Aquí el amigo Luis, es tímido, con todos los años y la experiencia que tiene. Y mira que he tratado de explicarle -sutilmente- que no todos somos iguales, como propone la LOGSE, sino que hay clases. Especialmente clases de cerebros y conocimientos. ¿Pensará que es por fastidiar por lo que tiene la llave para escribir los artículos directamente? Pues no hay manera. El ilustre profesor se empeña en dejarnos su pensamiento escondido en comentarios colgados de hilos antiguos [–>], de los que solo se enteran los más duchos en los entresijos del lugar. Y PM al rescate.

El título no es culpa de Luis.

Luis Bouza-Brey

Disculpad que hoy no haya podido estar al loro, ya que además de haber tenido un día muy liado no contaba con aparecer en primera línea como “recomendaciones” en PM.

Creo que el acierto de Tertsch es diagnosticar la patología de nuestra cultura política consistente en haber dado por supuesto que la democracia habría de ser “antifranquista” e implicar con ello que el PSOE republicano, los comunistas y los nacionalistas representaban la legitimidad y los posicionamientos políticos correctos, mientras que la derecha debía estar condenada al limbo y excluida del poder.

No obstante, hubo un período en que Felipe González, con una orientación pragmática, intentó construir un PSOE moderno y un Gobierno para todos. Pero con Zapatero llegó la debacle: dió por sentado que la legitimidad correspondía al bando republicano, que los comunistas y nacionalistas representaban una parte importante de esa legitimidad, y se alió con ellos, intentando enviar al PP al exilio interior, afirmando que daría al nacionalismo catalán lo que le pidiera, y legitimando en alto grado a ETA mediante pactos de búsqueda del final de la violencia por obra de la aceptación de los objetivos del terrorismo, que eran los del nacionalismo radical por otros medios.

Ese PSOE perdió la percepción de que el PCE había sido estalinista y el nacionalismo catalán (personificado en la ERC de la República), genéticamente golpista, junto con el vasco, y olvidó los errores y patologías antidemocráticos del PSOE republicano. Errores y atropellos que en alto grado justificaron el rechazo del pueblo y la propensión a apoyar el golpe de Estado franquista por una parte de la población, harta de comunistas, golpistas y radicalismos revolucionarios y antidemocráticos socialistas.

La memoria histórica hemipléjica postulada por Zapatero, los pactos con ETA y la tanda de nuevos Estatutos que vaciaron el Estado autonómico, así como el populismo y el descontrol de las políticas zapatéticas, nos han conducido a la grave situación que estamos viviendo.
La corrupción actual es debida en alto grado al descontrol derivado del vaciamiento del poder del centro y al populismo y demagogia de las autoridades locales, atiborradas de dinero público descontrolado y pagadas en votos por una sociedad acrítica y borreguil, y por la colusión de intereses con sectores empresariales y financieros de diversos tipos que impulsaron las burbujas urbanística y monetaria.

El país funcionó durante bastantes años en base al cuento político de buenos y malos, como si la izquierda y los nacionalistas fueran los primeros y el PP los segundos.

El reventón de las burbujas ha hecho estallar también el cuento de la izquierda socialcomunista buena, pero todavía es preciso que alguien pinche la burbuja nacionalista, para que la cultura política del país vuelva a la normalidad, si es que todavía estamos a tiempo para ello, antes del caos definitivo.

Por eso Rivera y Ciudadanos están encontrando su papel en luchar contra esa parte del cuento, la de la santidad del nacionalismo. Pero el país andará a la pata coja si a nivel nacional el PP sigue acongojonado sin atreverse a enfrentarse a los problemas y pseudolegitimidades de nuestra patológica cultura política y no surge la tercera España regeneracionista que impulse un nuevo equilibrio del sistema, forzando al PSOE a refundarse o enviándolo al infierno.

Pero me estoy liando y alargando demasiado mi intervención. Echo el freno. Disculpadme.

García de Cortázar incide hoy en los temas de la patología de nuestra cultura política, en lo referente a la pseudolegitimidad de la izquierda, en un artículo de “ABC” titulado “La importancia de llamarse izquierda”.

Nos toca tratar la cuestión del golpismo nacionalista, para completar el análisis. Mas y ERC son hoy el prototipo chabacano de ese golpismo, y muchos siguen sin comprenderlo. Llama la atención el discurso frenado del peneuvismo actual.

Zarzalejos hoy, en “El Confidencial”, con un artículo titulado “abertzalismo catalán” trata el tema de la patología nacionalista:

Creo que es esencial tratar ambas patologías, la izquierdista y la nacionalista, en estos momentos de crisis del régimen del 78, para activar la catarsis.

Estaba dando saltos desde Twitter, mirando unas cosas del pollo de Turquía, y me he tropezado este vídeo. Me ha sorprendido la música, y me perdía parte de la letra. La he buscado, y la pongo más abajo. Está bien hecho el vídeo.

Es del musical Les Miserables [–>] . Do you hear the people sing? Sí, parece que todos estamos muy enfadados. Si lo mides, nunca hemos estado mejor. En lo que se puede medir. Riqueza, salud, longevidad, educación. Eso. Pero estamos cada vez más enfadados.

No lo digo por los turcos, lo digo por todos. Debe ser que vemos que debería ser mejor. Sin embargo, ese “mejor” que vemos, no vemos todos lo mismo. Y a ver quién es el guapo que se pone de acuerdo, pasando de los mamones. ¡Vaya lío!

Algunas fotos espectaculares:

Esta se está convirtiendo en el símbolo de la protesta. “Mujer de rojo”, le llaman.

Turkey-woman-in-red

La misma Ceyda Sungur, profesora en una universidad técnica en Estambul cercana al parque de la foto, antes de darse la vuelta:

ceyda-sungur-antes

No entiendo nada. La protesta parece que era por unos árboles que estaban cortando en el parque.

Otra foto que se ha convertido en icono es la de los pingüinos. La usan mucho para hacer chistes. Dos pantallas de televisión. En CNN internacional están dando las protestas en Turquía, y en Turquía un reportaje de pingüinos. Un gran problema para los turcos, desde la noche de los tiempos.

pinguinos-en-turquia

Está todo muy bien. Muy gráfico, muy impactante. Es como si la protesta fuera un decorado para un documental, o un comercial, pero que lamentablemente no sabes de qué coño habla. Que en absoluto sugiero que sea a propósito. Es la cultura de hoy. Pero esa obsesión de todos estos movimientos #occupy (lo que sea) con la prensa, da una impresión extraña. No sé, como si estuvieran reclamando su derecho a los cinco minutos de gloria (en TV), prometidos al mundo ya desde la época de la cultura pop.

ENJOLRAS
Do you hear the people sing?
Singing a song of angry men?
It is the music of a people
Who will not be slaves again!
When the beating of your heart
Echoes the beating of the drums
There is a life about to start
When tomorrow comes!

COMBEFERRE
Will you join in our crusade?
Who will be strong and stand with me?
Beyond the barricade
Is there a world you long to see?
Courfeyrac:
Then join in the fight
That will give you the right to be free!

ALL
Do you hear the people sing?
Singing a song of angry men?
It is the music of a people
Who will not be slaves again!
When the beating of your heart
Echoes the beating of the drums
There is a life about to start
When tomorrow comes!

FEUILLY
Will you give all you can give
So that our banner may advance
Some will fall and some will live
Will you stand up and take your chance?
The blood of the martyrs
Will water the meadows of France!

ALL
Do you hear the people sing?
Singing a song of angry men?
It is the music of a people
Who will not be slaves again!
When the beating of your heart
Echoes the beating of the drums
There is a life about to start
When tomorrow comes!

Esta otra música también es conocida:

naranjo-carmona

Nada nuevo. El medio es el mensaje. Y contenido no hay.

De Phys.org:

David G. Blanchflower, Department of Economics, Dartmouth College y  Andrew J. Oswald, Department of Economics and CAGE, University of Warwick. [El estudio –>]

Mayo 2013
Resumen.
Exloramos la hipótesis de que una alta propiedad de la vivienda  daña el mercado laboral. Nuestros resultados son relevantes -y pueden ser preocupantes- para responsables políticos e investigadores. Encontramos que un crecimiento en la tasa de propiedad de la vivienda en un estado USA es precusor de un crecimiento agudo en la tasa de desempleo de ese estado. La elasticidad excede la unidad: doblar la tasa de propiedad de la vivienda en un estado USA se sigue en el largo plazo con un más que doblar la tasa de desempleo. ¿Qué mecanismo puede explicarlo? Mostramos que una subida en la propiedad de la vivienda conduce a tres problemas:

  1. Niveles más bajos de movilidad laboral
  2. Más tiempo de traslado (al trabajo)
  3. Menos nuevos negocios

Nuestro argumento no es que los propietarios mismos estén desproporcionadamente en paro. La evidencia sugiere, en cambio, que el mercado de vivienda puede producir externalidades negativas en el mercado laboral. El retardo en el efecto es largo. Su gradualidad puede explicar por qué este fenómeno es tan poco conocido.

Consideran que USA es un buen campo de estudio, por tener todos los estados una misma lengua y una misma moneda. Pero ven que ocurre también en Europa. A los españoles difícilmente nos resultará desconocido, ya que de siempre tenemos muy altas tasas de propiedad de vivienda y de desempleo. Como Grecia. Y al contrario que Austria, Alemania o Suiza, donde tienen una tasa de propietarios de vivienda notablemente baja, y notablemente alta la tasa de empleo.

En el gráfico, la diferencia en el crecimiento de la tasa de desempleo entre los cinco estados USA que han tenido un mayor aumento en la tasa de propiedad de la vivienda, y los cinco que la han tenido menor.

empleo-y-propiedad-viviendaEn fin, curioso, y parece serio. Suena verosímil.

 

Pero a veces prefieren las coces que las piedras, para “informar”:

Era igual de posible, ¿no? Una persona sufre mucho, y se suicida, mientras que otras sufren lo mismo, y no se suicidan. En realidad hay muchas más del segundo caso, ya que parece que tenemos muchos automatismos anti-suicidio. Pero si dos suicidios -siempre acongojantes, siempre respetables- nos llevan a cambiar las leyes y muchas estructuras económicas, no está de más preguntarse qué hubiera pasado si no hubieran ocurrido.

“No podemos estar ante situaciones que por un problema económico derivan en crisis como esta, que no es la primera vez que se producen resultados tan trágicos”

No son las palabras de un asno, sino las del juez decano de los juzgados de Baracaldo. Vale, pongamos que el juez solo es un insensato que habla sin enterarse, y que pronunció eso antes de saber que la mujer de Baracaldo seguía trabajando en la misma empresa en la que entró hace 22 años. Imaginemos un resultado que ese juez tal vez defina como “no trágico”, pero sí producido por circunstancias económicas. Por ejemplo, un no suicidio, pero sí una mujer de cincuenta y pocos sin su casa. Debajo se un puente, en el peor de los casos. En una casa de acogida de vagabundos, si tiene más suerte. Tal vez recogida de alguna forma por familiares – y con sensación de estorbar y sobrar en este mundo. ¿Sería eso mejor que el suicidio? ¿Sería menos “trágico”? O solo sería una forma de que el pobre juez no se encuentre con un cadáver, y así no se le ocurra que hay que cambiar las leyes?

También se le podía ocurrir a su señoría cómo sería el mismo caso, si las leyes que quiere cambiar se hubieran cambiado a tiempo. Por ejemplo, antes de que  ocurriera la compra del piso del que hablamos. Una posibilidad muy a considerar es que sin hipoteca, no hubiera habido compra. Y que sin una esperanza razonable de cobrar, no hubiera habido hipoteca. O que hubiera sido tan cara como para hacerla inviable económicamente. ¿Quién nos dice que eso no hubiera producido una depresión muy anterior, y un resultado igualmente trágico pero 20 años antes? ¿Hubiera pedido en ese caso el juez un cambio en la ley para conseguir hipotecas más asequibles? Aunque es posible que no se hubiera dado ese caso, porque nos encontráramos con que la persona sin salida hubiera emigrado … a un país con leyes hipotecarias como las que el juez quiere cambiar.

¿Tenemos la mejor ley hipotecaria posible? Seguro que no, ya que no tenemos lo mejor posible de casi nada. Sin ir más lejos, se ve que no tenemos los jueces más sensatos e inteligentes que se puede tener. Pero si pensamos a golpe de prensa y de suicidio, y no pensamos en los que no se suicidan y siguen con su tragedia a cuestas, seguiremos sin tener lo mejor posible de casi nada.

Ahora todos contentos porque el PP y el PSOE se van a poner de acuerdo y van a evitar las tragedias. O creo que eso es lo que dicen por la telebasura.

Por cierto, todo eso que no ha pensado el juez (o buena parte) lo están desgranando Sefuelix y Octavio en:

Muy interesante.

Este comentario de Luis en el hilo del vídeo nazi de Pujol [–>] no tiene desperdicio, y merece mejor lugar. El título es mío (pm).

Luis Bouza-Brey

Yo soy un gallego que vivo en Cataluña desde hace cuarenta y dos años. Me vine aquí en el año setenta, a trabajar en la Universidad, sin necesidad económica de hacerlo, pues en Galicia podía trabajar con mi padre en su bufete. Pero en aquellos tiempos Cataluña iba en vanguardia en la lucha por la libertad y contra la dictadura, era una sociedad viva y experimental, muy contrastante con la Galicia envejecida y desvitalizada por la emigración, cuya Biblioteca universitaria era un compendio de textos arqueológicos o franquistas, sus profesores burócratas del franquismo, y la mayoría de sus estudiantes dignos especímenes de la Casa de la Troya. Por eso no me quedaba más opción que emigrar hacia la vitalidad y la libertad, asumiendo los riesgos implícitos en este desarraigo y dispuesto a trabajar duro si quería limpiar de nubes el cerebro, entender mi país e intentar ser útil al mismo en el futuro.

La experiencia fue penosa pero positiva: dispuse de libros y ambiente creativo, y un pequeño sueldo de PNN para poder sobrevivir estudiando durante dieciseis años.

En la Cataluña de aquella época encontré un ambiente cultural vivo y recursos universitarios, además de una forma general de percibir la vida más activa y moderna. Había ciertos inconvenientes, como el dominio aplastante de los comunistas en el ambiente cultural y la naciente patología etnonacionalista, de construir un sujeto apabullante, la Nasió, que comenzaba a anular la libertad. Pero por entonces la izquierda, todavía con ropajes internacionalistas, dominaba el ambiente, por lo que el etnonacionalismo era solamente una corriente folk sin mucha fuerza.

En fin, en aquella época, si te andabas con ojo y no te enfrentabas a los comunistas, si ademàs entendías la lucha por defender la cultura catalana contra la discrminación, y si además trabajabas con interés e intensidad por hacer las cosas bien, podías ir haciéndote un sitio para respirar y poder trabajar sin grandes aspiraciones de ascenso hacia la cúspide, pues ahí, en ese nivel, te encontrabas con el handicap de venir de fuera y ser ajeno a las redes clientelares y familiares típicas de la Universidad y la sociedad autóctona.

En síntesis: el trabajo en Cataluña era más productivo, el ambiente más vivo y libre que en el resto de España, y la esperanza de cambiar la situación, mayor.

Pero desde entonces las cosas cambiaron: la izquierda acomplejada por el antifranquismo y el antimito del lerrouxismo dejó el flanco internacionalista y patriótico y a sus electores naturales abandonados, el pujolismo actuó con una gran habilidad táctica y estratégica para ir ocupando los centros de poder social y las instituciones, y nadie luchó contra esa hegemonía, pues en aquel momento el nacionalismo periférico aparentaba junto con la izquierda representar el progreso y la libertad frente a la dictadura.

Por todo ello, hubo un conjunto de factores que comenzaron a cambiar la situación: la victoria del pujolismo, la subordinación del PSUC al antilerrouxismo, el secuestro del PSC-PSOE por los señoritos de Sarriá y demás troyanos del resto de Cataluña, y la abstención de un sector muy significativo de la población inmigrada en las elecciones autonómicas. Si a ello le añadimos la transferencia de la educación a la Generalitat, la creación de la TV3 nacionalsta y el papel de bisagra de CIU en las Cortes, además de la política de hacer aceptable la autonomía a los nacionalismos perifèricocediendo a sus exigencias… Con todo ello, una espesa niebla reaccionaria y esterilizante se fue extendiendo sobre Cataluña, hasta hoy, en que la mayoría no cree en nada y la minoría más fanática y fundamentalista se moviliza en búsqueda del praiso nacionalista barato que Mas vocea revistiendo el mito de la indepenencia con mentiras y falsas ilusiones que nos conducen a los catalanes a la ruina y al resto de España a la amputación de una de sus regiones más importantes.

Mi impresión es que estamos en la fase final de un ciclo degenerativo ante el que, si no reaccionamos, moriremos, y si el país reacciona, va a costar mucho esfuerzo volver a soldar la fractura emergente y recuperar el equilibrio.

Como actor discreto pero muy consciente de la vida política del país desde antes de la transición, y con la experiencia de haber vivido ésta desde Cataluña, tengo la impresión de haber experimentado un fracaso colectivo, el de las esperanzas de construir un país normal y decente y convivir con la frustración de dejar a nuestros hijos una situación que empeora aceleradamente.

Como individuo, no obstante, he realizado mis objetivos, aprendiendo, sobreviviendo y amando a mi país y a mi familia. Aunque habrá que ver como salimos de este fracaso colectivo.

En fin, creo que sólo en parte se merece el pueblo catalán el fracaso sobrevenido: la mayor parte de culpa corresponde a sus élites políticas y sociales, corrompidas e ineptas, inadecuadas para as necesidades del país en los tiempos que nos ha tocado vivir: nos hacen falta élites más inteligentes y sanas… A ver de dónde las sacamos.

Elipticus

El sábado estuve en el congreso constituyente de Sociedad Civil y Democracia (SCD), el partido del queMario Conde es ya oficialmente Presidente (¿alguien lo dudaba?). Ha sido la puesta de largo de la que salen además un comité ejecutivo, y los estatutos definitivos que rigen el funcionamiento del partido.

Normalmente cuando voy a eventos de los que sé que voy a escribir una reseña, suelo tomar notas, apuntar algunas impresiones y cuando menos confeccionar un breve esquema de lo que se dice. No ha sido el caso esta vez, pero no creo que sea necesario en tanto que poco nuevo se añadió allí que no estuviera ya sobre la mesa de su Manifiesto Programático. Además las sensaciones generales no me hace falta tenerlas anotadas para poder transcribirlas.

Sigue en ca’n Eclec:

También en Desdeelexilio:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores