A los que les interesa la historia del vascuence, sea por localismo o sea por política, les puede apetecer este trabajo recién publicado que acabo de conocer.

Es un excelente resumen sobre el estado de la cuestión de la “vasconización tardía”. Los argumentos a favor, en contra; los autores. Me ha sorprendido, porque con el ambiente que hay en Vasquilandia, esperaba que fuera una tesis francamente minoritaria. Y, si no desacreditada, al menos francamente apestada. Este trabajo no da esa impresión.

Hace un tiempo comentamos el libro de Villar y Prósper. En la entrada llamada:

Donde, además del libro de Villar y Prósper, comentábamos la refutación que conocíamos, de Gorrochategui. Y Jlponce nos traía a Almagro Gorbea, a favor de la tesis del vascuence como lengua relativamente reciente en Vascongadas. Vaya, no tan “de aquí”. Ni más “de aquí” que el romance. Pero hasta ahí llegaba nuestra actualización de culturilla local.

La sorpresa es que no hay mucho más entre lo relevante y nuevo. Eso sí, me ha gustado como lo ordenan y contextualizan Abaitua y Unzueta. Unas citas para “hacer boca”:

Nuestro trabajo ha consistido fundamentalmente en la revisión de las fuentes, la confrontación de visiones e interpretaciones y la ponderación de las conclusiones. Desde el principio nos ha llamado la atención el marcado contraste que divide a las fuentes por su procedencia. Así, los expertos que podemos denominar “externos” (o alógenos) apoyan sin ambages y de manera unánime la teoría de que los territorios actuales de Álava (con Treviño), Vizcaya y Guipúzcoa fueron vasconizados en época tardoantigua. Contrariamente, los autores que denominamos “internos” (o locales) se dividen entre quienes optan por una matizada discrepancia y quienes se refugian en la ambigüedad o el silencio.

Por su amplia difusión, utilizaremos el término “vasconización” para describir este fenómeno de desplazamiento de la lengua vasca –desde su lugar de procedencia en el Pirineo occidental hacia el suroeste–, aunque con rigor habría que hablar de aquitanización o euskerización (o también vasquización). Porque entendemos que, de manera segura, el etnónimo “vascón” solo comenzó a asociarse con la lengua vasca en época altomedieval (siglos VI-VIII). Durante los siglos precedentes, los vascones –de quienes informan las fuentes grecorromanas exhibían de manera predominante rasgos lingüísticos de tipo celtibérico (y solo exiguos indicios de vasquidad).

Yo le llamaría “vasquilandización pre-moderna”. Para distinguirla de la moderna, en curso — si no la paramos.

Un mapa oportuno. La flecha de origen empieza como hacia el siglo V.

abaitua-unzueta-vasconizacion-tardia

Lo que hacen:

Abrimos una rápida recensión de los principales autores que han abordado la cuestión. Comenzamos con Manuel Gómez Moreno (1925), quien en una obra de homenaje a Ramón Menéndez Pidal sentencia “en las modernas provincias vascongadas […] vivían gentes de raza cantabro-astur” y “tan solo después de la época romana sobrevino un corrimiento de vascones allá, como también para Gascuña, hechos documentados muy bien por las crónicas francas y godas de los siglos VI y VII”. Casi simultáneamente, el historiador alemán Adolf Schulten (1927) aboga asimismo por una conquista vascona (lingüística y política) del territorio várdulo y caristio en época tardorromana. Con diferentes matices, la llegada tardía del euskera al territorio del actual País Vasco es compartida por entre otros Ulrich Schmoll (1959), y su discípulo Jürgen Untermann (1992), así como por Claudio Sánchez Albornoz (1972), Lawrence Trask (1997) o Francisco Villar y Blanca Prósper (2005). Otros especialistas se han limitado a constatar el carácter indoeuropeo de los testimonios lingüísticos y documentales, como han hecho Mª Lourdes Albertos (1970), discípula de Antonio Tovar, o Martín Almagro Gorbea (2005). (Citamos únicamente los autores de mayor renombre – o con mayor índice de Hirsch– y limitamos la bibliografía a los principales títulos en los que se ha tratado la cuestión.)

