A primera vista, sin leer el texto, apostarías a que se trata de un cartel de publicidad de British Petroleum o de Iberdrola. Verde que te quiero verde, y todos somos muy buenos. Menos los malos, que son muy malos.

academia-pontificia-ciencias-iberdrola

Ah, no. Ese no era. Perdón. Se han mezclado. El del Vaticano Científico es así:

academia-pontificia-ciencias-calentamiento-global

La Iglesia se ha hecho confuciana. Si no los puedes combatir, únete a ellos. Y suena normal en una institución capaz de sobrevivir 2.000 años, sin despeinarse al saltar de Francisco de Asís a la Inquisición, o de la Inquisición a Francis Pope. ¿Galileo, Darwin? ¡Minucias!

Nada que objetar si la Iglesia piensa que sus fieles tienen mucho interés en un seminario vaticano sobre Las dimensiones morales del cambio climático y el desarrollo sostenible. Es un asunto interno de una fe reiligiosa el decidir si se apuntan, además, a una fe laica de moda. Más difícil es entender que los críticos de la fe del IPCC, que se supone que son críticos por la ciencia, quieran participar en la movida.

tell-francis-global-warming-not-crisis

Por una parte parece bastante ingenuo pensar que Francis se vaya a sentir muy impresionado por lo que le digan sus fieles — o algunos entre sus fieles. Después de todo, se supone que tiene comunicación directa con Dios, ¿no? Si hablas con Dios, la opinión de los turistas como que se queda sin ningún peso. De los turistas; de los científicos; de la razón; de la realidad; y de cualquier cosa que no sea Dios. O somos, o no somos. O somos voceros de Dios, y poseemos la razón de la moral de Dios; o somos unos pringados como cualquier vecino, y tenemos que hacer cartelitos publicitarios copiando el sugerente diseño de Iberdrola.

Pues con los críticos de la alarma del clima pasa lo mismo. O argumentan desde la ciencia, y entonces hablan como la ciencia; o hacen campañas para que le escriban a Francis, y entonces están politiqueando. Pero si hacen lo segundo, le están dando cancha al Vaticano Científico en la discusión. Que es exactamente igual que darle cancha a Al Gore o a Obama. Pero el Heartland nunca ha hecho campañas para que los seguidores del partido demócrata les escriban a Gore o a Obama. Lo que hacen -y con razón- es descojonarse de las burradas que largan esos dos políticos. Y otros. Y eso es lo que deberían de hacer con Francis Pope y con la “ciencia vaticana”.

Por ejemplo, los objetivos del seminario en cuestión, son:

Concienciar y crear un consenso de que los valores del desarrollo sostenible se corresponden con los valores de las principales tradiciones religiosas, con un foco especial en los más vulnerables. Elevar el debate en las dimensiones morales de proteger el medio ambiente, antes de la encíclica papal (*) [–>]. Y ayudar a crear un movimiento global a través de todas las religiones, para el desarrollo sostenible y el cambio climático, en 2015 y más allá. [–>]

Fuera de la religión (y del IPCC) debate y consenso son incompatibles. Debate [DRAE –>] es controversia; contienda, lucha, combate. La idea de que gente distinta presente los contradictorios aspectos de una teoría, y de la realidad conocida, para que los asistentes puedan alcanzar un contexto completo de la cuestión. “Concienciar” y crear un “movimiento” es el proceso exactamente contrario. Por ejemplo, el consenso que le encalomaron a Galileo.

galileo-iglesia

Que Francis confunda debatir y concienciar es completamente natural. Para eso es el guía de -justamente- un “movimiento”. Una fe. Pero los demás, o vamos a setas, o vamos a Rolex.

Nota: Seguimos proponiendo que la esperada encíclica se llame Calefactio Mundi.

Calefactio mundi utroque concludaturque mel, sed ne soleat verear instructior, putent virtute eleifend eos at. Eu latine laoreet fabellas sea, nusquam tibique omittam mea in. Sit ea persius similique conceptam, affert assentior mea ad. Ferri debitis mentitum ei qui. Ne pri patrioque scribentur, vis simul dicam ex. Sed atqui dicta offendit ex, mea ut salutandi percipitur, an has timeam utroque.

Nota 2. No por obvio hay que dejar de recordarlo. La iglesia (y la sociedad, economía, etc) de cuando la Inquisición era completamente “sostenible”. Su energía procedía, o del músculo (renovable), o de la leña (renovable). Y quemaban herejes, igualmente renovables. Y también debía de ser del todo coherente con las “principales tradiciones religiosas”. ¿Y eso es bueno? Porque lo que resulta más delicado es que tal coherencia nos vaya a llevar a aplaudir a Francis, en su idea de volver a aquella época.

Judith Curry lleva casi un lustro tratando de cazar al monstruo de la incertidumbre. Su última presentación sobre el asunto es muy buena.

Los alarmistas del calentamiento global llevan 36 años en el “negacionismo” de la incertidumbre. Josh lo dibuja así:

negacionistas-de-la-incertidumbre-climaPor eso la calentología no puede avanzar. Tiene dentro un monstruo que no puede digerir, y está en la exacta misma posición que cuando nació [–>].

Curry explica la causa del atasco de la “ciencia del calentamiento global”. La causa de su “negacionismo” de la incertidumbre. La institucionalización de la sobre-confianza por parte del IPCC.

  • El proceso de “creación de consenso” introduce sesgos.
  • No tiene en cuenta la ignorancia ni la ambiguedad.
  • La politización margina las perspectivas escépticas.
  • Conduce a conclusiones con exceso de confianza.

Cuenta:

Hace unos cinco años, tras el “Climategate”, llegué a la aguda certidumbre de que los científicos del clima estaban centrados en ocultar la incertidumbre y en simplificar. Que describí como un estado muy poco saludable de la ciencia del clima.

Los informes del IPCC dan cuenta de la incertidumbre en un formato estadístico aparentemente impecable. A cada afirmación o conocimiento le establece un grado de certidumbre, cuantificada. Del tipo de: Es extremadamente seguro (>95%) que tal y tal. Pero ese porcentaje sale de una “opinión experta”, en el contexto de un análisis bayesiano subjetivo. Pongo un ejemplo, no de Curry sino de una entrada anterior en la plaza [–>]

Overall, given that the anthropogenic increase in greenhouse gases likely caused 0.5°C–1.3°C warming over 1951–2010, with other anthropogenic forcings probably contributing counter-acting cooling, that the effects of natural forcings and natural internal variability are estimated to be small, and that well-constrained and robust estimates of net anthropogenic warming are substantially more than half the observed warming (Figure 10.4) we conclude that it is extremely likely that human activities caused more than half of the observed increase in GMST from 1951–2010. [Página 24, párrrafo 3]

Se puede reumir así:

likely + probably + estimated + robust estimates = 95% possibility

Donde cada uno de los “likely”, etc, son completamente subjetivos.

O, más a la pata la llana:

Si nuestras asunciones son correctas, entonces es altamente probable que tengamos razón.

¡Torero! Nos ha jodido; eso ya lo sabíamos.

Explica Curry:

La politización del cambio climático ha introducido un sesgo enorme en la ciencia. Cuando un asunto científico se politiza, y los cietíficos tratan de presentar un consenso al poder, la discusión de las incertidumbres se conisdera un acto político. Hay una ideología a la que se adhieren muchos científicos del clima, que llamo la ideología del IPCC/UNFCC:

  • El cambio climático antropogénico es real.
  • El cambio climático antropogénico es peligroso.
  • Es necesaria una acción para prevenir el cambo climático peligroso.
  • Los “negacionistas” atacan la ciencia y a los científicos.
  • Los “negacionistas”  y la industria de los combustibles fósiles están retrasando las políticas de estabilización del CO2 del UNFCCC.

Para los alarmistas es fácil presentar las incertidumbres como mariconadas. Pijadas que sólo retrasan la solución necesaria. En la línea de Merchants of doubts, de la singular Oreskes. Pero las incertidumbres, su nivel y calidad, son exactamente lo que define un conocimiento entre sus dos extremos. Entre el saber, y la ignorancia total. O entre saber y especular.

Curry estudia la literatura científica sobre el análisis de incertidumbre para caracterizar el estado de la calentología.

curry-incertidumbre-calentamiento-globalLo analiza así:

La barra de abajo proporciona una buena ilustración de los diferentes niveles de incertidumbre, empezando por la izquierda con determinismo (implicando no incertidumbre). Incertidumbre estadística es cuando hemos formulado una Función de Densidad de Probabilidad (PDF) robusta. El siguiente nivel es cuando no sabes el PDF completo, pero tienes unos percentiles bien definidos. La incertidumbre de escenario es cuando tienes confianza en el signo o la tendencia. Con mayor incertidumbre que esa entramos en el territorio de la ignorancia. Personalmente, yo valoraría la atribución (al CO2) del clima del siglo XX y las proyecciones climáticas del siglo XXI en el nivel 4,2 (abarcando elementos de incertidumbre de escenario y reconocida ignorancia).

Traducido para humanos, quiere decir que aunque hay una razonable expectativa de calentamiento por las emisiones de CO2, y de que parte del calentamiento observado debe de ser por su causa, no hay elementos para cuantificar — ni un calentamiento futuro, ni cuánto del calentamiento observado se debe al hombre.

O todavía más simple. Las incertidumbres no son mariconadas. Si las mides, resulta que no permiten hacer ninguna de las afirmaciones de la ideología del IPCC. Salvo la primera, que es irrelevante.

  • El cambio climático antropogénico es real. (Muy probable, pero no dice nada)
  • El cambio climático antropogénico es peligroso. (No tienen ni idea)
  • Es necesaria una acción para prevenir el cambo climático peligroso. (No)
  • Los “negacionistas” atacan la ciencia y a los científicos. (Chorradas)
  • Los “negacionistas”  y la industria de los combustibles fósiles están retrasando las políticas de estabilización del CO2 del UNFCCC. (Irreal)

Enlaces:

Artículo sobre su presentación, de Judith Curry:

El Power Point:

El otro día aceptábamos el reto que recogía Roy Spencer:

Es una pregunta típica de un alarmista listillo. La respuesta de Spencer era que no es muy relevante si el hombre cambia algo el clima, que bien puede ser beneficioso, sino cuánto lo cambia. La pregunta tendría que ser: ¿Qué evidencia te convencería de que los humanos causamos un problema con el clima? Y respondíamos con un conveniente dibujito:

evidencia-de-cambio-climatico-antropogenico

Respuesta: Que las temperaturas que miden (no que imaginan) pasen por alguna de esas puertas que vienen de los modelos climáticos.

Pero la misma pregunta se le puede hacer a los alarmistas. ¿Qué te puede convencer de que tenéis un paradigma no funcional? En realidad ya se la han hecho varias veces, y normalmente se escaquean. Porque cuando estaban más seguros, y respondían, la respuesta quedaba falsada en poco tiempo. Por ejemplo Gavin Schmidt en el año 2007 [–>].

Pero se puede responder por ellos. Y nos permite situarnos. Tratar de entender lo que se le puede exigir a su teoría, si no nos dedicamos a la gimasia de torturar los datos y los razonamientos para mantener la alarma deseada.

El primer paso es saber qué dice su teoría. Imagina:

La mayor parte del calentamiento observado desde mitad del siglo XX es “antropogénico”

Parece que eso lo dice todo: tenemos un problema horrible. Pero en realidad no dice nada. Ese calentamianto que llaman “antropogénico” tiene dos componentes principales que lo suponen casi todo. Y son de signo contrario. EL CO2 y los aerosoles (hollín de cntaminación). Pongamos ejemplos con cifras imaginarias para hacerlo fácil.

1) Calentamiento observado = +10 = +16 (de CO2) -10 (de aerosoles) +4 (de otros).

Como el CO2 sigue subiendo (y seguirá) y los aerosoles bajando, porque somos más limpios, esas cantidades te dan un calentamiento acojonante en el futuro.

2) Calentamiento observado = +10 = +8 (de CO2) -2 (de aerosoloes) +4 (de otros).

Esta opción da la mitad de calentamiento futuro por el CO2 que emitimos, y explica exactamente igual de bien la temperatura que hemos observado. También sería la mayor parte del calentamiento observado debido a “efecto antropogénico”. Por eso la repetida afirmación del IPCC, que parecía tan dramática, no es decir gran cosa.

Hay una tercera opción, si tenemos en cuenta que en el apartado de “otros” hay que meter lo que el clima varía por si mismo, como sistema caótico. Y no tiene por qué ser una cifra tan pequeña la de ese apartado.

3) Calentamiento observado = +10 = +4 (de CO2) -2 (de aerosoloes) +8 (de otros).

En este caso la mayor parte del calentamiento sería natural, no antropogénico. Y lo que esperas de las emisiones de CO2 se queda en la cuarta parte. Una bendición, se mire como se mire.

Pero esas cifras no están ni en la teoría; ni en la “física básica” en la que dicen que se basan; ni en las mediciones. El efecto de los aerosoloes lo ponen más o menos “a capón” en los modelos. Ya dicen, sin rubor, que tienen “poca confianza” en esa cuantificación. Pero sólo se produce la alarma si imaginan un efecto negativo muy fuerte de los aerosoles. Como en la versión (1) de arriba. En la lista del IPCC figuran con un margen de efecto que abarca como un orden de magnitud (x10) [–>]. Y la parte caótica de la variación del clima se limitan a negarla, porque no se les ocurre cómo funciona.

Bueno, hasta hace poco negaban la variación caótica por encima de unos diez años. Luego llegó La Pausa, y aceptaron “ciclos oceánicos” de algunas décadas. Pero no más. Y sin embargo, no hay razón para que no pueda haber ciclos más largos.

Falsar la teoría es difícil, porque aunque la teoría dice que el CO2 calienta el clima, no dice cuánto lo calienta. Y puede ser poco.

Vamos a tratar de representar en un gráfico las tres ideas. Para intentar ver cuándo y cómo se podría falsar la idea de la alarma. Ya que no la teoría, que no dice gran cosa, y cualquier resultado le vale.

Lo azul esta basado en la realidad:

  • Temperaturas obsevadas.
  • Proyección recta hasta 2060 de la tendencia de los últimos 30 años (flecha).
  • Cálculos de calentamiento al doblar el CO2 (sin esperar al equilibrio) basados en las temperaturas observadas y los forzamiento del IPCC. Doblar el CO2 desde la época que llaman “preindustrial”. (Rectángulo transparente)

Lo rosa viene de los modelos climáticos:

  • Predicción de temperaturas (flecha).
  • Cálculos de calentamiento al doblar el CO2 (sin esperar al equilibrio) basados en los puros modelos (sin mirar la realidad) y los forzamiento del IPCC. Doblar el CO2 desde la época que llaman “preindustrial”. (Rectángulo transparente)

El cero de las “anomalías” se ha puesto en la media de los 30 primeros años de la serie (1850 – 1880). Lo que llaman “temperatura preindustrial” (como si sólo hubiera una).

tres-ideas-de-cambio-climatico

La flecha negra sería la negación de que el CO2 influye en la temperatura. Sobre la base (especulativa) de que si el clima se lleva calentando desde 1.700 (sin emisiones de CO2) a una tasa como de medio grado por siglo, lo que se puede esperar es que lo siga haciendo (Akasofu). Sería el ciclo largo que niegan los negacionistas del cambio climático natural.

Yo creo que se ve con claridad la putada que representa La Pausa para los alarmistas. No sólo les ha desquiciado la predicción, desde el principio mismo de la predicción (año 2.000). Es que cuanto más dure, mayor “salto” tiene que pegar la temperatura para pasar por la puerta rosa. Y ni siquiera vale si pasa por la parte baja; no produce alarma.

Abreviando. ¿Falsar la alarma? Si las temperaturas se mantienen entre las fechas azul y negra, no puede alarmarse ni la imaginación más calenturienta.

Aquí una ampliación:

tres-ideas-de-calentamiento-global

Añadido (18-5). Rescato esto, muy oportuno y de cajón, de Hans von Storch. Sobre La Pausa:

SPIEGEL: What could be wrong with the models?

Storch: There are two conceivable explanations — and neither is very pleasant for us. The first possibility is that less global warming is occurring than expected because greenhouse gases, especially CO2, have less of an effect than we have assumed. This wouldn’t mean that there is no man-made greenhouse effect, but simply that our effect on climate events is not as great as we have believed. The other possibility is that, in our simulations, we have underestimated how much the climate fluctuates owing to natural causes. [Spiegel online –>]

Le llaman “sensibilidad climática” a lo que se supone que se calentaría la tierra por doblar la cantidad de CO2 en la atmósfera. Ya llevamos más de un 40% en lo de doblar el CO2, si contamos desde lo que llaman “época preindustrial”. El problema es que medir esa “sensibilidad climática” es muy difícil (si acaso posible), y hay resultados demasiado diferentes y con demasiado margen cada uno, en los muchos intentos que llevan hasta el momento.

Acaba de haber un encuentro mundial de especialistas:

La prensa es muy raro que mencione encuentros como este. Total, solo se trata de saber cuánto calculan los científicos que se calentará la tierra con el CO2 que emitimos. Y como no tienen el menor consenso al respecto, se conoce que no tiene gracia. No vayamos a pensar que puede que no haya ningún problema.

Por ejemplo, Google News muestra en todo su esplendor la falta de interés por parte de las empresas profesionales de información en saber si los científicos miden un problema, o miden un no-problema. ¿A quién le importan las mediciones de los científicos? Lo que queremos es opinión. Y a poder ser, la que toca.

Uno de ellos, Nic Lewis, está haciendo tres entradas en Climate Audit que me gustaría señalar. Sólo para mayores.

Pero ya aprovecho para poner unos gráficos aptos para todos los públicos, que me parecen de interés. Porque solemos decir que la calentología no avanza. Vamos a mostrar que sí — pero que no suelen publicitarlo.

Mini explicación. Para hacer ese cálculo usan tres procedimientos:

  1. Modelos climáticos solos. (Imaginación a poder).
  2. Modelos climáticos muy constreñidos por las temperaturas observadas en 150 años. (Imaginación + realidad).
  3. “Paleoclima” con “proxys”. (Realidad con un margen de error -en la medición- de infarto).

Los tres métodos son muy malos, pero no igualmente malos. Y tienden a dar resultados diferentes por grupos. Esto es, los datos de “paloeclimatología” unos resultados muy altos (¡miedo, miedo!); los resultados de los modelos solos un resultado como el que le gusta al IPCC (miedo, pero remotamente creíble); y los resultados de los termómetros apoyados en los modelos dan una cifras de calentamiento presumible que no le gustan nada a la tropa del IPCC. Por eso mantienen los dos métodos de cálculo que cualquier persona normal despreciaría de antemano. Modelos y “paleoT”.

Lewis se centra en los resultados de sacados de termómetros. Por seriedad. No en vano es el instrumento que se inventó para medir la temperatura. No la “temperatura global”, es cierto; pero es lo que más se acerca.

Una última nota. Solemos decir que la calentología no ha avanzado nada desde que se inventó [–>] . 36 añazoss tiene ya la tía. Y siempre con el mismo resultado para la “sensibilidad climática”. Un rango entre 1,5ºC y 4,5ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2. No es un resultado cualquiera. Es muy inteligente. La parte baja del rango resulta suficientemente creíble para cualquier climatólogo -digamos- clásico, y la mitad superior es adecuada como para vender una alarma bastante guapa.

Quédese el lector con esta cifra. +2ºC. Es la frontera irrenunciable del alarmismo. Una sensibilidad climática que no supere eso, no produce una alarma vendible con facilidad. Por ejemplo, porque hablaríamos de una temperatura conocida por los humanos modernos en su breve estancia sobre el planeta. Hace unos 100.00 años, y hace unos 8.000 años. No se podría vender “sin precedentes”.

Ahora podemos ver los gráficos que saco de Lewis. Ya hay contexto.

El primero no es de Lewis. Está sacado de los datos de uno de los suyos. Quería ver el cambio en el tiempo del cálculo, para ver si hay o no hay avance. Y representa los cálculos de la “sensibilidad climática” basados en termómetros, ordenados por tiempo de publicación de cada estudio. A la izquierda los más antiguos. Abarcan desde 2002 hasta ahora. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

Es evidente que la ciencia sí ha cambiado. Presumiblemente, avanzado. Pero no precisamente en el sentido que queremos. ¿Por qué no nos cuentan la buena noticia? ¡Pues por eso, porque es buena! La parte de abajo del rango del IPCC (rectángulo rosita) significa no-problema.

Alguien podría preguntarse por qué no reducen el rango. Si toda la parte de arriba del rectángulo esta vacía en todos los estudios más recientes, por qué no hacen un rectángulo (rango) más bajo? Por ejemplo, de 1,5ºC a 2,5ºC.

Pues porque basta con convencerse de que los termómetros no valen, y que son mucho mejor los modelos a pelo. O las estalactitas, etc, de “paleotemperatura”. Vaya, la magia.

Por si alguien tiene curiosidad, lo mismo, pero poniendo los años concretos de cada estudio.

ecs-estudios-anhos

Este otro gráfico, que sí es de Lewis, muestra la manera de ocupar la parte de arriba del rango del IPCC. ¡Con los modelos en libertad! Lo rojo.

ecs-mejores-lewis

Colorín, colorado, …

Enlaces:

Nic Lewis:

Añadido. Un gráfico sin especial significado, pero para ver juntos los datos clave. El CO2 al doblar su cantidad, la temperatura observada, y el rango de previsión de calentamiento del IPCC. Pero, y es un gran pero, ese rango (ECS) es para cuando el sistema se equilibra; no para cuando se alcanza el 2XCO2. Y siempre te pueden decir que tarda siglos en equilibrarse, o lo que convenga.

ecs-rango-ipcc-y-temperatura-global

Si ponemos lo mismo, pero para el rango de previsión de calentamiento más o menos inmediato (le llaman TCR), quedaría así:

ecs-rango-ipcc-tcr-y-temperatura-global

La APS es la mayor organización de físicos del mundo. En la discusión del cambio climático se caracteriza por su posición cerrada y muy politizada a favor de la alarma sin control. En 2010 sufrió la vergüenza de la dimisión de uno de los físicos más prestigiosos de Estados Unidos, Hal Lewis, por la postura anticientífica de la APS respecto del cambio climático.

En los casos en los que la APS hace declaraciones públicas ofreciendo una “postura oficial”, tiene la política de renovarlas cada cinco años. Así que en 2015 toca revisión. Para ello organizaron un grupo de trabajo que, según Judith Curry, era muy equilibrado y llevó a cabo su labor sin cortapisas [–>]. También hacía la advertencia de que no tenía ni idea de lo que iba a pasar entre la redacción de las posturas de ese grupo de trabajo y la postura oficial de la APS.

Ahora se entregado a los miembros el borrador preparado por la APS, y esperan comentarios. No lo prepara la Sección del Física del Clima de la sociedad -de la que Curry es miembro del comité ejecutivo- sino el Panel de Asuntos Públicos, en el que no hay especialistas que tengan relación con el clima. Según Judith Curry, el borrador que se acaba de conocer es una “versión asombrosa” de lo que preparó el grupo de trabajo.

… is a rather astonishing take on the APS Workshop.  Their paragraph on Climate Change seems to come from the Guardian.  Their statement on Climate Action reiterates their rather crazy statement in 2007

Curry acaba con un mensaje a la APS:

 A nadie le importan vuestras preferiencias políticas en la discusión del cambio climático. Habéis demostrado que no tenéis nada intelectual que poner encima de la mesa. No es vuestro cometido hacer una declaración política sobre el cambio climático. Habéis avergonzado a los miembros de la APS.

Y apunta a su dimisión:

Bien, va a ser interesante cómo responden los miembros de la APS. Veamos lo que sucede, y decidiré si renovar mi pertenencia a la APS.  La Sección de la Física del Clima se está conviertiendo en algo que merece la pena, pero el Panel de Asuntos Públicos no quiere ninguna interferencia en su agenda política.

Yo apuesto por dimisión.

Fuente, Judith Curry:

Es una entrada interesante en el blog de Roy Spencer.

La pregunta viene de un autor que Spencer parece respetar, y está formulada así:

Para resumir: La existencia de un calentamiento antropogénico no obliga a ninguna política particular. Así que volviendo a la cuestión de cabecera: Si una temperatura generalmente creciente, una disminución del rango diario (diferencia máxima – mínima), deshielo de glaciares y hielo marino, menor cantidad de nieve, mayores tormentas de agua, y océanos calentándose no te te convencen de que el calentamiento antropogénico está ocurriendo, ¿qué evidencia podría convencerte? [–>]

Y Roy señala lo obvio. Esas son evidencias de calentamiento global; no de un calentamiento antropogénico. Cualquier calentamiento, del origen que sea, iría acompañado de esos índices. Y, por lo que se sabe (que tampoco tiene mucha precisión), siempre hay calentamiento o enfriamiento.

ljungqvist-por-spencer

Yo añadiría que alguna de las “evidencias” parecían evidencias hasta hace un par de años, pero han dejado de serlo. Por ejemplo, el hielo marino supuestamente derritiéndose. Lleva más de dos años en cifras “positivas”.

hielo-marino-por-encima-de-la-media

Se podría invertir la pregunta. ¿Si el deshielo del mar es una evidencia de calentamiento global antropogénico, la falta de deshielo no es una evidencia de falta de calentamiento global antropogénico? Tiene un poco de guasa esa lógica.

Spencer insiste en lo evidente — que la desinformación alarmista ha conseguido ocultar. Todos los “negacionistas” de fuste afirman que debería de haber algún calentamiento antropogénico por el CO2. Pero que no se puede probar que lo haya, y mucho menos cuantificarlo. Falta, precisamente, la evidencia. Se trata de si se puede ver algún problema con ese calentamiento que -al menos en parte- debería ser antropogénico. Si supiéramos cuánta parte es debida a las actividades humanas, podríamos inferir qué va a ocurrir en el futuro. Y de ahí podríamos tratar de imaginar si el resultado es malo, o bueno. Pero de momento lo que se ve está tan dentro del orden natural de las cosas, que esa “evidencia” que pide Bailey simplemente no existe.

Pero se puede responder a la pregunta de una forma más directa de lo que hace Spencer. Creo. El IPCC decía en 2007 que en las dos primeras décadas del siglo XXI la temperatura subiría a un ritmo de a 0,2ºC / década. Ahora han aceptado por fin la idea de los “ciclos naturales”, que hasta ahora denostaban. Apliquemos la idea. No en cada década se tienen que cumplir las predicciones. Pero sí se tendrán que cumplir en alguna década. Y contesatamos a la pregunta de una forma gráfica y fácil. Si la temperatura real pasa por alguna de esas puertas / dianas que marcamos como “evidencias”, entonces creeremos que hay evidencia de calentamiento global “antropogénico”. Y si no, no.

Y por si acaso, las dibujamos bien gordas. Para que los alarmistas tengan un buen margen.

¿Es mucho pedirle a una teoría que sea capaz de hacer predicciones … y acertarlas, aunque sólo sea de vez en cuando? Hay que tener en cuenta que en ese gráfico, la predicción de los modelos empieza en 2005. Lo anterior sólo es replicar el pasado conocido. Se señala con las flechas.

evidencia-de-cambio-climatico-antropogenico

Evidentemente, podría haber un “calentamiento antropogénico”, pero resultar mucho menor del que predicen los modelos que usan los chicos de la alarma. Es lo que está pasando de momento. Pero en ese caso sería difícil que hubiera evidencia, porque seguiría siendo muy difícil disntinguir “antropogénico” de natural. Y sobre todo, no habría nada que remotamente se pueda acercar a un indicio de posible problema.

Breve entrevista, muy fácil de seguir, con Freeman Dyson. El último gigante de la ciencia pre-posmoderna (pre-consenso). Y una ducha de sentido común. Me encanta -aparte de lo obvio- cuando explica que está muy fuertemente en desacuerdo con mucha gente, pero que no piensa que sean “malos” por pensar diferente. El asunto de CO2, el clima, y una catástrofe imaginaria, es un sistema de creencias que no entiende. Pero tampoco pretende entender por qué creen lo que creen.

Obviamente no puede ser por lo que sabemos. Porque sabemos que los efectos no climáticos del CO2 son beneficiosos. Mucho. La vegetación de la tierra aumenta por el CO2, y con ella toda la vida. Y está bien medido desde los satélites.

Los efectos climáticos son menores de lo que pensaban. Los modelos del clima son interesantes para examinar algún elemento parcial del sistema, pero ni tienen ninguna capacidad predictiva, ni siquiera se ha esperado nunca que la tengan. Y aunque no está en cuestión -ni ha estado desde hace muchas décadas- que el CO2 tenga algún efecto en la temperatura, la cuestión es cuánto efecto, y si ese efecto es beneficioso o perjudicial.

Dyson apuesta por beneficioso. Y sumado a los efectos no climáticos, con claridad beneficiosos, le parece absurdo intentar disminuir el CO2.

Dyson ha sido todo lo que se puede ser en física. Menos doctor, que nunca le ha interesado. Y premio Nobel. Weinberg decía que el comité Nobel había “desplumado” a Dyson, pero Dyson explica que no le va: invariablemente hace falta dedicarse a un problema profundo e importante durante más de diez años, y ese no es su estilo. Difícilmente, si se ha dedicado a la matemática pura, electrodinámica cuántica, física del estado sólido, astronomía, ingeniería nuclear, clima, y hasta a la guerra nuclear como asesor de los militares (Grupo Jason). Mayormente, para que no tiren bombas.

Cuando oyó a un generalote proponer tirar de vez en cuando alguna bomba nuclear en la guerra de Vietnam, pidió permiso para hacer un estudio e informe. El Tactical Nuclear Weapons in Southeast Asia. Fue lo suficientemente bueno y objetivo como para que las dos partes en debate lo usaran como base. Y al final les convenció con una simplicidad digna del genio: los objetivos de nuestros enemigos son grandes (por ejemplo, Los Angeles) , y los nuestros son pequeños (por ejemplo una aldea perdida en la selva). Se acabó la discusión.

Tiene un puesto de por vida en el Institute for Advanced Study de Princeton. El de Einstein, con quién coincidió allí. Y de Dirac, Oppenheimer y Von Newmann. Fue Oppenheimer quien le llevó al Instituto, como premio por convencerle de la validez e importancia de los diagramas de Feynman. Aparentemente, Dyson fue el único en darse cuenta — además de Feynman.

En todo caso un tipo especial, aparte de un sabio de primer orden. Siempre insiste en que la ciencia, para ser creativa, tiene que ser subversiva. Herética. Y se ha tirado como unos setenta años en la idea (ahora tiene 91).

Dedicado al consenso, con mala leche:

freeman-dyson-the-conversation

Nota: Al revisar la entrada de Wikipedia [–>] para rescatar datos y chascarrillos sobre Freeman Dyson me he dado cuenta de algo que no sabía. También coincidió con Hal Lewis entre los primeros miembros del grupo Jason. Entre 30 y 60 científicos, de primer nivel, que asesora al gobierno USA en materia de ciencia y tecnología. Principalmente en materia militarmente sensible. Lewis destacó en la discusión del clima, al dimitir en 2010 de la APS (Asociación Americana de Física), por el apoyo de la APS al cuento del calentamiento global. En su carta de despedida afirmaba que el calentamiento global es “el mayor y más exitoso fraude pseudocientífico que he visto en mi larga vida como físico”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 757 seguidores