Quizás lo más destacado del nuevo escándalo [–>] de los alarmistas del clima, la gran diferencia con el escándalo anterior (nov 2009), es que llueve sobre mojado. Y por tanto cala desde el principio. Es una diferencia brutal. En el Climategate 1 los medios de prensa no se enteraron, o no se quisieron enterar, hasta que el ruido de la blogosfera resultó imposible de disimular. Mientras los Pedro Jotas no sintieron que estaban haciendo el ridículo, tapando una noticia que ya conocían todos sus clientes, no dijeron ni mu. Y aun entonces lo hicieron con gran renuencia, básicamente para hacer publicidad de las lavanderías que organizaron los burócratas, tapando las vergüenzas de los científicos alarmistas. Un clásico de la prensa bastarda:  tratar de demostrar lo erróneo de una noticia de la que no te habían informado. – Pero oiga, si era importante, habérmelo dicho antes; y si no lo era, ¿qué me importa ahora? -

La demostración de que el Climategate 1 fue importante y causó un gran impacto, por si queda algún necio que lo dude, está en la inmediata acogida de la versión 2. No han pasado 24 horas desde la liberación del nuevo mogollón de emails, y mira:

Y así una lista de hasta 313, de momento.

De lo que se ha visto hasta ahora no hay ninguna frase singular tan espectacular como en la filtración anterior. Del tipo de “hemos copiado el truco de Mann para ocultar el declive“. Y sin embargo hay una verdadera catarata de detalles de ambiente. Del ambiente más anticientífico que se pueda imaginar. Lo que trasluce de los emails es una banda de activistas y de abogados luchando por una causa. Probablemente lo más alejado de lo que esperas de unos científicos, que es una pasión por saber cómo funciona el mundo.

Y es por eso por lo que llueve sobre mojado. Porque ya lo vimos en la entrega anterior, y porque coincide plenamente con el mensaje básico que han estado diciendo los “escépticos” (llamados “negacionistas” por los alarmistas). Que podemos resumir en la sucinta frase del mejor climatólogo en activo, el gran Dick Lindzen, refiriéndose al IPCC:

Tenían las conclusiones antes de empezar siquiera la investigación.

Eso es exactamente lo que se ve en el Climategate 2. Y se ve cómo organizan quién participa o no en el IPCC, y en qué capítulo o función, dependiendo que sea “de los nuestros”, o no. Y cómo se deben presentar las cosas para causar impacto. Y lo que conviene quitar de un trabajo científico, no vaya a ser que produzca dudas sobre “”la ciencia”. Ya digo, de repente te ves inmerso en una película sobre un despacho de abogados de la mafia.

Los alarmistas están protestando mucho, tratando de cortar el fuego. Exactamente igual que lo harían los políticos que todas conocemos. “Son cosas sacadas de contexto”. ¡Coño!, ¿cómo pueden estar “sacadas de contexto” antes de que nadie haya puesto el contexto?

Y también están señalando una cosa evidente. Se trata de una operación publicitaria, ya que los emails vienen de la misma filtración (ellos le llaman intrusión), y divulgaron una parte justo antes de la conferencia de Copenhague, reservando esta segunda parte para justo antes de la conferencia de Durban. Es cierto, completamente cierto. El que posee los emails esta buscando liberarlos con el mayor impacto posible. Exactamente igual que lo que hacen todo el rato los alarmistas, que no es otra cosa que usar la supuesta ciencia para las relaciones públicas y el efecto político. Como muy bien muestra el Climategate 2. Pero claro, se cabrean cuando otros usan su misma estrategia, contra ellos. ¡Ajo y agua!, no haber empezado con el juego guarro. No haber prostituido la ciencia, de forma tras el IPCC ya no nos podemos fiar ni de la forma de conocimiento que dábamos por más segura.

Por ejemplo, Michael Mann:

Lo importante es asegurarse de que pierden la batalla de las relaciones públicas. De eso se trata nuestra web [Real Climate].

En efecto, no es ciencia.

Eclectikus (aka Elictikus) ha preparado los emaills en un formato más manejable, y tiene una entrada en su blog el respecto. No dejéis de pasar:

Y Luis Ignacio Gómez da su versión en Desde el Exilio: