The Conversation es una publicación financiada por las universidades de Aberdeen, Birmingham, Bradford, Bristol, Cardiff, City, Durham, Glasgow Caledonian, Goldsmiths, Lancaster, Leeds, Liverpool, Nottingham, The Open University, Queen’s University Belfast, Salford, Sheffield, Surrey, UCL y Warwick.  Se podía esperar que conocieran un poco la obra de Darwin, más allá de la evolución de las especies.

Paul Kench es profesor de la School of Environment en la Universidad de Auckland.

the-conversation-atolls

Los nuevos descubrimientos sugieren que, más que tratarse de masas inertes de rocas que serán tragadas por el aumento del nivel del mar y erosionadas por las tormentas, estas islas son estructuras dinámicas que se pueden mover, o incluso crecer, en respuesta a los cambios del mar.

La negrita es mía. El resto es ecologismo posmoderno, literal, del artículo citado – del que nos enteramos por WUWT [-->].

Se refiere a los atolones coralinos. Y la idea de su formación y existencia se le ocurrió a Darwin en 1832. Antes de haber visto ninguno. El almirantazgo había establecido el estudio de los atolones como uno de los objetivos científicos del viaje del Beagle. Y Darwin imaginó la solución del misterio cuando todavía estaban en Sudamérica, antes de poderlos estudiar. Cuando tuvo oportunidad, comprobó que los datos encajaban en su idea. La publicó en 1842, dentro de uno de los tres volúmenes sobre Geología que escribió a raíz del viaje.

¿El misterio? Son islas con estas características:

  • Sólo hay en los trópicos, o muy cerca. El más septentrional está en 28ºN, y el más boreal en 29ºS.
  • Casi todos tienen forma de anillos, con una laguna en medio.
  • Casi todos están en el Pacífico o el Índico.
  • Están concentradas en algunas zonas, que coinciden en tener mucha actividad volcánica.
  • Casi todos están a ras del nivel del mar.

La solución ya tenía unos primeros pasos dados, que Darwin llevaba entre sus libros. De las órdenes del almirantazgo:

The circularly-formed Coral Islands in the Pacific occasionally afford excellent land-locked harbours, with a sufficient entrance, and would be well adapted to any nice astronomical observations which might require to be carried on in undisturbed tranquillity. While these are quietly proceeding, and the chronometers rating, a very interesting inquiry might be instituted respecting the formation of these coral reefs …. A modern and very plausible theory has been put forward, that these wonderful formations, instead of ascending from the bottom of the sea, have been raised from the summits of extinct volcanoes … [-->]

Faltaba el mecanismo. Darwin lo dibujó así:

darwin-arrecife-y-atolon-coral

Un volcán submarino crea una montaña. En aguas calientes, el coral forma un arrecife barrera en su costa. y luego, el propio peso de la montaña va haciendo que se hunda lentamente en la corteza terrestre submarina, dejando el atolón de coral de forma circular.

NOAA tiene un dibujo más fácil.

atolones-formacion-0

Y hoy es bastante fácil capturar distintas fases del proceso, que sigue ocurriendo:

Isla de Moorea:

atolones-formacion-1

Isla y atolón de Maupiti:

atolones-formacion-2

Atolón Toau:

atolones-formacion-3

Y ahora llegan los alarmistas del clima a descubrir que … ¡¡¡se trata de un proceso dinámico!!! No jodas. Y a concluir que dado que casi todos los atolones están a ras del nivel del mar, y que el nivel del mar tiene la mala costumbre de cambiar con sorprendente descaro, desde siempre, tal vez haya alguna relación y resulta que el atolón sigue el subibaja del mar. Han descubierto a Darwin, tú.

Bien, una vez que los alarmistas dejan de negar a Darwin, todo el problema sería saber a qué velocidad vertical puede crecer el coral. Según la página del NOAA [-->], hasta 10 cm. al año.  Y se sorprenden de que una subida del nivel del mar actual de 3 mm. al año, y disminuyendo, no esté haciendo que se hundan los atolones.

Con estos ecologistas bueyes aramos.

Y ya que hablamos del arrecife de coral, echemos un vistazo más cercano.

arrecife-minerva

A menudo está literalmente cuajado de cosas muy ricas.

arrecife-minerva-ostras

Vaya por delante que Sánchez Rabat es un raro ejemplo de ecolo no cafre. Con decir que deja comentar en su blog a opiniones discrepantes ya está dicho todo. Bueno, justo hoy me he encontrado que que ha puesto moderación previa, que nunca había tenido. Espero que no indique un cambio. Siempre ha sido buena gente.

Pero un ecolo sin anteojeras no sería un ecolo.

anteojeras

 

Y nada mejor que esta entrada para hablar de hielo del Ártico, ahora que se ha sobrepasado el máximo de hielo del año. La versión con anteojeras, y la versión sin.

1. Con.

Desde http://cambioclimaticoenergia.blogspot.com.es/:

La extensión del hielo ártico alcanzó su máximo el pasado 22 de marzo, con una extensión de 13,49 millones de kilómetros cuadrados, la quinta menor desde que se tienen datos fiables, es decir, desde el año 1979.

Se observa una tendencia decreciente en la extensión máxima anual, con una disminución media anual de casi 38.000 km2.

hielo-artico-segun-sanchez-rabat

Datos diarios de laextensión del hielo ártico

2. Sin:

Si le ponemos lupa, la pérdida de hielo ha de parecer falsamente preocupante. Lo mismo que una hormiga parece un monstruo horrible si le metes los suficientes aumentos. ¿Por qué no la miramos con la barra completa, empezando en el cero? Mismos datos, otra película:

hielo-artico-segun-plazaeme

Pero no es la lupa la única anteojera. ¿Qué significa esa línea de tendencia recta? ¿Suele funcionar la narturaleza por líneas rectas? Sabemos que en la primera mitad del siglo XX el hielo del Ártico estaba disminuyendo alarmantemente (para los aficionados a las alarmas), y que luego cambió de tendencia. Décadas después, volvió a cambiar. No es más irreal representarlo con otra forma de línea de tendencia. Pero no es la misma peli, claro.

hielo-artico-con-polinomica

Para ser sensatos, habría que decir que esta curva polinómica en absoluto puede pretender ninguna capacidad predictiva. Pero es que habría que decir exactamente lo mismo para la recta de Sánchez Rabat.

Si queremos disminuir la variabilidad subibaja, para ver lo que hace el hielo en períodos algo más largos, nada como añadirle un filtro. Por ejemplo, una media móvil de 5 años.

hielo-artico-media-movil-5-anos

¿Se parece más a la recta de descenso infinito, o a la polinómica en la que el descenso podría haber llegado a su fin?

El problema de las rectas es que si sabemos que en la naturaleza (y en el hielo del Ártico) suele haber ciclos y fases, y que se pueden hacer tantas rectas como puntos dividido entre dos, habría que tratar de ver si hay un cambio de tendencia, en lugar de calzarse las anteojeras.

hielo-artico-diez-anos-sin-descenso

O sea que las anteojeras nos habían impedido ver que el hielo del Ártico lleva diez años sin descender, si medimos los máximos del año, y usamos esas rectas prodigiosas. ¿Quiere decir que va a seguir sin descender? De ningún modo. Lo mismo que la otra recta tampoco quería decir que va a seguir descendiendo. Solo quiere decir que en diez años no ha habido descenso. Otra peli.

Pero es una película distinta que coincide con lo que nos cuentan otras partes del sistema. Como “la pausa” en el calentamiento global.

Añadido.

Por cierto, veo a través del blog de Sánchez Rabat que los alarmistas cafres (los alarmistas “normales”) están empezando a criticar … ¡al IPCC!

ferran-p-vilar-anti-ipcc

Acojonante. Hasta ahora el IPCC estaba extento de crítica, so pecado de anticiencia. Hasta que el IPCC se ve obligado a empezar a reconocer la realidad – así sea con amortiguadores y marcha atrás.

De Wikipedia [-->]:

Lennart Bengtsson, nacido en 1935, es un meteorólogo interesado actualmente en los modelos climáticos, y la medición mediante GOPS de la distribución global del vapor de agua.

Ha sido jefe de investigación del European Centre for Medium-Range Weather Forecasts de 1975 hasta 1981, y después director del mismo hasta 1990. Después fue director del Max Planck Institute for Meteorology en Hamburgo. Actualmente es investigador “senior” en el Environmental Systems Science Centre de la Universidad de Reading.

La climatóloga dra. Judith Curry nos invita [-->] a esta reflexión de Bengtsson:

La ciencia no está resuelta, y todavía no sabemos cómo resolver mejor los problemas energéticos de nuestro planeta.

Más CO2 en la atmósfera conduce indudablemente a un calentamiento de la superficie. Sin embargo, la extensión y velocidad de este calentamiento son todavía desconocidos, porque no podemos separar suficientemente el efecto invernadero de otras influencias climáticas. Aunque el efecto radiativo de los gases invernadero (incluyendo el metano, óxidos de nitrógeno, y fluocarbonados) se ha incrementado en 2,5 w/m2 desde 1850, las observaciones sólo muestran un calentamiento modesto de 0,8 grados centígrados. Esto es, el calentamiento es significativamente menor que el predicho por los modelos. Además, el calentamiento del siglo pasado no ha sido uniforme. Ha habido fases de claro calentamiento, seguidas por otras de no calentamiento, o incluos enfriamiento.

La compleja y solo parcialmente comprendida relación entre los gases invernadero y el calentamiento global conduce a un dilema político. No sabemos cuándo podemos esperar un calentamiento de 2ºC. En otras palabras: el calentamiento global no ha sido un problema serio si nos fiamos solo de las observaciones. Solamente es un problema cuando nos referimos a las simulaciones climáticas de los modelos.

No hay alternativa a esas simulaciones de computadora si uno quiere predecir el estado futuro. Sin embargo, como no hay forma de validarlas, las predicciones son más cosa de fe que de datos. EL IPCC ha publicado su opinión experta hace unos meses, y la presenta en forma de probabilidades. En la medida en que los resultados no pueden tener el soporte de modelos validados, producen una falsa impresión de seguridad.

No es una sorpresa que haya otras fuerzas produciendo un cambio rápido. Porque una vez que empiezan los subsidios gubernamentales, hay enormes beneficios disponibles. Pero antes de cambiar radicalmente nuestro sistema energético, debería de haber una evidencia robusta de que el cambio climático es significativamente perjudicial.  Todavía estamos muy lejos de tal evidencia. Sería un error concluir de los informes del IPCC, y otros similares, que la ciencia está clara.

Sí, amigo José Luis Gallego. Le puedes llamar a esto “ateísmo climático”, si eres dado a las metáforas retorcidas … y a los goles en propia puerta.

jose-luis-gallego-ecogallego

Lo que no puedes hacer es pensar que vas a combatir ese ateísmo “con la ciencia y la razón”. Ni ese, ni ningún otro. Porque lo contrario del ateísmo es la fe, que consiste -precisamente- en creer en algo al margen de la ciencia y de la razón. Sí, lo tuyo. Gracias.

También es de recomendar esta charla, de la misma entrada de Curry en su blog. Clic (28 min).

iai-tv-what-we-dont-know-co2

 

Eclectikus sugería en DEE [-->] que rescatáramos los Premios  Ruiz de Elvira [-->] para asnos del clima.

Hay gente de fe. Hay gente de fe con complejo de pastor que ha de guiar el rebaño. Y más allá, suele haber fanáticos que se dedican a buscar y cazar a los infieles. Hay gente “pa tó”, como suele decirse.

jose-luis-gallego-ecogallego

 

Y además, los hay cortitos. Claro. Porque hacen falta ideas ideas de torero bombero para llamar “ateos” a los críticos del IPCC, cuando el mejor argumento de estos es que los alarmistas del clima están haciendo una religión – en vez de ciencia.

El ateísmo climático es un concepto con el que propongo identificar al movimiento ideológico basado en la negación del fenómeno de calentamiento global que sufre el planeta.

R: Fe climática es la denominación que propongo para el curioso genio que ataca a los infieles, sin saber por qué les ataca.

- la negación del fenómeno de calentamiento global que sufre el planeta

R: ¿Es la negación de que el planeta se ha calentado entre dos fechas concretas? No hay nadie que lo haga, aunque sea un calentamiento tan pequeño que no es precisamente baladí medirlo. Las mediciones más precisas (satélites) señalan como unas tres décimas de grado en 30 años.

- En paralelo (al calentamiento), otro conjunto de observatorios certifica que la causa del aumento es el incremento no natural de los denominados gases con efecto invernadero en la atmósfera. Un aumento que, expresado en partes por millón (ppm) de CO2, no ha dejado de producirse desde la revolución industrial y que está asociado en buena parte a la quema de combustibles fósiles.

Mérito impecable para el Premio Ruiz de Elvira. La misión de un observatorio es observar, y una observación no puede “certificar” una causa. Por ejemplo, la manzana que le cae a Newton en la cabeza no certifica nada. Ocurre que antes de ese momento feliz, ya habían caído miles de manzanas sobre miles de cabezas, sin producir ninguna “certificación” ni ley de la gravedad. Hace falta, además de la observación, una teoría. También se le puede llamar modelo. Y hace falta que las observaciones cumplan el modelo a rajatabla. Hasta que dejen de cumplirlo en algún detalle menor. Momento en el que las observaciones seguirán sin certificar la causa, en ese detalle menor, mientras no llegue Einstein con una nueva teoría que complemente la anterior.

Resumen para creyentes:

Observaciones ≠  certificación de causa. Observaciones + teoría + predicciones cumplidas = certificación de causa.

modelos-climaticos-2007-2013-y-realidad

R: ¿Es ateísmo climático afirmar que las observaciones jamás “certifican causas”? Pues entonces, ese ateísmo es exactamente igual de loable y digno de aplauso que todos los demás ateísmos.

– Las consecuencias de ambas certezas científicas sí que están por establecer, pero de lo que no cabe duda es que van a ser desestabilizadoras, pues están alterando las condiciones climáticas de las que ha disfrutado nuestra especie a lo largo de su historia en el planeta y a las que nos hemos logrado adaptar a lo largo de nuestra evolución.

No sabemos que el planeta esté más caliente ahora que hace mil años, pero la pinta es que no. Sí sabemos que el planeta está más frío ahora que durante el Óptimo Climático del Holoceno (hace unos siete mil años). Sí sabemos que el planeta está más frío ahora que durante el Óptimo Climático del Eemiense (hace unos 120.000 años). Mientras no sepamos predecir el comportamiento del sistema, no podemos saber lo que va a hacer el sistema.

modelos-climaticos-cmip5-y-realidad

- (El “ateo climático” ….) No quiere oír hablar de reconvertir procesos industriales o buscar alternativas de transporte que nos permitan reducir emisiones, ni de abandonar los combustibles fósiles para impulsar las energías limpias y renovables. Por eso es, a mi juicio, un movimiento ideológico involucionista que debe ser contestado con dos de nuestras principales herramientas: la ciencia y la razón.

¡Caramba! Este ateo nunca hubiera sospechado estar de acuerdo con un creyente en la estrategia a seguir. “Debe ser contestado con la ciencia y la razón”. Quedo, por tanto, esperando esa contestación con “la ciencia y la razón”. Por ejemplo, una explicación cabal (científica, racional) de que las observaciones “certifiquen causas” ellas solas.

ecogallego

ecogallego-por-email

Pero si la explicación no llega, o no es científica y racional, habrá que considerar que estamos ante una gran candidatura a los Premios Ruiz de Elvira.

Añadido: Justo me encuentro con esta sensata explicación y disculpa por parte de Lovelock, el “padre” de Gaia.

… we were all so taken in by the perfect correlation between temperature and CO2 in the ice-core analyses [from the ice-sheets of Greenland and Antarctica, studied since the 1980s]. You could draw a straight line relating temperature and CO2, and it was such a temptation for everyone to say, “Well, with CO2 rising we can say in such and such a year it will be this hot.” It was a mistake we all made. [-->]

- Tenían unas observaciones. El CO2 y la temparatura subiendo de la mano entre 1975 t 2000.

- Tenían un modelo:  La temperatura del futuro es igual a la temperatura de hoy, más el efecto de los “forzamientos”, más el efecto de una “demora”. Y creían que conocían bien todos los “forzamientos”.

- Las predicciones se cumplían a rajatabla … entre 1975 y 2000

- Para antes de 1975, que no se cumplían las predicciones, tenían una explicación. Los aerosoloes de contaminación (hollín, etc).

Se ve en este cuadro:

calentamiento-global-y-co2-desde-1950

Pero desde 2000 no se cumple la predicción. Y puedes pensar dos cosas.

1. Estábamos equivocados. Habíamos simplificado demasiado, y el tiempo en que se cumplían las predicciones era demasiado corto. Lo que hace James Lovelock,

2. No importa; buscamos nuevas explicaciones. (Las explicaciones para el desfase anterior no les valen, no hay tantos aerosoles). Es lo que hacen los creyentes.

Las dos posturas son válidas. Solo que la (2) tiene que esperar a ver si las nuevas predicciones se llegan a cumplir. Lo sensato es esperar a verlo. No es mucho. Es muy probable que con entre cinco y quince años más sea suficiente para descartar la teoría. Salvo que se trate de una teoría que nunca se puede llegar a comprobar, porque siempre tiene nuevas explicaciones para los fallos. O sea, astrología. O fe.

Como se sabe, los maníacos del calentamiento global han depositado todas sus esperanzas en que el próximo El Niño, que posiblemente ya ha empezado sus primeros pasos, tenga la fuerza suficiente como para acabar con la famosa “pausa” que padece el calentamiento global. Lo necesitan con urgencia. La teoría del achicharramiento por CO2 (la manía) dice que el calentamiento no se pudo notar hasta 1945, más o menos. No había suficientes emisiones. Y los datos, con todo lo masajeados que estén, no ven calentamiento entre 1945 y finales de los 70s. Ahí empezó el calentamiento global.

Y de repente, la pausa.

Primero, la negaron. Diez, doce años de pausa en el calentamiento, y decían que no había. El informe IPCC de 2007 no la mencionó. Y los maníacos atacaban a cualquiera que osara señalarla. Tiene guasa que le llamen “negacionista” a quien señalaba una pausa que sí había, y no le llamen “negacionista” a los que negaban una pausa como la copa de un pino. Pero ahora ya no han podico ocultar que no llega al 2% el número de modelos climáticos capaces de producir una pausa de 17 años. Y ni uno solo que la pueda producir durante 20. Señal de que los modelos no están reflejando el mundo real, por mucho que digan que están “basados en la física”.

Y eso, a pesar de que los modelos cambian. Intentan que no se distancien demasiado de la realidad, una vez que se conoce. O una vez que llega el futuro que habían predicho tan mal. Y los mejoran corrigen. Pero la realidad es muy complicada, y la mejora corrección no la puede abarcar entera. Como tienen un paradigma equivocado, si mejoran corrigen por una esquina del tablero, lo empeoran por la otra. Por eso la calentología nunca avanza. Ver [-->] y ver [-->].

Esto ya es una imaginación mía. Creo que la pausa que negaban los que nos llaman “negacionistas” era tan importante, que en la última generación de modelos climáticos se obsesionaron con ella – a pesar de negarla. Y para justificarla tuvieron que estropear otra esquina del tablero. Más importante.

La clave de la temperatura global está en la superficie del mar. Le “robo” a Bob Tisdale este gráfico, de aquí [-->]. Lo rosa es añadido mío. Representa los modelos de la generación de los que se usaron para el IPCC de 2007, y la del 2013.

modelos-climaticos-diferencia-generacional

La diferencia que yo veo es esta. Los modelos anteriores (2007, azul) apenas se separan de la línea de tendencia. Es un calentamiento monótono y sin historia. Porque no ha habido volcanes, que era la única causa de variabilidad significativa que contemplaban en el clima. En los modelos más actuales (2013, verde) han incluído cierto efecto de los ciclos oceánicos (que también negaban hasta ahora). Y eso les ha permitido que se refleje una pausa. O una “pausita”, al menos.

El problema es que al conseguir una pausita, y tener esa “chepa” en la segunda mitad de la serie, también han aumentado la tasa de calentamiento. O sea, que en ese sentido, en esa esquina del tablero, lo han estropeado. En lugar de arreglarlo.

Pongo en este gráfico la diferencia antiguos / nuevos modelos (sólo la línea de tendencia), y su comparación con la realidad. Pasando de “la pausa”.

modelos-climaticos-diferencia-generacional-y-realidad

Tratar de “encajar” una pausa en los modelos ha sido mal negocio. Les ha salido muy pequeña; 7 años en lugar de 17. Y ha hecho que el calentamiento real sólo sea el 52% del calentamiento de los modelos, en vez del 57%.

Y ya que estamos, veamos esa diferencia entre los modelos y la realidad, repartida por “los siete mares”. Es curiosa. El gráfico muestra, en cada cuenca oceánica, el porcentaje de calentamiento real respecto del calentamiento predicho para esa zona por los modelos. Llama la atención que un gas esencialmente bien repartido produzca unos errores tan mal repartidos. ¿Puede ser que el mundo de los modelos tenga muy poca relación con el mundo real?

modelos-climaticos-realidad-en-7-mares

Hay que pensar que el Atlántico Norte y el Ártico son lo mismo. Al Ártico le llega el agua (y el calor) casi exclusivamente del Atlántico Norte. Ahí, los modelos aciertan bastante. De hecho dan menos calentamiento del realmente producido. En el resto de la tierra, son un verdadero desastre.

Lo mismo, en mapa, quedaría así.

  • Rojo: algo mas de calentamiento que el previsto por modelos
  • Verde: la mitad o menos del calentaminto predicho.
  • Azul: enfriamiento, en lugar de calentamiento, y en la misma cantidad.

modelos-climaticos-realidad-en-mapa-7-mares

Y en números (de Bob Tisdale, enlace citado). CMIP5 son los modelos última generación.

Datos CMIP5 Observado Porcent
Global 0,161 0,084 52
Atl. N 0,188 0,232 123
Atl. S 0,161 0,065 40
Pac. N 0,194 0,066 34
Pac. S 0,14 0,042 30
Índico 0,169 0,097 57
Árt. 0,106 0,121 114
Ant. 0,041 -0,047 -115

 

Si este El Niño que se espera no consigue acabar con “la pausa”, tendremos que el calentamiento global ha durado unos 20 años, y el no calentamiento global (la pausa), otros 20. No podrían decir que “la pausa” es demasiado corta como para tenerla en cuenta. Que es lo que dicen ahora. Porque entonces se podría decir lo mismo del calentamiento global, si ha durado lo mismo. De ahí que todas las miradas estén puestas en El Niño.

Pero cuando arreglan una esquina del tablero, estropean otra. Porque el paradigma no funciona. Y si nos quedamos sin el icono de “la pausa”, señalaremos otro icono mejor: El calentamiento es la mitad. Y hablamos de más de 30 años, que incluyen todo el “calentamiento global”.

Judith Curry (soy fan) tiene una entrada sobre si se acaba o no se acaba el icono anterior:

En la ideología calentóloga, el nicho oficial de hereje está ocupado por una brava científica llamada Judith Curry. Por eso si buscas en la internet por [climate heretic], los primeros resultados hacen todos referencia a Judy.

curry-climate-heretic

En una conferencia reciente. El público al Dr. Trenberth:

- ¿Dr. Trenberth, considera que la Dra. Curry es una “negacionista”?

Kevin Trenberth:

- Hmmm, ahhh, ¿tú te consideras una negacionista, Judy?

Judith Curry:

- Soy una científica. Me considero dentro del así llamado 97%, sea eso lo que sea.

- Estoy en desacuerdo con el 85% de lo que has expuesto en tu presentación, Kevin. Lo considero básicamente propaganda. Hay pocos hechos; observaciones ambiguas e incompletas; teorías e hipótesis; y modelos que no funcionan muy bien.

Kevin Trenberth:

- Eso es una chorrada.

Lo cuenta J.C. en:

El versión nacional, tenemos un ejemplo muy reciente de cómo se puede hacer pasar la propaganda (engaño) por ciencia. A base de presentar una serie de datos francamente incompletos e interesadamente seleccionados, y de elevar una hipótesis científica, en absoluto contrastada con la realidad, a verdad incuestionable – como si de una revelación divina se tratara.

Es una muestra bastante completa de cómo se puede engañar sin decir una sola mentira. Un ejemplo es cómo el catedrático calentólogo “demuestra” que la confianza en la hipótesis del IPCC ha ido aumentando estos años. Y así, desde 2007 hasta 2013 ha aumentado del 90% de confianza, al 95%. O, en su jerga, de “muy probable”, a “extremadamente probable”.

La viñeta de su última conferencia (4 abril, 2014):

martin-vide-confianza-aumenta

Dos problemas. Gordos.

1. Está comparando peras con manzanas.

La “mayor parte” del calentamiento, con la “causa dominante”. Pero la mayor parte quiere decir más del 50%, mientras que la “causa dominante” solo quiere decir la causa mayor entre no se sabe cuántas. Puedes tiener cuatro cuasas, distribuidas así:

  1. A: 35%
  2. B: 30%
  3. C: 25%
  4. D: 10%

Y entonces A sería la “causa dominante”, sin ser “la mayor parte”.

También está comparando el incremento en los “gases de efecto invernadero”, con la “influencia humana”. Pero la “influencia humana” va mucho más allá de “los gases de efecto invernadero”. Por ejemplo, los aerosoles no son gases de efecto invernadero. Ni siquiera son gases. Lo mismo pasa con los cambios en el uso del suelo.

En resumen, el 95% no se refiere a lo mismo que el 90%. Así que de lo que dice esa diapositiva, no sebemos si ha aumentado la confianza, o qué sería aquello en lo que ha aumentado la confianza.

2. Entre 2001 y 2007, y 2013 lo que ha ocurrido es una disminución de la tasa de calentamiento. Lo que ha llevado a una mayor discrepancia entre los modelos (la hipótesis) y la realidad. Pero un aumento de la discrepancia produce un aumento de la confianza en el mundo de la propaganda.

la-confianza-del-ipcc-para-martin-vide

Si esto no es propaganda, no se me ocurre un ejemplo mejor.

El Dr. Roy Spencer, que mide la temperatura global con satélites para el equipo UAH, lo ve de otra manera. Explica que ha comprendido que debe de tratarse de un error comprensible y no mal intencionado (no propaganda):

As seen in the following above graphic, over the period of the satellite record (1979-2012), both the surface and satellite observations produce linear temperature trends which are below 87 of the 90 climate models used in the comparison.

So, about 95% (actually, 96.7%) of the climate models warm faster than the observations. While they said they were 95% certain that most of the warming since the 1950s was due to human greenhouse gas emissions, what they meant to say was that they are 95% sure their climate models are warming too much.

Honest mistake. Don’t you think? Maybe?

En:

 

 

Ayer veíamos la actualización de la evolución de temperatura global [-->]. En la serie de satélites, RSS. Que tiene la característica de ser la serie que muestra con mayor gloria “la pausa” en el calentamiento global.

la-pausa-calentamiento-global-rss

Lo de “la pausa” va entre comillas porque es un término un poco gamberro. Quiere decir que sabes que el calentamiento continuará, y que se trata tan solo de un descanso. Pero nadie sabe eso.

Hoy, a través de Lord Monckton [en WUWT -->], vamos a fijarnos en la explicación que da el mismo equipo, sobre su serie de temperatura y lo del cambio climático. Tienen un gráficos preciosos. La comparación de la realidad con los modelos climáticos de la alarma hecha por ellos mismos. Sin posibilidad de que se les vaya a acusar de hacer trampas ni de estar pagados por Big Oil, o de ser fachas. Son alarmistas, y de los de nihil obstat.

Explican [-->].

Análisis climático

…/…

Durante la última década hemos estado colaborando con Ben Santer (calentólogo über alarmista) en el LLNL (junto a numerosos investigadores) para comparar nuestros resultados de la troposfera con las predicciones de los modelos climáticos. El resultado se puede resumir como sigue. [Entre corchetes, mis anotaciones].

  • En los últimos 35 años, la troposphera se ha calentado significativamente. [Pero en los últimos 17, nada]. La temperatura global ha subido a una tasa media de unos 0,13 grados por década. [0,124, en realidad]
  • Los modelos climáticos no pueden explicar este calentamiento si no se incluye el calentamiento de los gases invernadero humanos en la simulación. [Pero tampoco pueden explicar el no calentamiento de los últimos 17 años cuando los incluyen]
  • El patrón del calentamiento es consistente con un calentamiento antropogénico. [Y con un calentamiento natural, no te jode!] Ver Santer et al 2008, 2009, 2011, and 2012 para más información sobre detección y atribución de los cambios en la temperatura atmosférica inducidos por el hombre, usando datos MSU/AMSU.

Pero ….

  • La troposfera no se ha calentado tan rápido como predecían casi todos los modelos.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss

Luego muestran unos gráficos en los que se ve a los modelos igual de desmadrados respecto de la realidad en el ecuador (30N – 30S), y a la realidad dentro del margen de los modelos (aunque en la parta baja) en el hemisferio norte (55 – 80N). Y otros detalles con los que os podéis distraer:

Pero a este gráfico de la comparación de la realidad global con los modelos se le puede sacar más partido. Prolongándolo 30 años desde el inicio de “la pausa”. 30 años es lo que definen como “clima” (por lo que sea). Así que tienen muy difícil decir que 30 años no son una tendencia significativa. A no ser que empiecen la climatología desde el catón.

Sólo son 30 – 17 = 13 años más de prolongación.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss-futuro

Y tenemos, dentro de 13 años, tres posibles situaciones arquetípicas (y muchas intermedias). Que reflejamos en el gráfico con las letras A, B y C.

A) Los alarmistas tienen suerte, y en 2026 la temperatura observada alcanza (o casi) a la parte baja del rango de los modelos. Total, sólo necesitan que el calentamiento de aquí a entonces sea unos 0,7 grados en 13 años y medio.  Que es el doble del mayor calentamiento observado por RSS en 13 años, en los 35 años de la serie.

Podemos epxlicarlo en términos de El Niño. Casi todo el mundo entre los que estudian El Niño están previendo un El Niño para este año. Los alarmistas sueñan con que sea un “El Niño del siglo”, como el de 1997-98. Cuando hay un El Niño tan bestia, la temperatura en 13 años sube como unos 0,34 grados.

Se muestra en gráfico, con El Niño del siglo al final de los 13 años, y al principio de la segunda mitad.

calentamiento-global-super-el-nino

calentamiento-global-super-el-nino-al-final

Así que el sueño de los alarmistas se queda corto con un “El Niño del siglo” para alcanzar a los modelos en estos 13 años. Necesitan dos El Niño del siglo … y más, en sólo 13 años.

B) La Pausa continúa otros 13 años. Cerramos el kiosco del alarmismo. Y aprendemos de una vez a no hacer caso de ninguna teoría, consenso o no consenso, mientras no demuestre capacidad de predicción.

C) Enfriamiento los próximos 13 años, así sea ligero. Y nos tomamos en serio la lección de una vez. Por ejemplo, expulsando -por ley- del dinero público, a todos los salvajes que intentan silenciar las opiniones científicas que no les gustan. Y a los que les tildan con términos denigratorios (es un intento de silenciamiento). Etc. Y no proponemos que les corten los huevos, o que les metan en la cárcel, precisamente porque no somos salvajes como ellos.

Una última utilidad de estos gráficos estupendos de los amigos de RSS. Podemos usarlos en su formato extendido para caracterizar lo que dicen las tres principales tribus del alarmismo.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss-futuro

Calentólogos. Podríamos definrlos como ortodoxos alarmistas. La peña del IPCC, y la prensa, los políticos, la mamoncracia de las subvenciones, ecologistas, etc. O sea, los que se forran muy por encima de sus méritos. Necesitan que en 2016 la temperatura esté de (A) para arriba.

Sensatos. No necesariamente acertados; serían ortodoxos, pero razonables dentro de la ortodoxia. Saben que los modelos van mal, pero sí creen que probablemente la emisiones de CO2 sean un factor determinante. Tienen la sensación de que en 2026 la temperatura se situará a medio camino entre (A) y (B). Eso hace que sean tildados de “negacionistas” por los calentólogos. Es difícil ver un gran problema con un calentamiento así. O Incluso verlo pequeño.

Heterodoxos. Aunque aceptan que las emisiones de CO2 deberían producir algún efecto de calentamiento, creen que lo que observamos indica que el efecto es lo suficientemente pequeño como para que no se pueda notar sobre el “ruido” de fondo de la variación natural del clima. Variación natural que, por otra parte,  piensan que de ningún modo podemos predecir. Así que lo mismo creen que la temperatura puede quedar en 2026 debajo de (C) como encima de (B) — pero les sorprendería mucho que llegue a (A). No hace falta decir que también son tildados de “negacionistas”.

Moraleja. Tratan de que te creas que si no actuamos ya, pero ya, camino de una ruina energética y de mucho dinero para los mamones de las subvenciones, llegará la hecatombe climática. Pero hay que ser un cretino para pensar que de verdad 13 años de espera van a hacer alguna diferencia. Sobre todo porque en 2.000 también estaban diciendo lo mismo, con las prisas, y ya ves; llegó una “pausa”. Y en 2026 hay muchas posibilidades de que la discusión y la circunstancia sean muy distintas. Por ejemplo, que el alarmismo del calentamiento global esté científicamente muerto, y cambiado por la siguiente moda suicida.

Ejemplo.

Jo Nova nos cuenta que Australia acoge la reunión del G20 a final de año. Acaban de cambiar de gobierno, tras unas elecciones en las que los impuestos relacionados con el famoso calentamiento global han sido uno de los principales temas de discusión. Y ek nuevo primer ministro, Tony Abbott, ha decidido sacar el tema del clima fuera de la agenda de la reunión. Quiere que se ciñan a asuntos de importancia:

El sr. Abbott ha dicho que no quiere que la agenda del G20 se embarulle con temas que distraigan del foco prioritario del crecimiento económico.

Los idiotas de siempre, los europeos, se han cabreado como monos. O tal vez no sean tan idiotas los representantes de los europeos, porque realmente están representando unos intereses distintos de los que aparentan.

¿Quién crees que defiende mejor lo que necesitas; Abbott, o Rajoy? Pues conviene que le digas que no hagamos nada en 13 años. No debería de resultarle difícil, eso es lo que le sale de natural. Menos cuando cuesta un esfuerzo, porque hay que aguantar las presiones de los fuertes. O sea, Abbott.

temperatura-golbal-rss-marzo-2014

Datos:

Los alarmistas del clima tienen estos días un empeño especial. Una campaña para convencer al populacho de que los extremos climáticos han emperorado mucho, debido a ese calentamiento global que lleva más de 15 años de descanso. Los extremos del clima, dicen,  son más extremos. Ya se trate de calor, frío, sequía, diluvio, falta de nieve, nevadas, huracanes, o la plaga de la langosta. Y están desatados, escribiendo y conferenciando por todas partes. Como si les hubiera picado -no ya una avispa- sino el avispero al completo.

¿Por qué ahora? Porque han ocurrido dos cosas que no pueden soportar. Por una parte, el IPCC, esa Biblia de su religión, dice expresamente en su útimo mega informe que no hay evidencia de que los extremos climáticos hayan aumentado en la época del “calentamiento global”. Y por otra, Roger Pielke Jr ha publicado en Five Thirty Eight un artículo cuyo título lo deja muy claro:

Se trata de un blog de mucho prestigio, y ahora propiedad del New York Times, que se dedica a datos y estadística para el periodismo. En política, ciencia, economía, sociedad, y deportes. Es natural que los alarmistas se hayan cabreado como monos con el artículo de Pielke en un sitio tan relevante y ortodoxo. Especialmente por que se trata de un análisis estrictamente irrefutable.

Es todo un espectáulo la gimnasia argumental de la calentología para combatir esta insoportable realidad. Judith Curry hizo ayer un resumen excelente.

Muy recomendable la entrada de Curry. Pero se puede hacer más sencillo todavía. De Real Climate:

Es la clásica confusión entre la ausencia de evidencia, y la evidencia de la ausencia de un efecto del calentamiento global en los extremos climáticos. ¿Suena complicado? No lo es. [-->]

No suena complicado. Suena caradura. Es exactamente la misma operación que proponer que ya que nuestra ignorancia sobre el universo nos conduce a pensar que “debe” de haber Dios, entonces no es necesario tener pruebas de su existencia, sino que basta con no tener pruebas de su inexistencia. Una vez más, la vieja idea del caradura de invertir la carga de la prueba.

Lleva los tres componentes principales del pensamiento religioso y del pensamiento ideológico. El argumento de ignorancia (si no se nos ocurre otra explicación, “debe” de ser esta explicación); el desprecio” de la medida, creando absolutos ; y un axioma sacado de la gorra (el calentamiento es debido -fundamentalmente- al hombre pecador).

Aunque los estudios estadísticos sobre los extremos tienen problemas por la relación entre la señal y el ruido (datos problemáticos) … tenemos otra fuente de información, más útil. La física. Por ejemplo, la física básica nos dice que un aumento de temperatura subirá el nivel del mar. Como de hecho se observa. Y con un nivel del mar más alto del que partir, la inundación creada por un huracán llegará más lejos. Sumando 1 +1 sabemos por tanto que la subida del nivel del mar está aumentando el daño que producen las inundaciones de los huracanes – probablemente décadas antes de que eso se pueda probar estadísticamente con datos observados.

Son acojonantes los asnos del calentamiento global. El daño está aumentando … aunque no lo podamos observar. Y lo que está prohibido en religión y en ideología es preguntar cuánto está aumentando ese factor que debe aumentar el daño. Y si hay otros elementos que lo puedan contrarrestar. Porque igual no estamos sumando 1 + 1, sino 1 + 0,0001. O peor, podría ser 1 + 0,0001 – 0,0006. Por ejemplo.

1. ¿Cuánto aumento por “la física básica?

La medición que hay es probablemente exagerada. Y son muy malosa los datos antes de 2003. Pero lo que calculan -los mismos alarmistas- de subida del nivel del mar, por motivo de su calentamiento, en los últimos 44 años son 35 mm. 8 mm. por década. [-->]

nivel-del-mar-componente-termosterico

Si queremos ver toda la subida del nivel del mar (y no sólo la del calentamiento del mar), serían 75 mm. en 40 años. 18 mm. por década.

nivel-del-mar-wikipedia¿Y todavía se extrañan de que no se pueda medir (o notar) todo ese aumento del daño?

2. ¿Hay otros factores que puedan contrarrestar ese aumento espectacular del nivel del mar?

Haberlos, haylos. Por ejemplo, si hubiera menos huracanes, como es el caso, todos esos milímetros extra del nivel del mar no valdrían para nada.

huracanes-ryan-maue

Puede que se llamen científicos, por el motivo que sea. Pero una majadería difícilmente puede ser ciencia.

El colofón de Judith Curry está muy bien:

Para mi, el argumento de la “no evidencia de ausencia” es francamente fatuo, ya que el razonamiento termodinámico no es realmente útil prar dilucidar los impactos del Calntamiento Golbal Antropogénico Acojonante sobre los extremos climáticos.

Y para mi es un argumento claramente del tipo de los argumentos religiosos y / o ideológicos. No puedes demostrar que Dios no existe. Flipante, porque eso no hace que Dios sí exista, salvo con la calentología.

Luis Ignacio Gómez tiene también hoy un artículo sobre lo mismo, con otro enfoque:

Una nota previa. Siempre hay una discusión -muy tonta- entre calentólogos y escépticos. Los críticos del IPCC dicen que los modelos climáticos de los alarmistas están ajustados para reflejar la realidad conocida del pasado reciente. Fundamentalmente, para que “acierten” eso que llaman el calentamiento global, que que ocurrió entre -más o menos- 1975 y 1998. Los chicos del clima dicen que no. Que los modelos solo llevan una serie de fómulas y procesos físicos muy conocidos, de los que sale, ¡tachán!, una reproducción estupenda de la realidad climática.

¿Quién tiene razón? ¡Los escépticos, como siempre! Lo que pasa es que hay que entender cómo funciona lo de los ajustes. Son- se podría decir- ajustes “evolutivos”. Cada modelo tiene un montón de parámetros cuyo valor se puede elegir arbitrariamente. Y por eso son todos los modelos distintos, y son más de 20. El grupo de “supervivientes” tienen la gracia de que más o menos “aciertan” los índices generales del clima conocido. Los últimos 100 años. Los demás los rechazan, y no siguen produciendo “hijos”. O sea que sí, que están elegidos por poder acertar (más o menos) el pasado. Pero hacer eso no es ninguna garantía de saber lo que va a resultar el futuro. Mucho menos cuando necesitan más de 20 modelos, y no son capaces de quedarse con unos pocos. No saben cuál es mejor. Y las diferencias entre ellos en la parte que no han podido ajustar (el futuro) son muy muy grandes.

Lo que vamos a hacer es echar una mirada a ese “acierto” de los modelos. Una cosa es que te digan que el calentamiento global medio de superficie en los modelos es a un ritmo de 0,21ºC/ década. Entre enero de 1982 y febrero de 2014. Y que lo que se mide (de aquella manera), con termómetros de superficie, es entre 0,15 y 0,17. Que no está tan lejos, y que el error es por la “vairaibilidad natural”. Solo es un error del 131%. Y si hacemos un poco de gimnasia con esa “variabilidad natural”, van niquelados. Y otra cosa es mirar cómo lo llevan en las distintas partes del sistema. Por ejemplo, si en vez de en superficie medimos en el aire a media altura, el desfase ya es desde unos 0,24 en los modelos, a 0,13 en la realidad. Los modelos tienen casi el doble del calentamiento observado. Y si se trata de la superficie del mar (probablemente la madre del cordero del clima), directamente hablamos del doble. De un error del 100%.

Lo detalla muy bien Bob Tisdale en una entrada en WUWT:

El título es claro, y muy recomendable la lectura. Pero, por abreviar, voy a mencionar y hacer hincapié solo en un detalle. Los trópicos.

Tisdale presenta este gráfico de comparación. Clic para ampliar al original. He marcado el rectángulo que abarca los trópicos, para ampliarlo después:

mar-modelos-realidad

 

La diferencia es horrible. De un vistazo sabes que se trata de dos mundos diferentes. No son el mismo sistema; no trabajan igual.

En cifras, donde se ve que los modelos calientan la superficie del mar el doble, es así:

mar-modelos-realidad-gráficaPero veamos /ampliemos los trópicos. Es por donde entra la parte del león del calor al sistema:

mar-tropicos-modelos-realidad

¿Quién se atreve a decir que el mundo de arriba tiene alguna relación con el de abajo? Eso es mucho peor que los modelos equivocándose un 100%, porque se trata de algo que funciona de otra manera. Se trata de otra cosa.

Tisdale ha hecho también una comparación modelos / realidad por latitudes. Siempre referido a la superficie del mar. Le he añadido los colorines azulito y rosita para visualizar mejor no sólo dónde calientan de más, sino cuánto. Rosa es el exceso de calentamieto de los modelos. Azulín es de menos. También marco los trópicos. Clic para original, sin colorines.

mar-modelos-realidad-por-latitud

Pero este tipo de gráficos no se interpretan tan fácilmente. El rectángulo de los trópicos parace menos de un tercio del todo. Pero en realidad supone el 40% de la superficie del globo. Si ajustáramos por superficie, casi todo el exceso de calor está ahí.

Solo otro detalle, ya fuera de lo de Tisdale. Los modelos calientan el mar en los trópicos también. No parece que contemplen un máximo a partir del cual el mar ya no se calienta más. ¿Se podría mirar qué pasa en la realidad? ¿Por ejemplo, en lo que llaman la “Pacific Warm Pool”, que es la parte más caliente de los océanos abiertos?

Se ve en este cuadro de temperatura media del mar (1982 – 1995).

mar-temperatura-media-1982-1995

Esa gran mancha roja en el Pácifico ecuatorial occidental. He marcado un cuadradito en medio de la “piscina caliente”. Cinco grados de latitud por 10 de longitud. Y las temperaturas de ese cuadrado son estas:

mar-punto-caliente

La media móvil de 3 años elimina la mayor parte de los “vaivenes” de El Niño. Para más detalles de este fenómeno: Argo and the Ocean Temperature Maximum.

El “punto caliente” no se ha calentado ni papa en 30 años. En los modelos sí lo hace. Otro detalle. Se ven muchos más en el artículo de Tisdale, en los que se ve que los modelos climáticos no saben digerir el mar.

Pasen y vean (con muchos más gráficos):

 

 

Hace tiempo que no le  echamos un ojo al mar que nos invade, y va a producir millones y millones de desplazados. Si el dato fuera bueno -y los alarmistas creen que sí- sería probablemente el dato más interesante sobre el calentamiento global.

Hay dos motivos por los que la subida del nivel del mar se debería de estar acelerando.

1. Se supone que estamos “apretando el acelerador” con el CO2.

co2-en-mauna-loa2. Y se supone que “la pausa” en el calentamiento global del aire se ha producido porque en ese tiempo de “pausa”, el calor que debría de haber calentado el aire se ha ido al océano. O sea, debería de haber entrado más calor al mar en los últimos años, y por expansión térmica el nivel del mar debería de haber subido más en los últimos años.

¿Ocurre esa aceleración en los datos que hay? Naina. Si le ponemos una polinómica a loss datos, vemos una desaceleración. Minúscula, es cierto; pero desde luego no se ve una aceleración.

subida-nivel-del-mar-1También lo podemos partir en dos mitadoes aproximadas, para ver lo mismo:

subida-nivel-del-mar-2Es perfectamente posible que los datos no lo sean suficientemente buenos para contestar a lo que preguntamos. Se trata de datos de satélite. Por eso son solo desde 1992. Con los otros datos, los de mareógrafos, se hacen cálculos desde hacia 1880. Más significativos en teoría. Pero también son más peliagudos, y hay estudios que dicen ver una aceleración, y otros estudios que dicen ver una ligera desaceleración.

Yo no pondría la mano en el fuego por los satélites para esta medida. Pero con lo que hay, no hay una acelereción. Y 30 centímetros de subida de nivel del mar en un siglo, no le puede preocupar ni al hipocondríaco más exaltado.

Añadido para Daneel:

Desde 1998 no muestra aceleración, sino, si acaso, desaceleración. Lo mismo que para la serie completa.

subide-nivel-del-mar-desde-19982º Dibujito añadido para Daneel

daneel

Susan Crockford es la bióloga de la Universidad de Victoria, British Columbia, que nos tiene al día sobre la situación de los osos polares. Desde el blog Polar Bear Science [-->]. Fundamentalmente, a base de empollarse todos los estudios e informes que se producen, y limpiarlos del sesgo y las trampas habituales de la verdología.

He adaptado este mapa a partir del suyo, con lo que creo que es el resumen más rápido que le puede interesar al no especialista, para hacerse una idea de la dramática situación de los osos polares que se ahogan por la falta de hielo marino en el Ártico. A modo de vistazo inmediato. Espero.

crockford-poblacion-osos-polaresSi acaso destacaría que donde hay datos de verdad, fundamentalmente en Canadá occidental, las áreas más alejadas del polo, las más meridionales, tienen poblaciones estables. Y como son en las que más se nota la disminución de hielo en verano, quiere decir que no hay -de momento- ninguna relación entre esa disminución del hielo marino y una disminución de la población — que no está ocurriendo.

Los detalles, en el blog de Crockford:

Es difícil decidir si estos activistas del “cientificismo” son idiotas patológicos, o simplemente unos caraduras de infarto. Llevan unos cuantos años obsesionados por el problema de la “comunicación” de *la* ciencia. Montañas de artículos de prensa, conferencias, incluso de publicacicones científicas (ejem). Pero no parecen ser capaces de digerir algo tan sencillo como que la preocupación por la comunicación solo es propia de los que necesitan encajarle mentiras al público. Los partidos políticos suelen tener unos departamentos de comunicación acojonantes. La industria del automóvil también. Y es completamente lógico. ¿Cómo si no podrían convencerte de que por comprar un puto Clio vas a pasar a macho alfa irresistible?

comunicacion-cienciaHasta ahora, la ciencia se comunicaba al público general mediante divulgación. Y era una noble actividad, definitivamente nada colectiva. Algunos científicos tenían una especial facilidad para explicar lo suyo, y lo hacían. Y los interesados compraban. Una oferta (divulgación) para cubrir una demanda (curiosidad).

La “comunicación” es otra cosa. Se trata de crear una necesidad donde no hay, mediante el engaño con el siempre eficaz anzuelo de, por ejemplo, Dita von Teese. O lo que sea menester. Y los científicos hablan, aparentemente sin la menor vergüenza, de cómo encajarte el Clío. Por esto:

gallup-2014-problemas-usaEl mejor ejemplo puede que sea Australia. Están alucinados, porque en las últimas elecciones uno de los puntos fuertes de discusión ha sido lo del “cambio climático”, y los que dicen ser “la ciencia” han perdido.

Lo que necesitamos ahora es estar cómodos con la idea de que el fin justifica los medios. Necesitamos más opiniones (en vez de hechos), aparecer con más frecuencia y expresarnos más ruidosamente que nunca. [-->]

¿Y cuándo han estado incómodos con la idea de que su fin (salvar el mundo) justifica los medios? ¿Y cómo querrá que el alarmismo climático aparezca todavía con más frecuencia, o más ruidosamente? Con mejor “comunicación”, claro. El cantamañanas de la cita es el director del Australian National Centre for Public Awareness of Science (CPAS). Y lo está escribiendo en una publicación que farda de “rigor académico”.

the-conversationEl artículo [-->], que no tiene desperdicio, es una respuesta a otro fenómeno. Bernie Fraser, presidente de la Autoridad del Cambio Climático de Australia (no es broma –>), que dice que los buenos están perdiendo. Y la solución, la mencionada. Dejarse de divulgación, y dedicarse a la “comunicación”.

Vale, tienen un problema. Necesitan que la gente les crea, y no les cree. O un número suficientemente amplio no les cree. Pero hay que ser un poco raro para pensar que comportándose al modo de los políticos (estar cómodos con la idea de que el fin justifica los medios), va a conseguir que les crea más gente. ¿Si no creemos a los políticos, por qué ibamos a creer a supuestos científicos que se comportan como políticos? ¿O es que son tan subnormales de pensar que la gente se cree lo que comprando un Cío van a caer Ditas por montones? Pues en ese caso no han aprendido nada de comunicación. La gente no es tonta, y Dita no engaña a nadie. Solo es un señuelo para que te fijes. Y funciona. Miras. Funciona … mientras no haya sobredosis de señal. Y ya no pueden aparecer con más frecuencia, ni hablar más ruidosamente.

Flemming no necesitó “comunicación” para convencernos de las ventajas de la penicilina. Le bastó con divulgación. Lo mismo que a Einstein y el resto de los grandes físicos de la primera mitad del siglo XX. Pero no existe ningún esquema imaginable de “comunicación” que pueda convencernos de que Mariano Rajoy es como Putin, o que Rubalcaba es como Helmut Schmidt.

Solemos pensar en USA como en una país mucho más liberal, donde el gobierno se mete mucho menos en la vida de los ciudadanos. Pero eso solo funciona para el bolsillo de los ciudadanos. En cambio, si hablamos de moralina, las tornas cambian. Y si hablamos de salud, sencillamente hemos topado con la Inquisición.

Salud, hoy día y para la Inquisición, es un concepto muy amplio. Se refiere al cuerpo, claro; y al alma. Pero también se refiere al entorno inmediato, y hasta al planeta entero. Tanto, que ahora ya son intercambiables. Te dan consejos de alimentación para tu salud, porque creen que son buenos para “la salud del planeta”. Y no, ni son subnormales, ni creen que lo seas tú. Solo son fanáticos (Inquisición), y quieren acojonarte.

En tu mentalidad europea meridional, probablemente no creas que un país serio y normal puede tener una Guía Alimienticia del gobierno para los corintios. Y una “política alimentaria”, añadida a una “educación pública sobre alimentación”.  Te la presento. Clic.

guia-alimenticia-del-gobierno-para-los-corintiosO más probablemente, pensarás que seguro que hay algún jeta político que ha creado unos Mandamientos Alimentarios, pero que ni nadie los conoce, ni sirven para otra cosa más que para aumentar la montaña de dinero público a disposición de los predadores. Otro error.  Claro que sirve para eso, pero en USA además la gente le hace caso. Y lo que es peor, le hace caso el gobierno, para alimentar -por ejemplo- a sus soldados. Y para los bonos de comida que reparte como ayuda social a millones y millones. Quiere decir que si eres una mamá casada y con trabajo, podrás decidir qué comida te parece adecuada para la familia, pero probablemente (estadísticamente) harás caso de la educación pública sobre alimentación [-->]. Y si eres una madre soltera y sin trabajo, recibirás ayuda para alimentar a los tuyos según el criterio establecido por Dios para los corintios. Que, hasta ahora, consistía básicamente en convertirte en un intermedio entre una vaca y una chimpancé – desde el punto de vista de la comida.

Puede que sea casualidad, o puede ser solo Inquisición. Pero el caso es que coincide la aparición de noticias científicas que sugieren que las vacas-chimpas no tienen una salud mejor que las humanas, con un cambio radical en los Mandamientos Alimenntarios. Como en dos pasos:

1. Comer paisaje no te da ningún beneficio (como ya sabía cualquier observador atento).

2. Tu salud (o la de los tuyos) no es lo verdaderamente importante, porque se trata del planeta.

El segundo viene a decir, en resumen, que los mandamientos alimienticios tendrán ahora en cuenta la “sostenibidad” y el “cambio climatico” para decidir lo que es bueno para tu salud. O sea, que ya no importa la evidencia que se acumule sobre el nulo beneficio de hacerte vaca. Porque tú no eres tú, sino Gaia. Y Gaia es lechuga. Así que tu futuro sigue siendo lechuga, y no hay realidad que pueda estropear un buen fanatismo.lechugaFuentes: Viejecita [-->], WUWT [-->], y DEE [-->].

Mens sana in corpore decrepito.

van-goghO por lo menos, más interesante.

absenta

Un documento muy importante y muy claro. Clic.

ipcc-buenas-noticias-no-daExplica con gran sencillez la sucia gimnasia que ha hecho el IPCC en su informe de 2013 para ocultar los últimos avances en la “ciencia del calentamiento global”. Que son buenas noticias, y por tanto no interesan. El calentamiento que se puede esperar por el CO2, usando la propia teoría del IPCC, es menor de lo que se pensaba. Bastante menor. Por dos motivos.

1. Mediciones.

La pausa del calentamiento durante más de 15 años, y los mejores datos que hay del calor que entra en el océano, han hecho que los cálculos basados en lo que se mide del calentamiento global, den una menor sensibilidad al CO2. Hasta ahora, el IPCC se basaba fundamentalmente en los modelos. Pero ahora, con más datos, han podido usar las mediciones de lo que pasa en realidad. Y los cálculos a los que llevan las mediciones indican un calentamiento entre un 40% y un 50% menor que los modelos.

2. Los aerosoles.

Son las partículas de contaminación (no CO2) que tiramos a la atmósfera. Se supone que enfrían el clima, contarrestando el efecto del CO2. Pero el margen de incertidumbre es muy amplio. Y los últimos estudios han reducido considerablemente el margen, con la conclusión de que ese enfriamiento es menor de lo que se pensaba. Y si lo que está contrarrestando el calentamiento del CO2 es menor de lo que se pensaba, quiere decir que el efecto del CO2 es menor de lo que se pensaba.

Cualquiera pensaría que eso les llevaría a corregir los modelos, que siguen basados en un enfriamiento de los aerosoles superior de lo que ven ahora. Pero no han podido, porque si lo hacen, los modelos no representan bien las temperaturas del pasado. Y eso no quedaría muy bien. ¿Si los modelos no valen, en qué se basaría la alarma?

Es lo que hemos sabido (y dicho) siempre. Que los modelos están “tuneados” para reproducir más o menos decentemente lo que sabemos de las temperaturas del siglo XX. Pero que eso no es ninguna garantía de que los modelos sean funcionales. Tenían demasiados parámetros ajustables.

Pero todo esto, que el IPCC conoce de sobra, está perfectamente oculto por su gimnasia verbal de siempre. Y oculto bajo capas y acapas de frases gloriosas, del tipo de un 95% de confiaza – mucho mejor que el 90% que teníamos hasta ahora. Solo que todas esas fantasmadas no tienen significado alguno, si alguien se molesta en tirar de los hilos del laberinto, y los sigue hasta el final. La función del IPCC no es “comunicar la ciencia”, sino transformarla de forma que coincida con el mensaje deseado.

Era de cajón. El absurdo es absurdo. Pero hacía falta que alguien se tomara el trabajo de desentrañarlo. Lewis y Crok lo han hecho, y lo presentan en un documento de gran relevancia. Con un gran prólogo de Judith Curry. Probablemente se va a convertir en el eje de la discusión del clima en los próximos años.

Seguiremos comentando. WUWT también lo va a sacar en breve.

wuwt-announcementSe puede saber que es lo mismo por la dirección del enlace (que todavía no funciona):

Actualizo. Judith Curry ya lo ha sacado:

Watts también:

Y los enlaces al documento, en versión general (corta) y técnica (larga):

Actualizo 2.

Voy añadadiendo alguna cosa, que anoche me dormía. Por ejemplo, este gráfico. Muestra una comparación de los modelos, y de lo que se puede calcular desde las mediciones de la realidad. Los modelos son las barras azules, la raya roja las observaciones. El eje X marca el aumento de temperatura inmediato que habría al doblar el CO2 en 70 años (TCR). Luego habría más calentamiento hasta que el sistema se equilibrie  pero más lento. El eje Y el número de modelos que dan cada resultado.

lewis-tcrSe ve que hay modelos para todos los gustos, en un margen amplísimo. Asi que es una perfecta chorrada es que argumentan con tanta alegría, de que los “modelos se basan en leyes físicas muy conocidas”. Es de cajón que para tener unos resultados así, se tienen que basar en algo más que en leyes conocidas. Y al final, lo que el IPCC no ha querido contar es en la última generación de modelos, hay 3 que dan un sensibilidad climática más baja que lo observado, y 27 que la dan más alta. Muy buenas noticias para el que se crea la tesis del IPCC. Pero las buenas noticias no interesan.

Y un cuadro resumen, que necesita explicación.

lewis-modelos-realidad“Baseline” son los distintos “escenarios” de emisiones futuras. De pocas emisiones futuras (arriba) a muchas. Da los resultados de calentamiento hacia fin del siglo XXI, para la media de los modelos (CMIP5), y de las observaciones (TCR of 1.35ºC). Y los da por doble. Como aumento sobre la temperatura “preindustrial” (1850 – 1900), y como aumento sobre la temperatura de 2012 (los cuadros rojos). La última columna (dcha.), es el factor por el que hay que multiplicar las observaciones para llegar a los modelos. La exageración de los modelos, para los distintos “escenarios”.

Actualización 3. Algunos alarmistas del consenso han reaccionado bien. Al menos, entre los que a pesar de ser muy “consenso”, no se han contagiado por el ambiente cafre de la cúpula del IPCC. Por ejemplo, Richard Betts [-->], que comenta en el blog de Curry:

Me parece un paso positivo. El debate sobre el cambio climático antropogénico está por fin saliendo de las distracciones como si el calentamiento es “estadísticamente significativo”, o si el calentamiento se ha ido, o si los humanos tienen influencia en el clima, y se mueve hacia el área donde debe de estar. Esto es, ¿qué fuerza tiene exactamente la influencia humana; qué podemos esperar en el futuro; y qué tipo de impactos / riesgos podemos implica?

¿Y qué llevan diciendo los malditos “negacionistas” desde el principo? Que no se trata de calentamiento sí / no, sino de cuánto calentamiento, y de cuánto importa. Pero Betts olvida que donde puede haber impactos / riesgos, también puede haber impactos / beneficios. Y olvida otra cosa fundamental. Este estudio da por supuesto que la tesis de partida del IPCC es correcta. Un efecto lineal de los “forzamientos” en la temperatura. Y tampoco contempla ciclos de largo plazo. No podría replicar el Período Cálido Mediaval, por ejemplo. Pero hay muchos motivos para pensar que esa tesis central no es correcta. O sea, que todos estos cálculos basados en observaciones le ponen un margen máximo al efecto del CO2; pero no un mínimo.

Actualización 4. (8/4/14, 12:30)

Un cuadro que sirve para comparar el histórico del IPCC respecto a la “sensibilidad climática”, con el estudio de Nic Lewis y Marcel Crok.

lewis-crok-ipcc

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 458 seguidores