Hay varios artículos y noticias de estos días, apuntando todos a que la chorrada de la sostenibilidad no se sostiene. Como se podía imaginar. Empecemos por el parné. Que mueve el mundo, para sorpresa de idiotas sostenibles.

En el New York Times:

Resulta que los diplomáticos USA de muchos países pobres están avisando de lo mismo. Que el Banco Mundial, y otras instituciones financieras lideradas por USA, están perdiendo fuelle como recurso para los países pobres. Están acudiendo en masa al nuevo Asian Infrastructure Investment Bank, pastoreado por China. Muy especialmente para sus infraestructuras energéticas. Porque los chinos, a pesar de que se banco se declara mega verde y sostenible, no les ponen pegas para financiar producción eléctrica con combustibles fósiles. Y el Banco Mundial, muy “obamizado”, pretende inclinarles a elegir molinillos y panelitos, encareciendo la financiación de lo “no-verde”. Y como sólo son pobres, pero no tontos, se están pasando a los chinos.

Pero no es un problema de dinero exclusivamente. Es un problema de imbecilidad e infantilización colectiva. ¿Cómo se va ahormando a los niños? Con el viejo procedimiento de la dicotomía güeno / caca. El lactante no comprende cómo funciona el mundo. Sólo puede memorizar lo que es güeno, y lo que es caca. Y actuar en consecuencia, al modo de los perros de Pavlov. Y ese es justamente el procedimiento que usan los ecolos con sus seguidores. Campañas de güeno / caca. Como la que está más de moda ahora. Fossil Fuel Divestment.

Wikipedia (traducida y resumida):

 La desinversión en combustibles fósiles es el abandono de activos financieros relacionados con los combustibles fósiles para intentar reducir el cambio climático. Varios grupos abogan por la desinversión en combustibles fósiles, que en 2015 se considera el el movimiento de desinversión de mayor crecimiento de a historia [–>].

Entre ellos, The Guardian. Donde el muy alarmista científico del clima, pero a pesar de ello inteligente, Mike Hulme, les explica a los chicos del Guardian, con todo detalle y mucha educación, que son completamente idiotas:

Hasta aquí ya es bastante malo el asunto. Hemos hablado de las instituciones financieras gubernamentales (y por tanto de los gobiernos), de la prensa, y de la chiquillería. Pero es que tenemos que hablar también de la educación de los supuestos cerebros del futuro. Lo relata muy crudamente un informe recién publicado en la revista de la Asociación Nacional de Académicos (NAS) de USA:

La “sostenibilidad” es una idea clave en las universidades de USA y Occidente. Para muchos, la sostenibilidad sólo es un nuevo nombre para ambientalismo. Pero la expresión ha llegado a significar algo mucho más amplio. Una ideología que exige nuevos límites a la libertad económica, política e intelectual, como el precio a pagar para asegurar el bienestar de generaciones futuras.

Este informe es el primer examen crítico en profundidad del movimiento de la “sostenibilidad” en la educación superior. El movimiento, por supuesto, se extiende mucho más allá de las universidades. Pero es en ellas donde adquiere su voz de autoridad, y donde da forma a la visión de los jóvenes, y domina su atención.

En el primer artículo citado, de Porter, nos enteramos de otro “movimiento”, aparentemente protagonizado por renegados de la imbecilidad colectiva. Se ve que han caído en observar que hay una relación muy directa entre la riqueza de un país, y lo que cuida el medio ambiente. Que puedes hacer todas las campañas que se te ocurra, niño caca, que la gente va a seguir atendiendo sus necesidades y reclamando energía barata. Campaña, o no campaña. Y han descubierto la pólvora:

…  el desarrollo es una precondición indispensable para preservar el medio ambiente. Conseguirlo requiere abandonar el objetivo de “desarrollo sostenible”, imaginariamente en armoniosa interacción con la naturaleza, y reemplazarlo con una estrategia que disminuya la “huella humana” usando la naturaleza con mayor intensidad.

Para no ambientalistas: Si te calientas con leña, usas la naturaleza de modo muy extenso y caro. Si pasas al carbón, te basta con una mina en vez de necesitar hectáreas y hectáreas de bosque. Has intensificado tu uso de la naturaleza, y eso te ha hecho mas rico. Mucho más rico. Pero los idiotas sostenibles quieren que vuelvas a la leña de madera y los molinos de viento. Y ahora diles a los de la aldea pobre de África que se preocupen por los arbolitos y los animalitos, cuando no tienen ni para encender una bombilla.

Agradeciendo la info, vía Twitter, a Richard Tol (@RichardTol), José Duarte (@ValidScience) y Chip Knappenberger (@PCKnappenberger)

Es de cajón. El medio ambiente es cosa de ricos. Si tienes problemas económicos primarios, los arbolitos te importan lo que te importan. Nada. Y cuando se llega al nivel de los caprichos, adoramos incluso a los pajaritos y pececitos que no vemos. La URSS o la China maoista eran los mayores desastres ecológicos que se hayan conocido. Inevitable, puesto que no consiguieron sacar a sus poblaciones de los problemas económicos más básicos. USA, o los países europeos ricos, han mejorado sus bosques y ecología en relación muy directa a su bienestar económico.  Pero los listos de los ecolojetas lo que quieren es sistemas económicos dirigidos y quinquenales, al modo comunista. Que es, demostradamente, la receta ideal para ensuciar la naturaleza con la mayor eficacia.

Por ejemplo, en esta última encuesta Gallup respecto a la preocupación de la población USA por el medio ambiente se ve lo que cualquiera con dos dedos de frente podría saber sin necesidad de medirlo:

The health of the economy may also be a factor in reduced worry about environmental problems. Americans tend to give environmental concerns higher priority when the economy is healthy than when it is ailing, and in recent decades the U.S. economy was arguably its strongest in late 1999 and early 2000.
In U.S., Concern About Environmental Threats Eases

gallup-calentamiento-global

Lo del Calentamiento Global Acojonante tiene guasa. El esfuerzo e inversión impresionantes que han hecho tanto los gobiernos como las multinacionales de la opinión y la religión laica, no tienen el menor reflejo en la opinión pública. La billonada que se han gastado, desde 1989, en meter miedo al personal con el “calentamiento global”, ha sido tirar el dinero. La preocupación que se refleja en la encuesta es exactamente igual que el primer año en el que preguntaron. 26 años de la mayor jamada de tarro que se ha visto en la historia, y todo lo que han conseguido es que la preocupación por el calentamiento global baje tres puntos porcentuales. Y es, de los problemas respecto al medio ambiente, el que preocupa menos. Podrían haber usado todo ese dinero inútil a problemas ambientales de verdad.

Y luego está el aspecto político. Tanto republicanos como demócratas han bajado su nivel de preocupación sobre todos los problemas del medio ambiente, excepto con el calentamiento global. En ese caso, entre republicanos el agobio ha bajado 16 puntos, mientras que entre los demócratas ha subido 4 puntos.

gallup-calentamiento-global-2

En resumen, los ecolojetas deben preocuparnos sólo hasta cierto punto. Sus políticas nos empobrecen. Pero según tienen éxito en la ruina, les vamos haciendo menos caso. O sea que el fenómeno tiene una retroalimentación negativa que le pone límite -o al menos freno- al mal que puede causar. Pero también tiene un punto límite -o de no retorno- en el que ocurre una transición de fase. Si consiguen llegar el nivel Cuba, o incluso posiblemente baste con el nivel Venezuela, la opinión de la gente ya no cuenta. Y se acaba el sensato freno de la retroalimentación negativa.

Fuentes:

WUWT: Climate FAIL: Gallup poll shows global warming concerns dead last

Gallup: In U.S., Concern About Environmental Threats Eases

 

Es muy típico, pero aquí tenemos un ejemplo demasiado bueno para desperdiciarlo. Esa perversión del pensamiento, clásica en el ambiente ecologista, por el que visto que los humanos y su industria han causado destrozos en el medio ambiente, entonces cualquier actividad humana de un nivel superior al paleolítico es condenable y peligrosa. Por ejemplo, esta [–>] preciosidad de José Salver en Desde El Exilio.

En cuanto a lo que dices, insisto en que éste no es un problema de dos dimensiones, que es como os gusta presentarlo, sino de muchas. Quiero decir que no es un problema de “clima frío, clima caliente”, sino de “realidad nueva que lo altera todo”. Altera la atmósfera, la corteza terrestre, las corrientes, los vientos, la composición del suelo, los ecosistemas, el campo electromagnético, y mil detalles más: todo, todo y a la vez.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta que decir “realidad nueva que lo altera todo”, sin medir ninguna de las alteraciones, y si medir ninguno de los efectos imaginarios sobre el clima, es decir una nadería colosal.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que todos los estropicios (reales) que se te ocurran en el medio ambiente no tienen nada que ver con la película del clima. Bueno, tienen que ver en el sentido de recursos. En el sentido que los recursos que desperdiciemos a cuenta del clima son recursos de los que no disponemos para el medio ambiente.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que sí se trata de calor o frío. Si llegan unos que aseguran que las emisiones de CO2 van a producir un “calentamiento global”, puede que tengan razón, puede que estén diciendo una majadería, y caben muchos intermedios. Y la única fomra que tienes para saberlo es mirando, precisamente, si se produce calor o no se produce el calentamiento anunciado. Y comparándolo con lo que ocurría en otros momentos en los que no existía ese “factor nuevo que lo altera todo”. Normalmente a esto se le llama lógica, y es la base del pensamiento crítico (pensar, vaya), de la ciencia, e incluso del derecho.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que si te preocupa el medio ambiente, y la biodiversidad, y eres aficionado a los animales, y tal vez especialmte a los grandes mamíferos y a nuestros primos antopomorfos, lo primero que observas es que el principal factor relacionado con su supervivencia es la pobreza o riqueza de la humanidad que tengan cerca. Por poner ejemplos fáciles, si quieres que sobrevivan los gorilas de montaña de Ruanda, o los bisontes de Montana, sólo conocemos un sistema que funcione. Y podemos imaginar otro. El sistema que funciona es que los humanos que viven cerca superen cierto nivel económico. El sistema que se puede imaginar es eliminar a los humanos en un radio suficiente. Pero ningún régimen político – económico conocido ha sido capaz de aplicar el sistema imaginario, mientras que algún régimen político – económico conocido sí ha sido capaz de crear el nivel suficiente de riqueza. Y es por eso que los bisontes de Montana tienen su continuidad bastante asegurada, y que los gorilas de Ruanda penden del hilo del dinero que les llega de fuera. Al final se llama recursos, y es lo que hace que en unos países la masa forestal aumente, Y en otros disminuya. Y en los que aumenta, no lo ha hecho precisamente por tu filosofía de la “prudencia paleolítica”.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que si es cierta la teoría de que el hombre anatómicamente moderno acabó con la megafauna de Eurasia y América, provocando el cambio de la vegetación [–> ], entonces el impacto de eso en el medio ambiente -y en el clima- es muchísimo mayor que nada de lo que estemos haciendo ahora en la misma zona.

En resumen. Estás discutiendo con humo — al estilo de la religión. Sin mediciones y sin pruebas. Creando de la nada, absolutos. Como el pecado, el diablo, o el mal.

Regalo extra. Cuando los ecolos no razonan con el culo, juegan a hacer ciencia con datos torcidos. Aprovechando, siempre, el calentamiento global imaginario. Y “miden” cómo el habitat de las especies se traslada hacia mayor altitud para evitar ese terrible calor que dicen que hay. Solo que lo miden mal, y resulta que la especie que según sus muy científicos estudios se ha trasladado monte arriba, en realidad ahora vive en cotas más bajas que hace cien años.

El asno mayor de la Payasada Nacional ha soltado otro rebuzno. Bueno, lo hace con la fecuencia que sea que actualiza su blog en El Mundo, pero este me ha llegado por email. Clic para disfrutarlo en su esplendor completo.

antonio-ruiz-de-elvira-asno-mayor

 

En realidad es un rebuzno de rebuznos, que diría el amigo Pablemos. Otro que tal. Pero solo uno de ellos se refiere al tema que sugiere su título. El petróleo de Canarias.

El petróleo de Canarias, si se encuentra, se calcula por la misma Repsol que solo durará unos 10 años. Beneficios grandes para los inversores, negativos para la población. ¿Cuantos empleos genera una plataforma de extracción? No mas de mil. Llenar las islas de centrales solares, fotovoltaicas y térmicas, de centrales eólicas, es trabajo para 100.000 personas, durante todo el tiempo que existan las Islas Canarias, pues el Sol no se gasta.

Acojonante, pero a estas alturas ya es de sobra conocido que el catedrático de física más incapaz de toda la galaxia tiene serios problemas con las cifras, con las unidades, y con los conceptos. Vayamos solamente al concepto. Un empleo no es un beneficio; es un coste en la producción  — por ejemplo de energía. Y si sus cifras fueran realistas (que no es el caso), entonces la energía que necesita Canarias sería cien veces más cara en empleos si se usa el sol  que si se usa petróleo.

Podría “mejorarlo” aun, el amigo Ruiz. Si en vez de sol usara bicicletas, con una pequeña dinamo, puede que tuviera los “beneficios” de un millón de empleos en lugar de sólo 100.000 mil. El problama es que ese “beneficio” imaginario encarecería mil veces la energía que necesita Canarias, en lugar de encarecerla “sólo” cien veces.

A la vista del paisaje, da la impresión de que se debería redefinir España. Ese sitio en el que a un Ruiz de Elvira le dan cátedera. En la universidad, y en el segundo periódico del país.

Sugerencia para Antonio. Usamos petróleo. Con un “beneficio” de sólo mil empleos. Y la gente paga por la energía lo que cueste. Y luego ponemos un impuesto, que llamamos por ejemplo Antoñito, con el que creamos el “beneficio” de 99.000 empleos — por ejemplo para pintar hermosas florecillas silvestres sobre el asfalto de las calzadas. Que se van gastando según pasan los automóviles, y hay que volverlas a pintar. La estrategia podría tener como nombre: claridad. La claridad que tendría la gente de saber lo que está pagando por los vatios, y lo que está pagando por las florecillas silvestres pintadas. “Beneficio” con claridad, por así decir. El no va más.

Nota: Al hilo de la inmensa estupidez, y con la idea de que tal vez Casimiro no sea inmensamente estúpido (por algo estará ahí), surge el dilema de siempre, tan antiguo como la humanidad. ¿Por qué? ¿Por qué esa inmensa estupidez, Casimiro? ¿Será por la nueva ley que pretende cobrar los enlaces? Ponemos estupideces inmensas en “nuestro periódico” -total, ya más lectores no se pueden perder- y conseguimos cobrar  por los cien mil enlaces que no pueden evitar comentar nuestra descacharrante imbecilidad. ¿Es esa la idea, el por qué?

Se admiten nuevas sugerencias.

Añadido para Marod:

petroleo-canarias

Tal vez la diferencia más notable entre el pensamiento mágico y el pensamiento racional sea la ausencia / presencia de mediciones. El pensamiento mágico funciona con absolutos.  Tal cosa es “mala”, o “buena”, y no hay mucho más que hablar. Y de medir, ya ni pensarlo.

Dentro del pensamiento mágico moderno, el producto más prodigioso es el “cambio”. Que, como mágico, es independiente de medición; pero tiene signo opuesto depende de dónde se trate. Las mismas personas suelen estar absoutamente convencidas que cuando de cuestiones sociales se trata, el bien es “el cambio”.  Hay que cambiar la sociedad, la política, la economía. Hacia dónde, no se sabe muy bien; la cuestión es “el cambio”. Pero en la naturaleza el principio es el contrario. El cambio es el mal. Por ejemplo, el cambio climático. Y nunca aceptarán la idea de que las mediciones pueden confirmar o desmentir lo que creemos. Porque lo que creemos, en el pensamiento mágico, es axiomático. Es una verdad evidente por sí misma.

La faena es que hay desaprensivos que insisten en tomar medidas. Por ejemplo esta en California.

Nota previa: California es posiblemente el sitio de la tierra con mayor obsesión por cambiar la sociedad y la economía (bueno) para evitar el cambio climático (malo). Y ahora unos desaprensivos han medido el efecto de un cambio climático real y observado en California. Con el estupefaciente resultado de que es muy difícil sostener que haya sido malo.

Vista rápida:

De nueve especies o conjuntos examinados, ocho han aumentado en densidad. Lo que quiere decir que hay más árboles en la Sierra Nevada de California. O un reverdecimiento. ¿Eso es malo? Pues es “cambio climático”.

Bueno, no todo ello. Los autores señalan que en las cotas más bajas de la sierra el principal motivo del reverdecimiento es un mejor control de los incendios forestales. Pero en el resto no. La mejoría viene del cambio climático (malo), o del aumento del CO2 (malísimo). O más probablemente de ambos. Lo explican Craig Idso y Pat Michaels en:

También hay otro estudio recién horneado que habla, no de árboles, sino de pajaritos; y no de California, sino del este en general de USA. El pensamiento mágico dice que el calentamiento global produce un traumático despazamiento de las especies hacia el norte. Las malditas mediciones indican que no ha ocurrido un desplazamiento, sino una colonización. Las especies han aumentado las áreas que habitan, extendiendo en promedio cada una su área unos 93 Km. hacia el norte. Pero sin abandonar la zona que ya usaban antes del “cambio climático”. Eso produce un mayor número de pájaros, al tiempo que una mayor variedad.

El “cambio climático” es malo (axioma) … siempre que no midas la maldad.  Cuando mides, te puede salir una “maldad negativa”.  Y es por eso que en el pensamiento mágico las mediciones están prohibidas. Imagina que te da por medir las exportaciones e importaciones de petróleo en Venezuela, y descubres que “el cambio” ha conseguido que un país con unas reservas de petróleo de las mayores del mundo se ha convertido en un importador neto. ¡Ay, los axiomas!

pitufilandia

Llego tarde a esta. Había leído a nuestra biólogo corresponsal del Ártico, Susan Crockford, sobre no sé qué majadería que dicen a cuenta de unas morsas en el Ártico. Pero es que no se puede estar a cada majadería, y de esta había pasado. Pero luego resulta que parece estar dando un bombazo en las teles.

35000-morsas-falta-de-hielo

¡Joé! No hace falta saber gran cosa para saber que las morsas no se pueden “quedar varadas”. En eso son como los perros -o lo humanos-. A veces nadan, a veces salen del agua. Pero no  se “quedan varados”.

Vale, ¿cual es el problema?

Que las 35.000 morsas se han reunido en el norte de Alaska porque el calentamiento global ha reducido el hielo. ¿Y cómo sabemos que no es una especie de “congreso de morsas”, y completamente natural?

Si los periodistas usaran Wikipedia antes de redactar, les meterían menos goles, y nosotros tal vez leeríamos algún periódico de vez en cuando.

Migration

The rest of the year (late summer and fall), walruses tend to form massive aggregations of tens of thousands of individuals on rocky beaches or outcrops. The migration between the ice and the beach can be long-distance and dramatic. In late spring and summer, for example, several hundred thousand Pacific walruses migrate from the Bering Sea into the Chukchi Sea through the relatively narrow Bering Strait.

http://en.wikipedia.org/wiki/Walrus#Migration

¡Coño! Resulta que los congresos de morsas es una tendencia natural suya, que lo hacen siempre en esta época, y lo hacen justo donde lo han hecho esta vez. ¿Será que esta vez el número es algo “sin precedentes”, y que de ahí viene la tontería de varadas?

Para eso necesitamos a la especialista de la biología del Ártico:

Y vemos que por ejemplo Fay y Kelly (1980) describen exactamente lo mismo, ocurrido en 1972, y 1978, cuando no había ni poco hielo, ni calentamientoo global. En 2014 hablan de 35000, y de eso mismo hablaban Fay y Kelly.

35000-morsas-articoNo tengo más tiempo hoy para majaderías. El que quiera enterarse de algo, y quiera superar el nivel Wikipedia que los periodistas no tienen, que lea a Crockford.

Por cierto. Como es de esperar, estos eventos son una fiesta gastronómica para los osos polares. Pero los periodistas tampoco parecen capaces de pensar eso.

Añadido posterior, como curiosidad.

35000-morsas-artico-pm

Añadido 2:

Ahora los periódicos no les preguntan a los científicos, sino que el CSIC da las noticias científicas de … ¡¡¡El Mundo!!! Lo ha descubierto @Sefuelix.

el-csic-y-las-35000-morsas-de-alaska-el-mundo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores