El alarmismo del calentamiento global tiene una versión -digamos-amable. Los que la practican creen que es razonable, pero solo lo parece. Y yo creo que, visto el multi-fallo de la “ciencia del calentamiento global”, cada vez se va a ver más esta postura. Se podría resumir así: Vale, es verdad que los científicos a la IPCC han exagerado. Es verdad que han tenido un comportamiento a menudo cafre. Es verdad que los modelos climáticos van más desviados que una escopeta de feria. Y es verdad que las incertidumbres son muy grandes, y no sabemos lo que va a pasar a consecuencia de las emisiones de CO2. Pero precisamente por las incertidumbres, “puede” pasar un calentamiento muy malo, y lo prudente es cortar el CO2 por lo sano.

No creo que estoy ridiculizando la postura. Pero tenemos la suerte de dos explicaciones de esa postrura, de ayer. Un científico (y modelista) del clima, y un miembro del público con cierta informnación. Pefecto, para verla en un amplio espectro.

Empecemos con el miembro del público informado, Hudson, que desgraciadamente no quiere seguir la conversación conmigo [-->] [-->] por mi “tono violento”. Este párrafo creo que es un extracto bueno de la postura que señalo.

- Aquí el tema es, lo repito una vez más, que no hay certeza sobre nada. Ni a favor ni en contra. Lo que hay es suficientes indicios y probabilidades a favor de ese cambio climático, lo que no lo hace cierto. Pero la falta de certeza tampoco lo hace falso.

No, ni hace falsos a los unicornios azules, pero no hacemos caso de la idea. Si le pregunto por los “suficientes indicios”, se agarra a lo del “tono violento” para no contestar. Yo supongo que simplemente piensa que los espcecialistas deben de tener esos indicios suficientes, porque si no no hablarían como hablan. Y que no se toma el trabajo de buscarlos.

No hace falta buscar tanto. También ayer, nos los presentaba Richard Betts. Climatólogo del Met Office, trabaja en modelos climáticos alarmistas. Pero es, sin resquicio de duda, una persona decente. Tan decente, que es de los pocos modelistas que da a entender que acepta que no se les puede hacer gran caso a los modelos, visto lo visto. Y en Bishop Hill [-->] explicaba su argumento de por qué los modelos no son necesarios para alarmarse, y para tomar medidas drásticas (carísimas). Una gran sorpresa para todos (se está comentando mucho), porque hasta ahora los modelos eran *la* evidencia del problema.

Betts:

Bish

If your question is more fundamental – do we need climate policy at all – then as far as I’m concerned the basic points are:

1. There is good evidence that Earth’s climate has undergone very large changes in the past, for a variety of reasons including changes in greenhouse gas concentrations

2. We do not fully understand the reasons for all these changes

3. Carbon dioxide is a greenhouse gas

4. We are putting more carbon dioxide into the atmosphere

5. Hence we are pushing a system that is known to undergo large changes

6. The climate is showing signs of responding already

7. We don’t the actual size of the changes that we will instigate in the long term, hence we need to take a risk assessment approach.

8. A responsible risk assessment usually involves some combination of minimising the risk and finding ways to live with the part of the risk that we can’t (or choose not to) avoid

9. Hence we need to decide what we are going to do in terms of the appropriate balance of minimising the risk and living with it.

We get this far without needing models.

The next step – judging the tradeoff between minimising risk and living with it – is where climate models and details like ECS, SCC etc start to come in. But up to step 7, non-modelling evidence strongly suggests that complacency about human influence on climate would be unwise.

I guess my view is summed up by the classic quote:

“The climate system is an angry beast and we are poking it with sticks.”

Dr. Wallace Broecker

Problema: Los dos primeros puntos son un juego de manos. Sí ha habido grandes cambios de temperatura en el pasado, en la configuración actual de los continentes. Pero siempre han sido cambios hacia más frío que ahora, no hacia más calor.

registro-temperaturas-geologicas-wikipedia

Y es verdad que no entendemos “del todo” cómo funciona, pero sí tenemos una idea general bastante decente. La capa de hielo de las glaciaciones, y los ciclos de Milancovitch. Simplemente, el hielo es una “retroalimentación positiva” formidable. Si hay más frío, produce mayor capa de hielo. Pero esa mayor capa de hielo refleja más rayos de sol, lo que produce más frío todavía. Que a su vez hace aumentar la superficie cubierta de hielo, lo que vuelve a reflejar más rayos de sol, lo que produce todavía más hielo.

Pero en el gráfico se ve bien claro que tiene un límites por arriba, y por abajo. y es muy fñacil de entender.

glaciaciones-capa-de-hielo

El límite por el lado del frío se produce porque el hielo, según se acerca al ecuador, ya no se puede seguir formando. El sol es demasiado fuerte, y durante todo el año. Y por el lado del calor, lo contrario. Cuando ya apenas hay hielo, y está suficientemente cerca de los polos, su superficie es tan pequeña, y os rayos del sol tan inclinados,  que esa “retroalimentación positiva” apenas tiene fuerza. Por ejemplo la diferencia entre que hubiera hielo y que no hubiera, en una franja que ocupara entre las latitudes 50º y 60º, es descomunalmente mayor que la diferencia entre que haya hielo o no, en una franja entre los 60º y 70º. Porque (1) la primera franja tiene mucha más superficie (refleja más rayos), y recibe el sol más verticalmente (refleja todavía más rayos).

En resumen, es un mecanismo que opera cuando hace más frío que ahora, pero no, o apenas ya no, con la temperatura actual (o mayor). Ver nota (*).

registro-temperaturas-geologicas-limites

 

El 3 y el 4 son para llegar al 5.

5. Hence we are pushing a system that is known to undergo large changes

Pues no. Estamos “empujando” (¿cuánto) un sistema al que no se le conocen cambios hacia más calor. Bueno, sí, como 1º o así más, pero eso no le preocupa a nadie.

6. The climate is showing signs of responding already

No. El clima no está mostrando nada que no sea lo que hace siempre. Pero si te empeñas en engañarte, siemmpre lo vas a conseguir.

 

7. We don’t (know) the actual size of the changes that we will instigate in the long term, hence we need to take a risk assessment approach.

No tenemos ni idea de que vayan a ocurrir cambios por el CO2. Podemos especular lo que queramos. Es más razonable la especulación de que el cambio será muy pequeño, y francamente beneficioso. Por el poco calor extra, y por el CO2, que es la comida básica de las plantas. Pero sí sabemos que el clima llevaba 7000 años enfriándose, y eso era muy malo.

gisp2-alley-kobashi-7000

 

Si el CO2 contribuye algo a evitar que siga, ¡bendito CO2! Y sí sabemos que un poco más de calor y de CO2 son una bendición. Y ahora ponte a arruinar la economía (energía más cara) porque se puede especular (por poder …) con problemas terribles, pero perfectamente imaginarios.

Acabado el cuento, ya tenéis una visión general decente de la versión “buen rollito” del alarmismo climático.  Yo no le veo sentido, pero esto es lo que hay.

Nota (añadida): En este gráfico las “ayudas visuales” son completament especulativas. Pero lo que no es especulativo es que en un evidente cambio de conformación del sistema climático, las fases cálidas apenas han cambiado de temperatura. Está medido en lo que llaman temeperatura “equivalente en Vostok” (una base en el polo Sur). La dierencia, por el lado del calor, son 2ºC “Vostok”, que más o menos se corresponde con 1ºC de temperatura media global.

En cambio, por la parte del frío la diferencia son 11ºC “Vostok”, como 5,5ºC “global”.

registro-temperaturas-geologicas-limites

La explicación más habitual de este cambio es el paulatino cierre del estrecho de Panamá, convertido en istmo. Con el consiguiente cambio radical de la configuración de las corrientes y circulación general de los océanos. Este estudio tiene una muy completa recopilación de la literatura sobre el caso:

 

El periodismo de trinchera tiene estas cosas. Que se puede pasar todos estos años contándote lo mucho que aumenta el calentamiento global, incluso se acelera, para pasar a explicarte después, y sin solución de continuidad, que el calentamiento global se detuvo hace 14 años.

Por ejemplo, hace un mes, el calentamiento global no se había detenido en el año 2.000:

el-mundo-no-detiene-el-calentamiento-global

Hace un año, el calentamiento global tampoco se había detenido en el año 2.000:

el-mundo-no-detiene-el-calentamiento-global-2

Pero hoy (ayer) nos informan que el calentamiento global se detuvo en el año 2.000. Copio. Literal.

Pero desde el año 2000, el calor acumulado en la superficie terrestre parece haber desaparecido y las temperaturas medias globales han permanecido prácticamente inmutables durante los primeros años del presente siglo.

el-mundo-detiene-calentamiento-global

Queridos amigos periodistas. Es incompatible que “las temperaturas (de superficie) de 2013 confirmen de nuevo el calentamiento global”, y que “desde el año 2.000 el calentamiento en la superficie parece haber desaparecido”. Confirmado y desaparecido son estrictamente incompatibles.

Para evitar futuras confusiones y sinsabores a vuestros lectores, recomiendo la utilidad de internet, y la capacidad que proporciona para acudir directamente a las fuentes que miden la temperatura de la criatura. Lo actualizan todos los meses, normalmente durante la primera semana de cada mes.

Y se ve así de fácil.

1) http://www.drroyspencer.com/latest-global-temperatures/

uah-julio-14

2) http://images.remss.com/msu/msu_time_series.html

rss-julio-14

En esta deberíais quitar mentalmente esa raya de “tendencia lineal”. Es uno de los trucos que tienen para engañarles. El clima no es lineal.

O más fácil. Como dan los datos, es fácil representarlos en una hoja de cálculo propia, y repetir por ejemplo lo que hace el dr. Roy Spencer en el primer gráfico. Queda así:

rss-julio-14-pm

Con este procedimiento tan sencillo os hubiérais ahorrado el bochorno de decir, casi simultáneamente, que el calentamiento de superficie continúa, pero que se ha parado.

¿De dónde viene vuestro error? Pues de que todo el mundo sabía que había un parón en el calentamiento global, pero no lo decían. Tampoco hacía mucha falta; basta mirar los datos. Al principio decían que era poco tiempo para asegurar nada. En 2007 llevaba diez años. Pero ahora, superados los 15, les da un poco de corte decir eso. Y de ahí que os hayan sorprendido con una “explicación” para la falta de calentamiento que no os habían dicho que estaba ocurriendo. Pero que, insisto, está en los datos, a un clic de distancia.

¿Es convincente la explicación que dan a toro pasado? Es de confianza que a Judith Curry se la lo parezca:

Pero conviene leerlo, porque una cosa es que la explicación pueda tener buena pinta, y coincidir con la tesis tan denostada de la “stadium wave” de Curry, y otra cosa es que hayan explicado las consecuencias con claridad. La teoría ortodoxa, alarmista, explica las observaciones así:

Las emisiones de CO2 se empezaron a disparar (acelerar) alarmantemente desde hacia 1950. Pero la temperatura no empezó a subir hasta 1975 porque el efecto del CO2 (calentamiento) lo freno el efecto de la contaminación industrial del aire (enfriamiento). Las leyes contra a contaminación disminuyeron lo que esta contrarrestaba al CO2, que empezó a dominar, y empezó el “calentamiento global”. Como vamos a seguir limpando el aire (hace falta para la salud), el calentamiento solo puede aumentar, mientras aumente el CO2.

Este trabajo nuevo dice que ese retraso del calentamiento global (hasta 1975) no fue debido a la contaminación, sino a un ciclo oceánico natural. Y que la mitad del calentamiento posterior se debío a la fase contraria del mismo ciclo natural. La conclusión inevitable es que el efecto del calentamiento del CO2 es mucho menor de lo que creen los alarmistas, de ser cierto lo que dice este estudio. Algo así como la mitad.

Y claro, no es de extrañar que, entre confirmado y desaparecido, Salvador Sostres -presunto lector del El Mundo- se mosquee. Pero mucho:

its-no-warming-its-dyingSe trata de unas chapas [-->] creadas por Milton Glaser. Conocido sobre todo por el genial NY. El autor no quiere explicar gran cosa. Por un motivo muy respetable: Si hay que explicarlo, no se entiende. Y mi problema es que no lo he entendido, y he tenido que rastrear la internet para enterarme de qué quiere decirnos.

La esfera representa la tierra, eso lo he entendido bien. El verde, luminoso, la vida. También lo he entendido. Y el negro, sin luz, la desaparición de la vida. Vale, todo claro. Pero, si olvidamos el detalle de que la vida no está desapareciendo, ni de broma, y aceptamos unicornios azules como animal de compañía, ¿cuál es el problema que señala? O, ¿por qué está desapareciendo la vida? ¿Por el calentamiento global? ¿Por la contaminación?

El negro y la falta de luz me sugieren de inmediato el hollín en el aire, o vertidos de petróleo en el mar. Y por otra parte, todo al arte gráfico del “calentamiento global” había respresentado hasta ahora el “problema” con colores cálidos y luminosos. Rojo, naranja, amarillo, lo más brillantes posibles. Si a eso añadimos el lema It´s not warming, its dying, ¿qué quiere decir?

- Que el problema no es el calentamiento, sino la contaminación. Y que nos estamos distrayendo con lo que no es.

- Que el problema sí es el calentamiento, pero que aunque no se note quiere decir muerte.

Llamadme subni, pero no sabía a qué carta quedarme. Incluso pensaba en la posibilidad de que fuera una ironía, y que el mensaje real, sin ironía, fuera ..

its-not-warming-its-bullshit

Después de todo, cualquier persona medianamente informada sabe que la tierra se está reverdeciendo (más vida). Hay muchos ejemplos. Este es de 2013. Clic para fuente.

global-greening-randallPero sí; soy subni. Con esta gente no se pueden hacer operaciones racionales. Hay que juzgar intenciones, y tirar de mitología. Glaser es “de los nuestros”. De “los buenos”, vaya. El mensaje tiene que ser pesimista si menciona la tierra, y por completo independiente de los datos. Y si ha decidido cambiar los colores habituales para indicar “calentamiento”, pasando del rojo al negro, solo es una sutil sugestión para que no se te ocurra mirar el termómetro. Eso son datos, y lo que tienes que atender es el mensaje. El mensaje de “los buenos” del cuento.

Así que aquí lo dejo explicado, para que otros torpes -como yo- no tengan que perder el tiempo buscando mucho. It´s not warming, its dying, quiere decir: No mires el termómetro, ya estás muerto. Y luego llega Plaza, cabrón, con lo de Eppur si muove.

Los del estudio anterior eran asutralianos; los de este son chinos. Usa un índice diferente (LAI – Leaf Area Index), pero el resultado es el mismo. LAI = La mitad del total de follaje por unidad de superficie terrestre. Los colore están invertidos (rojo para más vegetación). También clic para fuente.

lai-liu

Results show that, over the past 26 years, LAI has generally increased at a rate of 0.0013 per year around the globe.

Resumiendo:

its-not-warming-its-bullshit

Un nuevo estudio sobre el consenso del alarmismo climático. Supuestamente para afirmarlo. En mi opinión, consigue justamente lo contrario. Pero da unas cifras que se corresponden con lo que esperas si has seguido la discusión del “calentamiento global” con alguna atención durante estos años.

Se supone que lo han hecho preguntando directamente a los científicos del clima. Y los dividen según su grado de “experticidad”.

Por ir al grano rápido:

Los más expertos (estudian directamente el problema de la atribución del calentamiento a sus causas). 175 de 1868 (verde en el cuadro):

  • Con “el consenso”: 74%
  • Con “el disenso”: 26%

Contando todos los consultados (1868):

  • Con “el consenso”: 66%
  • Con “el disenso”: 34%

verheggen-2014-fig2

Es un asunto bastante bizantino e idiota, pero va así. La payasada de la que salió lo del 97% de consenso, definía “consenso” como apoyo a la afirmación principal y más conocida del IPCC: La mayor parte (más del 50%) del calentamiento observado desde 1950 se debe a nuestras emisiones de gases invernadero. De su trabajo no se desprendía ni de coña un 97% de apoyo a esa idea. Bueno, no se desprendía ni eso, ni ninguna otra cosa. Porque era una payasada de trabajo. Ver, por ejemplo.

Este de Verheggen et al parece de más fuste. A primera vista; no he examinado todavía de dónde sale su universo, ni el detalle de cómo lo han hecho. Pero al menos han debido preguntar directamente a científicos, en vez de poner a juzgar los “abstracts” de miles de trabajos a una pandilla de activistas climáticos. Y de sus cifras se desprende lo que a mi me parece un marcado no consenso, por muy fuerte mayoría que sea. Porque el resultado es:

Un tercio de los científicos del clima no apoyan el mensaje principal del IPCC . Un cuarto entre los especialistas de la “atribución”.

¿Eso es un “consenso”? En una rama de la ciencia en la que les insultan y acosan por disentir, y su trabajo peligra, este resultado me parece un disenso sencillamente heroico.

Lo que venden los autores del trabajo es que cuanta mayor “experticidad” entre los científicos del clima, mayor acuerdo con el IPCC. Después de todo son alarmistas. Aunque muy inteligentes no parecen, porque miden la “experticidad” basándose en el número de publicaciones y en la participación en el IPCC. Cuando todo el mundo sabe que estar “con el consenso” es un factor determinante para publicar mucho, y para trabajar con el IPCC.

Este otro cuadro da unas cifras que parecen diferentes. Por ejemplo, da 83% de consenso en vez de un 66%. Pero es una sutileza de las que suele gastar el IPCC. En vez de referirse a que las emisiones invernadero sean causa de más de la mitad del calentamiento, la pregunta es si son la “causa dominante”. Y se puede ser “causa dominante”, sin ser causa del 50%. Por ejemplo, si hay más de dos causas y se reparten -tipo- 50, 30 y 20 por ciento. Y hay muchas más de tres. O sea, la pregunta es intrascendente de cara a un “consenso” definido como se ha definido.

verheggen-2014.fig3

Hay otro cuadro que en realidad tiene más interés; es menos bizantino. Pero no cambia las cosas. La opinión de estos científicos sobre la “sensibilidad climática”. Al final, el efecto que puede causar el CO2 que emitimos. Un 37% responde que es una sensibilidad baja (apuntando a un no-problema). No lo ponen en el estudio, hay que sacarlo del gráfico. En esta respuesta participan 905, no los 1868.

verheggen-2014-fig8En mi opinión, en vez de exponer un consenso que no existe, lo que han hecho es medir el disenso. Y dependiendo dónde / cómo lo midan, resulta un 37%, un 34%,  o un 26% de disenso. Yo no hubiera esperado más, la verdad. Me parece un muy buen disenso, teniendo en cuenta lo que ladran jetas como Obama. Le corregimos el “tuit” famoso:

obama-twitter-consenso-corregido

Nota: hay que tener en cuenta algo muy importante, que la mayor parte de la gente tiende a olvidar. Ciencia no es la opinión de científicos, porque ciencia no es opinión. Por ejemplo, Wikipedia, sin ir más lejos. Pongo la versión en inglés porque la española es más posmoderna, como más zapatera.

Science (from Latin scientia, meaning “knowledge”) is a systematic enterprise that builds and organizes knowledge in the form of testable explanations and predictions about the universe

Fuentes.

La publicación.

En el blog de Verheggen:

Para la gente a la que le gusta medir las cosas, en vez de dejarse arrastrar por la palabrería y la imaginación barata, el Calentamiento Global Acojonante se está mostrando como uno de los grandes coñazos de la historia de la humanidad. Iba a decir de la ciencia, pero no parece muy serio decir eso. Vaya, que hablamos de un problema tan esquivo que no hay forma de tomarle la medida en ningún sitio.

- La temperatura global media de superficie sigue estancada, y el calentamiento no se puede distinguir estadísticamente de cero desde hace 17 años.

- El nivel del mar asciende, sí. Pero con la misma parsimonia que lo viene haciendo desde hacia 1.850. Cuando se acabó lo que llaman “Pequeña Edad de Hielo”, probablemente la temperatura de la tierra más baja de nuestra época geológica (Holoceno). Mucho mucho antes, por cierto, de que emitiéramos CO2 en cantidades dignas de mención.

- El hielo marino lleva como año y medio (un poco) por encima de la cifra media desde 1979. Desde que lo podemos medir con satélites.

¿Cuál es la gracia de un problema que no se ve, y no se mide? ¡Ah, pero nos queda el Ártico! Esa banquisa de hielo del polo norte que -dicen- se encuentra inmersa en una “espiral de muerte”. Es verdad que habían dicho que iba a desaparecer, durante el verano, para 2012; y no ocurrió ni de lejos. Pero siempre queda la esperanza de que puede desaparecer en cualquier momento. Por eso se trata de la medición del gran morbo; la gran esperanza blanca de cada verano.

Nota: Tampoco hay grandes motivos para pensar que sea un drama la desaparición -o casi- de ese hielo durante unas semanas todos los años. Sabemos que ocurría hace unos 6.000 años, probablemente durante unos cientos de años, y sabemos que eso no produjo descarrilamiento alguno. Pero, ¡joé!, con algo hay que seguirles el juego. ¿No? ;)

Por eso estamos ya preparados, con nuestra silla y nuestros prismáticos de observación. Atentos a la “espiral de muerte”. ¿Ocurrirá, no ocurrirá? ¿Qué camino lleva? ¿Quién va ganando la carrera? Y es a partir de esta fecha en la que se empiezan a notar cosas. Aunque todavía no se puede asegurar nada.

En mi opinión, el gráfico más claro de ver es este de la Universidad Illinois (Cryosphere Today). Clic para original y más grande. Se muestran todos los años desde que se mide con satélites (1979).

hielo-artico-10-agosto-2014

La pinta no es muy buena para la espiral de muerte, pero la esperanza es lo último que se pierde. Dicen. Que debe significar que antes pierdes la apuesta, el dinero, la vergüenza, y la credibilidad.

Si miramos el dato en la media del mes de agosto de cada año, usando para 2014 la media del primer tercio del mes que ya se ha cumplido, quedaría así.

la-carrera-del-hielo-10-ago-2014

Que a mi no me dice mucho, la verdad. Está disminuyendo con claridad, pero no hay forma de saber si los últimos años sugieren un punto de inflexión, o no.

Si hacemos lo mismo con la media de los septiembres (la mínima del año), el intríngulis es el mismo.

la-carrera-del-hielo-septiembre

Por eso digo que aquí hay morbo y apuesta. Si este año acaba parecido al año pasado, se podrá decir de todo. ¡Gran recuperación del hielo en el Ártico, que lleva ocho años sin descender! ¡Sigue la espiral del muerte del hielo del Ártico! ¡Salvemos el Ártico! ¡Nada nuevo bajo el sol! ¡El mundo se acaba! Y así.

Estad atentos, porque os lo contaremos.

Lo que intentaremos no contar es la película completa. O sea, lo que pasa si miramos los dos polos. Global. Porque en ese dato la espiral de muerte parece haber perdido hasta la esperanza.

la-carrera-del-hielo-global-agosto-2014

 

Los defensores del IPCC (ya se sabe, la alarma del clima y eso) tienen, entre sus muchos trucos, uno muy llamativo. Por ejemplo, si uno señala que los modelos climáticos en los que se basa la alarma llevan unas predicciones que van de culo, y que siempre se ha entendido que unas malas predicciones implican una mala teoría o modelo, los carbono-maníacos contestan diciendo que el IPCC no hace “predicciones”, sino “proyecciones”. ¿Mande?

La gente normal entiende por “proyección” una predicción condicional. Por ejemplo, si para tal futuro (tantos años) han ocurrido tales emisiones de gases CO2 (tantas toneladas), entonces la temperatura media global habrá subido tantas décimas de grado. Hasta el que asó la manteca se da cuenta de que eso es una predicción como la copa de un pino. Todo lo condicional que usted quiera, pero ni un ápice menos predicción. Si la condición (x toneladas de CO2) se cumple, y la temperatura (x décimas de grado) no se cumple, es una predicción fallida. Punto.

Lo explica el estadístico Matt Briggs, en un resumen de una presentación suya para la AGU.

Por supuesto, un “escenario” no es más que un conjunto de condiciones determinadas.

Ejemplo. Modelos de un “escenario” IPCC concreto (RCP 8.5) cuyas condiciones (emisiones) se han cumplido hasta el momento, y la realidad. Raya roja: media de los modelos de temperatura de cinco años. Rayas azul y verde: Media de las observaciones (satélites y globos sonda) de temperatura de cinco años. Cada punto es una media móvil de cinco años.

models-datasets-christy

Si queremos ver todos los modelos citados, en vez de su promedio, es esto:

http://plazamoyua.files.wordpress.com/2013/06/spencer-christy-modelos-realidad.png?w=510&h=338

Se trata del aire en altura en los trópicos. Le llaman el “tropical hot spot”. Es una característica esencial de los modelos, porque nace de la amplificación que hacen los modelos del pequeño calentamiento que produce directamente el CO2. Esa es la tesis del IPCC. No que el CO2 calienta algo. Eso lo acepta todo el mundo, y no le preocupa a nadie. La “gracia” del IPCC es que el sistema climático amplifica es calentamiento del CO2. Pero, a lo que se ve, es el sistema climático de los modelos, y no el de la tierra, el que hace tal cosa. Los modelos, ahí, en el sitio clave, se calientan tres veces más que la realidad. En lo que conocemos la realidad.

Predicción / projección / escenario fallidos; mala teoría. ¿Fácil, no?

Pues no tanto. He estado buscando literatura sobre la jerga y gimnasia IPCC acerca su la diferencia entre predicciones y predicciones. Y se las trae. Agárrate, que vienen curvas.

Projections of future climate change are not like weather forecasts. It is not possible to make deterministic, definitive predictions of how climate will evolve over the next century and beyond as it is with short- term weather forecasts. It is not even possible to make projections of the frequency of occurrence of all possible outcomes in the way that it might be possible with a calibrated probabilistic medium-range weather forecast. Projections of climate change are uncertain, first because they are dependent primarily on scenarios of future anthropogenic and natural forcings that are uncertain, second because of incomplete understanding and imprecise models of the climate system and finally because of the existence of internal climate variability. The term climate projection tacitly implies these uncertainties and dependencies. Nevertheless, as greenhouse gas (GHG) concentrations continue to rise, we expect to see future changes to the climate system that are greater than those already observed and attributed to human activties. It is possible to understand future climate change using models and to use models to characterize outcomes and uncertainties under specific assumptions about future forcing scenarios.

Traducido: las proyecciones IPPC no son predicciones, porque:

  1. Porque son condicionales a unos escenarios (ya hemos visto que eso es una idiotez).
  2. Por una falta de conocimiento del sistema climático, y por la imprecisón de los modelos.
  3. Porque existe la variablilidad natural.

¿Conclusión? La conclusión imaginaria del IPCC es esta. Con un par:

En todo caso, según aumente el CO2, esperamos ver futuros cambios en el sistema climático que serán mayores que los observados hasta ahora, y que son atribuidos a las actividades humanas.

La conclusión racional, son dos:

1) Si conocieran la variabilidad natural, la podrían predecir. Tal vez no la fase exacta en un subibaja, pero sí su media en el tiempo, en x décadas. Y podrían predecir: Dentro de X décadas, la tasa media de calentamiento será tanta. Pero dicen que no pueden predecir, entre otras cosas por la variabilidad natural. Luego no conocen su cantidad. Y si no conocen su cantidad, por definición no pueden hacer atribución ninguna (causa natural / causa humana) sobre el calentamiento observado. O sea, el “son atribuidos”, es un cuento. Quiere decir que “son atribuidos”, sin el conocimiento suficiente para atribuir nada. Son atribuidos mediante la falacia: no se nos ocure nada mejor. No se os ocurrirá nada mejor, pero si la no-predicción falla como falla, la ocurrencia es mala.

2) Si le llaman “proyección” a una “suposición; imaginación; esperanza; creencia; opinión” (expect), es obvio que su “proyección” no es una preddicción. Pero por el mismo motivo, es obvio que no hablamos de algo “basado en las leyes de la física”, sino en una especulación calenturienta.

Resumen:

¿Son predicciones las proyecciones del IPCC? No; tiene razón el IPCC. Sus proyecciones no son predicciones ni de broma. Tampoco son lo que el resto de la humanidad entiende por una “proyección”. Son lo que el resto de la humanidad entiende como charlatanería. Todo lo “experta” que se quiera, pero nada más que palabrería.

Si hicieran predicciones o proyecciones en -el sentido habitual del término- sabríamos que plantean algo en serio. Que puede ser acertado o erróneo, y se verá en función del acierto de las predicciones. Lo que se venía llamando ciencia hasta ahora. Pero si no pueden hacer predicciones, por falta de conocimiento del sistema, y por no saber lo que varía naturalmente, no pueden, ni meternos miedo con ese “conocimiento”, ni decirnos cuánta parte del calentamiento observado hasta ahora es “antropogénica”.

El sistema climático es muy complicado de entender. No hay duda. La jerga de IPCC, en cambio, sólo necesita un poco de atención. En mi libro se llama cuento.

Añadido. Dibujo para la discusión posterior.

elipticus-y-el-futuro

Y es mucho peor que una lección sobre psicología social. Es una lección sobre ciencia … ¡y sobre simplemente civilización! Y José Duarte lo clava.  No se puede preteder hacer ciencia con una conducta que resulta impresentable incluso fuera de ella.

Si vamos a tener una civilización, si vamos a tener ciencia, algunas cosas tienen que ser no-politizadas, hay que aplicar a todo el mundo algunas reglas básicas.

La entrada, y un párrafo de ejemplo:

Dios. Esto es una broma. Una broma triste y ridícula. Y es exactamente lo que esperarías de calificadores (raters) que son activistas políticos en el asunto en cuestión. ¿Quién en su sano juicio usaría a activistas políticos del clima como juzgadores en un informe serio sobre el consenso? Es tal chifladura que todavía me cuesta creer que ha pasado; que el famoso estudio del 97% sea una pandilla de activistas clasificando estudios científicos. He llamado a la revista – Environmental Research Letters – para que lo retracten. Estoy profundamente confundido por cómo ha pasado. Si esto es lo que estamos haciendo, debríamos parar e irnos a casa — no podemos fiernos de revistas y organizaciones científicas en esta materia si van a hacer trampas como esta.

Duarte declara que no se siente ni remotamente cercano a la posición de los escépticos del IPCC. Ni a los más moderados entre ellos. Pero tiene la decencia intelectual de llamarle payasada a la payasada.

En realidad el estudio es una payasada por muchos más motivos. El principal, que la mayor parte de los resultados daban lo que llaman en el estudio “implicit endorsement”. Algo en si mismo falso. No puede existir un “apoyo implicito” (a la tesis principal del IPCC); eso se llama “asunción”. Algo de lo que partes o das por supuesto, sin estudiarlo directamente. De una asunción no puedes crear un “acuerdo”, o un “coincidir en”. Pero si le llamas “apoyo implícito”, entonces ya les das pie a los políticos para que digan lo que no es cierto:

 

Los estudios que tratan de la “atribución”, los que miran directamente la cuestión de cuánto del calentamiento observado puede deberse al hombre, son unas pocas docenas. Y no el millar de docenas que usa el estudio-payasada del 97%. No tengo ni dea de qué porcentaje de ellos apoyan o rechazan la idea del IPCC de que al menos la mitad del calentamiento por causa del hombre. Y a menudo son contradictorios entre sí. Pero ni siquiera es importante el porcentaje de apoyo, porque si la mitad, o incluso todo el calentamiento observado se debiera a nuestra actividad, eso no demostraría que tengamos un problema. Hacen falta más elementos, que nadie sabe si se dan.

Pero esa es otra cuestión. Lo importante es la claridad de Duarte, cuya lectura recomiendo. Y los comentarios que cuelgan de la entrada, con la gimnasia habitual de los activistas de siempre.

Manda cojones que las ciencias sociales le den lecciones de ciencia a una rama de conocimientos -imaginariamente- sobre física. Y sobre credibilidad. Porque mientras la élite de la carbono-manía siga apoyando payasadas como el 97% de consenso, o los palos de hockey, o los innumerables sin precedentes (no hay ni uno), o los tricks to hide the decline, no pueden esperar ninguna confianza de alguien que no esté politizado en su misma línea, o no tenga el cerebro atascado. Que vienen a ser lo mismo, politización y atasco cerebral.

Mi impresión, mi apuesta casi, es que si José (Joe para los amigos) sigue indagando, sufrirá un proceso similar al de Judith Curry. Que también partía de los mismos presupuestos, y la misma decencia intelectual, y desde 2008 ha ido derivando hacia lo que Joe considera una posición “escéptica”.

Ah, me olvidaba. Duarte también tiene unos repasos al chiflado de Lewandowsky. El que dice que los críticos del IPCC se creen todas las conspiraciones más estrafalarias. No los he leído todavía, pero prometen.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 510 seguidores