De entre los expertos “internos” destaca – por el rigor y la especialización de sus obras– Joaquín Gorrochategui, quien de manera recurrente rechaza nuestra teoría (aunque no sin vacilaciones e importantes matizaciones, como veremos enseguida). Creemos que la actitud negacionista de Gorrochategui, que caracteriza también a Mª Teresa Echenique (2006), es en gran medida deudora de la impronta del maestro Koldo Mitxelena, …

Y entre las conclusiones:

En lo relativo al territorio del País Vasco el avance de la lengua vasca en sus diferentes dialectos se ha hecho siguiendo el eje Pamplona – Vitoria, sobre lo que fue la antigua calzada romana Iter XXXIV, para desde allí ascender hacia la costa, como ya se ha comentado. Sigue, por tanto, una trayectoria “urbana” que va por la principal vía de comunicación y desde los principales núcleos de población hacia las entidades menores y más apartadas.

…/…

Para concluir, quisiéramos indicar que consideramos que la negación del
hecho de la vasconización tardía (tardoantigua y altomedieval) deja sin explicación
la existencia de los dialectos vascos.

El mismo Gorrochategui no parece estar tan convencido de la lengua ancestral, “nuestra” desde hace siete mil años por lo menos (Ibarretxe). Según cita proporcionada (Gorrochategui 2009: 546) …

La situación lingüística del extremo occidental del ámbito vascoaquitano, en especial el concerniente al territorio de várdulos y caristios, es controvertida. Aunque tradicionalmente el País Vasco ha sido considerado como parte integrante del ámbito éuscaro, hay argumentos de relieve que apuntan a una vinculación más estrecha con zonas indoeuropeas de la Meseta norte, en especial la mayoría de la toponimia várdula y caristia trasmitida por las fuentes clásicas, así como la antroponimia de Álava y de la merindad de Estella (Navarra). Basándose en estos datos, algunos autores han defendido el carácter originariamente indoeuropeo del País Vasco y, hasta de todo el territorio vascón al sur de los Pirineos. Últimamente, F. Villar (2005) ha analizado la mayor parte de este material indoeuropeo no como celta o similar, sino como indoeuropeo de gran antigüedad, quizá remontable a época mesolítica. En sentido parecido, M. Almagro (2008: 56-ss), cree que la indoeuropeización se dio en el Calcolítico, utilizando de modo propio información hidronímica tomada de Villar.

Entrada relacionada:

Fuente:

Añadido (21/04). Ya que estamos, una cita de la web (archivada) de Larry Trask:

As we shall see, there is good evidence that the Aquitanian language was also spoken in the Pyrenees themselves, at least as far east as the valley of Arán, in territory which is today Catalan-speaking, including Andorra. There is also evidence that Aquitanian was spoken south of the Pyrenees, at least in eastern Navarre. We suspect that Aquitanian was also spoken in at least part of Gipuzkoa, but we have no direct evidence for this, since no Aquitanian texts have ever been found there (in fact, there are hardly any texts at all from Gipuzkoa at this period).

The Aquitanians did not have writing at the time of the Roman conquest, but, after that conquest, they learned to write in Latin. We have a sizeable number of Latin texts written by the speakers of Aquitanian during the Roman period, and, crucially, these texts contain a large number of Aquitanian names: about 400 personal names and about 70 names of divinities, most of them found in votive and funerary inscriptions; these inscriptions typically identify the sex and the parents of the people referred to, a fact which is highly convenient.

Now here’s the crunch: many of those Aquitanian names are unmistakably Basque. Consequently, we are now satisfied that Aquitanian was an ancestral form of Basque: modern Basque is the direct descendant of that Aquitanian language spoken in southwestern Gaul and in most of the Pyrenees, with (so far as we know) only a rather modest extension into Spain, in eastern Navarre and probably Gipuzkoa. Hence, in origin, Basque was primarily a language of Gaul which later spread west and south into Spain, into the remainder of the modern Basque Country. In the early Roman period, in Bizkaia, in Araba, and in western Navarre, we find evidence only for Indo-European speech: not a single Aquitanian name is recorded in this area. We therefore believe that Basque must have spread into these territories (and beyond) only later, probably after the collapse of Roman power in the area.

http://www.buber.net/Basque/Euskara/Larry/WebSite/basque.prehistory.html

Cuanto más invierten en el vascuence, y más coñazo dan, más canta lo poco que se habla. El por qué alguien puede desear que los demás hablen una lengua u otra es otra cuestión. No vamos a entrar en las perversiones mentales de esos drogadictos que llaman políticos. El caso es que el plan con el que tanto dan por saco no les funciona, y la única solución que se les ocurre para arreglarlo siempre es la misma. ¡Dar más por saco todavía!

Donde dar por saco consiste en ir de campaña en campaña hasta el fostiazo final. Imposible llevar las cuentas. Cada pocos años, campaña nueva. Que si uses el vascuence, aunque sea un poquito. Pixka bat es mucho [–>]. O atormentar a los bebés con discos de vascuence en la cuna. O “villancicos en vascuence” [–>]. O enseñarles sólo en vascuence, para “enriquecer” la educación [–>]. O “positividad” [–>]. O “dímelo en vascuence” [–>]. Cuando no te asaltan en el autobús [–>]. O en los comercios [–>]. O “porque quiero” (si me das el coñazo suficiente) [–>].

Podríamos seguir así hasta mañana, pero creo que ya se capta la idea en todo su esplendor. Lo malo (o lo bueno) es que como nada de todo eso ha funcionado, ya no saben con qué más desbarrar. Y están empezando a proponer cosas con las que, sorprendentemente, ¡se puede estar de acuerdo! Por ejemplo, la última. Que bien pudiera ser  el comienzo de la solución final. Le falta un pelín.

La gran idea es que los vasquiparlantes usen sin complejos el vascuence con aquellos que no saben vascuence. Lo que resulta directamente estupendo, porque nos ahorra entenderles. Te hablarán, y como si oyes llover. Planazo. Es casi seguro que la lluvia es mucho mejor que lo que tengan que decir.

Y mira que es fácil. Si el vascuence es tu “lengua propia”, sagrada, y que te da tu “identidad” y otros milagros; y si además el español y lo español es la mierda que tanto odias, ¿por qué cojones aprendes y usas el castellano? ¡Sé consecuente! Aprende sólo vascuence, y si acaso algún idioma extranjero para viajar o trabajar — menos el español. Y deja de dar el coñazo a los que no tenemos tu “identidad”, para que la adquiramos. Nos importa una mierda. No la queremos. Y es mucho mejor así, porque lo contrario es conseguir lo que ya habéis conseguido. ¡Que el vascuence suene a castellano torpe con palabras de swahili! Eso no es ni vascuence, ni vainas.

Pero los nazionatas son cobardes de naturaleza. Y se han quedado cortos. No proponen lo anterior. Que sería lo suyo, y con dos cojones. Lo que pretenden es que los vasquiparlantes le hablen a los demás en vascuence … ¡solo cuando son muchos contra uno! O sea, lo de siempre. Pero tal cual:

Grupo contra individuo, que es la esencia de todo su empeño. Valientes cuando son muchos contra uno. Valientes, si son un grupo de borrachos en fiestas. Acojonante que ni siquiera les dé vergüenza dirigirse a los “grupos de euskaldunes”, en vez de a los euskaldunes como personas. Pero aun así, o tal vez porque así, yo les aplaudo la iniciativa. No se podría explicar mejor que hablamos de los Borregos Reunidos, y de la tribu contra el fulano.

Apoyo la moción. Que los grupos de euskaldunes no se corten un pelo, y queden aislados del 87% de la población.

uso-del-euskera-en-la-calle

La vieja idea de una reserva india a modo de parque de atracciones. Y los individuos euskaldunes … supongo que eso es algo con lo que los nazionalistas no quieren ni tratar. Salvo para, probablemente, acabar con ellos.

Vascuence por saco

No pueden dejar de dar por saco con las lenguas. Feijóo, y los etarras. Y un montón de intermedios. Es superior a sus fuerzas.

feijoo-dinamizar

A juzgar por el titular, parece mucho más urgente “dinamizar” el aprendizaje del castellano por parte de Feijóo. Después de todo, las burradas en gallego son más discretas. Como los gallegos de lluvia y calma de Miguel Hernández. Pero en castellano nos enteramos todos. ¿Cuál es la diferencia entre dinamizar, y acelerar; o, como mucho, intensificar?

Si te los tomas en serio, olvidando que son entre payasos y yonkis, y piensas en la frase del nota en sentido natural [–>], sólo puedes imaginar a los pobres gallegos hablando a mayor velocidad cuando “usan” el gallego. Un uso más “dinámico”; dinamizado. O, si pensamos en intensidad, los podemos imaginar “usando” el gallego a gritos. O las dos cosas a la vez. ¡Menudo estrés! Eso es justo lo contrario de lo que veía el poeta antes citado. Ninguna calma en el horizonte del gallego si nadie le da un poco de Lexatin a Feijóo.

Y sin embargo, al recordar que son payasos y yonkis todo encaja y tiene sentido. Lo que quiere dinamizar (acelelerar, intensificar) Feijóo, no es el “uso” del gallego. No está pensando en que todo el mundo hable a trompicones, como Fraga. En lo que está pensando es en lo que los etarras y otros llaman “normalización”.  Que realmente significa sustitución. Del castellano. Y la sustitución, efectivamente, sí se puede acelerar o intensificar, sin necesidad de aumentar las revoluciones por minuto del habla — ni el volumen del altavoz.

Y ahora ya podemos ver bien la diferencia entre Feijóo y los etarras. Feijóo disimula. Los dos quieren lo mismo, pero el pepero prefiere que no se note mucho que se trata de obligar a la gente a hacer lo que no quiere — si no le obligan. Es como un maltratador amable.

-Si yo te quiero, cariño; es por tu bien. Tú sólo relájate.

Los etarras son más como Eguiguren. Paraguazo, y a callar.

Un problemón el que tienen. Ambos. Tanto los que disimulan como los sin vergüenza. Han conseguido obligar a que todos aprendan el vernáculo, quieras o no quieras. Pero no consiguen que lo usen, por mucho que lo sepan. Al contrario; la sustitución va en el sentido opuesto del que querían. La gente, al parecer, tiene sus propias ideas respecto de la dinámica del mundo. Y eso es lo que nunca podrá soportar ni un Feijóo ni un etarra.

queremos-galego

“Queremos galego” suena muy bonito. Eu tamén quero. Hasta que significa que yo quiero que tú hables en lo que a mi me da la gana.

El presidente ha replicado que la misma encuesta ratifica que las personas “conocen y saben hablar y escribir más” en lengua gallega que cuando gobernaba el bipartito, por lo que no está “preocupado” por esa cuestión. Sí lo está, ha matizado, por el hecho de que pese a que se “conoce más” el gallego, se habla menos. [Europa Press –>]

Es difícil decir más claro que le preocupa mucho que tú uses la lengua que te sale de tus caprichos. Y que por tanto ha creado un plan para “dinamizarte”. Que es lo mismo que “normalizarte”. Que es lo mismo que llamarte anormal. Y luego vas, y le votarás. Mejor que te entiendas tú mismo, porque desde fuera es imposible.

Vascuence por saco

Luisa Delgado

Esta semana en un bar de Bilbao he oído un comentario de lo más repugnante, por todo lo alto, respecto al caso de Mario Fernández y Mikel Cabieces: “éramos la caja más saneada de Europa pero éste último que ha venido es un español”.

Ante este comentario tan vomitivo quiero hacer estos comentarios:

1- Es increíble ver cómo el nacionalismo lo invade todo el en País Vasco, que hasta una entidad financiera tiene que estar politizada por el nacionalismo. Sé qué esto no es nada nuevo. Esa es una de las razones por las que yo siempre he tenido manía a la BBK pues es una entidad altamente politizada, al servicio del euskera, aparte de que te cobran comisiones por todo porque a ellos les da la gana. Incluso hasta el Athletic está controlado por el nacionalismo. La BBK presume mucho de sus buenos ratios pero saben muy bien que su elevado número de clientes se debe a es a tradición acrítica de tener los ahorros en la BBK.
Es repugnante ver cómo ese odio hacia lo diferente, esa xenofobia hacia lo español llega incluso hasta las entidades financieras. Esa repugnante aire de superioridad, de prepotencia de gente que en su vida habrán hecho nada especial.

2- Ese hombre ha dicho “éramos”. Me llama la atención ese carácter tribal, de pertenencia grupal y lo más gracioso es que por la edad era un hombre jubilado que no tenía ninguna relación laboral con la BBK. Es cómo si digo “en AENA somos una gran empresa aeroportuaria” cuándo no tengo ninguna relación con AENA.

3- El pensamiento excesivamente simple de los nacionalistas. Todo lo español es malo y lo vasco es bueno. Cómo si todos los que nacemos en un lugar tenemos que ser iguales. No distinguen a los individuos, sino que ven colectivos homogéneos y lo que no sea de su tribu cerrada es malo. No juzgaba la gestión de este señor por sus actos individuales que sería lo lógico, sino por ser español ya malo. Así de simple.

4- El mundo tan al revés que es el País Vasco. Ese anciano vociferando por todo lo alto ese cometario repugnante. Si él fuese más inteligente ese vomitivo ni lo pensaría o por lo menos lo hubiera dicho en bajo por dignidad porque sería consciente de esa repugnancia racista. Pero aquí es todo la revés. Los asesinos, los amigos de los asesinos, los racistas aldeanos presumen por todo lo alto y los que nos negamos a esa ideología totalitaria nos tenemos que callar. Tendría que ser al revés, que los que apoyan a los asesinos tendrían que acomplejarse.

Añadido a cuenta de los comentarios. El juego visual de las etnias hispanas. Tienes un cuadro con los diez apellidos más frecuentes de cuatro provincias españolas. Adivina las dos que están pobladas por etnias mágicas con mucho “fet diferencial”.

juego-visual-etnias-hispanas-1

Solución (no mirar antes de completar el juego):

juego-visual-etnias-hispanas-2

Fuente INE [–>]. (El INE son españolazos que mienten)

http://www.ine.es/daco/daco42/nombyapel/apellidos_mas_frecuentes.xls

 

Es una jetada, porque está fusilado de alguien en Twitter. Y ampliado. Pero me ha parecido que tiene morbo.

Busca las siete diferencias

las-siete-diferencias

Fuente:

Puede haber quien proteste porque le llame fundador (tarado) del nacionalismo vasco. Pero me remito al presidente actual del PNV, Ortuzar.

El 26 de enero de 1865, cuando ni Bilbao era Bilbao, en el corazón de la república de Abando, en el seno de una familia carlista, nacía el menor de una prole de ocho hermanos, Sabino de Arana y Goiri. El de hoy es, por tanto, un día de conmemoración para todos los vascos, abertzales y no abertzales: hace 150 años nació una persona que, con su impulso arrollador, prendió la llama que ha iluminado todo este tiempo el camino que, sorteando dificultades y obstáculos, ha conducido a la sociedad vasca al actual estadio de autogobierno, desarrollo económico y social y conciencia de pertenencia nacional. [El Correo –>]

También asegura Ortuzar que gracias al revulsivo del pensamiento de Arana “el pueblo vasco se reconoció a si mismo como Nación”. [El Mundo –>]

Respecto a si era un tarado [citas jugosas –>], tenemos cierta discusión con los nacionatas. Ellos alegan que sus taras (racismo, xenofobia, represión sexual, odio como herramienta, disonancia cognitiva, proto nazismo) eran “cosas de la época”. Pero esas “cosas de la época”, en la época de Sabino Arana sólo las padecían, el mismo Sabino, y los cuatro payasos que le seguían la comba. A nadie se le ocurre explicar a Hitler bajo la disculpa de “cosas de la epoca”. Por el mismo motivo que a nadie se le ocurre disculpar el aplauso o la comprensión del asesinato de inocentes mediante el calendario. Y ellos mismos nunca le llamarían a Franco “cosas de la época”. ¿Entonces?

