un breve párrafo que no me resisto a copiar. Porque esa es exactamente la cuestión.

De verdad, lo preocupante no es la creación de Madrid VO. Lo que realmente debería preocuparnos son las reacciones de algunos medios, periodistas y asociaciones. Indican y ponen de manifiesto mucho más de lo que parece.

Y tanto. Indican un discurso vomitivamente reactivo; sin análisis. Un discurso-masa, por otra parte; donde se llevan el gato al agua los más exaltados y fanatizados. ¡Precisamente aquello de lo que se acusa a Potemos! Normalmente con razón. Pero pierdes toda la razón desde el mismo momento en que empiezas a actuar como ellos.

No nos comemos a los caníbles– solía decir Borges para explicarlo. Pero para entenderlo hay que ser Borges; no masa.

Si quisiera pensar que en Potemos son más sutiles de lo que parece, me daría por imaginar que algún cerebro frío ha pensado a propósito la jugada. Copiemos una herramienta muy obvia y normalita de la Comisión Europea. La fusilamos, calcada. Y cuando los exaltados de la derecha se lancen en la muy previsible tromba habitual -¡Venezuela, Venezuela!- seguidos por la masa, les explicamos monamente que no se trata de Venezuela, sino de Bruselas. Y ya hemos desactivado cada vez que griten .¡Venezuela! Ya nadie se creerá la crítica, aunque la siguiente -como las anteriores- sea justifificada. Y es que para cazar no hay nada como tener una presa previsible. En el paleolítico lo usaban para llevar las manadas de bisontes al barranco.

Vale, el último parrafo es pura ficción. Rizar el rizo. Pero muestra mejor el problema. Y todo lo anterior no tiene nada de ficción. Es, como dice Dans, muy muy preocupante. Joé, que Madrid VO es una buena herramienta. Casi inevitable. Y desde luego, útil para todos. Si lo llevan bien; y si no, será irrelevante. Y además es baratísima. Y cómoda. ¿Hay quién dé más?

Si te pones a berrear cuando lo hacen bien, ¿quién coño te va a escuchar cuando lo hacen mal?

La serie completa sobre la gresca de la Web de Carmena:

Flipando estoy.

Que sí, que son unos cafres de narices. Y todo lo que quieras. Pero no hablamos de lo que son, sino de lo que hacen. Y aunque mayormente hacen cosas de cafres, habrá que examinar una a una, para saber si esta en concreto está bien o está mal. El argumento por el que la web “Versión Original” es una barbaridad, nunca puede basarse en que la idea es de unos cafres. Ese argumento es la radiografía de una falacia lógica. Con nombre y todo, pero no nos vamos a poner pedantes.

Vale, ¿y cuál es el argumento? Para Federico Jiménez Losantos que se trata de una “checa mediática”. ¡Olé sus cojones! Y sus “argumentos”. Para Vozpópuli se trata de crear una “lista negra de periodistas”.

vozpopuli-lista-negra-carmena

Hasta los políticos se han sumado al carro. Como Carmona, nada sospechoso de ser contrario a las (otras) cosas de Potemos.

carmona-contra-version-original

¿Y por qué diablos no se va a poder contradecir la opinión de los periodistas? ¿Ahora son Dios, o qué? Ellos lo hacen todo el rato. ¿Sólo un periodista puede contradecir a un periodista? ¿Desde cuándo?

Y lo de la lista negra no tiene poca guasa. Querrá decir muro de las vergüenzas, que es otra cosa. Y además, sólo será muro de las vergüenzas si en esa web lo hacen bien, y adquiere prestigio. Cosa improbable pero siempre posible. Sería muy de desear. Y también hay el pequeño detalle de que la vergüenza depende enteramente de que tengas algo de lo que avergonzarte.

Venga, pensemos. Si lo hacen como suelen, como una herramienta de propaganda del partido que manda en el ayuntamiento (como las teles autonómicas, sin ir más lejos), esa web será una irrelevante gota de lodo en medio del albañal. No se entiende tanto aspaviento. Sí se entendería el pollo que han montado si consideramos la posibilidad de que lo hagan bien. Esto es, documentando “alegrías” impresentables de los periodistas. ¡Joé, como si no hubiera a manta! ¿Hablamos del “cambio climático”?

¿Y cuál sería el problema de documentar barbaridades de periodistas? ¿Que les saquen los colores y se tengan que cortar un poco? ¿Eso es malo, o es maravilloso? Yo diría que es magnífico. Incluso para la prensa. Ya tiene el prestigio a nivel de subsuelo, y ninguna pinta de capacidad de mejorarlo por si misma. Una ayuda externa debería ser bienvenida. Si prolifera, imagina:

Periódico: El gobierno está contemplando un corralito bancario.

Alternativa clásica: Ir mirando periódicos, y ver que la mitad dicen que el gobierno está contemplando un corralito, y la otra mitad que eso es falso en grado absoluto. Y tú de piedra.

Alternativa Carmena: Visitas la web de “versión original” del Gobierno, y accedes directamente al vídeo de donde ha salido la muy imaginaria especie de que el gobierno contempla un corralito.

¿Cuál es exactamente el problema? ¿Que nos íbamos a enterar de que los periodistas escriben a menudo en una relación con la realidad y con los hechos francamente mejorable? ¡Pero si ya lo sabíamos! La idea es acudir a la fuente con mayor agilidad. Y si eso les pone colorados, que se vayan acostumbrando. Hoy hay internet, y eso quiere decir mucho mejor acceso a las fuentes. Para todos. Y cada día más.

Otro argumento es esta tontería de Aguirre:

aguirre-version-original

Con aplausos:

tambien-tertsch-con-la-checa

Pues no. Si ponen documentos, no será “una versión de la verdad”, sino documentación relevante (o no) a la verdad. Y si no ponen documentos, será blablabla y opinion. Como otras tantas. ¿No tienen gabinetes de prensa los ayuntamientos? Y la Meona de Barcelona, qué es? Pues la encargada del blablabla y opinión del Ayuntamiento de Barcelona. Opinión, por otra parte, nada sutil.

meona-de-barcelona

Y nadie ha protestado porque Barcelona tenga una opinadora, aunque sea algo guarrilla.

Que no, que yo no veo los argumentos. Me cabe la esperanza de que algún amable lector me ilustre mejor. Comprendo la soledad de mi postura, ante la avalancha en contra de la casta y prensa. Pero he descubierto que ni estoy sólo del todo, ni en absoluto mal acompañado.

Tsevan Rabtan

En fin, el respetable tiene la palabra.

Añadido importante. La denostada web de Carmena parece calcada de esta de la Comisión Europea:

vo-de-carmena-en-europa

De lo que he visto de ambas, parece exactamente la misa idea. Y llevada a cabo de forma muy similar. ¿Qué dirán los de “la checa digital”, y los de “la democracia no es esto”?

Añado más. Hay una diferencia. En la de la C.E. se puede comentar, registrándose. Y eso es mucho mejor. Mucho. Pero una cosa es exigir que se pueda comentar, y otra tirar de coces y checas.

Añadido 2: Juan Ramón Rallo, siempre inteligente y sensato, da los arumentos que pedía. No me convencen. Algo de charla en los comentarios:

La serie completa sobre la gresca de la Web de Carmena:

Seguimos sin darnos cuenta de las implicaciones del caso Snowden. Y es un caso de salud pública. Es lógico que la gente infantil de los cuentos de buenos y malos no lo pillen. La izquierda en general, que es muy dada a esos cuentos. O la derecha del estilo de Hermann Tertsch, que te banea en Twitter por sugerirle que lo más relevante de Edward Snowden es que nos está haciendo un servicio público. Y que es tan servicio público así le dé a Hermann por considerar a Edward de los buenos o de los malos.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2013/08/tertsch-snowden.png?w=510&h=107

Será un peligro de la “seguridad occidental”, pero de momento ya han tenido que cambiar alguna ley occidental, precisamente por lo que nos contó Snowden. ;)

El argumento es de baba. Necesitamos periodistas que molesten a los gobiernos. O sea, que nos digan lo que los gobiernos no quieren que sepamos. Y todos los gobiernos tienen cosas que no quieren que sepamos. Si fueran angelitos, los miembros del gobierno hubieran elegido otras carreras profesionales. Esto lo dan en Primero de Salud Política de los Forestales Juveniles, y se llama controlar al gobierno. Esa espantosa máquina Leviatán.

Pues bien, tenemos un problema. Nos comunicamos casi exclusivamente por internet. Que quiere decir perfectamente al alcance del gobierno. Y no hay periodista que le pueda tocar las narices al gobierno, si el gobierno está viendo en tiempo real lo que hace. Desde te quito la subvención hasta te invento un delito, lo que quieras. Todo es posible. Pero los periodistas son los más necesitados de comunicación ágil. No podrían hacer su función si tienen que volver al tam-tam.

Y lo malo es que este no es un problema de los periodistas, que se pueda dejar en sus manos. Mejor dicho; sí se puede, y así nos va. Hay que azuzar a los profesionales de la prensa para que se den cuenta de con qué juegan, antes de que empiecen a jugar. Serían de rigor clases en la universidad y actualizaciones en las empresas. ¡Clases de privacidad!  Porque cuando se encuentran en el caso, ya no están a tiempo de aprender. Peor; el caso puede empezar antes de que se pueda saber que se trata de un caso.

Lo de Snowden, tan peliculero, no sólo fue una lección de lo que espía el gobierno. Todo, y a todos. Sino una lección de cómo comunicarse entre periodistas fuera de la oreja del monstruo. Se lo tuvo que enseñar a Laura Poitras y a Glen Greenwald. Y a otros. Y funciona. La NSA y otras cinco agencias de cinco países todavía no sabe lo que hablaron — y hablan. Y precisamente en The Intercept (fundado por Greenwald) han publicado un muy adecuado manual de periodistas para colegas del ramo.

No es 100% seguro, y lo explican. Si ya eres un objetivo del gobierno, y saben desde dónde te comunicas (oficina, casa), el manual no es suficiente. Se basa en la red Tor, identidades “fantasma”, y en encriptación. Fáciles de implementar para alguien de menos de 45. Y para los de más edad, siempre hay un sobrino a mano. Pero si sospechas que ya eres un objetivo, hay alternativas. Que se apuntan en el manual, sin entrar a fondo. Sólo necesitas un sobrino más listo que en la situación “normal”. Y en todo caso, el 99% del problema es la “situación normal”.

En resumen. Periodistas, no seáis vagos. ¡¡¡RTFM!!! (Leed el maldito manual — pero es en inglés). Y los demás, ¡cóño, cread ambiente! Necesitamos periodistas con privacidad. Necesitamos universidades y empresas de prensa conscientes de lo que nos  jugamos. Un mínimo de control al gobierno.

Si más, … (clic).

the-intercept-privacy

Nota: necesitamos privacidad para mucho más que para los periodistas. Financieros, activistas, empresarios, políticos, la novia, la mascota; todo lo que se mueva. Pero por qué a ti te interesa la privacidad de otros ya es parte de Segundo de los Forestales Juveniles. Queda muy lejos de Hermann. Será otro día. Pero el mismo manual. ¡¡¡RTFM!!!

El título no es una pregunta retórica. Basta abrir los ojos para ver que la prensa nos presenta, casi a diario, perfectas majaderías que llevan todos los marchamos posibles de “la ciencia”. Autores científicos pagados por muy honorables instituciones; revisión del trabajo por otros científicos; publicación en una revista científica de prestigio; comunicado de prensa con gran fanfarria; y el remate del filtro definitivo: la noticia te llega a través de los periódicos más serios de la localidad. La guinda ya suele ser un artículo entusiasta escrito por un divulgador científico miembro del círculo escéptico de turno.

¿Cómo es posible que con todos esos filtros y seguridades te tropieces en tu periódico favorito, de gran prestigio, con la noticia de que “las naciones se beneficiarán económicamente de casi todas las medidas necesarias para limitar el calentamiento” (global, blablabla)? ¿Acaso no saben todos esos filtros que las medidas de las que hablan suponen encarecer la energía, y que nunca se ha visto que encarecer la energía produzca beneficio económico alguno?

Vale, se puede alegar que el ejemplo de hoy es demasiado fácil.

beneficios-mitigacion-cambio-climatico

Lo diseccionan en Bishop Hill [–>]:

Donde la nota de prensa dice:

La mayor parte de las reducciones de emisiones para descarbonizar la economía pueden lograrse de forma que sean netamente beneficiosas para las naciones que las apliquen, incluso sin tener en cuenta los “beneficios climáticos”

El artículo decía:

Es en base a esta teoría y evidencia parcial que el estudio concluye que hay al menos un caso “prima facie” de que la mayoría de la labor de mitigación del cambio climático se puede hacer a través de acciones netamente beneficiosas.

Josh lo borda (en WUWT):

josh-quemando-papeles-clima

La clave, claro, está en “evidencia parcial”. Es de donde vienen casi todas las majaderías. Pero normalmente evitan ponerlo por escrito. Estos fenómenos estaban un poco dormidos. Imaginemos un juicio basado en evidencia parcial. O sea, o sólo se le escucha al acusado, o sólo se le escucha al acusador. ¿Qué haría una persona normal — por ejemplo que no sea periodista ni editor de revistas científicas? ¡¡¡No escuchar!!! La evidencia parcial no es evidencia; es sesgo.

Lo explica, muy en serio, el prestigioso estadístico David Speigelhalter en: A heuristic for sorting science stories in the news. La mayor parte de estos “estudios” tienen en contra una desconocida cantidad de evidencia de la que no estás oyendo nada. Así que Speigelhalter recomienda:

Para que un estudio sea publicitado, necesita:

• Que se considere que merece la pena escribirlo y publicarlo.
• Que sea aceptado para publicar por los árbitros y editores de una revista científica.
• Que sea “noticioso” como para merecer un comunicado de prensa.
• Que sea lo bastante “sexy” como para que le interese al periodista.
• Pasar el filtro de la sala de redacción de la prensa.

Cualquier cosa que supere todos estos obstáculos tiene una probabilidad enorme de ser una majadería (freak finding). De hecho, si saliera por la radio yo recomendaría taparse los oídos y cantar la-la-la bien alto.

La idea crucial es que ya que hay una cantidad desconocida de evidencia que no estoy viendo, y que refutaría esta historia, no tiene sentido prestar atención a lo que afirman.

Speigelhalter no es ningún friki [–>]. Es verdad que se refiere sobre todo a las noticias médicas. Pero el mismo planteamiento se puede aplicar mucho más allá. En realidad, en todo lo que sea “sexy” y que venga de un sistema muy complejo (medicina, ecología, economía, cambio climático, etc).

Nassim Taleb tiene una buena explicación, muy técnica, que resume Willis Eschenbach en WUWT:

Fuentes:

Nuestro participante Avinareta tiene mucha moral. Lee la prensa. ¡El Correo, nada menos! Y nos manda noticias, no sé si para ilustrarnos o para partirse de la risa. No lo explica.

Los de ánimo más templado pueden clicar para acceder a la noticia. Los que tengan problemas de risa floja, mejor no.

el-correo-y-el-hielo-del-artico

Dentro, en el texto, hay florituras realmente espectaculares.

“Esto es mayor evidencia de que el calentamiento global y sus efectos no han frenado a pesar de los reclamos inadecuados y engañosos de los ‘escépticos’ sobre el cambio climático”, dijo Bob Ward del instituto de investigación Grantham sobre cambio climático y medio ambiente, de la London School of Economics and Political Science.

Bob Ward no es más que un periodista contratado para hacer relaciones públicas de la alarma del clima, que tanto dinero le proporciona al instituto de marras. No muy lejos de lo que hace Gámez para El Correo. Y un alma cándida podría pensar que son un poco jetillas, como suele ser el caso con los relaciones públicas. Por esto.

Veamos:

  1. La pérdida de hielo entre 1980 y 2010 …
  2. … es la mayor evidencia de que el calentamiento global no ha parado, a pesar de los engañosos “escépticos del cambio climático”.

Estupendo, Luis, Bob. ¿Acaso no medimos ese “calentamiento global” directamente, para saber si ha parado o no ha parado? ¿Necesitamos el hielo si tenemos termómetros y satélites para medir a temperatura?

Pero es peor. El alama cándida recuerda que estamos en 2015. ¿Qué retorcida mente puede quedarse en 2010 cuando estamos en 2015?

El hielo del Ártico, mes a mes desde que se mide. Actualizado al 20 de marzo de 2015.

luis-a-gamez-y-el-hielo-artico

¡Vaya por Dios! Podemos usar los mismos argumentos, pero actualizados.

 

  • Si desde 2010 no hay pérdida de hielo en el Ártico …
  • … es la mayor evidencia de que el calentamiento global SÍ ha parado, como dicen los veraces “escépticos del cambio climático”.

Por otra parte, los ciclos en el clima están perfectamente documentados, tanto en la literatura científica como en la histórica. Y si Luis Alfonso Gámez o Bob Ward tuvieran alguna curiosidad intelectual, en lugar de hacer relaciones públicas, verían que la idea de un retardo entre diferentes índices climáticos (como temperatura global / hielo del Ártico) goza de muy buena salud:

Y para finalizar, un pequeño detalle. Luis Alfonso Gámez y Bob Ward hablan de “calentamiento global“. Y para medirlo usan el hielo marino parcial del hemisferio norte. ¿A alguien se le ocurre por qué puede ser? ¿Sospechará el alma cándida que tal vez existe el inconveniente dato de que el hielo marino global está en cifras positivas respecto de la media de los primeros 30 años de mediciones? ¡No puede ser!

luis-a-gamez-no-quiere-hielo-global

Repitamos el argumentario estilo relaciones públicas, pero con el hielo *global*.

  • Si el hielo marino (global) está por encima de la media 1979 – 2008 …
  • … es la mayor evidencia de que el calentamiento *global* SÍ ha parado, como dicen los veraces “escépticos del cambio climático”.

Nota: No nos adherimos al argumentario estilo relaciones públicas. Pensamos que el calentamiento se mide con temperatura, y no con hielo. Pero es interesante mostrar cómo queda el mismo argumento, usando los datos hasta el final, y usando el globo entero. En vez quedarse con la parte de los datos que les dan la razón (imaginaria), como hacen nuestros egregios periodistas — reconvertidos en activistas de causa.

Nota / añadido:

Leyendo el chiste entero, veo que mezclan “la pérdida entre 1981 y 2010″, y la diferencia entre el 25 de febrero de este año y “la media 1981 – 2010″. Son dos cosas diferentes, y las dos son irrelevantes. Cuando se refieren  a la segunda, se refieren a esta tontería:

luis-a-gamez-pierde-hielo

Tontería que queda contextualizada por el primer gráfico. Los datos son iguales, representados de forma diferente:

luis-a-gamez-y-el-hielo-artico

Nota / añadido 2. Me he quedado preocupado de que el amigo Gámez se quedara sin entender los gráficos anteriores, que son en anomalías — menos el último. Le he preparado lo mismo, en números absolutos. Millones de kilómetros cuadrados.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo

O si lo prefiere, en gráfico de barras, que se ve muy bien la superficie del hielo, en azul.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo-2

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 784 seguidores