Tiene guasa. Les llaman a los peperos “herederos del franquismo”.  Y les obligan a distanciarse públicamente de él [El País –>]. Pero ni con esas les creen, y les siguen llamando fachas, franquistas, la de Dios. Pero los nacionatas vascos pueden seguir tranquilamente homenajeando los aniversarios de uno de los mayores racistas y “haters” de la historia de España. No creo que se trate de que como -además de la taras- era un payaso, nadie se debe de tomar las taras en serio. Porque cuando les recordamos las lindezas del origen intelectual del nacionalismo vasco, en seguida nos tildan de anti-vascos.

Podríamos llegar a una especie de acuerdo. Por aquello de la convivencia y tal. Aprovechando, además, el reconocimiento de Ortuzar de que la nación vasca es una parida de Arana. Nosotros seremos anti-vascos el día que los que Arana llamaba “eusquerianos” reconozcan ser los hijos intelectuales de la taras de Arana. Taras que, para su estupor, no están nada alejadas de las taras de Franco. Nacionalismo de coros y danzas, antiliberalismo furibundo, moral de convento de monjas, y filosofía trabucaire.

Sí, nos habíamos olvidado de los 150 años del nacimiento del fenómeno. Pero es que da una pereza …

Una idea que no es nueva, y es obvia, pero que hay que ir planteando para que se enteren los amigos de la UE. Una enfermedad contagiosa que tenemos. Lo esencialmente contrarios a la construcción de Europa -o construcción de nada, para eso- que son nuestros pintorescos etno-nacionalismos. Tanto me valen de Vasquilandia como de Cataluña. ¿Van a querer tener una relación bilateral con la UE, desde dentro? ¿Una unión asimétrica? ¿Derechos históricos por encima del derecho comunitario? ¿Concierto económico porque soy la más guapa del baile? ¿Competencias blinadas que la UE jamás podría soñar con tocar? ¿Que la UE ponga en su constitución que Catalonia is different, much more different than any other member? En fin, esas cosillas de estos payasos -por ahora- domésticos.

José María Ruiz Soroa lo borda. Imaginando una reunión entre el vascopiteco y los burócratas de Bruselas, en 2018. Donde se les explica a los europeos cómo va a ser el feliz ingreso de Vasquilandia en la Unión.

Sucedió un día (J.M. Ruiz Soroa / EL Correo / desde paralalibertad.org)

Bruselas. Año 2018. Los legítimos representantes del Estado vasco recién independizado del Reino de España por acuerdo mutuo aterrizan en la sede de la UE

Me lo contaron en Bruselas hace tiempo, como anécdota de café entre burócratas europeos. Sucedió allá por 2018, cuando aterrizaron en la sede de la Unión Europea los legítimos representantes del Estado vasco recién independizado del Reino de España por mutuo acuerdo. Venimos a preparar nuestro ingreso en este magnífico experimento de federalismo que es la Unión, dijeron. Porque sabrán ustedes, añadieron altivos, que los nacionalistas vascos somos de los primerísimos federalistas europeos, pertenecemos a la estirpe de los padres de la Europa unida. ¡Estupendo, entonces nos entenderemos rápido!, pensaron los bruselenses.

Seguir  ⇒

Desde el punto de vista de la contrucción europea, lo más sensato probablemente sea aislar esa enfermedad, sin que salga de Península Ibérica. Tratamiento ébola, por decirlo sin demasiada sutileza.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores